21 de septiembre de 2014

Monte Perdido Extrem - 4ª Etapa: Refugio de Góriz- Punta de las Olas (3002 m.)- Refugio de Pineta

Jueves 13 de agosto de 2014

Cuarta y última etapa de la Monte Perdido Extrem, tocaba cerrar el círculo y regresar al punto de partida, el Refugio de Pineta, y lo íbamos a hacer a lo grande, no me atrevería a decir que fue la etapa más espectacular, ya que la del primer día dejó el listón muy alto, pero si fue la más intensa y aventurera de todas, en especial por nuestro paso por la Faja de las Olas, tras haber puesto la guinda a la travesía coronando un 3000, y en el inclinadísimo descenso hacia el Valle de Pineta.






Amanecía un día frío y despejado en Góriz, de hecho tan frío que empezábamos a caminar con toda la ropa -limpia- disponible encima, y tan despejado que todos los tresmiles de la zona que durante los tres anteriores días habían estado cubiertos por las nubes hoy se veían todos con absoluta claridad, cosa que nos hacía sentir muy optimistas de cara a que el plan que habíamos trazado para hoy saliese a pedir de boca.
Antes de que dieran las ocho abandonamos Góriz y nos dirigimos hacia la Collata de Arrablo con la misma tónica paisajística de la tarde de ayer, escalonadas y pequeñas subidas que conectaban una mallada con otra y buenas vistas de los circos de Góriz y Soaso.


Mucho ajetreo mañanero en Góriz, ultimando los detalles antes de afrontar la última etapa

Hoy sí, los tresmiles se mostraban así de despejados, ¿aguantará así todo el día?... en la imagen Punta Blanca, Taillón, Casco y Torre

Hace una mañana muy fresca, así que estas primeras subiditas vienen de perlas para entrar en calor

La Collata de Arrablo, nuestro primer objetivo del día, ya lo vemos dibujado en el horizonte, junto con la Punta de Arrablo

El sol impregna sus primeros rayos en el Cilindro de Marboré...

...y empieza a hacer lo propio en el Circo de Soaso y el Valle de Ordesa

Sorteando un arroyo en un pequeño llano antes de afrontar la grada que nos hará ganar la Collata de Arrablo

Alcanzamos la Collata de Arrablo, donde por fin, y cosa que agradecemos, el sol empieza a darnos de lleno, allí el GR 11 que seguiremos durante toda la jornada nos ofrece dos alternativas para llegar a la Collata de Añisclo, la primera, y la original de la travesía, era bajar hasta la Fuen Blanca para remontar luego hasta el collado, y la segunda variante era acceder allí de forma más directa por la Faja de las Olas, y con la opción de desviarnos momentáneamente del trazado para coronar la Punta de las Olas, las dos tenían buena pinta, pero la posibilidad de poner la guinda a la travesía coronando un 3000 era una golosina demasiado apetitosa que no podíamos rechazar, así que llevaríamos a práctica la segunda, la cual, todo sea dicho, ya teníamos elegida de antemano.


Collata de Arrablo, también conocido como Collado Superior de Góriz, bienvenidos fueron allí los primeros rayos de sol, tras nosotros queda ya el Circo de Góriz y todo el "skyline" de tresmiles

Desde el collado tomamos la variante de la Faja de las Olas, Eva señala hacia el porqué de esta elección...

...efectivamente, la Punta de las Olas, ahí está, con un fuerte contraluz

Foto en la dirección que hubiésemos tomado de seguir la variante de la Fuen Blanca

Nosotros tiramos para arriba, seguro que en un futuro volveremos para conocer esa zona de la Fuen Blanca

Alguien nos vigila a nuestras espaldas, es la Torre de Góriz

El sendero nos lleva ahora bajo las paredes sur de el Soum de Ramond y la Punta de las Olas, y no sé con que palabra definir el paisaje que nos íbamos a encontrar ahora, ¿estratosférico quizás?, la travesía volvía a entrar en terreno de alta montaña, donde la niebla empezaba a dar su particular toque, y el paisaje y las vistas cobraban una nueva dimensión con unas fantásticas panorámicas del Cañon de Añisclo durante nuestro transcurrir por la Faja de las Olas.
Llegamos al punto donde se encuentra el desvío para subir a la punta de las Olas, allí las vistas sobre Añisclo son más sobrecogedoras si cabe, hacemos una parada edulcorante antes de afrontar los poco más de 300 metros de desnivel que nos separaban de la cima.


Cruzando otro arroyo, con dos bonitas cascadas

¿Una versión a escala de la que hay unos cientos de metros más abajo?
Ganando cota poco a poco, la Collata de Arrablo ya la podemos ver bastante abajo, y en la distancia los acantilados bajo los que transcurre la Faja Pelay

Lo que vamos a encontrarnos a partir de ahora es espectacular, en todos los sentidos

No toda la belleza iba a ser rocosa

Era la primera vez que veíamos el Cañón de Añisclo con nuestros ojos, imaginaríais cual fue el impacto
Imponentes paredones a nuestro paso mientras vamos progresando

Siempre lo he dicho, no hay mejor escultora que la madre naturaleza

Desde ese mismo punto, y abriendo el zoom, el Castillo Mayor, en el centro, y la Peña Montañesa, un poco más en la distancia


Transitando por un pequeño circo bajo en la vertiente sur de la Soum de Ramond y la Punta de las Olas

Añisclo, cada vez nos maravillaba más

Con este aéreo paso daba comienzo la Faja de las Olas

Caminaríamos ahora un buen rato manteniendo la cota 2700

Dejamos atrás la Torre de Góriz mientras la niebla empieza a cubrir las cotas más altas...

...aunque al menos nos deja disfrutar aún del Cañón de Añisclo

Seguimos por la faja, frente a Esther y Merche la Suca o el Zucón, con una nube enganchada en su cima

En este punto dejaríamos las mochilas e iniciaríamos la ascensión a la Punta de las Olas

Grandes vistas desde allí, hacia la Collata de Añisclo y hacia Pirineos más lejanos

Espectacular desde aquí el Zucón, una montaña que pasa directamente a la agenda

¿Y Añisclo qué?...

...sobrecogedor vacío

Con el alivio y la ligereza que otorgaba haber dejado las mochilas abajo avanzamos con bastante rapidez, salvamos un cortado trepando sin problemas por una pequeña canal, luego intentando no perder el rastro de los hitos entramos en territorio lunar, que nos hace enfilar la ancha cresta cimera, tras salvar una segunda canal estamos ya escasos metros de alcanzar la cima.
Coronamos la Punta de las Olas, como nos temíamos mientras subíamos, la niebla lo cubre casi todo y no gozamos de las magníficas vistas que se disfrutan desde allí, solo esporádicamente aparecía y desaparecía la puntiaguda cima del Soum de Ramond, pero aún así estábamos más que contentos, sobre todo Eva, que se anotaba su primer 3000, esta cima ponía un bonito colofón a esta gran travesía.


Empezamos el ascenso a la Punta de las Olas, esta canal, única dificultad reseñable

El resto de la ascensión por cómodas pedreras, paisaje lunar

Ahí la tenemos, cubierta de niebla, la cima de la Punta de las Olas

Solo nos queda enfilar la ancha cresta cimera
Ahí están mis compis en ello

Una corta trepadita...

...y cima!!!, Punta de las Olas, 3002 m., aunque en algunos mapas le dan 3022 m., pero lo importante, mida lo que mida, otro tresmil a la saca, y en el marco de esta gran travesía, cosa que llena aún más

Las vistas que tuvimos desde allí prácticamente se limitaron a esto, cuando de vez en cuando quedaba despejada la cima de la Soum de Ramond, os dejo un enlace al blog de Daniel si os apetece ver la magníficas vistas que nos perdimos

Con vistas o sin vistas, tocaba disfrutar de la cima, la niebla nos da una fugaz tregua para ello, primer 3000 para Eva, enhorabuena!!! 

Evidentemente, mi primer 3000 con ella, seguro que vienen muchos más, de hecho nueve días después vino el segundo

Merche y Esther, felices tras su tercer 3000

Pero aún quedaba travesía por delante, y no moco de pavo precisamente, 1800 metros de bajada nos esperaban ahora, y no de cualquier bajada.
Regresamos al punto, ya totalmente cubierto de niebla, donde habíamos dejado las mochilas, sin ver un pimiento y con bastante frío continuamos por la faja, dicen que los tresmiles hay que ganárselos, y en este caso iba a ser en la bajada, tres puntos de inflexión iban a marcar esta primera parte del descenso, primero una oscura canal en sentido ascendente y equipada con cadenas en una de sus paredes, seguramente para utilizarlas cuando esté cubierta de nieve, nosotros trepamos por las mojadas rocas para luego sí, salir de la canal utilizando otras cadenas que ayudaban a realizar un paso atlético, un poco más adelante llegaba el paso más peligroso de toda la travesía, una inclinada y resbaladiza placa, esta vez en descenso, en la que encontramos varios tramos de cadenas anclados en el suelo, muchas veces estás cadenas actúan más de quitamiedo que otra cosa, pero en este caso era obligado agarrarse a ellas, al menos con el suelo mojado, un resbalón hubiese tenido graves consecuencias, un poco más adelante encontraríamos el tercer paso, ya no tan difícil, que consistía en ir pegado la pared y pasar bajo unas chorreras, con el consiguiente riesgo de no resbalar con las rocas.


Decimos adiós a la Punta de las Olas, donde la niebla sigue yendo y viniendo...

...aunque más abajo ya se había instalado definitivamente
De nuevo por la Faja de las Olas, estas eran las únicas vistas que íbamos a tener, hacía un lado...

...y hacia otro, aunque no sé si fue mejor así en este punto, ya que el patio se intuía considerable

No, no vamos a lanzar ningún anillo único a ningún volcán ;-), es el primer tramo equipado que íbamos a encontrar

El primer tramo de esta canal lo salvamos sin utilizar las cadenas y trepando por la roca mojada

Más arriba si que era necesario hacer uso de ellas para salir de la canal

Poco después encontramos el segundo paso equipado, resbaladiza placa, en condiciones como la de hoy, obligatorio hacer uso de las cadenas

Esther finalizando el paso, debe ser común que haya niebla por esta zona, esos muelles rojos supusimos que eran para encontrar las cadenas cuando la niebla sea más espesa 

Continuamos por terreno incómodo y en estas condiciones, tenebroso
Parece mentira, pero por ahí va un sendero, y la caída no es manca, nadie dijo que iba a ser fácil

Último paso comprometido, a la vez que espectacular, las rocas más pegadas a los chorros, paradójicamente, resbalaban menos, así que había que pasar con rapidez si no acababas mojado

La verdad es que no acabé de disfrutar del todo de ese tramo, no sé, hacía frío y había humedad, y iba con el temor de que las chicas lo estuviesen pasando mal, temor totalamente infundado por mi, puesto que iba con tres campeonas, así que en cuanto el terreno lo permitió apreté el paso para llegar cuanto antes a la Collata de Añisclo.
Cuando llegamos allí seguía haciendo frío, pero al menos ya se veía algo, y vaya si se veía, menudas vistas, sobre todo del Valle de Pineta, lo que no vimos desde el Balcón de Pineta, lo estábamos viendo ahora, y realmente era asombroso.


Por fin salimos del "infierno", llegamos al Collado de los Maquís, recompensa, estas brutales vistas del Valle de Pineta

De nuevo el Zucón, qué atractivo tiene esta montaña
Avanzando por el Collado de los Maquis, el de Añisclo se encuentra detrás mismo del pico que tenemos delante, la Punta dera Balle
Si hubiésemos optado por la variante de la Fuen Blanca tendríamos que haber remontado luego este valle, anotado en la agenda queda también

Seguimos semi-cresteando en dirección a la Collata de Añisclo, impresionante Pineta, donde ahora sí, podemos apreciar el Balcón, e incluso la Brecha de Tucarroya

¿Estuvo por aquí también Roland con su espada?

Lo que también veíamos desde el collado era nuestro objetivo final, el Refugio de Pineta, lo que nos podía hacer pensar que ya quedaba poco, nada más lejos de la realidad, estaba 1200 metros más abajo que nosotros, y con un largo y técnico descenso de por medio, por una pedrera en su primera mitad, en la que nuestras rodillas iban a sufrir de lo lindo, y por mucho que avanzáramos el refugio no parecía acercarse.
Quedaba la segunda mitad del descenso "trampa", el cual se introducía en el bosque, y llevaba al engaño de que con ello se había acabado el terreno incómodo, de eso nada, se tornó más técnico incluso que la primera mitad por la pedrera, teniendo que realizar numerosos destrepes, hay que ver como "camuflan" esas hayas.


No perdemos mucho tiempo en el collado, nos queda un vertiginoso y pedregoso descenso hasta Pineta, el mismo camino pero a la inversa que había hecho este compañero



No hay palabras, Merche avanzando por una repisa y el Valle de Pineta mil y pico metros más abajo

Impresionantes, Pineta y las Zucas

Espectáculo duro y puro, Astazu Oriental, Brecha de Tucarroya, Balcón de Pineta, Pico de Pineta, Pic Garién, Puerto Nuevo de Pineta

En este punto, más o menos a mitad descenso, paramos a comer, una foto con el valle antes de arrancar de nuevo

Entramos en zona boscosa, lo cual quería decir que el valle estaba cada vez más cerca

Aunque no iba a ser camino fácil...

...destrepes como este nos toco hacer unos cuantos

Por otra parte el hayedo era precioso, y encontramos hayas tan majas como esta...

...o como esta, cuyo tronco les vino justo abarcar a mis compis, el cansancio no hacía mella en nuestro humor

Ya por terreno más amable, un regalo de la montaña en forma de doble cascada

Pero despacito y con buena letra todo se consigue, bueno, al final no tan despacito como creíamos, ya que un descenso que nos dijeron que nos costaría cuatro horas y pico, lo hicimos en menos de tres y media, y parando a comer, fuere como fuere llegábamos al lecho del Río Cinca en el fondo del valle, el escaso medio kilómetro que nos restaba hasta el refu nos lo íbamos a tomar como un paseo triunfal.
Nueve horas y veinte minutos después de haber salido de Góriz llegábamos al Refugio de Pineta, sumando lo de hoy habían sido 79 kilómetros en total y 5000 metros de desnivel, tanto positivos como negativos, y sobre todo muchas emociones y buenos momentos, eso no se puede medir en números, normal que estallásemos en euforia al llegar allí, con besos, abrazos y alguna lagrimilla rebelde, tocaba celebrarlo con una cerveza, grande, como esta travesía, tras la reconfortante ducha nos fuimos a Bielsa a la sede de MPE a comunicarle a Tomás que ya habíamos finalizado, contarle un poco como había ido y recoger la camiseta conmemorativa, al regresar a Pineta -prácticamente para nosotros solos-, doble "deja-vu", volvíamos a llegar por los pelos a la cena, y cena que fue calcada a la del domingo...por la noche dormimos del tirón casi diez horas, y tras despedirnos del refu y del "crack" del guarda volvimos a Bielsa a darnos un homenaje en forma de almuerzo antes de emprender el camino de regreso a Betxí....


Y llegamos al valle, que nos recibía con esta fantástica vista

Lo que restaba hasta el refugio, pan comido, de ahí la satisfacción de las "chicas de rojo"

Último "obstáculo", cruzar el Río Cinca

Y tras cuatro de días espectaculares de montaña llegábamos de nuevo al Refugio de Pineta, la travesía que se gestó dos meses antes en una terracita de Montserrat, camino del Pedraforca, llegaba a su fin

Sin lugar a ninguna duda, la mejor foto de la travesía

Ya duchaditos nos fuimos de nuevo a Bielsa, foto en la sede/tienda de MPE, con las camisetas de la travesía

Y de nuevo en Bielsa, esta vez la mañana siguiente, nos dimos este homenaje en forma de almuerzo, nos los habíamos ganado de sobra, ¿no?


VALORACIÓN FINAL DE LA TRAVESÍA:

Sobresaliente, una travesía espectacular, a la altura de un paraje como Ordesa, en cualquiera de sus modalidades, y en especial esta que hemos hecho nosotros, con un trazado que permite disfrutar de todos los valles, circos y cañones que rodean a Monte perdido, recorrido que cuenta con diversas variantes para poder moldearlo a tu gusto, por lo que felicito desde aquí a Tomás y todo su equipo y a los que aprovecho para mandarles un saludo y agradecerles el trato recibido.

Respecto a los refugios, todos aprobados con nota, buen trato, limpieza y buena comida, no voy a entrar en lo que les faltaba a uno y al otro puesto que al fin y al cabo son eso, refugios de montaña, y no hay que esperar encontrar allí las comodidades de un hotel.
Climatológicamente hablando tuvimos suerte, vale que en algunos momentos la niebla no nos permitió disfrutar como hubiésemos querido del paisaje, pero esto es así y forma parte de la montaña, lo importante es que no nos llovió en ningún momento de la marcha.
Y sobre nosotros, fuimos muy regulares en la marcha, y las cuatro etapas las realizamos prácticamente en el mismo tiempo, 9:43, 9:03, 9:10 y 9:20, sin correr en exceso, haciendo todas las paradas necesarias, tomando mogollón de fotos y disfrutando de los paisajes, y aún así llegando con tiempo de sobra para relajarnos y tomar unas cervezas en los refugios, mucho mejor que llegar a punto y a hora y enseguida a cenar, pero lo que es más importante, acabamos sin ningún tipo de contratiempo físico, salvo las inevitables ampollas y alguna uña que todavía esta pendiente de caerse.
Respecto al tema logístico, o sea, el peso de la mochila, y aquí hablo ya a modo personal, al final, y quitando de los pantalones impermeables, utilicé toda la ropa que llevaba -opté, optamos, por llevar muda interior y camiseta para cada día y así no tener que ir lavando ropa-, a corregir para próximas travesías sustituir los pantalones por mallas, ocupan, y sobre todo, pesan menos.
A corregir también el tema bebida y comida, lo de la bebida lo corregí en plena travesía, salí de Pineta con una botella de 1'5 l. de agua y dos bidones (0'5 l.) de isotónico que rellenaba con polvos cada día, pero al ser un recorrido donde se puede coger agua en muchos puntos, en Torla sustituí la botella de 1'5 l. por una de 1 litro, y sin llenarla del todo, respecto a la comida cargué demasiado de barritas, frutos secos y azúcares varios y sobró mucho, ya que por ejemplo en Pineta pedimos un pic-nic para cada uno y con lo que había en él tuvimos para dos jornadas, en Torla compramos para prepararnos el bocata, y en Góriz con dos pic-nics para los cuatro tuvimos suficiente.

Y ya por último no podía olvidarme de Esther, Merche y Eva, mis tres compañeras de ruta, que se portaron como unas jabatas, y que además de aguantar la dureza de la travesía tuvieron además que aguantarme a mi, lo que le da más valía si cabe a la cosa jajaja.

Nunca se me olvidarán los buenos momentos que hemos compartido juntos en esta aventura, mil gracias por todo...y a pensar ya en la del año que viene!!!.

Un saludo a tod@s.








24 comentarios:

  1. Espectacular el colofón de esta gran travesía, enhorabuena a los cuatro, una actividad sobresaliente y muy bien contada, con datos precisos e interesantes. Sólo una pregunta:
    tres chicas? crack!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa, para ser nuestro debut en el tema de las travesías circulares pirenaicas, lo hicimos a lo grande, y en mi caso, como habrás visto, muy bine acompañado jejeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Bella travesía Dani y compañía, el contraste de parajes quizás la haga la más variada de las rutas circulares del Pirineo. Añisclo una pasada y el Zucón tiene buena traza, la agenda se incrementa jejeje.
    Felicidades para Eva y su primer tresmil, que vengan muchos más!!!
    Salud, cerveza y a seguir travesiando (vaya palabro me ha salido) jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal Javi!!!

      El Zucón y todo Añisclo, el año que viene de cabeza allí!!!.
      Eso fue lo que al final nos hizo inclinarnos por esta travesía, que nos ofrecía disfrutar de varios valles y circos, cada uno con su toque de belleza particular.

      Seguiremos en la brecha, por supuestocon "cervecha" jajajaj no lo dudes, un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Que decirte tío!! lo primero enhorabuena a ti, por ser tan buen guía, y a las chicas por ser unas campeonas. He revivido con estas entradas nuestras jornadas allí, pero esta última me ha hecho recordar más aún. Nosotros desde que llegamos al Collado superior de Goriz, nos encontramos frío, niebla y lluvia, cosa que hizo que todo el lateral de la faja de las Olas lo hiciéramos dentro de la niebla, mojándonos y estando al loro de ver la siguiente marca o hito del GR. Allí Maru no lo paso bien. Nos perdimos la vistas del Cañón del Añisclo en su esplendor y las fotos tuyas me lo corroboran. El sitio que nos impresiono fue llegar al Collado del Añisclo, en el que fuimos con niebla a los dos lados, pero la imagen era hermosamente tenebrosa, no se me olvidará. Menos mal que al empezar a bajar al valle de PIneta las nubes se quedaron arriba y pudimos disfrutar de las sobrecogedoras vistas. Eso si, tras el duro coñazo de la bajada.
    Lo que esta claro , que la cerveza de los refugios después de estas palizas son las mejores del mundo mundial!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni!!!

      Gracias amigo, entiendo perfectamente que Maru lo pasara mal en la Faja de las Olas, con decirte de que yo no fui nada cómodo durante ese tramo...y he de reconocer que cuando llegamos al Collado de Añisclo sentí bastante alivio, pero así es la alta montaña, y es lo que la convierte en épica, hay que tener en cuenta en que estos cambios de tiempo se pueden presentar en cualquier momento, aunque en esa zona de la Faja de las Olas debe ser frecuente que se den esas situaciones de mal tiempo, pero como tu dices, al mal tiempo...una buena jarra de cerveza jajaja, con ella olvidas por un momento el mal rato pasado.
      Estoy deseando ver esas fotos tuyas del Collado de Añisclo, me ha encantado esa definición de hermosamente tenebrosa.
      No sé que es mas bestia, si la bajada hacia Pineta, o las vistas que se disfrutan en ella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Eres muy grande amigo!!!!!
    Después de leer esta ultima crónica solo me queda darte a ti y a tus compis de travesía otra vez más la enhorabuena, vaya pedazo de travesía que os habéis marcado con kilómetros y desnivel de verdad.

    Esa reflexión que haces de los kilos de la mochila y de los litros de agua, no se, pero a mí siempre me pasa lo mismo, quieres optimizarlo todo al máximo pero siempre vamos pasados de kilos y verdaderamente luego eso durante el recorrido lo pagas, pero el miedo a quedarte sin agua, muchas veces hace cargar mas de lo que podemos. En fin lo importante y lo bueno es lo que dices al final, que ya estás pensando en la próxima.....No pares nunca Dani.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose, vosotros si que sois grandes!!!.

      Nunca había experimentado lo que siente al finalizar un recorrido como este, es emocionante, y llena mucho, y conforme pasa el tiempo lo valoras más y más.

      Respecto a lo del peso, ya te digo, esta vez acerté llevando lo justo de ropa, lo de la comida y el agua ha servido para tenerlo en cuanta en futuras travesias...mi opinión, ser lo más minimalista posible, olvidarse del "por si acaso", todo peso extra se nota en el transcurso de los días, por pequeño que sea, ¿el error que comete la mayoría de la gente? llevar una mochila excesivamente grande, siempre tendemos a llenarla, y muchas veces con cosas que no necesitamos, yo hice esta travesía con una de 30 l., y Eva con una de 25.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Hola Dani! Ante semejante espectáculo me quedo sin palabras. No sé qué decirte; lo único, que una envidia sana me corroe por dentro leyendo tu entrada. Un aventurón de los de época. Sois los cuatro unos fenómenos. Mi enhorabuena por la travesía. Y gracias por habérnosla contado con tanto detalle y tanta foto espectacular. Pero ya sé que aquí no acaban los Pirineos. Ahora viene más. A contarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilio!!!

      Y yo os doy las gracias a todos vosotros por haber seguido estas cuatro etapas y haberlas comentado.
      Ahora vienen todas las entradas de las actividades que hicimos una semana después en el Valle de Tena, este agosto, más esta última escapada en septiembre, que no estaba planeada, hemos podido disfrutar a tope de Pirineos, ahora nos esperan tres estaciones para disfrutar de montañas más cercanas, pero por ello no menos bellas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Dani.
    Creo que la crónica de esta 4ª etapa ratifica totalmente lo impresionante que es esta travesía.Un colofon simplemente espectacular a ese recorrido pirenaico.
    No he hecho nunca una travesía de este tipo y la verdad,después de tu magnifica crónica y de haber visto entre otros la de Pablo por Posets,tendré que hacerme el animo..¡¡Enhorabuena a l@s cuatro!!..Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane!!!

      Yo tampoco había hecho nunca una travesía circular por el Pirineo, y la verdad es que es una experiencia enriquecedora, se disfruta de otra manera, creo yo, más intensa.
      Pues la de los tres refugios que mencionas, estuve este pasado finde en Posets, y la zona pinta muy, pero que muy bien...todo es cuestión de hacerse el ánimo!!!.

      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Dani acabo de leer la tercera etapa y esta cuarta y última etapa. La tercera esta guapísima sin duda esa senda de los cazadores debe ser una gozada y que foto mas guapa de esa edelweiss. Pero es que esta cuarta etapa es un colofón perfecto para esta travesía tan dura como fantástica.
    Que pasada, espero seguir tus pasos algún día.
    Las cuatro crónicas geniales, plasman a la perfección como las disfrutaste.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo va Jose!!!

      Todas las etapas tuvieron su punto, su momento, su vista, que las hicieron diferentes o especiales, pero yo me quedo con la primera y esta última, que fueron las que más ambiente de alta montaña tuvieron.
      Todo es planearlo y el año que viene organizar alguna de estas, cómo digo, se disfruta de otra manera de los Pirineos, la de los Tres Refugios de Posets que mencionaba Juane tiene una pinta estupenda.
      Ahora que estoy "libre" de Pirineos jejeje, ya vamos quedando para hacer alguna ruta otoñal.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Hola Dani!!!

    Vaya travesía que os habéis marcado.
    Que lástima que ya se haya acabado, ya que gracias a tus entradas he podido conocer una zona del Pirineo que no conocía.
    Ahora a ir a buscar otro reto!!!

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David!!!

      Joder, ¿aún te quedan fuerzas para escribir después del tute de Montserrat? jajajaja.
      Bueno, ahora vienen más crónicas pirenaicas, que este agosto hemos estado más allí que aquí.
      Me alegro que hayas descubierto Ordesa y alrededores gracias a esta entradas.
      A ver si quedamos y organizamos esa rutita por Montanejos.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Hola Dani, acabo de ver y leer la cuarta etapa y queria felicitarte por la cantidad de fotos que te has tomado la molesta de subir y de compartir con los demas, ya se sabe que una imagen vale mas de mil palabras, y ademas todas con su correspondiente pie de foto, sencillamente magnifico, un buen trabajo que no puede ser menos teniendo en cuenta la magnifica ruta que os habeis marcado; hace tiempo que llevo en la cabeza el hacerla ya que hice una parecida saliendo desde Nerin hasta rodear Sierra Custodia para volver por la Faja de la Pardina a Nerin, (parte de ese camino lo describes como primera opcion), y tu descripcion soberbia de la ruta que deseo hacer me viene fenomenal para referencias, es bellisima, me alegro que la disfrutarais, y gracias nuevamente por tu tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, muy agradecido de que te hayas dado una vuelta por el blog y hayas dejado tu comentario en él, molestia no es ninguna, disfruto casi igual preparando las crónicas que haciendo las rutas, para mi es un placer compartir nuestras vivencias con todos vosotros.
      La verdad es que no conocía esta parte más oriental de Monte Perdido, es decir, Añisclo, y he visto que las posibilidades son bárbaras, seguro que el año que viene reservamos unos días de las vacaciones para conocer mucho mejor toda esa zona.

      Un saludo.

      Eliminar
  10. Bueno, que te guste una sola etapa en especial, es dificil, en ésta última el final es apoteósico...La Punta de las Olas...las vistas sobre el cañón del Añisclo, el Zucón,,todo es tan impresionante, que solo los que amamos las montañas y la naturaleza somos capaces de sentir. Un trabajo de crónica impecable, felicidades...las fotografías son buenísimas, anuncian lo siguiente, y vas leyendo con absolutas ganas!. Enhorabuena al equipo...vaya jabatas, mocé...con que temple, en esa bajada técnica y peligrosa, se desenvuelven...y fuertes...Enhorabuena a Eva, un tres mil de cuerpo y nombre bonitos!. Que tengaís muchos, muchos mas tresmiles, y lo que venga juntos!!. Me ha gustado en especial esta cuarta etapa, por el ambiente, quizás....y por el esfuerzo de la bajada ( en tres horas y media??? ), bueno, bueno....después de lo acumulado.....bárbaro!!. Me gustan esas fotos, quizas tenebrosas, como apuntas tú, que ambiente, me encanta!!.
    Nunca se baja de las montañas, mientras tus deseos, y tu pensamiento...esté trabajando en un nuevo proyecto....Gracias por este curro que te has dado...y por compartir tus sensaciones!!.
    Salud y montes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Ana, yo nunca me bajo de las montañas, siempre las tengo en la cabeza, y proyectos, pues imagínate los que salen...supongo que eso nos pasará a todos los que vemos la montaña como una forma de vida y no un deporte.
      Con el paso de los días me voy dando cuenta que quizás sin la niebla esta última etapa no hubiese tenido el encanto que tuvo, digamos incluso, ese toque de épica que muchas veces siempre buscamos, luego a parte de que coronamos la Punta de las Olas, fue un acierto coger la variante de la faja, las sobrecogedoras vistas sobre el vacío de Añisclo fue sin duda de los mejor de la etapa, y mira, sirvió para planear más proyectos, como escaparnos el año que viene allí y hacer algunas rutas y actividades.
      Lo de la rapidez en la bajada a Pineta...fui el primer sorprendido, pero es verdad eso que dicen que en las travesías el primer día siempre es el más duro y que a partir de mitad del segundo y en adelante las piernas van ya como por inercia, como si necesitasen tralla jejeje.

      Gracias una vez más por tu comentarios, los cuales valoro mucho, es más, mis entradas se quedan cojas sin ellos.

      Un saludote.

      Eliminar
  11. Enhorabuena por el reto conseguido, ya te digo que no está al alcance de cualquiera. Bonita etapa para finalizar la circular, me encantan las fotografías del Cañón de Añisclo, si no han estado, te lo recomiendo, ¡sin palabras!. Desde luego, eso si que son unas vacaciones, y lo demás tonterias, jaja, oye una cosilla, ¡la mochila de cuantos litros era? y lo de llevar para otra ocasión mallas, todo un acierto, para jornadas de un día, los pantalones están bien, pero para este tipo de rutas, mucho mejor las mallas, y es que además las hay de todos los grosores y tamaños. Lo dicho, enhorabuena a los cuatro. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo!!!

      ¿Vacaciones de estar todo el día en una tumbona? nahhh, eso no va conmigo jajaja.

      La verdad es que como estreno en esto de las travesías circulares pirenaicas no estuvo mal la cosa, ¿verdad?, Añisclo, amor a primera vista, como te he dicho en el otro comentario, del año que viene no pasa que lo visitemos.

      Pues yo llevaba una de 35 litros pero que realmente tiene capacidad de 30, y Eva llevaba una de 25, y mira que yo suelo gastar mallas muchas veces, pero mira, me dio por llevar pantalones en esta travesía...pero de eso se aprende, y a la próxima, mallas.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Pero llevabais saco, o alquilabais las mantas en los refugios ...

      Eliminar
    3. Llevábamos saco sábana, que ocupa y pesa poco, en ninguno de los refugios nos hizo falta usar manta, en Góriz fuera hacia frío, pero dentro se estaba bien.

      Eliminar