7 de febrero de 2015

Penyagolosa (1815 m.), Ascensión Invernal

Miércoles 21 de enero de 2015

En 2014 no nos acercamos a Penyagolosa, y en este pasado mes de enero, en cuestión de 15 días, hemos ido dos veces...pero es que se juntó todo, había nevado el lunes, y tuve el miércoles libre en el curro...no pude resistir la tentación...que levante la mano el que no hubiese hecho lo mismo, y si alguien la levanta...miente!!!.
A continuación, las aventuras, y desventuras (también), de un montañero solitario en las nevadas laderas del Penyagolosa.






Lo que son las cosas, hace tres años, por esas mismas fechas (el 16 en 2012 y el 19 ahora), la nieve caía en Penyagolosa, y yo al día siguiente tenía día libre en el curro, así que hacia allá que me volvía a ir, a emular (o al menos intentarlo) aquella fantástica jornada en que subimos a una Penyagolosa a la que no le cabía más nieve.
Esta vez me iba yo solito (un saludo desde aquí para Jose, mi compañero de aquel día), y esperando encontrarme un paquete de nieve similar al que encontramos tres años atrás, por lo que cargué con todo en la mochila, raquetas, y por si las moscas, crampones y piolet, y mira por donde el piolet al final si que me fue útil, pero no para lo que se utiliza normalmente un piolet, luego os cuento...

Solo me fui, y cuando llegué al Sant Joan de Penyagolosa solo estaba, vaya!, esto si que es raro, no encontrarte nadie allí, dos veces en quince días, ver para creer, seguro que el sábado siguiente allí no se podría ni aparcar jejeje.
Empiezo con las raquetas puestas, aunque no hay tanta nieve como esperaba, ni tan siquiera serían necesarias las raquetas, pero aguantaría un poco con ellas, no sea que un poco más arriba encontrara más espesor, pero no fue así, por lo que al poco de entrar en la Pegunta decidí quitármelas, puesto que no estaba disfrutando ni sintiéndome cómodo tropezando con todas las rocas, y lo único que hubiese conseguido habría sido cargármelas, vamos, que ni el gran y malhumorado McEnroe trataba las raquetas tan mal...
...me las quité, sí, pero no iba a cometer el error garrafal que cometimos hace tres años, que nos las quitamos por la misma circunstancia, y por no llevarlas detrás nos fuimos a dejarlas al coche...y luego encontramos espesores de nieve que nos llegaban a la cintura, así que esta vez las iba a llevar bien sujetas a la mochila, por si las moscas, lo que se llama aprender de los errores, vamos.
A partir de entonces si que empecé a disfrutar de todo el entorno nevado que me rodeaba, tanto que me vine arriba y es por eso esta crónica viene con vídeo, empezaba el ritual de pon cámara, graba toma, vuelve corriendo a por ella...en mi salsa, vamos, además, me vino de perlas para estrenar un nuevo juguetito que me compré hace poco...

Llegando al Corralico mi estómago empieza a protestar enérgicamente, así que tiro a mirar que hora es y...mierda!!!, me he dejado el móvil y la cartera en el coche, a veces no sé de que me sirve tener la cabeza tan grande, ¿qué hago?, ¿vuelvo a coche a por ello?, ¿o continúo?...de momento almorzaré tú, que había hambre y con el estómago lleno se ven las cosas más claras.
...de perdidos al río, indocumentado e incomunicado, pero almorzado al fin y al cabo, al final decido tirar para arriba.
Llegando a la cima echo cuentas, creo que esta es la treceava, ¿o se dice decimotercera?, bueno, que con esta son trece las veces que he subido a Penyagolosa e iba a ser la primera en la que iba a tener la cima para mi solo, bueno, la iba a compartir con cinco o seis confiados y descarados acentores, que me lo parece a mi, ¿o cada vez son más frecuentes estos pajarillos por tierras, por montañas, mejor dicho, valencianas?.

Y así estuve, durante media hora, disfrutando en soledad de una cima que de por sí ya es espectacular, con nieve ya ni os cuento, digo media hora, por que fue lo que tardó en llegar un primer grupo a la cima, me acerco a charlar con ellos y no dar impresión de lobo solitario, nos intercambiamos los papeles de fotógrafos y posadores, y en plena charla resulta que uno de ellos es compañero de trabajo de mi amigo y compañero de fatigas Jesús, el mundo es un pañuelo...
Aprovecho para preguntarles la hora y me dicen que son las doce, de puta madre!!!, pensaba que era más tarde, me viene de perlas, si todo va como lo previsto a las dos en el coche, me puedo permitir incluso hacer una variación en el descenso, y aunque he porteado un bocata de atún, entraré en el bar de Sant Joan a ventilarme uno calentito, acompañado de vino y gaseosa y un carajillo...

Me despido (de momento) de mis compañeros de cima e inicio el descenso, empiezo a cruzarme con bastante gente que sube, algunos van porteando las raquetas al igual que yo, otros suben en compañía de sus perros...y Laia en casa!!!, no la traje conmigo pensando que habría demasiada nieve y el animalito hubiese padecido en exceso...no veas que remordimientos durante todo el descenso, pensando en lo que hubiese disfrutado de haberla traído y en su carita cuando me fui por la mañana y mirándome como diciendo "¿qué pasa?¿que te vas hoy sin mi?"...córcholis!!!

Llego a Sant Joan de Penyagolosa y...porca miseria!!!, el bar está cerrado, joder, dos veces en quince días,...nada, me cambiaré y me iré a Vistabella a por el ansiado bocata calentito, que la Tasca Pili nunca falla.
Y ahora viene el gran final, meto la llave en la cerradura del coche y solo se abre la puerta del conductor, joder!!!, se me ha jodido el cierre centralizado, así que abro las demás desde dentro, pero claro, la del maletero no podía, más que nada por que la tengo escacharrada y no abre con llave, y en él tenía la ropa, la cartera y el móvil, ¿qué hago?, con el estómago vacío las cosas ya no se ven tan claras, lo único que se me ocurre es intentar quitar la bandeja del maletero para así poder desbloquear el seguro que permite plegar los asientos traseros y así por el hueco que queda poder coger los bártulos del maletero, estuve un buen rato haciendo fuerza, pero con las manos fue imposible, así que recurro al piolet, imaginaros la escena, un tío con barba y polainas dentro de un coche y utilizando un hierro como palanca...menos mal que no me vio nadie jajaja.
Al final me salgo con la mía, y lo más importante, conservando intacta mi dignidad, es decir, que nadie me vio, una vez cambiado por fin me podía ir a Vistabella...y una mierda!!!, meto la llave en el contacto, no es que se hubiese jodido el cierre centralizado, es que me había quedado sin batería, me había dejado las luces encendidas!!!...mi segundo nombre es calamidad...¿y ahora qué?, nadie en el bar de Sant Joan, sin cobertura en el móvil, nada, me esperaré a que regrese del pico el propietario de alguno de los coches aparcados allí y a ver si me pueden ayudar...y si tardan mucho, me tendré que comer el bocata de atún...

Por suerte a los cinco minutos llega el grupo con quien había compartido cima, salvado!!! y les pregunto si tienen pinzas para arrancar el coche, no tienen, pero se ofrecen amablemente a empujar para arrancarlo, ya que me hacen el favor les digo que se suba uno de ellos al coche, que ya ayudo a empujar, faltaría más!!!...tras dos intentonas fallidas, a la tercera, y con una humareda espantosa...arranca!!!...qué alivio!!!, gracias desde aquí chicos!!!.

En la Tasca Pili el bocata de longanizas y queso regado con vino y gaseosa y rematado con un espectacular carajillo supieron más a gloria que nunca.

Ah!!!...¿y el recorrido?, no es que se me haya olvidado contároslo, pero es que lo he hecho tantas veces que hoy me apetecía darle otro enfoque a la crónica, tampoco suelo poner tantos tacos, ustedes perdonen, un día es un día jeje... subí por el Barranc de la Pegunta y el del Forn hasta el Corralico, de ahí por la normal de la cara norte hasta la cima, para el descenso, desde el Corralico me fui hasta el Mas de la Cambreta, de ahí a la Font de la Cambreta y por la Lloma del Conill regresé a Sant Joan, todo un clásico, no hay track del mismo porqué el gps me lo olvidé en casa...
¿El paisaje?, espectacular, vestido de radiante blanco, pero eso que lo cuenten mejor las 46 fotos que he seleccionado y el vídeo que he preparado.

Un saludo a tod@s.


El peiró, en primer término y Sant Joan de Penyagolosa, como nos gusta verlos con este aspecto...

...al igual que el Barranc de la Pegunta, que así cobra más aspecto si cabe de bosque de hadas,  al final no me son necesarias las raquetas, además hay abierta una buena huella

Hoy, las cada vez más abundantes trepadoras tienen compañía en lo alto de los árboles, la nieve

Manto blanco en el Barranc del Forn

En cuanto entramos en los bosques de los barrancos dejamos de tener la visión del pico, al salir del Barranc del Forn la volvemos a recuperar

La nieve virgen y la presencia de Penyagolosa multiplican por dos la belleza del paisaje

Nieve virgen cerca del Corralico, solo corrompida por mis huellas, detrás los Cingles de Marcén

Remontando las laderas de la norte de Penyagolosa, senda clásica de subida, hoy tapizada por la nieve

Me detengo a fotografiar el Mas de la Cambreta, situado en un claro entre los pinos, bajo los Cingles de Marcén, más tarde pasaré junto a la masía

En la parte central de la subida encontramos más espesor de nieve, sobre todo en los árboles

Qué ganas tenía de ver nuevo estas escenas invernales



 Va desapareciendo el arbolado, lo que denota que estamos entrando en la parte final de la ascensión, parece que el cielo quiere encapotarse

Ya veo la caseta del vigilante y el vértice, estoy cerca de la cima, esta zona está más expuesta al viento, y eso se nota en la menor cantidad de nieve

Penyagolosa (1815 m.)

A disfrutar de la cima, que la tengo para mi solo!!!, un par de panorámicas, una desde la salida de la canal que separa las dos cimas...

...y la otra desde el borde de la cima occidental

La clásica fotografía de la cima occidental no podía faltar en este reportaje

La canal de Penyagolosa, os he de confesar que aunque desde un principio tenía previsto subir por la normal, cogí los crampones y el piolet en caso de una hipotética subida por ella si se me hubiesen girado los cables...hubiese sido en vano, la nieve estaba pastelosa, pastelosa

Cima oriental, con ese característico pino solitario que emerge de la roca, y la arista sur...

...la cual vemos aquí con más detalle...

...e incluso con un poco más en esta toma, con la zona del Pla de la Creu como fondo

Vertical pared sur, con la cima de la Golosilla, también podemos ver en la lejanía el Pico de Santa Bárbara, con una ligera nevada, y la Sierra del Toro, también con nieve

Un vistazo hacia la zona del Portellàs, con el Tossal de Fraga y su espolón sur, en los cuales estuvimos quince días antes

Un grupo de acentores no quisieron perderse el espectáculo, eso, o que esperaban que les cayera algo de comida...

...lo siento amiguito, pero hoy me voy a comer al bar, tendrás que esperar a los que subirán tras de mí

¡¡¡Hasta la próxima!!!



También me despido del Tossal de Fraga



Al final se ha quedado un día estupendo, este picacho cercano al refugio crea un bonito contraste entre el azul y el blanco

Como voy bien de tiempo bajaré por la Lloma del Conill, pasando antes por el Mas de la Cambreta, este es un bosque cercano a ella

Más de la Cambreta, en la que se formaron varios ventisqueros donde había bastante nieve acumulada

Desde allí también hay muy buenas vistas de Penyagolosa y su vertiente oeste

El Mas de la Cambreta y Penyagolosa, la foto que encabeza hoy esta crónica

Font de la Cambreta, en quince días he podido disfrutar de sus dos mejore versiones, el otro día verde y rebosante de agua...
...y hoy completamente cubierta de nieve...

...

...y hielo!!!





Por la Lloma del Conill, zona dels Estrets, en el Barranc de la Teixera



Y regreso de nuevo a Sant Joan...y el bar, al igual que el otro día, a cal y canto

Al menos el rato que estuve esperando a que viniera alguien que me pudiese ayudar con el coche hice dos nuevos amigos

...y al final, la historia tuvo un final feliz, a continuación el vídeo de la ruta, en configuración, en la barra inferior del vídeo, tenéis la opción de poder verlo en HD









Puntua esta ruta

28 comentarios:

  1. Hola Dani:
    Menos mal que nos te has dejado la cámara, eso es el primer pensamiento,...
    jejeje,...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si me hubiese dejado la cámara, hubiese hecho las foto con el móvil...ah no!!!, que también me lo dejé jajaja.
      Por suerte la cámara ya es casi una extensión de mi brazo y ella nunca se queda en casa jejeje.

      Un abrazo Vicente.

      Eliminar
  2. Muy bueno Dani hay que aprovechar cuando se puede de estas oportunidades de ver recién nevado el peñagolosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      No veas que alegría en el curro cuando nos dijeron: "hasta el jueves"...

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Dani! Lo que va comensar en festa.... jej Buena crónica y enhorabuena por aprovechar estas oportunidades siempre. Por cierto es la GOPRO o la SJ400?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...va acabar en tragedia...jajaja, frase mítica donde las haya jajaja.

      Pedro, nosotros pertenecemos a la plebe, así que pa una gopro no me llega...

      Saca buena calidad su prima bastarda japonesa, verdad?

      Eliminar
    2. Con lo de japones le has dado un valor añadido,no? La mía navego desde guanzhou (china) jej

      Yo para lo mal que grabo , me sobra esta jej

      Eliminar
  4. Has caigut de pardillo; com se t’ocurrís anar tretze vegades al Penyagolosa. Han de ser dotze més una, com diría el gran Ángel Nieto.
    Si s’enteren els muntanyers puritans, de l’us que li dones al piolet, et descalificarán a tú, i a dos generacións de descents teus, jajajaja!!!.
    Ho has enfocat en rotllo humoristic, pero jo crec que aquell dìa, fins que vás aplegar al entrepá i el got de vi, no n’estaríes tan graciós.
    No em fatjes massa cas, tot açó es envetja cochina, perqué jo no puc anar entre semana, a disfrutar-la en pau i soletat.
    Per cert….. molt bònes fotos, com sempre. Enhorabona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla, calla, que fins que no vaig vore la fumarola que va tirar el cotxe i vaig sentir el motor no ho tenia molt clar, no, i també vaig pensar que si m'arriba a passar açò el dia de reis, que allí no hi havia ni el tato...però lo millor que hi ha en aquests casos es agafar-s'ho a riota.

      Lo del piolet, ahí si vaig donar gràcies a que no em va vore ningú, per que ja estava passant una vergonya de por jajaja.

      Salutacions.

      Eliminar
  5. La segunda en quince días, y ya sabes el dicho, de que no hay dos sin tres, yo creo que estabas tan emocionado en hacer la invernal al Penyagolosa, que casi te dejas hasta la cabeza en casa :).

    Por cierto ese pedazo de hito cimero en el que está el vértice ¿que es? (dices caseta de vigilante). Pues nada, yo hoy después de dos fines de semana en los que tuve que anular las salidas, por fin he salido al monte, y además con nieve, que está semana a nevado hasta en Zaragoza. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la caseta del guarda está al lado justo del vértice, es creo, la única caseta de vigilancia de Castellón en la que el guarda sube a pie, y son casi 500 metros de desnivel desde donde se puede llegar con coche, bajo el vértice lo que hay es un gran hito como dices, y en él hay varias inscripciones referentes al Penyagolosa, y también una imagen de la virgen del Lledó, creo. En la cima occidental hay una estación meteorológica.

      El día que estoy olvidadizo y espeso no lo estoy a medias, no dejo indiferente a nadie jajaja.

      Un saludo Eduardo.

      Eliminar
  6. Hola Murphy ... digo Dani !!!
    Sin la cartera, sin el móvil, sin Laia, sin batería en el coche y con el bar cerrado. Pero con Penyagolosa nevado y para ti solito o casi. Y con el palo-selfies que le da otra perspectiva a las imágenes, preciosas como siempre.
    Un abrazo Murphy ... digo Dani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, hola Paco!!!

      Pues si te fijas el título de la canción es karma, y al final pese a todos los olvidos y circunstancias, mi madrugón y la kilometrada fueron premiados, con una Penyagolosa espectacular como nunca y con un bocata y un carajillo que me supieron a gloria.
      ...nunca sabemos en que momento puede aparecer el amigo Murphy, estaremos atentos con el palo para hacernos un selfie con él...

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani, me he divertido mucho leyendo la crónica. Las imágenes son preciosas. Esta vez sí que pillaste el Penyagolosa en un buen momento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo, me alegro que te haya gustado, las fotos, como digo siempre, yo solo aprieto el botón, las montañas y los paisajes se encargan del resto.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Hola Dani.

    Hostia que crónica tan freaks que te ha salido, jajajja. De la crónica decirte lo que resalta, que toda montaña, y el Penyagolosa más, con nieve es una pasada. De las tribulaciones pasadas, pues que decierte si yo soy otra mala cabecita que la lía sin querer. Lo de la batería tuviste suerte de estar en un sitio que suele haber gente más temprano que tarde, pero yo le tengo un miedo atávico a dejarme las luces encendidas y sobre todo por ciertas partes de la Serranía que no hay nadie ni lo va a aparecer. Espero que no llegue el día. Dentro de lo que cabe, no te dejaste la cámara de fotos, pues yo en una ocasión me la deje dentro de una cueva y volvimos a entrar y nunca la he encontrado, y otra cámara me la dejé en el techo del coche y arranqué. Menos mal que por detrás venía otro coche de un amigo y se encontraron la cámara en la cuneta de la carretera al salir del pueblo. Eso si que da mucha rabia.
    Bueno chico me he echado unas risas con tu crónica y me he imaginado la carita de Laia triste por no entender porque no la sacas. La próxima vez siempre con ella, aunque truene, diluvie o granice.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, me vino la inspiración de hacerla así, en plan cachondeo, y la terminé de un tirón...me alivia saber que no soy el único calamidad en la sala jajaja, pero te sigo ganando jeje, ya que estamos comentando de perder y olvidar cosas, las gafas, lo mío con las gafas de sol es increíble, y no me las compro baratas, yendo en moto he perdido unas cuantas, y en la montaña, unas estarán en algún lugar de la cresta de Bérnia, otras cayeron ferrata del Sorrosal abajo, y este mismo domingo las perdí en alguna senda de Almedíjar, por no hablar de las únicas de snorquel que he tenido, que reposan en el fondo marino de les Columbretes, ni 24 horas las tuve...

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No quiero ni imaginarme si tuviera que llevar gafas normales, para ver bien...

      Eliminar
  9. ¡Hola Dani! Aventura en toda regla con toda clase de ingredientes para una buena comedia, Pero al final, como en las comedias, todo acaba bien. Excelente y memorable ruta (seguro que no la olvidas) la que te has marcado. Yo no me hubiera atrevido a parar en Vistabella por si acaso; aunque claro, el bocata lo merecía. En cuanto al vídeo, como te comenté en facebook, me ha encantado. Música e imágenes fantásticas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      No creas que tuve el momento de duda, que de parar en Vistabella no me volviera arrancar el coche, pero de haber sido así, sabía que allí si que iba encontrar ayuda, por suerte arrancó a la primera.
      Pues sí, todas las ascensiones a Penyagolosa quedan grabadas en la retina, pero esto tuvo una serie de circunstancias que la hicieron especial, y quizás si que la recuerde siempre con más cariño.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Dani
    Si te descuidas se te olvida salir de casa para irte de ruta y coger el coche para llegar a Penyagolosa jajajaja. Macho se pueden olvidar mas cosas en un día?? jajaja.

    Lo que está claro es que por lo menos disfrutaste de tu nosecuantasveces al Penyagolosa y eso es suficiente.

    Ya he visto el juguetito seguro que dará mucho juego en los vídeos a partir de ahora.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Ya te digo, el día que estoy olvidadizo, lo estoy pero de veras, nada de medias tintas jajaja, se me debieron de colapsar las neuronas por el frío jajaja, olvidé muchas cosas, lo cual, y como dice Emilio, hizo que este día sea difícil de olvidar, que al final es lo que cuenta, todo lo demás, excepto Laia, claro, son cosas materiales.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Dani...''Xe tu ta pasat de tot''....jajaja...Una crónica para reírse,la verdad,pero lo del coche menos mal que te llegaron unos buenos ''samaritanos''...jejeje,porque no veas...Imagino que no sera la ultima vez que vayas al Peñagolosa,pero quizá si sera la mas anecdotica....
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Jejeje, sí, seguro que esta subida la recordaré durante bastante tiempo.

      Un saludo.

      Eliminar
  12. Aupa Dani!!! Jajajaja... Que mañana mas " olvidadiza... Me hace gracia pero no creo te sacara muchas risas... Me hubiera gustado un montón subir así con el manto blanco....Vaya fotos bonitas has hecho....muy curradas. Una crónica divertida... menos mal que todo se resolvió rápidamente... Si es que el Gegant te tiene atrapado.....

    ResponderEliminar
  13. Aupa Dani!!! Jajajaja... Que mañana mas " olvidadiza... Me hace gracia pero no creo te sacara muchas risas... Me hubiera gustado un montón subir así con el manto blanco....Vaya fotos bonitas has hecho....muy curradas. Una crónica divertida... menos mal que todo se resolvió rápidamente... Si es que el Gegant te tiene atrapado.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana!!!, yo creo que fueron las ansias de pisar enseguida la nieve y disfrutar del Gegant nevado lo que me llevó a no mirar si me había dejado las luces encendidas, ¡¡¡y a no oír el chivato!!!, qué es lo peor jajaja, ni coger ni cartera ni móvil, aunque luego lo pensé, ",mira, ya somos bastante esclavos de ese cacharro, por un rato que no lo llevé..."
      Pues sabes una cosa, lo que más mal me supo fue haberme dejado a Laia a casa, todo lo demás al final, y como le he dicho a Jose, son futesas materialistas.

      Un saludete.

      Eliminar