18 de abril de 2015

Cuenca y la Ciudad Encantada

Finalizamos la trilogía conquense y lo hacemos con una crónica doble, en la que os resumiré las otras dos pequeñas excursiones vespertinas que hicimos ese fin de semana: en primer lugar un recorrido por la ciudad de Cuenca, y en segundo, una imprescindible, la visita contrarreloj que os comenté que hicimos a la Ciudad Encantada.






CUENCA 

Viernes 13 de marzo de 2015

No suelo hacer reportajes sobre las ciudades o pueblos que conocemos cuando salimos a hacer rutas, a veces, como mucho, suelo colocar alguna foto, pero con Cuenca tenía que hacer la excepción, y es que Toni nos propuso una manera muy original de darnos a conocer la capital conquense y parte de su patrimonio tanto cultural como natural, un recorrido en el que combinamos urbe y montaña, y es que Cuenca es posiblemente la capital más integrada en el monte y medio rural que he visto.
El recorrido que os resumo de forma muy breve iba a girar básicamente alrededor de las dos hoces sobre las que se asienta Cuenca, la del Huécar y la del Júcar, empezamos por la primera, que cruzamos primero por el Puente de San Pablo y remontamos después por un bonito sendero hasta alcanzar la parte más alta de la ciudad en el Barrio del Castillo, donde ya teníamos a la vista la Hoz del Júcar y paramos a tomar unas cervecillas, luego, mediante un bonito callejeo bajamos, hasta el mismísimo cauce del Júcar, junto al que paseamos, disfrutando de las últimas luces de la tarde, cayéndonos la noche en el último tramo del recorrido, rematamos la cosa ante unas tapas y unas cañas en la Cuesta de San Francisco, la zona más popular de tapeo de Cuenca, que como he dicho muchas veces, el bar, las tapas, las cervezas, también son cultura.


Empezamos el recorrido junto al Huécar, junto al Convento de las Concepcionistas

Nos dirigimos hacia la Hoz del Huécar, en la imagen vemos el Barrio de San Martín y sus "rascacielos", edificios que en vez de prolongarse hacia arriba lo hacen hacia abajo, hasta 9 pisos, siendo totalmente diferentes estos edificios depende de la vertiente desde donde los mires

Vemos también uno de los puntos más emblemáticos de esta ciudad, las Casas Colgadas

Aquí la tenemos, la Hoz del Huécar en todo su esplendor, con el Puente de San Pablo a la Cabeza

La estructura metálica (1902) de este puente substituye a la antigua de piedra (s. XVI) y que se derribó a finales del s.XIX

Las Casas Colgadas, con la parte posterior de la Catedral de Cuenca

La Hoz del Huécar fotografiada desde los 60 metros de altura del Puente de San Pablo

Desde el mismo puente tenemos la perspectiva más típica de las Casas Colgadas

Al otro lado de la hoz encontramos el Convento de San Pablo, utilizado en la actualidad como Parador Nacional de Turismo

Colgado sobre la Hoz del Huécar encontramos la antigua prisión, utilizada hoy en día coma archivo histórico provincial

Vistas de la Hoz del Huécar desde el sendero que la remonta

He aquí el bonito sendero

Estos escalones nos ayudan a salvar el desnivel más acusado de esta última parte de la subida

Estamos en la zona más alta de la hoz, inmejorables vistas de la ciudad desde allí

Encontramos formaciones rocosas allí arriba, esta es una buena muestra de lo integrada que está esta ciudad en la naturaleza

Buen lugar este para una foto de grupo, con el Cerro del Socorro tras nosotros

Otra hoz se nos queda ahora al descubierto, la del Júcar, que disfrutamos con la inconfundible luz del atardecer

Antes de entrar en el casco urbano de Cuenca subiremos al castillo, la placa se explica por si sola ;-)

Desde el castillo vemos así su barrio, parte más alta de la ciudad

Restos del castillo (s. XIII) y nuevamente el Arco de Bezudo

Convento de las Carmelitas (s.XVII)

Alguien nos observa desde la Hoz del Júcar, son los Ojos de la Mora

Precioso atardecer en las calles de Cuenca

Plaza Mayor, con el edificio del ayuntamiento

Allí encontramos también la Catedral de Cuenca (s.XII)

Los coloridos edificios de la Calle Alfonso VIII

Bajamos ahora hasta la vera del Júcar, por estos callejones tallados en la misma roca

Pasearemos ahora junto a su cauce, agotando las últimas luces del día, en lo más alto podemos ver la Torre de Mangana

Cuenca on the night


LA CIUDAD ENCANTADA

Sábado 14 de marzo de 2015

Los que me conocéis sabéis que no soy propenso a ir ni me gustan los sitios donde el monte suele estar masificado, ni mucho menos tener que pagar por caminar por el monte, pero con la Ciudad Encantada se puede hacer la excepción, por lo de ir a sitios masificados me refiero, pagar por ver un paraje natural, no me parece bien, es mi opinión, y se podría abrir un largo debate con ello...pero como digo, el lugar es espectacular y digno de visitar, si vais a Cuenca se antoja imprescindible hacerlo.
Dicho esto de antemano, el sábado por la tarde volviendo de Tragacete tras haber subido al San Felipe nos venía de paso hacer una parada y visitar este paraje, tras exprimir a fondo las carteras para reunir los 12 euros que costaban las tres entradas, el chico de la taquilla nos dice que esta estaba ya cerrada, pero nos vendía las entradas con la condición de hacer el recorrido en 1 hora, algo es algo, nos hubiese gustado explorar un poco más a fondo este laberinto de formaciones erosionadas, no solo las que se ven y describen en el recorrido balizado, pero mirándolo por el lado positivo tuvimos la suerte de estar prácticamente solos durante toda la visita.
De la espectacularidad del lugar poco puedo decir, es mejor que hablen las fotos, pero los caprichos de la erosión ha dotado unas formas a la roca que hacen que la imaginación se dispare buscando parecidos y formas, más incluso que las que ya están bautizadas, todas nos llamaron la atención, todas fueron admiradas y fotografiadas, el reportaje fotográfico podría haber sido interminable, las que veréis son solo una pequeña muestra...en definitiva, una pasada de lugar.
Como imaginaréis nos costó algo más de una hora dar la vuelta, y casi cierran con nosotros dentro, aunque el chico de la taquilla nos dijo que no hubiésemos sido los primeros, que a más de uno le ha tocado saltar la valla para salir de allí...

Bueno, con esto termina este periplo conquense, espero que os haya gustado, a nosotros mucho, así que volveremos, ya solo me queda dar las gracias a Toni, Maru y Nachete por ser tan buenos guías y sobre todo por su inigualable hospitalidad.

Un saludo a tod@s.


Cómo no podía ser de otra manera, esta mini-crónica de la Ciudad Encantada empieza con la que es su formación más famosa, el Tormo Alto

Vamos a sumergirnos en un mundo de insólitas formaciones, los Barcos entran en escena...

...en ellos se rodaron escenas de la película Conan el Bárbaro, "Arnie Chochenager", alias "Governator", estuvo en la Serranía!!!

Nos adentramos en un lugar mágico, o cómo reza su nombre, encantado

Todo un festival de formaciones...

...la imaginación queda a rienda suelta

Esta no está bautizada (que yo sepa) y me pareció de las más espectaculares

El Puente Romano

Aquí la erosión se ha encargado de hacer esta especie de avenida

Laia y la Foca

De nuevo Laia, a punto de entrar en otra de las zonas más espectaculares del recorrido, el Tobogán, donde encontraremos hiedras que por sus troncos seguro que son centenarias

Aunque con un tobogán yo no le veo el parecido, más bien le hubiese puesto "el Estrecho", "el Desfiladero"...

...¿qué nombre le hubieseis puesto vosotros?

Mirad que túnel tan perfecto ha tallado aquí la erosión

Y aquí, los caprichos de la erosión elevados a la máxima potencia, la Lucha ¿o más bien el beso?, Entre el Elefante y el Cocodrilo

Mirad que mazacote...y de donde crece un pino

Nos salimos un poco del recorrido marcado para ver rincones como este

Entrada a la zona bautizada como el Convento

Fijaos que pedazo de champiñón, con láminas y todo

Esto es un puente de roca y lo demás son tonterías

El champiñón de antes desde otro punto de vista

La Tortuga

Los Osos

Otra de las zonas más bonitas del recorrido, más si cabe con la luz del atardecer

Ocaso en la Ciudad Encantada

Mira por donde descubrimos unas pinturas rupestres en la Ciudad Encantada ;-)

Y nuevamente con el Tormo Alto, nos despedimos






Puntua esta ruta

6 comentarios:

  1. Hola Dani.

    Que bueno!! me pareces que tienes cosas de auténtico crack, con eso de las dos ciudades encantadas y de compararlas. En serio, cuanto aprendo de tus entradas.
    Que voy a decir yo de Qnk!! solo que es una gran desconocida, la gente ha oído hablar que es muy bonita, y rapidamente piensan en muy monumental, muchas iglesias, conventos, edificios señoriales. Cuenca los tiene pero no es lo que realmente destaca, sino su gran encanto es como esta integrada en la naturaleza. Ya tuvieron que ser osados y algo locos los primeros pobladores que decidieron vivir enriscados en ese cordal de aguilas.
    Y de la Ciudad Encantada ya te lo dije. Hay que verla por lo bonita y famosa que es, pero los de aquí preferimos los Callejones de las Majadas, otro conjunto monumental con el matiz que es campo totalmente gratis como debería ser. Los dos espectaculares, pero los Callejones son distintos, a lo mejor menos erosionados, pero más ciclopeos y tremendos. En la proxima visita que nos hagáis, hacemos una escapada a los Callejones para que veáis aquello.
    Bueno chico, ha sido un placer leerte, caminar y echarnos risas juntos. A ver si nos pegamos una escapada en Pirineos este verano juntos.
    Hablando de Piris, ya tengo ganas de ver lo que hicistéis el finde pasado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Halagado es poco amigo Toni, pero no creo que sea un crack, simplemente intento transmitir lo que veo y lo que siento, y en ocasiones, cuando hay lugares que me han gustado tanto, como es el caso de Cuenca y la Serranía, pues quizás me sale más ¿pasión? a la hora de escribir, no sé si realmente me doy cuenta, voy escribiendo lo que me viene a la cabeza.
      Ya te digo, a mi, lo de visitar catedrales, conventos, museos, vale, los visito, pero no es lo que me llena, me llena ver pueblos, y en este caso ciudades con encanto, no sucumbidas a la fiebre de construir lo más alto y moderno posible, y Cuenca, en especial su casco antiguo me pareció una ciudad fantástica.
      Y la Ciudad Encantada, muy bonita también, pero si tu dices que los Callejones son más espectaculares, verdad será, y tu lo has dicho, nos tendrás que llevar a verlos la próxima vez que vayamos por allí, que espero que sea pronto, y así planeamos lo de Piris, a ser posible en la Cuesta de San Francisco y ante unas cervezas y unas tapas, eso sí, intentaremos esta vez no tirar al camarero jajaja.
      El placer ha sido nuestro, después leo por décima vez y comento esa cronicaza que has hecho del Gegant.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Hola Dani! Ha valido la pena el reportaje sobre la ciudad de Cuenca. Es una ciudad que me encanta. Tiene un encanto muy especial. Y qué decir de esas esculturas naturales de la Ciudad Encantada, una maravilla que vale la pena conocer. Precioso e interesante fin de semana en esta provincia vecina, muy bien narrada e ilustrada, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      No tuve ninguna duda en publicar el paseo por Cuenca como si de una ruta se tratase, bueno, es que fue una ruta en toda regla, con la única diferencia de que íbamos en vaqueros y sin mochila, que ciudad tan preciosa y que bien integrada en la naturaleza, nosotros también quedamos encantados, y nunca mejor dicho.
      La Ciudad Encantada nos hubiese gustado visitarla con más detenimiento, pero sí, es espectacular, pero los Callejones que menciona Toni prometen y mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani
    Te has vuelto de Cuenca con bastante terreno conocido, con otra salida de estas te vienes sin que te quede nada por recorrer.

    Yo estuve hace muchos años en la Ciudad Encantada, pero no recuerdo las pinturas rupestres de la penultima foto jajaja.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Jose, nos volvimos de la Serranía con un buen botín, y conociendo a Toni seguro que la próxima visita será igual o más productiva. Se ve que como no va suficiente gente a visitar la Ciudad Encantada ahora han puesto pinturas rupestres para atraer a más jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar