8 de mayo de 2016

Cortes de Pallás: Sendero de Cavanilles/la Cortada

Jueves 21 de abril de 2016

Vamos a realizar hoy una de las rutas calificadas como clásicas dentro de los circuitos excursionistas valencianos y que nosotros aún no conocíamos, el Sendero de Cavanilles o de la Cortada, ruta que dicen que no debe faltar en el curriculum de todo buen senderista o amante de la naturaleza valenciano, no les falta razón a quienes lo afirman, este recorrido, aunque corto, nos dejará saciados de excelentes vistas y bellos paisajes.






Cómo os comentaba en la intro íbamos a hacer hoy una ruta de esas que hay que hacer al menos una vez en la vida -que la hayan bautizado con el apellido de ese gran botánico y naturalista valenciano que fue Antoni Josep Cavanilles lo dice todo-, y de paso íbamos a conocer un poco más la zona del interior de la provincia de València, que tan poco tenemos pateado, nos acompañará para la ocasión Miguel Ángel "Russell" que es quien me propuso ir a hacer esta ruta.
El punto de partida de esta excursión es las bonita población de Cortes de Pallás, a orillas del embalse de Cortes, vamos a seguir integramente el trazado del SL-V 13, perfectamente señalizado en todo momento, por lo que estamos ante una ruta de fácil seguimiento, saldremos del núcleo urbano y localizaremos, junto los lavaderos, el panel que indica el principio del recorrido, la cosa se pone cuesta arriba desde el principio, descubriéndonos la zona más rural y agrícola de Cortes, pronto encontramos el primer sendero, que enseguida se bifurca, es el punto donde comienza la circular, como somos bastante de llevar la contraria hoy se la llevaremos al sentido horario, el sendero entra de lleno y remonta el precioso valle que ha sido capaz de labrar el modesto Arroyo de Cortes, que baja seco, una lástima, porque de lo contrario hubiésemos disfrutado de un par de bonitas cascadas, aún así el tramo da para mucho visualmente, formaciones de toba, los enormes paredones y diversas fajas de las montañas que envuelven este valle, caprichos naturales como la Ventana del Águila o la espectacular proa rocosa que preside el valle cuando este toma forma de Y. Llegamos a esta bifurcación de valles, dejamos el curso del Barranco de Huesca a nuestra derecha y seguiremos remontando el Arroyo de Cortes, hasta ver su precioso circo de cabecera, desde allí unas estéticas lazadas nos llevarán hasta el vertiginoso Paso de la Franca o Bajada del Tol(equipado con cable quita-miedos), una nueva subida nos requerirá el último esfuerzo antes de alcanzar el enorme altiplano que conforma la extensísima Muela de Cortes, cambio radical de paisaje, de estar viendo lo que os comentaba hace unas lineas a tener ante nosotros un horizonte plano, solo alterado al llegar frente al monstruoso deposito superior de la muela, junto al que caminaremos un largo rato, siendo este el único punto negativo de la ruta.
Finalizado este aburrido tramo da comienzo la parte final del recorrido, la bajada de regreso a Cortes, y que nos dará a conocer los Cintos de la Cortada, un privilegiado y aéreo mirador sobre las remansadas aguas del Júcar, estas espectaculares vistas nos acompañarán durante la primera parte del descenso, la segunda parte se resume en un delicioso intrincado de repisas y antiguos senderos de herradura, con mención especial al que sirve para -en nuestro caso- bajar de la parte superior de los cintos. Disfrutando íbamos y a la que nos quisimos dar cuenta habíamos llegado la punto donde se cerraba la circular, sinceramente la ruta se nos había hecho muy corta, pero cuanta belleza concentrada en tan poca distancia, tirando de tópico, el mejor perfume es el que viene en frascos pequeños, nos gustaron tanto estos paisajes de Cortes de Pallás que seguro que volveremos, para buscar hacer recorridos más largos por aquí.

Un saludo a tod@s.


Torre de la iglesia de Cortes de Pallás, tras ella los Cintos de la Cortada, los cuales recorreremos en la segunda parte del recorrido

Antes de ponernos con la ruta nos damos un garbeo por las calles de Cortes, descubrimos algunas tan originales y bonitas cómo esta
Ya metidos en el ajo, al principio por caminos rurales, vemos de nuevo la Cortada, y la faja superior por la que transitaremos más tarde

Ya por el primer sendero del día obtenemos esta bonita vista de Cortes de Pallás y el embalse homónimo

Hacemos un poco de zoom hacia el embalse y el puente que lo atraviesa, unos derrumbes inutilizaron el túnel posterior al puente, y hasta el pasado 21 de diciembre para acceder al pueblo era necesario hacerlo en barco

Por un sendero bien definido -esta es una ruta muy frecuentada, tuvimos suerte de hacerla en soledad, quizás influyó que fuese jueves-, nos introducimos de lleno en el valle del Arroyo de Cortes

El sendero discurre por secciones tan interesantes como esta

Arroyo de Cortes, aquí cuando baje con agua seguro que se forma una bonita cascada, más adelante vimos otro salto más alto, ambos estaban equipados para su descenso

Cueva del Tejedor

Seguimos progresando, ante la presencia de los paredones occidentales de la Muela de Cortes

Vemos por primera vez la Ventana del Águila

Paredes y fajas occidentales de la Muela de Cortes, se aprecia en la imagen la depresión del salto que os comentaba antes

Hasta ahora íbamos por la izquierda orográfica del arroyo, pasamos al otro lado para seguir remontando

Ganamos una faja, por la que llegamos a este mirador, Barranco de San Vicente y cinglos rocosos del Pico del Bombo 
Mirando atrás vemos el valle del arroyo y la faja por la que estamos transitando

Vemos como el valle se bifurca, el ramal que sale a la derecha  corresponde al Barranco de Huesca, nos fijamos en la proa rocosa en mitad de esta confluencia barranquil

Vemos aquí la proa de más cerca...

...y un poquito más

Gozamos ahora de una perspectiva diferente y más cercana de la Ventana del Águila

Nos deleitaremos con ella

Seguimos remontando el Arroyo de Cortes, disfrutando del circo que forma su cabecera

Disfrutaremos también aquí de una perspectiva diferente de la proa de antes, le descubrimos una covacha envuelta de hiedra y una pequeña ventana

El sendero traza una decena de largas lazadas y se encamina hacia el Paso de la Franca o Bajada del Tol

En seco se pasa sin más problemas, para la gente con vértigo, o en caso de estar la senda mojada, hay instalado un pasamanos

Remontando el Paso de la Franca

Laia y yo al final del paso, se pueden apreciar perfectamente las lazadas por la que llegamos aquí

Por la parte superior de la Muela de Cortes, cambio radical de paisaje

Durante todo el recorrido encontraremos multitud de carteles cómo este, todos con el código QR en los que podemos pasar nuestro móvil y obtener información sobre la planta o animal en cuestión, una buena manera de fulminar los datos del móvil en una sola mañana ;-)

Una vez superado el feo tramo del depósito iniciamos la bajada hacia Cortes, nos esperan unas vistas sublimes del embalse, aquí ya empiezan a adivinarse

Estamos en los Cintos de la Cortada y las vistas, como suponíamos, son brutales

Encontraremos diversos miradores en los que hacernos bonitas fotos con Cortes de Pallás y las represadas aguas del Júcar

El punto estrella de la bajada es este, el Pino de la Cortada, aferrándose al borde del precipicio, por cierto, pensáis que se puede mejorar esta foto?...

...se puede!!! jajaja, parada para el almuerzo/comida

Tras la parada para comernos el bocata continuamos con el descenso

Precioso tramo de sendero empedrado, con las paredes de la Cortada

Aquí vemos desde un poco más abajo el Pino de la Cortada, se aprecia mejor su suspensión en el vacío

Más miradores 

Por el cinto/faja intermedio de la Cortada, en busca del punto en el que se puede bajar de él

Este es el sendero de bajada, una sucesión de empedradas revueltas

Y alcanzada la bifurcación de senderos de horas antes, invertimos camino hasta Cortes, la ruta no nos defraudó, seguro que vendremos a repetirla algún día!!

  • Como esta es una ruta muy bien señalizada y tampoco veía conveniente colgar un track que ya está repetido mil veces en Wikiloc, no llevé gps, por eso hoy ni hay mapa ni gráfica, pero por si os interesa la ruta tiene una longitud de unos 8 kilómetros, y salva un desnivel de unos 550 metros, nosotros la realizamos en 3 horas y 20 minutos, yendo bastante tranquilos y con multitud de paradas fotográficas.




12 comentarios:

  1. Hola Dani.

    Pues mira que yo este sendero aunque no lo he realizado, si que lo conocía, ya que en la empresa donde yo trabajo, hay más valencianos, que maños, y uno de ellos es de un pueblo cercano, y el otro día me estuvo enseñando varias fotografías de la ruta.

    Viendo y leyendo la entrada, la verdad que el recorrido es muy guapo, me encantan las rutas que discurren por fajas, y aunque sea corta, el desnivel no está nada mal, y bien que se aprecia sobre todo en esa subida con lazadas, y en el descenso aterrazado.

    Yo veo Russell, y lo primero que se me viene a la cabeza, es que tengo pendiente subir al Collarada por la vía Russell, jaja.

    Veo que has estado por la Pedriza, haber si le echo un vistazo a esa entrada.

    Salud y Montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Bueno, es que hablar de Russell son palabras mayores, cuando uno tiene seis picos con su nombre, alguna que otra brecha y vías con su nombre será por algo jeje, recuerdo que cuando el año pasado subimos a la Collarada vimos las indicaciones de esta vía.
      Respecto a esta ruta, es de las que te dejan satisfecho pese a su poca longitud, es de las que dejan constancia de lo que los cursos fluviales, ya sean ríos o pequeños arroyos son capaces de formar con el paso de los (miles y miles) de años, la verdad sea dicha, un pequeño tesoro de ruta, seguro que la repetiremos, buscándole alguna forma de alagarla un poco.
      Ya que mencionas la Pedriza, esta semana hemos estado por Málaga (por eso la tardanza en contestar) la lluvia nos ha dejado hacer poca montaña, pero hemos podido visitar el Torcal de Antequera, alucinante, en unas semanas la crónica.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    Cáspita!! Has hecho que de las rutas pendientes valencianas, esta se ponga casi en primer plano, en lucha con las alicantinas y castellonenese (Que ganas tengo de huir hacia el País Valenciá, copón!!

    No en serío, esas pasos hechos por el hombre, ya sabes que me vuelven loco, y esas fajas, puntales, ventanas y las vistas del pantano aderezan la ruta de manera genial. La única pega que es un poco corta; seguro que hay variantes para hacerla más larga, seguro que ya habrás investigado.

    Si es cierto, que yo le había echado el ojo hace tiempo y había visto fotos de distintas rutas alrededor de pantano y por la comarca esta, y además un amante del Júcar como yo, ya está tardando en ir a rendirle honores antes de se disperse.
    Que no falte esa neverita supermágica que hace que las Alhambras estén fresquitas como si fueran sacadas de la nevera del mismísimo bar de turno.

    ¡¡Alhambras y Grinbergens!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Disculpa la tardanza en contestar al comentario, pero es que (creo que os lo dijimos) esta semana hemos estado en plan furgonetero por Málaga, donde ha llovido esta semana todo lo que llueve allí en un año...esta tarde me pongo al día con tus entradas.
      Respecto a la ruta tengo que decirte que desde que leí en vuestro libro el capítulo dedicado al Júcar y luego las veces que he tenido la ocasión de verlo en las distintas rutas que hemos hecho en la Serranía siento una particular predilección por este río, y siempre que lo oigo nombrar o lo veo me sueles venir a la cabeza, y sobre todo el fragmento del libro en el que tu padre lamenta la fea desembocadura que tiene un río como este, y es que es verdad, ya más abajo de esta presa de Cortes (sin contar lo de Cofrentes) el río empieza a ser maltratado y de que manera a medida que se va acercando a la asquerosa civilización.
      Jejeje, esa neverita con el oro liquido fresquito es lo más valioso que llevo en la mochila siempre jajaja.

      Abrazos y cervezas a go-go!!

      Eliminar
  3. ¡Hola Dani! Una preciosa ruta sin duda. Lástima que el arroyo de Cortes no llevara agua. Yo he tenido la suerte de verlo de las dos maneras. Con agua está mucho mejor. Pero aún así, se disfruta de igual manera. Y la senda de la Cortada, no tiene desperdicio. Una verdadera maravilla que por sí sola vale una ruta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio!!

      Como les he dicho a los demás compañeros, perdón por la tardanza en contestar, que por cierto he visto fugazmente en el móvil estos días que hemos estado por tierras andaluzas, que has vuelto a la carga con las rutas, no sabes como me alegro de ello amigo, a ver si esta tarde me pongo al día con los blogs, entre ellos el tuyo.
      Sobre la ruta, fuimos con las expectativas muy altas, de tan bien que habíamos leído y habíamos oído hablar de este recorrido, y la verdad es que no nos defraudó en absoluto, incluso nos decíamos que porqué no habíamos venido antes a hacer esta ruta y a conocer estos parajes del interior de Valencia, a los que seguro que volveremos más a menudo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani
    Muy buena ruta....recuerdo las vistas desde esa senda y son alucinantes, la hicimos con bastante gente y disfrutamos todos un montón.

    Lo que yo no ví en aquella ocasión es ese bote metalico, no sé, no me dí cuenta jajaja

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Lo mismo que a los demás, perdón por la tardanza..., una gran ruta, sí señor, los paisajes son grandiosos, con reminiscencias pre-pirenaicas diría yo (ese Barranco de Huesca...), no sé cómo no habíamos venido antes a conocer estos lares.
      ¿Te acuerdas que hace poco subieron una máquina de café a Penyagolosa?, pues en el Pino de la Cortada han subido una de cerveza jajajaj

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani!!!

    Muy bonita la ruta.
    Me ha gustado mucho esos cambios tan radicales de paisaje y sobretodo la proa, que forma más guapa!!!
    Lástima que no encontrarais agua para poder ver las cascadas, pero así ya tienes excusa para volver otra vez.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Ya estamos de vuelta de tierras malagueñas, al final la cosa se arregló un poco y pudimos hacer un par de rutas chulas por allí, veo que tu ya has publicado incluso la ruta del dolmen, a ver si tengo un rato y le echo un ojo.
      Seguro que volveremos a esta zona, procuraremos que sea en época de lluvias para ver esas cascadas, para seguir descubriendo esos paisajes tan guapos que hay por el interior de Valencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Toda una clásica Dani,si señor...y pensar que con esa ruta hace seis años,comenzó a fraguarse,lo que hoy es la Peña Senderista Esto Se Empina y todo con la excusa de ir a comer a Venta Gaeta...jajaja...y ya ves por donde andamos ya...
    Como bien dices,se hace corta y te quedas con ganas de mas,da igual en el sentido que la hagas,si es invierno,en sentido horario ''pa'' entrar antes en calor,aunque las primeras rampas ya te ponen fino...jajaja
    Un clásico del senderismo valenciano indiscutible..

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Vaya, no sabía que fue aquí en esta ruta tan clásica donde vuestra peña empezó a dar sus primeros pasos, pensaba que había sido en el Penyó de Vallada (por la bandera), buen bautismo pues...si es que los mejores planes se hacen delante de una buena comilona jajaja.
      Y es verdad, la corta longitud puede llevar a engaño, pero la ruta salva un buen desnivel en ambos sentidos, un paseo no es, vamos, y luego los paisajes son espectaculares, y nada tienen que envidiar a parajes de otras latitudes, volveremos por la zona!!!

      Un abrazo.

      Eliminar