18 de diciembre de 2016

Tossal de la Nevera (1286 m.) desde l'Avellà

Jueves 8 de diciembre de 2016

Cuando en 2012, por estas mismas fechas, subí en solitario, desde Catí, y en una fría y ventosa mañana al Tossal de la Nevera recuerdo que regresé a casa con un grandísimo sabor de boca, tanto por la montaña, como por la ruta y el paisaje, y con la certeza de que esta no sería ni la primera ni única vez que subiría a esta cima. Pasados cuatro años, y esta vez con Laia, Senda y Eva, la hemos vuelto a subir. He de decir que el detonante para volver a la Serra d'en Seller fue una reciente crónica, siempre magistral, de Paco Domingo, aunque nosotros no hicimos una subida tan aventurera como la de él y su grupo, también hicimos algunas variaciones con respecto a hace cuatro años, la principal fue, que en vez de partir desde Catí, lo hicimos desde la pedanía/santuario/balneario de l'Avellà, uno de los muchos puntos de patrimonio cultural, y también un referente en cuanto a turismo de interior, de la provincia de Castelló, en el cual nosotros todavía no habíamos estado, por lo que matábamos dos pájaros de un tiro, repetíamos en el Tossal y visitábamos l'Avellà.






Su relativo aislamiento, su ubicación, en pleno corazón de una comarca tan mágica como l'Alt Maestrat, un balneario y un restaurante, y unos cuantos apartamentos hacen de l'Avella un lugar idóneo para hacer una escapada rural, por supuesto también se pueden empezar desde allí algunas rutas de senderismo, y esta es la que os proponemos nosotros. 

Empezamos dirigiéndonos hacia el panel informativo de los dos senderos de pequeño recorrido que hay en Catí, el PR-CV 409 y el PR-CV 410, será este último el que utilizaremos en bastantes puntos de la ruta. Aunque de momento no lo seguiremos, sino que tomaremos un camino a la izquierda, que en sentido ascendente y trazando algunas revueltas nos hará ganar un collado, justo sobre el túnel que hay justo antes de llegar a l'Avellà. Encontramos una cruz, y a nuestra izquierda un cerro con unas antenas, nosotros tomamos la derecha, por un tímido camino, que lejos de difuminarse se va prolongando, entre la Lloma Fenassa y la Lloma del Fenassar hasta un segundo collado, al este de la cima de els Campanarets. En este primer tramo advertiremos, aún lejana, la presencia del Tossal de la Nevera, y tendremos unas buenas vistas, al norte, de la Serra del Turmell, con este a la cabeza.


Primeros compases de la excursión, hemos ganado unos metros y vemos así l'Avellà.

El camino que venimos siguiendo alcanza este collado, en el que encontramos esta cruz.

Tomamos un camino, cerrado con cancela y candado, seguramente se trate de una propiedad privada, así que sed lo más respetuosos posible si seguís nuestros pasos. Primeras panorámicas de la jornada, Maestrat puro y duro.

Vistas nítidas y cielo limpio al principio del día, obtenemos el primer contacto visual con el Tossal de la Nevera. Conforme iría avanzando la jornada irían entrando más nubes.

Parece que está cerca, pero aún nos queda un buen trecho, tendremos que remontar, por ejemplo, el Barranc de la Tova, que aún permanece en la umbría.

Una montaña de gran porte este Tossal, que la convierte en una de las más importantes de la provincia.

Seguimos por este bonito tramo, camino de un segundo collado, ante nosotros el Tossal del Fenassar, que oculta parcialmente al de la Nevera.

Deben haber buenos pastos en el collado y sus inmediaciones, porque hace cuatro años ya vi caballos allí, y hoy también habían.


Desde el collado tomamos, izquierda, un bonito senderillo, que en sentido descendente nos enlazará con el anteriormente mencionado PR, por el que empezamos a remontar el Barranc de la Tova, el sendero es encantador, envuelto de carrascas, pero también húmedo y frío y nos hace ir un tanto encogidos. Por suerte al alcanzar la cabecera del barranco salimos de nuevo al sol y eso nos reactiva, y no solo eso, sino también la visión, ya más cercana, de la mole del Tossal, y del circo, que a sus pies, forma el Barranc de la Canaleta.


En el collado tomamos el senderillo que baja al Barranc de la Tova. Hace cuatro años subí por él, luego continué por la zona boscosa que se ve más arriba, por la que pasaremos a la vuelta.

Maestrat puro y duro, acto segundo.

Hasta el momento habíamos ido todo el rato al solecito, cosa que agradecimos, ya que la mañana era fría. Pero el Barranc de la Tova seguía a la umbría. Nos bajó bastante la temperatura en nuestro paso por su interior.

Eso sí, el bosquecillo de carrascas es una delicia.

Salimos nuevamente a pleno sol al alcanzar este collado, ya vemos más cerca la cima del Tossal.

Nos deleitamos con su bonita vertiente oriental.

Mirando hacia atrás vemos, en el centro de la imagen, otro gigante provincial, el Turmell, al que subimos a principio de año.


Seguimos por el PR, que enseguida se topa con las ruinas del Mas de la Serra, que data, nada más y nada menos que de 1720!!, debió tener mucha importancia en su día, a tenor de la cantidad de terreno abancalado a su alrededor, e incluso tenía, unos metros más arriba, su propio pozo de nieve, cuya visita dejaremos para más tarde. Avanzaremos ahora, tras pegar un bocado, olvidándonos del PR, por los diversos bancales, siguiendo las trochas que han abierto las vacas, por ellas iremos remontando hasta llegar a unas nuevas ruinas, se trata de la Nevera Vella. Este pozo de nieve, al contrario de los que podemos encontrar, por ejemplo en la Serra d'Espadà, que tiene un depósito circular, posee uno cuadrangular, y en vez de la típica cúpula a este lo cubría una estancia, también de forma cuadrangular, de la que apenas queda nada, mejor conservadas están la abertura cenital y las escaleras de acceso al depósito.


La subida continúa por este agreste y atractivo sendero. En estos momentos recuerdo porque volví tan embelesado de este paisaje hace cuatro diciembres.

Depresión del Barranc de la Canaleta.

Llegamos al Mas de la Serra, en estado muy ruinoso, pero es que el grabado sobre su entrada nos indica que estamos ante una construcción de casi tres siglos de antigüedad.

El sendero homologado continúa hacia la nevera del Mas, pero nosotros optamos por avanzar por los bancales abandonados que adyacentes a la casa.

Remontando bancales, estas son las panorámicas que obtenemos.

También pasaremos junto a carrascas de gran porte.

Más panorámicas, en primer término la cima de els Campanarets, y más lejos, omnipresente, el Turmell.

Chino chano, e intentando molestar lo más mínimo a las vacas que pastaban por allí llegamos a la Nevera Vella.

Nos colocamos sobre el depósito, y vemos su abertura cenital, y las escaleras para acceder a él. Esta nevera fue construida en...1636!!!.


En la nevera recuperamos el PR, y por él salvamos los cien y pico metros de desnivel que nos separan del vértice geodésico del Tossal de la Nevera o Tossal de Gibalcolla. Esta montaña además de un bonito porte es poseedora de unas vistas espectaculares. Hace cuatro años apenas me pude entretener un momento siquiera para disfrutar de ellas, hice una foto, un vídeo y salí pitando de allí, puesto que el frío, y sobre todo el viento, eran insoportables. Hoy, las condiciones climatológicas eran mejores, pero no tuvimos un cielo tan nítido como el de hace cuatro años, así tuvimos un pelín limitado el panorama visual, con todo ello pudimos localizar enclaves como la Serra d'Irta, las muelas de Vilar y Ares en Ares del Maestrat, el Turmell, les Moles de Xert, el Tossal de Saragossa y el de l'Espaneguera, Penyagolosa medio tapada por las nubes, la Serra de Sant Mateu, una buena parte de la comarca de els Ports y más al norte, en nuestra vecina Tarragona, el Port, con el Caro a la cabeza, y el Montsià.


Desde la nevera afrontamos el ascenso definitivo al Tossal, ya se empiezan a adivinar grandes vistas.

Parte final de la ascensión, quizás la más exigente.

Eva llegando al vértice.

Tossal de la Nevera o de Gibalcolla, 1286 metros.

Vistas hacia el sur, hacia donde se extiende toda esta Serra d'en Seller.

Identificamos sin problemas las muelas de Vilar y de Ares.

Les Moles de Xert y la Serra de Montsià, la bruma no nos permitió ver el Mediterráneo ni el Delta del Ebro.

Vistas hacia el norte, Serra del Turmell y el Port. Si os apetece ver las vistas en un día más claro os dejo el enlace al vídeo que grabé allí arriba hace cuatro años y en el que identifico las vistas, aunque con el viento feroz que hacía esa mañana apenas se me oye.


Empezamos a descender, en busca del collado sur de els Campanarets, por la prolongada ladera norte del Tossal, donde nos asombrará el trabajo de piedra en seco que hay hecho allí, con unos cuantos refugios pastoriles, y sobre todo los larguísimos muros que suponemos que servirían para delimitar terrenos de pasto, no creemos que tuvieran fines agrícolas, por que la vegetación que vimos aquí arriba se limitaba, además de los cojines de monja, a un esqueleto arbóreo cubierto de muérdago y a un solitario tejo. Nos desviamos para ver la Nevera del Mas de la Serra, cuya visita nos había quedado pendiente antes. La hallaremos bajo unos pequeños cingles rocosos. Encontraremos una construcción, esta sí, de depósito circular, con una estancia anexa, de la que solo quedan dos paredes, en cuyo interior encontraremos un pasadizo con escaleras que nos permitirá acceder al interior del pozo, totalmente cubierto por vegetación. Encontrareis una información más detallada de los dos pozos de nieve vistos hoy en este enlace.


Bajando, por el amplio lomo de la cara norte del Tossal, hace cuatro años también reparé en esqueleto cubierto de muérdago.

En lo que no reparé es que cerca de allí había un tejo, nos acercamos a verlo.

Fijaos en la longitud del murete de piedra. ¿Os imagináis lo que costaría construirlo, colocando piedra a piedra?.

Nos desviamos a visitar la Nevera del Mas de la Serra, obtenemos esta bonita estampa del Tossal de la Nevera.

Nevera del Mas de la Serra, que data del siglo XIX.

Como suele ser habitual en este tipo de ruinas, no podían faltar las trepadoras invadiéndolo todo.

Otra cosa en la que no reparé hace cuatro años es que en la estancia superior existe un pasadizo para poder acceder al depósito de la nevera, por supuesto bajamos a él.


Tras pegar otro bocado, este más consistente que el anterior, reanudamos la marcha, enganchamos y ya no soltaremos el PR hasta el final de la ruta. Este nos hará pasar por el collado que queda al sur de els Campanarets que os mencionaba antes, remonta estos hasta su media ladera y mantiene cota, circulando por una faja envuelta de un bonito carrascal, durante un buen tramo por la ladera oriental de esta montaña hasta que la pierde de forma brusca para hacernos bajar al segundo collado de la jornada, por el cual habíamos pasado horas antes. Desde el collado seguimos, con la misma tónica de bonitos bosquecillos de carrascas, en sentido descendente, inicialmente siguiendo el curso del Barranc de l'Avellà, el cual iremos dejando progresivamente a nuestra izquierda, haremos una última remontada y llegaremos a la zona de las casas rurales de l'Avellà, y posteriormente a la del santuario, por donde dimos un paseo y nos tomamos un café. No, hoy no hubo cerveza, lo que si que habrá seguro, por que nos gusta tanto esta zona de l'Alt Maestrat, será una tercer asalto al Tossal de la Nevera.

Un saludo a tod@s.


Por el PR, que ya no soltaremos hasta el final, nos despedimos de esta gran montaña del Maestrat.

Construcciones de este tipo las encontramos a decenas en todo el recorrido, esta es la mejor conservada, y eso que estamos hablando de una construcción que tiene la friolera de 83, casi 84 años!!.

Otra de las cosas que más me gustó de la ruta hace cuatro años fue el tupido carrascal de la vertiente oriental de els Campanarets.

Mirad que frondosidad.

Salimos del carrascal, y descubrimos que estamos circulando por una faja.

Parte inferior del Barranc de la Tova, por donde subí la ocasión anterior.

Regresamos al segundo collado de la mañana, desde allí empezamos a bajar hacia l'Avellà.

El sendero no tiene desperdicio, y tiene tramos tan chulos como este.

De vuelta a l'Avellà, del que os pongo algunas fotos, del Balneario..

...de los edificios de esta serrana pedanía de Catí...

...y de la ermita y los dos grandes chopos que hacen guardia en la entrada a la misma. Más información de l'Avellà aquí, y del pueblo de Catí, en este enlace.

  • Longitud del recorrido: 13,1 kilómetros.
  • Cota mínima: 853 metros (encuentro con Barranc de la Tova).
  • Cota máxima: 1286 metros (cima del Tossal de la Nevera).
  • Desnivel acumulado: 692 metros, tanto en subida como en bajada.
Mapa: Instituto Geográfico Nacional.




Puntua esta ruta

10 comentarios:

  1. Hola Dani...
    Bueno pues ese Tossal de la Nevera es de los que tengo que hacer si o si...jajaja,es el nº38 en altura de los + de 1000 de la Comunidad Valenciana...
    Aunque pilla un ''pelin'' lejos,seria buena alternativa un finde en L'Avella...
    Viendo el vídeo de la otra ''ascensión'',me entra frio hasta a mi...jajaja.
    Me han llamado mucho la atención las ''Neveras'' y ese mas de 1720...¡¡Madre mía como seria la vida allí en esa época!!...Desde luego mas sana que ahora seguro...
    En cuanto a los Neveros,el de la Vella ¿no esta algo peligroso el asomarse?,lo digo porque ya sabes como van las imprudencias en montaña...
    Apuntada queda,pero creo que con finde incluido..dos horas y cuarto de coche es mucho para ir en el mismo día...¡¡Ja vorem!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es mala idea lo de pasar finde en l'Avellà, os pilla lejos y lo mejor es aprovechar, un día el vértice del Tossal de la Nevera, otro el de la Mola de Fusters, que también anda por allí, y se tercia un tercero, relax en el balneario jejeje.
      Respecto a lo que comentas de las neveras, lo primero, si que está un poco peligroso acercarse a la Vella, puesto que la valla que hay puesta es ridícula y si que hay peligro de caer al pozo, tanto por el derrumbe como por la apertura cenital, no es una caída muy profunda, pero si la suficiente como para hacerte mucha pupa. Lo de como sería la vida, pues paramos a comer en la segunda nevera y estábamos helados, pues imagínate como sería aquello en pleno invierno y con un depósito lleno de hielo bajo tus pies.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    1636! 1720! 1933! 300 a.c! jajaja que caña que ademas los datos de los años estén documentados y veraces. Parece un viaje al pasado en toda la regla.
    Me encantan esos paisajes del Maestrat con esa conjunción de lomas semipeladas, densos carrascales, tejos, Molas y vistas, vetustas masías y neveros tan guapos como esos. Me imagino que fue Eva la que invetigando encontraría esa bajada al fondo del nevero.

    Ah...me voy a meter a la cama ya con una sensación de aíre y frío algo desapacible despues de ver tu vídeo de la cima, donde no te entiendo un carajo, jajajajja. ¡¡Grande Dani!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es el Maestrat, una comarca que parece anclada al pasado y eso es lo que la hace tan mágica y especial. Además no solo encontraremos vestigios de patrimonio como los que encontramos nosotros en esta ruta, sino que además hay otros detalles, como por ejemplo, que todavía subsista el pastoreo, con las vacas pastando libremente por el monte, eso prácticamente no se ve en ninguna comarca castellonense salvo en esta y en la de els Ports.
      Pues no, fui, yo quién encontró esa bajada al pozo, lo raro es que se me pasara por alto hace cuatro años, señal de que me voy fijando más en los detalles, porque ese tejo tampoco lo vi aquella vez, aunque entonces no sabía distinguir un tejo de un algarrobo jjijij.

      El vídeo, entre que lo charlo todo en valenciano y el viento, comprendo que no entiendas nada jajaja

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani,

    Todo y no pillar un día despejado, vaya vistas que tiene este Tossal de la Nevera.
    Queda más que demostrado que no es necesario que una montaña tenga una altitud imponente para ofrecernos unas vistas de primera.
    Impresionante la cantidad de pozos de hielo que hay por la zona, además, viendo esos caseríos, seguro que la zona no hace tantos as estaba repleta de actividad.
    No hubo cerveza... seguro que no nos engañas... jajaja

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no os engaño, y por increíble que parezca no hubo cerveza, la verdad es que se quedó una tarde muy fría, y como llevábamos a las perras y tuvimos que quedarnos en la terraza del bar pues apetecía algo calentito.
      Sí, tanto esta montaña, como el Turmell, que sale en muchas fotos y que subí con Javi a principios de años, además de ser las dos cimas más emblemáticas y con historia de la contornada tienen las dos unas vistas espectaculares.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani.

    Pues yo de todo el recorrido, me quedo con los tramos iniciales, y finales de carrasca, a mi los bosques me encantan, en cambio, esos terrenos tan agrestes, típicos de la estepa, por desgracia los tengo muy vistos, y no me atraen mucho, eso si, las vistas al mar, aquí nos las tenemos.

    Y como nota cultural, los dos nevero, uno muy bien conservado para los años que lleva construido, y esa muralla china, echa piedra a piedra, buff, solo pensarlo, ya me canso.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Son los contrastes de esta comarca, puedes ir andando por un bosquecillo y de repente salir a un terreno en donde solo crece el cojín de monja, pero es que a cierta altura en el Maestrat, y en especial en esta zona del Tossal de la Nevera, los inviernos son crudos...y ventosos, y es por eso que choca más, que con tales inclemencias construcciones como las dos neveras o la masía aguanten relativamente bien pese a los años que tienen.

      Un saludo!!

      Eliminar
  5. Hola Dani:

    Hace tiempo que tenemos pendiente esta cima, pero como siempre suele pasar, de repente nos sale otra y la dejamos para la próxima, ja ja jaaaaaa.

    Además, creo recordar, que cuando nos vimos en una de las Molas en Xert, me la recomendaste, a ver cuando nos animamos y la hacemos.

    Saludos y felices fiestas compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya me acuerdo que os la recomendé, y es que además la veíamos desde allí. Es una montaña muy guapa, de las que transmite grandeza, subáis desde donde la subáis, ya sea desde Catí o bien desde l'Avellà, es una excursión que os dejará más que satisfechos.
      Por cierto, vi el otro día que os habéis mudado a wordpress, a ver si me pongo al día con vuestras últimas excursiones.

      Igualmente, felices fiestas para Sandra y para ti, un abrazo.

      Eliminar