8 de enero de 2017

Penyagolosa (1815 m.), Roca del Bou (1477 m.) y el Marinet (1466 m.) desde Xodos

Sábado 31 de diciembre de 2016

Último día de 2016. Un año tan bueno montañeramente hablando había que despedirlo en la montaña, y además había que hacerlo a lo grande, y no conozco ninguna manera ni ningún otro sitio mejor para ello que subiendo a Penyagolosa. Íbamos a ascender esta vez por su archiconocida subida de su vertiente norte, pero le íbamos a añadir distancia y desnivel partiendo desde Xodos, trazando desde allí una ruta circular combinando algunos de sus numerosos y variados senderos, y subiendo también a las cimas de la Roca del Bou y el Tossal del Marinet.






He subido a Penyagolosa en casi todos sus formatos: en plan dominguero, en invernal, de noche, en invernal dominguera, varias veces por la canal sur, incluso hemos pasado una noche en su cima...pero si algo tenían en común esas catorce veces que había subido anteriormente es que todas esas rutas habían empezado desde Sant Joan de Penyagolosa, y hoy en mi decimoquinta ascensión al Gegant, por primera vez no íbamos a partir desde el ermitorio, sino que lo íbamos a hacer desde Xodos. 

Allí llegamos, un poco antes de las ocho y media de la fría mañana Senda, Laia y un servidor. Nos dirigimos al panel de mosaico, réplica del mapa de Tossal Cartografies, en el que encontraremos las diferentes opciones excursionistas dentro del término municipal de Xodos, haciendo especial hincapié en los ocho itinerarios balizados como SL-X, de los cuales utilizaremos algunos para trazar esta excursión. Bajamos hasta el Barranc del Molí, empezamos a seguir un sendero, compartido por los SL-X 3 (Mas de Vela y el Recuenco), 5 (Mas de Montoliu y la Noguereta) y 8 (la Canaleja), que en suave subida y empedrado en muchos de sus tramos nos saca a la pista que sube a la masías de Felipe y el Barranc. Al poco de superar la primera de ellas encontramos el desvío hacia el Mas del Sord, que tomaremos. De nuevo por sendero bajamos por zona boscosa al encuentro del Barranc del Mas de Vela, que al contrario que cuando lo vimos hace unos meses bajaba con un bonito caudal.


Empezamos por un amplio sendero, estas suaves rampas vinieron de perlas para ir entrando en calor en una fría mañana.

Tras un tramo boscoso poco a poco van apareciendo las primeras vistas, Xodos...

...y algunas cimas del parque natural: Tossal de Fraga, Moleta de Gargant y Roca de l'Àguila.


Enlazamos con una nueva pista, la que sube hasta el llano donde está el Mas del Sord y els Colejals. Sin abandonar el rumbo SO tomado desde el inicio de la ruta cogemos un sendero, ya acaparado solo por el SL-X 5, que transita, prácticamente sin ganar ni perder cota, bajo la franja rocosa sobre la que se asienta el Mas de Gargant, y que nos hará pasar junto a lugares tan interesantes como el Mas del Roig, la Cova y la Roca del Falcó o por el interior del Barranc de les Penyes, por cuyo lecho no bajaba agua, pero si estaba recubierto de una resbaladiza capa de escarcha. El sendero abandona el curso del barranco y empieza a ganar altura en busca del amplio collado del Pla de la Creu, topónimo, que como veréis más adelante, se repetiría dos veces hoy en dos puntos distintos. Durante esta subida, y dado a lo atractivo de su presencia, empiezo a sopesar la posibilidad de añadirle a la ruta la subida a la Roca del Bou.


Cruce de senderos en la explanada del Mas del Sord y els Colejals.

El Mas del Sord con el Marinet de fondo.

Al poco de haber tomado el sendero al Pla de la Creu nos topamos con este curioso abrevador.

Se nos abren nuevas perspectivas, el collado al que nos dirigimos, y el principal objetivo del día...

...Penyagolosa, en cuya ladera norte vemos que aún conserva bastante nieve.

Seguimos avanzando, pasamos bajo las rocas sobre las que se asienta el Mas de Gargant.

Las vemos aquí desde otro punto.

Y aquí habiendo avanzado unos metros más, con la susodicha masía.

En las cercanías del Barranc de les Penyes el sol nos ilumina y realza el porte esta montaña, se trata de la Roca del Bou, reseñada en algunos mapas como Roca del Migdia.

Por el interior del Barranc de les Penyes, que seguramente haga alusión a las que se ven en la imagen, de las que destaca la proa de la Roca del Falcó.

Moleta de Gargant y Roca del Falcó durante la subida definitiva al Pla de la Creu.

Moleta de Gargant, no hace mucho que estuvimos en su cima.

La Roca del Bou cada vez nos va pareciendo más y más atractiva ¿entrará hoy en el menú?.

La que seguro que sí será el Marinet, que asoma tras la Moleta de Gargant.


Alcanzamos el mencionado collado, dejamos de seguir el SL y enganchamos el PR-CV-79 en marcado rumbo NO, por él nos enfilamos, alternando tramos de pista y sendero, hacia el Corralico. Hay muy buenas vistas en este tramo, especialmente hacia montañas de l'Alt Maestrat, y también de la Roca del Bou, a la que ya definitivamente, y si vamos bien de tiempo, hemos decidido que intentaremos subir a la vuelta. Poco antes de llegar al Corralico pasamos junto a la Font Trobada, a la que hoy le vendría mejor el apelativo de glaçada, y también empezamos a pisar, en zonas umbrías, grandes rodales de nieve.


Llegando al Pla de la Creu.

Vistas desde el collado: Roca del Bou, Tossal de les Mallades, Roca de l'Àguila, Marinet, Moleta de Gargant.

Remontando por el PR, rumbo al Corralico, dejando abajo el Pla de la Creu y el Mas del Collado.

La doble cima de la Moleta de la Clocha nos recuerda que tenemos pendiente subir a este satélite de Penyagolosa.

Vistazas durante la subida al Corralico, hemos andado un buen trecho desde Xodos.

Esta silueta de la Roca del Bou ya la conocía de una anterior ruta, aquí decidí incluirla en el plan de ruta de hoy.

Vemos ya claramente la cara norte de Penyagolosa, por donde subiremos. Parece que hay más nieve de la que esperábamos.

Font Trobada, hoy imposible beber o rellenar cantimploras en ella.

Empezamos a encontrar bastantes rodales de nieve.


Llegamos al Corralico, como me imaginaba, y tras no habernos cruzado ni con un alma en los diez primeros kilómetros de la ruta hay bastante gente y coches allí, principalmente de familias con niños, que disfrutaban de la nieve. Precisamente eso si que no me lo imaginaba, que quedase tanta nieve, y que estuviese tan congelada, y que convertía esta pala norte de Penyagolosa, especialmente del refugiete para arriba, en una enorme pista de patinaje. A mayor altura ganada más dura y resbaladiza estaba la nieve, y al final opté por dejar los crampones en casa, vaya fallo...incluso me planteo renunciar a la cima, sobre todo pensando en la bajada, pero ya que habíamos llegado hasta aquí decido tirar, chino chano, y parándome a charlar con toda la gente con que nos cruzábamos, para arriba.
Coronamos, es mi decimoquinto Penyagolosa, tercero para Laia y primero para Senda, que no se le ocurrió otra cosa a la tía, para celebrarlo, que salir despavorida a perseguir a unas cabras por esa superficie helada, como si el "dóberman" tuviese algo que hacer con ellas 😂. No nos entretendremos mucho en la cima, hace un vientecillo desapacible y además no paran de entrar nubes, que nos enturbian las vistas, así que echo cuatro fotos e iniciamos el descenso, ni siquiera nos esperamos a contemplar el "mannequin challenge" que iba a hacer un grupito de chavales que había allí arriba 😕


Nada más toparnos con la indicación empezamos a pisar nieve, muy dura...

...y a medida que iremos ganando cota cada vez más abundante...

...hasta pisarla ya de forma continúa al llegar al refugio.

Tratándose de la subida más frecuentada de Penyagolosa no me será difícil encontrar figurantes para las fotos 😉

Rampas finales, totalmente congeladas, de Penyagolosa, qué bien me hubiesen venido los crampones 😬

Una de las cabras a las que se puso a perseguir Senda.

Llegando a la cima. Vaya, se nos han metido nubes, no vamos a ver nada.

Pese a ello siempre una gozada alcanzar la cima de Penyagolosa, 1815 metros.

Las nubes, entre las que se coló un tímido rayo de sol nos regalaron esta bonita estampa de la cima occidental de Penyagolosa.

Por momentos parecía que iba a formarse un mar de nubes hacia tierras turolenses. No pasó de lo que vemos en la imagen.


La canal sur, por la que hemos subido unas cuantas veces se mostraba hoy así de tenebrosa.

Con las mayores de las precauciones y sin la menores de las prisas iniciamos el descenso, que como imaginaba fue toda una sucesión de resbalones y caídas, las dos primeras me las tomé a risa, pero la tercera de ellas ya no fue tan graciosa, con deciros que mientras escribo esto aún me duele el hueso ilíaco...
De nuevo en el Corralico ya puedo relajar tensiones, volver a hacer fotos y dar comienzo, de nuevo en la más absoluta de las soledades, a la segunda parte de la excursión, esta pasa por bajar a la Banyadera y buscar la manera de acercarnos a la Roca del Bou. Consulto el mapa y veo que una buena referencia para ello es el Mas de Sanaüja, pero su acceso, y a los terrenos adyacentes, donde se haya nuestro objetivo, se encuentra vallado, así que descendemos unos metros más por la pista hasta encontrar un acceso. Pasamos por debajo de una alambrada de espino y nos encaminamos rumbo a la Roca del Bou, para nuestra sorpresa encontramos un rastro de sendero bastante bien definido, que nos deposita en el collado previo a esta modesta cima, que como imaginaba no tiene nada que ver visualizar esta montaña desde el sur que verla desde el norte, donde apenas tiene una prominencia de 25 metros. Nos encontramos con que hay unas inquilinas en la cima, un grupo de cabras que mis dos folloneras se encargan de espantar. Este pequeño satélite de Penyagolosa resulta ser un mirador de primer orden del Gegant, del cual ya se habían retirado todas las nubes y ya se mostraba nítidamente.


Una vez a salvo de resbalones nos ponemos camino al improvisado siguiente objetivo...

...la Roca del Bou, que vemos aquí desde su collado previo. Vaya cambio de verla desde aquí a las perspectivas que habíamos tenido antes de ella, verdad?. Si estáis finos de vista también veréis a unas cabras huir despavoridas de Laia y Senda.
Aquí tenemos a dos de ellas, buscando la protección de las rocas.

Roca del Bou, 1477 metros.

Penyagolosa, acaparadora de las vistas desde esta modesta cima.


Admiradas las vistas y tiradas cuatro fotos desandamos nuestros pasos hasta el camino, en pos de nuestro siguiente objetivo, el Marinet, para ello tendremos que llegar antes, poniendo rumbo NE, al segundo Pla de la Creu de la Jornada. Llegamos allí intercalando un tramo de sendero (SL-X 6) entre dos de pista forestal. Diciembre es un mes en el que el trabajo apenas me deja salir a entrenar y me deja muy falto de fondo, por lo que noto las piernas muy cansadas al llegar al Pla de la Creu, por lo que me planteo durante unos instantes no subir al Marinet y enfilar el GR-33 para regresar a Xodos, pero pienso que teniéndolo tan cerca sería una lástima renunciar a esta cima, y más cuando la anterior vez que subimos a ella no pudimos disfrutar de ninguna vista desde arriba, así que sí, subiremos, haremos un ida y vuelta hasta la cima y regresaremos por el GR. Al llegar a la cima, por tercera vez Senda se me vuelve a ir detrás de unas cabras, no tiene remedio el animalito 😂, allí además de disfrutar de unas fabulosas y extensas vistas también repararé en un sendero que transcurre por una faja al sur del Marinet, y que según el mapa comunica con el Mas de Llorenç, ya muy cerca de Xodos, así que decido que bajaremos por él, en vez de por el GR, aunque eso suponga repetir un tramo de sendero del principio de la ruta.


De regreso de la Roca del Bou, bajo la vigilancia de Penyagolosa.

Mas de Sanaüja.

Escarcha, mucha escarcha había hoy, sobre todo en las zonas de umbría, donde aguantó todo el día.

Próxima parada, el Marinet.
Ya hemos llegado al Pla de la Creu y tomado el camino que nos acerca a su collado previo.

Tossal del Marinet, 1466 metros. Menudo cambio en cuanto a vistas de cuando lo subimos en 2015.

Vistas hacia el Barranc del Mas de Vela y la faja por la que circularemos después.

Vistas hacia Xodos, el Pla d'Adzeneta y la Serra d'en Galzeran.

El Tossal dels Pinarejos y de l'Albagés en primer término y un montón de Maestrat/Maestrazgo detrás.


Empezamos a seguir el susodicho sendero, que semi-rodea la cúpula rocosa del Marinet, pero lejos de tomar el supuesto cariz SE hacia el Mas de Llorenç toma el rumbo contrario, con toda la pinta de ir hacia el GR-33, no viene en el mapa este sendero, además se nota que lo han recuperado hace poco, así que, mientras Senda se iba por cuarta vez detrás de unas cabras, decido seguirlo, y efectivamente, va perdiendo cota por las laderas occidentales del Marinet hasta que finalmente engancha con el GR, un bonito descubrimiento este sendero, que supone una bonita alternativa para subir al Marinet.
Y una vez en el GR-33 poco que contar ya que no haya dicho de él en anteriores entradas, solo tuvimos que seguirlo para regresar de nuevo a Xodos, y finalizar esta ruta con la que cerrábamos el año a lo grande, en la montaña más mágica de la provincia y en uno de los pueblos con más encanto de la misma.

Un saludo a tod@s.


Por la faja que discurre al sur del Marinet.

Extremo más occidental de la corona rocosa del Marinet.

Sendero que se enfila hacia el GR-33, donde nos encontramos a estos dos inesperados figurantes.

El Tossal dels Pinarejos, subir a este satélite supondrá una buena excusa para volver a Xodos.

Hablando de Xodos...

Por el GR-33, cerrando la circular, y exprimiendo el recurso de la autofoto...

...

...hasta la saciedad.

Y mientras yo me cambiaba de calzado y me ponía ropa seca así de relajadas y buscando el solecito se quedaron mis dos chicas tras 24 kilómetros, unos cuantos más para ellas, llenos de emociones y persecuciones "cabrunas".



  • Longitud del recorrido: 24 kilómetros.
  • Cota mínima: 985 metros (Barranc del Molí).
  • Cota máxima: 1815 metros (Penyagolosa).
  • Desnivel acumulado: 1300 metros, tanto positivos como negativos.



Vistabella del Maestrat, Entre Penyagolosa i el Montlleó. El Tossal Cartografies.



Puntua esta ruta

12 comentarios:

  1. Creo que hay un ''hilo senderista'' que al final todo lo une Dani...jejeje.
    Esta mañana he comenzado mi primera crónica del 2017 y andaba metido otra vez en ella,cuando he visto tu entrada...''Pasmao me quedao'',porque liado ando con nuestra subida al Peñagolosa desde el Mas de Borràs el pasado martes 3 de enero...jajaja
    Creo ''qu'el Gegant'' llamo a mas de un@ para acabar y empezar el año.Doy fe del ''patinaje'' y no artístico que tuvimos en la bajada,con mas de una caída(una de ellas hizo ''crack'',menos mal que era el ruido del hielo al quebrarse).
    Buen ruton el que te has marcado para acabar el año...
    ¡¡15 veces llevas ya!!...Xe tu y yo preocupado con mi ''ansia'' por Gudar...jajaja...Bueno bromas aparte,gran fin de año senderista Dani.Voy a ver tu resumen de vídeo de 2016 y luego sigo con mi crónica...jejeje

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final todo esta comunicado jeje. Luego le doy una buena leída a esa ascensión vuestra desde el Mas de Borrás, que ya veo que la has publicado.
      Es que como digo al principio de la crónica, no conozco un sitio mejor para acabar un año, y también para empezarlo que Penyagolosa...y ahora que comento esto te confieso una ilusión que tengo, y que seguro que pondré en práctica algún año, y es subir a Penyagolosa a despedir y a recibir el año, es decir, a pasar la nochevieja y tomar las uvas allí arriba, al tiempo jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    Buena forma de terminar el año, decimoquinta vez que coronas la cima de Penyagolosa, y seguro que no será la última.

    Para no estar en forma, te ha salido una buena calcetinada, os van a conocer, como los ahuyenta cabras, jaja.

    Los crampones, en está época, hay que echarlos si, o si, aunque suele pasar que cuando los llevas no los utilizas, pero siempre hay que llevarlos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, fallo garrafal no llevar los crampones, pero daba por sentado que no habría nieve, y en caso de que la hubiese que no fuese tanta como la que encontré, otro fallo que hice fue no consultar en las redes sociales el día de antes el estado de la montaña.
      A los dos días en Valdelinares cargué con los crampones y no me hicieron falta jeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Dani,

    Buen pico para acabar el año. Bonitas vistas y un poquito de todo en la salida.
    Te deseo un año lleno de montañismo, rutas, fotos y buenas experiencias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa, mi mejores deseos para ti en este 2017 que está dando sus primeros pasos.
      Si alguna vez vienes por la zona no dudes en acercarte a subir a Penyagolosa!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani,

    No podías acabar de otra manera el año que no fuera subiendo tu tan querido Penyagolosa, y encima con un rutón espectacular.
    No coincidimos por poco, ya que yo lo subí el 28, y al igual que tu decidí dejar los crampones en casa, un gravísimo error, por suerte en la bajada solo tuve un resvalón.
    Ahora a seguir dándole caña a los senderos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Sí, una bonita manera de acabar el año, y además casi fue improvisado el día de antes, porque quería ir a Xodos, pero no a hacer esta ruta, y mira a final que bonito paseo que nos salió jeje.
      Mucha tensión en la bajada, de las quince veces que he bajado por ahí la que menos he disfrutado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani.

    Y eso que Diciembre es el mes en el que estás más flojo y falto de forma, jejejjeje asi da gusto luego verte durante el verano en acción.
    Me ha encantando ese abrevadero dentro de un muro, sobre todo las rutas que acaban con nieve. Te puedes creer que aún no he podido estrenar mis raquetas que me compré. Muy poca nieve y cuando la hubo, no tuve ocasión de subirme. En cambio por aquí estan cascando unas heladas de -13º que convierten el monte en algo muy chulo.
    Por lo demás, seguro que un gustazo de día con Laía y Senda, esos paisajajes con frío, nieve y solecito de invierno. Me imagino que hubo birra, o quizas un cafelito o caldito caliente?
    Pd: Prometo no decir nada, si lo que te tomaste fue un cola cao calentito, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la birra me la tomé...durante la ruta!!, la que suelo llevar en mi super-neverita mochilera. No veas entre la placa esa de congelación, y el frío que hizo, lo fresquita que me la bebí jejeje.
      Ya vi el otro día en las noticias lo de esos 13 grados negativos, ya, ahí también estarán frescas las birras jajaja.
      Me vinieron buenos recuerdos cuando pasamos por la zona de la Font Trobada, de cuando pasamos por ella en el 2015 en aquella memorable ruta que hicimos al Penyagolosa.
      El otro día en Valdelinares me llevé las raquetas detrás, pero al final opté, y acerté, por dejarlas en la furgoneta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Hola Dani! Imposible acabar mejor el año. Ruta excelente y gran colofón a tu año montañero. Preciosa y dura ruta con muchos alicientes (entre estos no cuento las caídas). Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las caídas también cuentan, así las pude contar luego a modo de batallitas jeje.
      Siempre es una gozada hacer una ruta con Penyagolosa como protagonista, pero hacerla el último día del año le otorga como un toque todavía más especial.

      Un abrazo.

      Eliminar