11 de febrero de 2017

La Mola d'Ares (1321 m.) desde Ares del Maestrat, Ascensión Invernal

Domingo 29 de enero de 2017

La ruta circular de ascensión a la Mola d'Ares desde Ares del Maestrat es un recorrido sencillo, con poco desnivel (apenas 150 metros) y de corta longitud, de los que puedes tener finiquitado a hora de almorzar. Pero hoy no se trataba de buscar dificultad, dureza ni largas distancias, hoy se trataba simplemente de disfrutar, sin ningún tipo de prisa, de todo el entorno nevado de Ares y sus muelas, esas que hacen tan característico el paisaje de este precioso pueblo y de esta, no menos preciosa, zona de l'Alt Maestrat.








Con todos los ingredientes mencionados antes no me fue difícil engatusar a mi buen amigo bético Miguel Ángel, con quién no compartía ruta desde a saber cuando, y ya tocaba, la verdad. Nos encontramos a nuestra llegada a Ares con que el día anterior hicieron un avezado esfuerzo a la hora de retirar la nieve que da acceso a la plaza mayor. Domingo, el temporal remitía y a mitad mañana el día iría despejando. El aluvión de gente estaba asegurado. Pero cuando nosotros llegamos el día estaba gris y no había ni un alma por la calle, y además hacía un frío que pelaba, así que antes de ponernos en marcha entramos en el bar a tomarnos algo calentito y tocado, para ir entrando en calor. Al salir nos encontramos con una pareja dando los últimos retoques a su mochila: polainas, raquetas...vaya, no somos los únicos que hemos elegido la Mola d'Ares como opción invernal, nos alegra, junto a ellos haremos los primeros metros de la ruta. 

Salimos del pueblo por el empinado y congelado Carrer del Montjui, nos encontramos enseguida con un buen paquete de nieve, nuestros improvisados compañeros calzan raquetas de inmediato (nosotros, bueno, yo, Miguel calzó crampones, lo haríamos un poco más adelante). Llegamos a un poste indicador, la pareja opta por subir de forma más directa a la Mola, por donde bajaremos luego nosotros, mientras que Miguel Ángel y yo tomamos el camino del Cingle, que da mucho más rodeo pero que es muchísimo más bonito, si había elegido venir a hacer esta invernal era por eso, por recorrer este camino, que si de por sí ya es precioso, gana mucho más con nieve. Este camino recorre, por una de sus fajas, todo el circo que queda en la vertiente sur de la Mola y que se asoma a un espectacular balcón sobre el Barranc dels Molins y sus cascadas y la propia Ares, de la que tendremos permanente visión durante todo el recorrido por esta faja. El tramo, repito, espectacular, se presta a ser disfrutado sin prisas, como así hacemos, además encontraremos una nieve perfecta para raquetear, pero aún así, y pese que había dicho que esta era una ruta sencilla, no bajaremos la guardia, sobre todo en dos puntos concretos, donde en caso de resbalón estaríamos expuestos a una peligrosa caída, en los que tuvimos que extremar las precauciones, pero quitando de esos dos puntos, el recorrido, con nieve, por esta faja no reviste ninguna dificultad.

Nada más el propio camino nos lo permite abandonamos la faja para empezar a subir, de forma suave, en busca del altiplano cimero, que hoy, con nieve, uno se percata aún más de lo extensísimo que es, y que lo traslada a uno a paisajes esteparios. Antes nos habremos asomado a contemplar la Nevera dels Regatxols, hoy semi-sepultada por la nieve, y ya en el altiplano no dudaremos a asomarnos también a divisar tierras más norteñas: tierras de Vilafranca, Maestrazgo turolense, la comarca de els Ports, la Tinença/el Port...todos ellos con un denominador común, la nieve que los cubría. Alcanzamos así el vértice geodésico, conocido en Ares como el Molló dels Soldats, que indica el punto más alto de esta muela. Alrededor de él encontraremos un hueco sin nieve el el que poder sentarnos a almorzar, para sorpresa de Miguel Ángel he porteado un par de Alhambras, y él para sorpresa mía ha porteado una bolsa de jamón de mono y una tableta de chocolate puro con almendras, todo eso, con los sendos bocatas y en este entorno de las "highlands" castellonenses, muchísimo mejor que en el bar, donde vas a parar.

Para la vuelta, que hicimos ya con el sol brillando, utilizaríamos el camino utilizado por la pareja con la que habíamos coincidido al principio, que a tenor de sus huellas bajaron por donde habían subido. Iremos avanzando, siguiendo los maderos indicadores, por el altiplano, hasta que poco a poco irá apareciendo la silueta de la Mola de Vilar, gemela de la Mola d'Ares, que luce también hoy sus mejores galas. El sol empieza a hacer efecto en la nieve, que empieza a reblandecerse, a mi, al llevar raquetas no me afecta, pero si a mi compi, que se hunde bastante a cada paso, por suerte no queda mucho de ruta, una vaguada descendente nos lleva a la base de una franja rocosa, que bordeamos, enseguida tenemos Ares de nuevo a la vista, ya solo nos quedaba bajar, por donde habíamos subido antes, hasta las calles del pueblo, donde reinaba la algarabía de la gente disfrutando de la nieve. Estas nevadas no solo le vienen bien al monte y a la gente que nos gusta salir a él, también le vienen genial a la economía de pueblos como Ares del Maestrat, ya que todos los bares estaban llenos, nosotros también contribuimos a ella, tras dejar los trastos en a furgo y dar una vuelta por el pueblo, yéndonos al bar a tomarnos las birras de rigor. Luego, para ponerle el broche a la mañana nos bajamos a Sant Pau d'Albocàsser, donde habíamos quedado con Eva e Isabel, y en el restaurante de la ermita, el Portal del Alma, recomendadísimo!!! nos comimos un arroz con coliflor y bacalao que estaba para chuparse los dedos, y del que no sobró ni un solo grano.

Un saludo a tod@s.


Primeros compases de la ruta, nieve nada más empezar, fijaros el paquetón del Carrer del Montjui, por el que saldremos al monte.


Quizás esta rampa inicial sea la más empinada de todo el recorrido.


La pareja con la que compartimos los primeros metros nos hacen la foto de grupo, bueno, de dúo, con Ares del Maestrat como telón de fondo.

Es este un pueblo fotogénico mire de donde se mire. Esta estampa, con la muela donde se asentaba el castillo es preciosa. Se aprecia también una de las peculiaridades del casco urbano de este pueblo, y es que es de los pocos de la península en el que la iglesia es más alta que el campanario.
Panorámica de la faja que vamos a recorrer. Miguel Ángel, al igual que yo, es de gatillo fácil, y hace fotos a cascoporro, es por eso que muchas de las fotos de este repor son suyas, cosa que hará que yo salga más de lo habitual.

Empezamos a recorrer la faja...

...en un principio encontramos una huellas...

...pero no iban mucho más allá, quienquiera que las hiciera no se quiso aventurar más, o sea, nieve virgen para nosotros solo.

La ruta requerirá de muchas paradas para admirar el paisaje.

Se nos queda una bonita estampa de Ares. Pero un momento, ¿quién asoma allá al fondo? ¿será?...

...si!!, es Penyagolosa, siempre presente en nuestras andanzas por nuestra provincia.
La espectacular vertiente sur de la Mola y sus vistas, hoy exclusivas para Miguel Ángel y para mi.

También nos detendremos a disfrutar de pequeños detalles.



El zoom de mi cámara no da para más, pero si os fijáis bien podréis apreciar la doble cascada del Barranc dels Molins.
En el punto en el que estoy yo será uno de los dos de la faja en los que tendremos que pasar con precaución.

Cambio de rasante.





Ares y Penyagolosa.

Espectaculares estampas las que nos regaló este circo.








Este es el otro punto en el que tendremos que prestar especial atención.



Hemos dejado la faja y hemos empezado a remontar hacia el altiplano cimero. Vemos la Nevera dels Regatxols, en su interior hay un pequeño centro de interpretación sobre el comercio de la nieve en el siglo pasado.

Se nos abren nuevos horizontes, al fondo del todo el Parc Natural dels Ports, con el Caro a la cabeza, más cerca, inconfundible, el Turmell.

Los azagadores, ribazos y otras construcciones de piedra en seco garabatean en la nieve.

Inmensidad blanca.
Alcanzando el altiplano cimero.

Inmensidad blanca 2.

Inmensidad blanca 3.




Nos asomamos hacia tierras del norte.

Vemos aquí el llano por el que transcurre la carretera que va a Morella.

Vértice geodésico, o Molló dels Soldats, en la Mola d'Ares, 1321 metros.

Alrededor del vértice hay un círculo sin nieve, ideal para sentarnos allí a almorzar, ni hecho adrede.


Poco a poco fue saliendo el sol y fue iluminado el altiplano de la Mola.
Qué gozada raquetear por estos lares.

En la bajada nos pegamos lo máximo a los bordes, para disfrutar del paisaje nevado.

Dos emblemas, muy distintos entre si, de l'Alt Maestrat, la Mola d'Ares, y al fondo el Tossal de la Nevera de Catí.

Y hablando de emblemas...


Mientras bajábamos nos encontramos con un grupo que subía, nos hicieron esta foto.

En esta pusimos la cámara sobre un madero señalizador.

Separadas por el Coll d'Ares están la Mola d'Ares, y su gemela, la Mola de Vilar, con su altiplano cimero, perfecto, homogéneo, como trazado con tiralíneas.
Vaguada de descenso hacia Ares.

Tras la vaguada bordearemos estos cantiles.





Mola de Vilar, en la definición de la palabra muela debería venir una foto de esta montaña.

Llegando a Are nos cruzamos con otra pareja que subía, foto al canto!!.
Vistazo al circo recorrido en el primer tramo de la ruta.

Ares con galas invernales, qué bonito verlo así!!.

Y cerramos el reportaje fotográfico con esta foto de Ares y sus muelas, la subida por nosotros y la del castillo, vistos desde la carretera. Me mojo, para mi, el pueblo más bonito y montaraz de toda la provincia.


Pero no termina aquí la crónica, como hacer rutas con nieve en Castelló es siempre algo especial, pues hoy he hecho un pequeño y sencillo montaje de vídeo con algunos momentos de esta ruta tan bonita. Para la música, y en homenaje a la tierra natal de mi compañero de hoy en esta ruta, he elegido una canción de rock con tintes andaluces, el autor y cantante de la misma, el sevillano Albertucho , y con la colaboración de Kutxi Romero, navarro con sangre jienense.








Puntua esta ruta

18 comentarios:

  1. Hola Dani,
    Nieve,nieve y más nieve, desde el inicio (madre mía cómo está la calle del pueblo) hasta el final.Espectaculares fotos!! Una de las que más me ha gustado es la panorámica con el pueblo al fondo. Bonita, bonita...
    Buena ruta en la que seguro que disfrutasteis mucho.
    Un abrazo!
    Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa.

      Ares es un pueblo precioso, muchísimo más si le sumamos el ingrediente de la nieve. Gozamos de una estupenda mañana invernal en sus montes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani menudo empacho de nieve espectacular. Sobre todo esas estampas en la mola de Ares, parecía que estuvieseis en el Ártico.
    Lastima que sea tan bonito como efimero
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Quizás por eso, por lo efímeras que son estas nevadas en la provincia, disfrutamos el doble de ellas jeje.
      Espectacular la meseta de la Mola, si ya tiene una extensión bárbara, y tu lo sabes, con nieve parece que sea el doble de extensa.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Menuda nevada que cayo por esa zona, imagino que como en la provincia de Teruel, muchos pueblos, quedadon aislados durante unos cuantos días, aquí se armo una buena!

    Recorrido sencillo, para hacer con raquetas, pero lo importante es disfrutar de un día de nieve, sin tener que hacer grandes desplazamiento, que no todos los días, nieva así.


    Veo que el Penyagoloso, es como el Moncayo, que se ven casi, desde cualquier lugar de la provincia.

    Salud y montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Qué poquitos lugares hay en Castellón desde los que no se ve Penyagolosa...

      Lo tenía muy claro, esta ruta tenía que ser para disfrutar sin prisas del entorno, que estaba espectacular, el desnivel y la distancia hoy se quedaban en un segundísimo plano.

      Si, muchos pueblos del interior castellonense quedaron aislados durante unos días, Xodos, Vistabella...el propio Ares, al acabar la ruta un señor mayor nos comentó que no recordaban una nevada así desde el año 91.

      Salud y monte!!

      Eliminar
  4. ¡Hola Dani! Preciosa ruta invernal con esa nieve implouta y blanquísima que tapizó toda la provincia. Preciosa ares con nieve (y sin nieve). Como comentas, tal vez, de los pueblos más bonitos de la provincia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Estaba espectacular Ares, y ahora con el deshielo algunos de sus parajes, como por ejemplo las cascadas del Barranc del Molins deben estar preciosas y rebosantes de agua. Para mi, la perla del Maestrat!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué bonito estaba todo Dani!! Vaya nevadona!! La foto 33, 35 y 36 espectaculares!!
    La montaña con nieve es de lo más bonito que hay!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chicos!!, pasamos una bonita mañana disfrutando de esta nieve que cada ver es más cara de ve repor estos lares, y es verdad montañas que ya de por si son atractivas cobran una dimensión de belleza diferente cunado la nieve las cubre.
      De las entradas en las que más difícil ha sido la criba de fotos a descartar jajaja

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Dani!!!

    No sabría decirte si me ha gustado más la espectacularidad de las fajas nevadas o la inmensidad blanca de la meseta cimera...
    Una ruta espectacular, digna de tu repertorio de rutas, y es que tal como dices, no hace falta que una ruta sea dura y con gran desnivel para poder disfrutar de un entorno mágico.
    Yo por desgracia llevo desde mediados del mes de Enero sin poder salir al monte, entre el tiempo y las nevadas, que han puesto el peligro de aludes muy alto, y que he ido empalmando gripe, con anginas y costipado, tengo un mono de montaña que da miedo... jejeje
    A ver si todo va bien y este sábado me puedo escapar al Montseny a subir el Matagalls, que hace tiempo que lo tengo pendiente, además creo que aun hay nieve, por lo que le dará un toque diferente.
    Recuerda que tenemos pendiente el Puigmal... jejeje

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      A ver si se va estabilizando la nieve en el Pirineo y va bajando el riesgo de aludes y le ponemos fecha a ese Puigmal!!!
      Pues conociéndote, y con el ritmo que habías cogido, me creo eso del mono jeje, seguro que este finde te desquitas y vemos una buena caminata por el Montseny en tu blog!!
      Fue un disfrute total esta ruta en Ares, y es que se trataba de eso aquella mañana, el desnivel y la distancia eran totalmente secundarios, lo que primaba era gozar de ese paisaje tan peculiar de l'Alt Maestrat, que con nieve cobra una dimensión espectacular. Ya habrá tiempo de hacer rutas más cañeras jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani, preciosa estaba Ares con ese nevazo. En esa faja al comenzar se me cayo mi cámara que la estrenaba en esa ruta y aunque otro compañero y yo dimos la vuelta y bajamos debajo del todo peinando el terreno no la vimos. Fue otro compañero, corredor de MIMs, quien se arriesgó bajando al siguiente tramo de faja para recuperarla porque la había visto enganchada en una mata antes de caer al precipicio. Pero eso fue hace varios años. Comenzamos igual que tú y con nieve también, incluso hubo baño de pies en la fuente del pueblo nevada, jaja. Una pasada. Recuerdo la inmensidad del blanco que se ve en la parte superior de la mola y el solitario vértice, donde nosotros nos hicimos un café del termo que portábamos. Aquello parecía el polo norte. Sólo veías blanco todo alrededor, igual que tú. Después del vértice nosotros hicimos una vertiginosa bajada por un azagador que estaba en el mapa y lo hicimos porque nos acompañaba en aquella ruta el genial Goterris (Xavi), al que también le encantan las aventuras. Una pasada de ruta que me ha traído muchos recuerdos. Go on, Dani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo.

      Me alegro mucho que esta crónica mía te haya traído tan buenos recuerdos. Me alegro también de que pudieses recuperar la cámara, por que vaya faena perderla el mismo día que la estrenabas.
      Fue un gran acierto haber subido a Ares a hacer esta ruta, como digo, la elegí adrede para poder ver y transitar por esa faja, y no me equivoqué, estaba espectacular, pero, el espectáculo, y valga la redundancia, de la meseta cimera fue sublime también, y como bien dices, te trasladaba a paisajes polares o esteparios, un gozada.
      Grande Xavi, a ver si mañana tengo la ocasión de verlo en el congrés de muntanya de Vila-real ;-)

      Un abrazo Pablo!!

      Eliminar
  8. ¡¡ Imponente Dani !!
    Poco mas de cinco kilómetros,pero muy intensos,por lo visto en la crónica.Viendo el inicio en las calles de Ares,la nieve acumulada en los lados de la carretera para llegar allí seria brutal...jejeje
    Magnifica esa faja con su ''puntito'' de aventura y me quedo con una imagen,realmente espectacular,la que va después de inmensidad blanca 3(que también es impactante,vamos de ir por el Ártico ''tu solo''...jejeje).
    Una ruta invernal para ''descubrirse''...
    Por cierto ese + de 1000 también toca...jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane. Pues yo de vosotros no tardaría en ir a subir al vértice de la Mola d'Ares, la ruta más recomendada para compensar el viaje desde Valencia sería la que yo hice la primera vez que lo subí. Te lo digo por que las cascadas del Barranc dels Molins, ahora con el deshielo, deben de estar esplendorosas, te paso el enlace al track: https://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1659490, aunque cuando yo hice esta ruta no era mucha el agua que caía por las cascadas por las que hay que pasar por debajo y se pasaba bien, no sé si ahora será factible pasar...

      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Hola Dani.

    Guuuuaaauuu, que pasote. Ya cuando me mandaste aquellas fotos de la MOla de Ares para esa futura entrada que tengo en mente, me gusto mucho este pueblo y su ubicación y como no, la propia Mola, con lo que me gustan a mí estas raras montañas. Buena envidia me entra al veros. Coincido con muchos al comentar que las fotos de la altiplanicie nevada con con la figura humana al fondo es sencillamente brutal, y bueno todas desde la primera a la última. Que suerte tambien poder encontrar ese vacío de nieve junto al vertice pues si no os toca comer de pie, y eso no mola nada. Todo un acierto esta corta pero espectacular ruta con Miguel Angel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ares es de esos pueblos que te conquistan, y ya no solo por lo peculiar de su casco urbano, ubicado en pleno collado entre la Mola d'Ares y la muela sobre la que están los restos del castillo, sino que también lo hace por todo el patrimonio, tanto natural como cultural de su término municipal, en la oficina de turismo nos dijeron que en fechas concretas ponen en funcionamiento los molinos que menciono en la crónica, y hacen como visitas guiadas para enseñar a la gente como se trabajaba en ellos, quiero estar atento a esas fechas e intentar ir a verlo, ya que me parece algo muy curioso. Y ahora, sin ir más lejos, el sábado he quedado con Trotasendas y otros blogeros para hacer una ruta por Ares, en la que visitaremos un venerable y curioso roble, ya te contaré.

      Un abrazo.

      Eliminar