8 de enero de 2018

Serra d'Espadà: Castell d'Uixó y Algunas Cositas Más.

Sábado 30 de diciembre de 2017

Última ruta de un 2017 cuya recta final ha sido para olvidar en algunos aspectos: a un trabajo que en esta época me absorbe por completo y que cada vez me consume más tanto física como mentalmente se le sumó la lesión de rodilla que me privó de poder salir al monte en el poco tiempo libre que me deja el trabajo en estas fechas. Total, que ha sido más de un largo mes sin poder salir al monte, por lo que más que nunca necesitaba mi ración semanal de monterapia, de pisar sendas, de respirar el aire puro de la naturaleza...vamos, la necesidad de sentirme vivo. Salí a probar la rodilla el día antes de nochebuena, no me fui muy lejos, qué suerte tener la Serra d'Espadà tan al alcance de la mano, y subí a la Penya Migdia desde Fondeguilla, con agradable encuentro con Pablo y su grupo. Una semana después tampoco me fui muy lejos, a la Vall d'Uixó, pero ya sometí a mi rodilla aun test un poco más serio, la subida, con su bajada, al Castell d'Uixó, y es eso, y alguna cosita más, lo que os voy a narrar en la siguiente crónica.






Pues eso, que estamos en la Vall d'Uixó, buscaremos el Camí del Castell, y cuando este mude de asfalto a tierra, bajo unos algarrobos aparcaremos la furgo y echaremos a andar. Aunque nuestro objetivo principal es el castillo no seguiremos el susodicho camino, sino que bajaremos hasta el Barranc de l'Horteta, lo cruzaremos y empezaremos a seguir, rumbo N, el camino que transcurre paralelo a él. Iremos obviando todos los ramales que irán saliendo a nuestro paso hasta que llegaremos al punto donde este camino muere, dos senderos nacen allí. 
El de la izquierda es el nuestro, y el que nos sale en frente va unas antiguas minas, un poste de madera lo indica, así que atraídos por la curiosidad al final seguimos este. Las minas en cuestión son les Mines de Terreta, no las conocía y resultó interesante descubrirlas. Encontramos una primera galería de unos 6/7 metros, y un poco más arriba otra más profunda, a la que le iban saliendo distintas ramificaciones. Nos hubiese gustado explorarlas más a fondo, pero no madrugamos y teníamos que estar en casa a hora de comer, así que no nos entretuvimos mucho allí. El sendero que nos había traído hasta ellas parecía tener continuidad, en forma de sucesión de hitos, hasta el Collet de la Coveta del Rubio, por el que teníamos previsto pasar, pero también queríamos subir a la Penya Morruda, así que retrocedimos hasta donde moría el camino inicial y tomaríamos el sendero que teníamos en mente desde el principio. Enseguida nos saldrá el ramal que sube hacia la Senda dels Caçadors, es una bonita senda que hemos recorrido decenas de veces pero hoy no estaba en el menú, seguimos recto, el sendero pasa junto al Aljub de la Mina y enseguida se encarama sin remisión hacia el prominente peñasco de rodeno que es la Penya Morruda, desde lo más alto de ella gozaremos unas buenas vistas de este pequeño y bonito valle que forma el Barranc de l'Horteta, así como de las cimas que lo envuelven. 
Desde la Penya Morruda seguimos subiendo, hasta enlazar con el sendero que recorre toda la vertiente sur del Puntal de l'Ereta y el Frontó, otro de los senderos, que por muchas veces que lo hayamos recorrido nunca nos cansamos de hacerlo. Por él alcanzaremos el Collet de la Coveta del Rubio, vale la pena detenerse allí un momento y disfrutar de la bonita panorámica que ofrece.
Desde este pequeño collado iniciaremos el descenso hacia el Barranc de la Font de Cabres, parando antes en la Coveta del Rubio, un curioso abrigo pastoril. Hemos bajado bastantes veces desde el colladito hasta el barranco, pero esta vez haremos una pequeña variación y en vez de seguir el sendero que va hasta les Runes del Fenassar utilizaremos otro más descompuesto y pronunciado que nos depositará de forma más directa en el hormigonado que transcurre paralelo al barranco. Una vez en él seguiremos a rajatabla las indicaciones que nos conducirán a la Font de la Cervera. Desde la misma fuente se inicia la subida al Castell.
Las tres subidas al Castell son exigentes, pero de las tres esta que sube por su vertiente oriental es a mi juicio la más bonita, esta empieza emboscada y poco a poco va saliendo al rodeno desnudo más típico de la Serra d'Espadà. Decir que el parón me hizo mella y la subida me pegó, no así a mis dos compañeras, que tenían más ganas que yo de salir al monte y subieron como un tiro.
Arriba volvimos a contemplar las ruinas de esta antigua fortaleza musulmana, y a disfrutar de las excelentes vistas que nos ofrece, especialmente hacia el sector más oriental de la sierra y hacia el litoral, a escasos kilómetros de allí.
La bajada, bastante técnica en su primer tramo, la haríamos por los rotos rodenos de la vertiente sur del Castell, la cosa suaviza al llegar al Coll de la Vespa, donde el sendero se vuelve a introducir en el bosque, así, de esta manera tan plácida llegaríamos al punto de inicio, cansado, yo al menos, pero con buenas sensaciones, esas que tanto ansiaba recuperar.

Un saludo a tod@s.


Compases iniciales de la excursión, con nuestro principal objetivo, el pico sobre el que se asienta el Castell d'Uixó, siempre presente...

...pero dejaremos su ascensión para el final de la ruta, antes nos iremos adentrando en el valle del Barranc de l'Horteta, vemos alguna de las cimas que lo rodean.

Acercamos con el zoom les Penyes de Montdragó, en las que hasta no hace mucho había una ferrata que clausuraron por motivos de seguridad. Antes de eso nosotros la hicimos a principios de 2015.

El Pic de la Font de Cabres, en el que me estrené oficialmente como senderista.

La visita a les Mines de Terreta fue un extra, pues no entraba inicialmente en mis planes visitarlas. Esta es la primera galería, la más corta...

...y esta la segunda, la más larga y a la que le van saliendo ramales a izquierda y derecha. En ellas se extraían, hasta mediados de los años cincuenta, arenas silíceas (terreta).

Si que entraba en el menú la Penya Morruda, y tras la improvisada pero breve visita a la mina, esta será nuestro siguiente objetivo.

La vemos aquí desde otra perspectiva.

Antes de emprender la subida definitiva a ella pararemos en el Aljub de la Mina, en el que Laia se pudo dar un baño, Senda no se atrevió a entrar.

El sendero llega hasta la base de los rodenos, y desde allí se gana con facilidad la cima.

Desde allí tenemos esta privilegiada visión del conjunto Penyes de Montdragó/Penyalba, un oasis calizo en predominio rodeno.

Un poco más arriba de la Penya Morruda está la senda que recorre la vertiente sur del Puntal de l'Ereta y el Frontó, que recorreremos ahora hasta el Collet de la Coveta del Rubio. Vemos la vertiente norte del Castell, con el Coll de Mena.

Panorámica desde este sendero, que habremos recorrido ya decenas de veces.

Vemos también la Vall d'Uixó.

Vistas desde el Collet de la Coveta del Rubio, con el Penyalba destacando.

Volvemos a darle trabajo al zoom para acercar el Alto de la Nevera y el Castell de Castro.

Panorámica hacia poniente desde este pequeño collado.

Tampoco son malas las vistas hacia el este, con el Puntal del Calderer/Creu de Ferro y el Mediterráneo al fondo.

Unos metros más abajo del collado encontramos la cueva a la que hace referencia el topónimo.

Dos cosas destacan de esta Coveta del Rubio, una es su columna central...

...y la otra los restos de la edificación que antaño había en la entrada a esta pequeña oquedad, suponemos un corral o algo relacionado con el pastoreo.

Bajaremos ahora al lecho del Barranc de la Font de Cabres, siempre con la silueta del Castell presente.

Algunas de las cimas del sector oriental de la Serra Calderona asoman tras el Coll de Mena.

De las más orientales de la Calderona a las más orientales de Espadà, Puntal del Calderer/Creu de Ferro y Coll del Bledar.

Nos plantamos ante las laderas del Castell.

Volviendo a usar el zoom vemos con mayor claridad las murallas norte de esta antigua fortaleza.

Font de la Cervera, como podréis imaginar, sin agua. Cerca de ella hay una pequeña área recreativa, que aprovechamos nosotros para sentarnos a pegar un bocado.

La primera parte de la subida la haremos rodeados de buenos ejemplares de pino rodeno.

La frondosa vegetación de este primer tramo de exigente subida queda de manifiesto en esta y las dos siguientes fotografías.





Salimos a una zona de rodenos...

...conocida como els Morretons de Montsonís.

El haber ganado altura nos permite tener una visión completa del pequeño valle del Barranc de Font de Cabres, con el pico homónimo a la cabeza.

La cima del Castell, a la vista.

Penyalba, Cantal y Puntal d'Artana.

Murallas sur del Castell.

Entramos en el recinto de la fortaleza, lo que en su día fue el patio de armas.

Mirando al norte vemos el Desert de les Palmes, y las ciudades de Vila-real y Castelló.

La zona de los aljibes resulta ser el punto más alto del Castell d'Uixó, a 492 metros de altura.

Vemos otra emblemática montaña de la Vall d'Uixó, el Pipa, las cimas de la Calderona que se ven en el horizonte son el Alt del Pi, el Oronet, Rebalsadors, Peñas Blancas y Monte Mayor.

Como todos los castillos de la Serra d'Espadà este es de origen morisco y data del siglo XI y ha sufrido a lo largo de su historia varias conquistas y reconquistas.

También, como en todos los castillos de la sierra, se halla en ruinas, señal que algo no se ha hecho bien a lo largo de la historia de este país a la hora de conservar estos patrimonios culturales.

Excelente balcón hacia el litoral mediterráneo.

Iniciamos la bajada, volvemos a ver las murallas de la vertiente sur.

La Plana Baixa desde las laderas del Castell, con las poblaciones de la Vilavella, Nules, les Alqueries y Borriana.

La Vall d'Uixó...

...hacia allí ponemos rumbo ahora

Una gran urbe, la cuarta más grande de la provincia, rodeada de bonitas montañas.

Vemos aquí cuatro de ellas.

Un último vistazo a les Penyes de Montdragó, omnipresentes toda la mañana.

Tras pasar por el Coll de la Vespa entramos en este delicioso tramo de sendero.

Castell d'Uixó, última cima ascendida en 2017. Al final de la ruta unos 800 metros de desnivel positivo acumulado en poco más de 10 de kilómetros, no está mal.


16 comentarios:

  1. Hola Dani:

    Me alegra ver que vuelves a estar al pie del cañón y que dentro de lo que cabe, tu rodilla, te ha dado un respiro y has podido salir a disfrutar de nuestra afición/pasión.

    Que suerte que tenemos al tener esta gran sierra tan cerca y en un momento dado, nos sacamos de la chistera una gran ruta, que nos ayuda a quitarnos esos malos momentos que el día a día nos regala.

    Saludos y a seguir disfrutando de las sendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra y Eulogio.

      Pues parece que sí, he ido subiendo progresivamente el nivel de dificultad de las rutas desde que me dieron el alta y parece que la rodilla responde bien, la prueba definitiva será este domingo, que nos enfrentaremos los 1000+ del Puig Campana jejeje.
      Tu lo has dicho, somos muy afortunados de tener este sector oriental de Espadán al lado de casa, esta zona de la Vall d'Uixó en concreto tiene algunas sendas y zonas que aunque las haya recorrido decenas y decenas de veces nunca me canso de hacerlo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Dani,

    Me alegra mucho ver que esa rodilla ya vuelve a estar a tope, ahora no quieras forzar la recuperación con rutas duras de las tuyas... jejeje
    Que gozada poder salir de casa y realizar rutas tan bonitas como la que nos has explicado, una auténtica delicia.
    A ver si en el curro te dejan escaparte algún día más y puedes seguir dándole caña a tu gran pasión.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Bueno, este finde ya nos hemos bajado a Alicante y hemos hecho una que no fue muy larga, pero que rayó ya los 1000 de acumulado y con algún tramo de terreno no muy cómodo, y este finde que viene, el domingo en concreto nos someteremos al Puig Campana, ya os contaré jejeje.
      Somos afortunados David, nosotros por tener Espadán al lado de casa, y tu por ejemplo por tener tan cerca Collserola o la Mola en Sabadell o todas esas sendas y montes de Montanejos.

      A disfrutar del Moncayo, ya nos contaréis!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Una ruta corta, pero exigente, viendo el desnivel acumulado, que empieza ya con dos platos fuertes, como la visita a les Mines de Terreta, que me ha extrañado mucho que las tengan sin cerrar, y la coveta del Rubio, que ya solo con disfrutar de ese pilar central, para mí, ya merece la pena subir hasta la preciosa cima del Castell, rodeada de piedra rodeno; una buena atalaya para disfrutar del mediterráneo, y que sin duda la eligieron por ello, para ubicar el castillo, que por desgracia como pasa también en Aragón, se deja caer, sin que las administraciones hagan nada, una lastima!

    Salud y montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Mira que tengo la zona pateada y todavía no conocía esas minas ni la Coveta del Rubio, que si que es verdad que para lo pequeña que es la oquedad es increíbles que se haya formado esa columna. Respecto a las minas, Espadán, sobre todo en su sector más oriental tuvo antaño bastante actividad minera, y son pocas las que he encontrado cerradas, aunque hay que decir que la mayoría de ellas son galerías horizontales y no verticales, yo casi las cerraría más para evitar vandalismo (pintadas y tal) que por otra cosa. Con lo de los castillos, poca cosa se puede hacer ya, pues la gran mayoría de los de la sierra, todos en magníficas atalayas, están en condiciones similares a este de la Vall d'Uixó.

      Por cierto, he visto por ahí que no hace mucho estuvisteis en el Matarraña, visitando les Roques del Masmut ;-), uno de los parajes que tengo previsto visitar, a no mucho tardar, en este 2018.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Estuvimos estas Navidades, hemos aprovechado estas fiestas para hacer un poco de todo, y la circular a les Roques del Masmut, nos gusto mucho, una lastima que el barranco no llevase agua, pero aun así mereció mucho las más de dos horas de coche.

      Eliminar
    3. A ver si llueve bien de una vez y podemos visitar aquella zona con agua en sus barrancos. Nosotros también tenemos casi dos horitas hasta Peñarroya de Tastavins.

      Eliminar
  4. Por lo que veo nos dio por despedir el año por la misma zona, en tu caso ... el patio de tu recreo. Bueno Dani, una buena prueba para tu rodilla que, visto lo visto, parece casi recuperada, de lo cual me alegro un montón. Un fuerte abrazo y a seguir deleitándonos con tus andanzas para este 2018, que tiene pinta de ser un gran año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Ya he leído tu crónica, ya, y la pienso releer, por que esa subida "off road" o "wild side" a la Creu de Ferro tiene muy buena pinta y quiero tomar buena nota ;-)
      Ha sido curioso por que cuando he empezado a leer y he visto "última ruta del año" y los puntos por los que pasasteis he exclamado "será posible que no coincidiéramos!!!", pero ya he visto luego que la ruta la hicisteis un par de semanas antes.

      Otro fuerte abrazo para ti Paco, y a sacarle todo el jugo posible a este recién estrenado 2018!!

      Eliminar
  5. Hola Dani.

    Me ha parecido ver a la pantera rosa por la Vall d'Uixó ;-)

    Yo creo que tu rodilla ya la tienes perfecta (este sábado sera la ultima prueba) pero despues de meterte el desnivel de esta ruta, tela marinera. Como comentas, tener 800 metros de desnivel al lado de casa, con esta mezcla de bello paisaje rodeno/caliza, minas/cuevas/castillos es toda una suerte.

    Y hablando de Castillos, ya no es solo allí sino en todos los sitios de la geografía peninsular. Como amenazan ruina y que lástima entra, pues además este castillo árabe se ve muy bonito, pese al estado ruinoso (ya sabes que soy un apasionado de los restos históricos y arqueológicos)

    Bueno, chico, no te olvides de echarte el bañador que esas playas de Benidorm (dicho en voz baja) llaman mucho, jajajaja

    Toni Anónimo MS.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy a echar un bañador...rosa!! jajaja.

      Es lo que tiene este sector de Espadà tan cercano a la costa, que a un par de cimas que subas en una misma ruta, ya te sale un desnivel a considerar.

      Para la próxima vez que vengáis a hacer una ruta a la Serra d'Espadà os prepararé alguna ruta con castillo, ya que todos los pueblos de la sierra tienen uno, en ruinas, pero los tienen. Este de la Vall d'Uixó, junto con el de Castro y el Maús, es de mis favoritos.

      Práctica tu inglés, que si después del Puig Campana vamos a tomarnos unas birras a Finestrat te hará falta ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bien Dani,de nuevo en ''primera linea'' y con ese ''campo de entrenamiento'' que tienes al lado de casa,''anirás mes que meló,en res''...jajaja.
    Que recuerdos de ver a mi madre utilizando terreta para fregar los cacharros de cocina,al ver esas Minas.
    De nuevo la montaña con agradables encuentros.Recuerdo también el que tuvimos con Pablo en el Gorgo,nosotros acabábamos de almorzar y ellos llegaban en ese momento.Habrá que promover una ruta bloguera...y ''la dejo caer''...jajaja.
    Una buena ruta a la que no le han faltado alicientes...''menos mal que estabas probando''...jejeje.
    Coincido contigo en lo de todos esos castillos en ruinas,que merecen algo mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Bueno, el encuentro con Pablo y sus amigos la semana anterior fue premeditado por mi parte, ya que leí en su blog que iban a subir a la Penya Migdia desde la Vall d'Uixó, así que yo me acerqué a Fondeguilla para subir a esta cima desde allí, calculando que más o menos me encontraría con ellos en la cima. Estuve cerca de media hora esperando allí arriba y no aparecía nadie, por suerte, cuando ya iniciaba el descenso vi aparecer un grupo grande en el vecino Pic de Sumet, supuse que eran ellos y fui a su encuentro, fue bonito vernos por que habían pasado casi cinco años del día en que hicimos una ruta conjunta y nos conocimos.
      Pic de Sumet, Penya Migdia, Penyalba, Castell, Font de Cabres, Pipa...por montañas que tengo al ladito de casa no será jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Dani! Además de ser un excelente test para tu rodilla, es una excelente ruta para disfrutar de Espadán con mayúsculas. Bonito y duro recorrido que hemos podido disfrutar casi, casi como tú (bueno, un poco menos) por la estupenda descripción de la ruta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Teniendo estas montañas tan a mano estaba claro donde iba a poner a prueba mi rodilla, ¿no?, además una buena prueba, que ya sabemos que muchas sendas de rodeno no son lo que se dice cómodas jeje.
      Con esta y la de la semana de antes en la Penya Migdia le dimos un cierre digno a un final de año que se había torcido un poco.

      Un abrazo.

      Eliminar