6 de mayo de 2018

Ascensión al Puchilibro (1597 m.) desde el Castillo de Loarre

Domingo 1 de abril de 2018

Hola Amigos, bienvenidos a la Nave del Misterio... ūüėÜ. A finales de la d√©cada de los 70 unos supuestos avistamientos OVNI pusieron en el candelero el cerro Puchilibro o Pusilibro, en la Sierra Caballera, en el Pre-Pirineo de Huesca. En los meses posteriores el caso atrajo la atenci√≥n de los medios de comunicaci√≥n internacionales y desat√≥ una locura, que desencaden√≥ multitud de peregrinajes nocturnos, en busca de m√°s avistamientos, a la cima por parte de curiosos y amantes de lo paranormal. Incluso famosos investigadores, como J.J. Benitez, se interesaron por el Caso del Puchilibro. Hoy en d√≠a resulta impensable hablar del fen√≥meno OVNI en Espa√Īa y no mencionar el Puchilibro. 
En lo que a nivel excursionista se refiere as√≠ a primera vista parece que esta cima no tenga mucho inter√©s, pero no es as√≠, todo lo contrario, su ascensi√≥n nos permitir√°, bien a la ida, o bien a la vuelta, visitar el espectacular Castillo de Loarre, luego la ascensi√≥n tiene alguna parte boscosa realmente deliciosa, y dos crestas, sobre todo la occidental, muy entretenidas, por no hablar de las magn√≠ficas vistas desde arriba, donde podremos contemplar la pr√°ctica totalidad del Pirineo oscense, y si a esto le a√Īadimos el toque especial que le dio la nieve el d√≠a que ascendimos nosotros tenemos una excursi√≥n imprescindible si se est√°n pasando unos d√≠as en la zona.


As√≠ dio cobertura, en portada, el diario oscense La Nueva Espa√Īa-hoy Diario del Altoarag√≥n- al caso OVNI del Puchilibro. Me he tomado la peque√Īa licencia de encabezar este reportaje con esta imagen. Esta noticia del Heraldo cuenta como fueron aquellos a√Īos de locura OVNI.



Al contrario que el d√≠a anterior en Riglos el s√°bado, y tal como estaba anunciado, se nos presentaba desapacible y lluvioso, y con las monta√Īas de alrededor de Loarre con una fina capa de nieve, cosa que echaba al traste el otro plato fuerte de estas mini-vacaciones, la ascensi√≥n a la Pe√Īa Gratal. Pero contando con esa previsi√≥n meteorol√≥gica, que anunciaba mejor√≠a tras mediod√≠a llevamos con nosotros un par de cortos planes B, que pudi√©semos hacerlos por la tarde, la ruta de los Mallos de Ag√ľero o la ascensi√≥n al Puchilibro, pero esa mejor√≠a no lleg√≥ hasta √ļltima hora de la tarde, no la desaprovechamos y subimos a la espectacular Ermita de la Virgen de la Pe√Īa de Ani√©s, antes fuimos aprovechando, como bien pudimos, las cortas treguas que dieron lluvia, viento y nieve para hacer un poco de turismo por la zona. El domingo sin embargo amaneci√≥ un d√≠a esplendido, as√≠ que decidimos que antes de volvernos para Betx√≠ aprovechar√≠amos la ma√Īana para hacer alguna ruta corta, por lo cual nos ven√≠a ni que pintando cualquiera de los dos planes B, al final ejecutamos el del Puchilibro.

La ascensi√≥n dio comienzo en el parking del Castillo de Loarre, como he comentado, uno de los alicientes para venir a hacer esta ascensi√≥n es la recomendad√≠sima visita al castillo, como nosotros ya lo visitamos en 2016 hoy nos saltamos ese paso. Justo en la entrada al castillo encontramos el poste se√Īalizador de la excursi√≥n, que tuvo la mayor parte del tiempo como gu√≠a las marcas del PR-HU-105. Este nos hizo cruzar el llano adyacente al castillo para de inmediato introducirnos, ya por sendero, en un precioso bosque de pino y boj, en el que no tardamos en notar el efecto de la nevada del d√≠a anterior, tanto en el suelo como el la improvisada lluvia, producida por el deshielo de la nieve acumulada en los √°rboles. Tras un breve tramo de carril, que nos sac√≥ definitivamente del bosque, retomamos un sendero, que empez√≥ a encaramarnos por una ladera poblada de erizones, por la que nos fue posible avanzar gracias a una arista rocosa, por la que fuimos ganando altura de forma muy r√°pida y directa, en un tramo muy est√©tico y en el que empezamos a gozar de unas espl√©ndidas panor√°micas, del Castillo de Loarre, de la propia Sierra Caballera, de la Hoya de Huesca, de algunas cumbres pirenaicas e incluso de las nieves flotantes del Moncayo. La pendiente de la arista fue suavizando, hasta que alcanzamos el hombro SO del Puschilibro, ah√≠ enfilamos el amplio lomo cimero de esta monta√Īa, por un sendero que se abr√≠a camino entre el mar de erizones. La cima del Puchilibro es una amplia plataforma coronada por un v√©rtice geod√©sico de tercer orden, aunque las vistas son de primer√≠simo, sobre todo si miramos al norte, en el que veremos n√≠tidamente todo, y cuando digo todo es todo, el skyline principal, engalanado de blanco, del Pirineo de Huesca, abarcando desde el Aneto hasta Pe√Īa Ezkaurre, en un elenco panor√°mico de cimas espectacular. Tampoco se quedan atr√°s las vistas hacia el propio pre-Pirineo (Sierra Caballera, Oroel, San Juan de la Pe√Īa, Guara), la Hoya de Huesca y el Moncayo.

Tras la cima desandamos el tramo hasta el hombro, all√≠ tomamos un sendero descendente que nos aproxim√≥ a la cresta occidental del Puchilibro. Una vez ante ella podremos decidir si seguir por su filo o evitarla por un sendero que nos bajar√≠a de forma m√°s directa al Plan de Lugas. Antes de que pudi√©semos decidir nada Laia ya se hab√≠a enfilado por la cresta, as√≠ que esta vez la decisi√≥n la tom√≥ ella, y mira por donde, nos acab√≥ dando un susto de muerte, os cuento. La cresta, aunque afilada y estrecha, no tiene ninguna dificultad t√©cnica ni patio alguno, lo que permite ir en todo momento por el filo, en un tramo de los llamados disfrutones. Tanto est√°bamos disfrutando que en un momento dado nos saltamos el paso de bajada de la cresta y que evita un estrecho y expuesto destrepe, as√≠ a ojo de II¬ļ, a la que llegamos ante √©l Laia ya lo hab√≠a bajado, y nosotros tras sopesarlo tambi√©n lo vimos, haci√©ndolo con cuidado, factible. Eva se puso a bajar primero, y yo, como la c√°mara me pod√≠a molestar, me dispuse a guardarla en la mochila, eso hizo que Laia, al vernos parados, se impacientara y volviese a subir, evitando a Eva por una zona muy expuesta por la que hab√≠a algo de nieve, peg√≥ dos patinazos,"se nos mata!!" exclam√©, antes de que la pudiese agarrar por el collar. 
Recuperados del susto localizamos el paso de bajada, al que le dio continuidad un sendero que nos acab√≥ desembocando en el Portillo Chara, en el que hay unas antenas, desde √©l bajamos al Plan de Lugas, all√≠ pudimos deleitarnos con el vuelo, y tambi√©n, en primera fila, con la espectacular maniobra de despegue de los parapentes. Nos hubi√©semos quedado m√°s rato all√≠, pero ten√≠amos que buscar un sitio para comer y luego nos quedaban cuatro horas de coche hasta Betx√≠. As√≠ que no nos entretuvimos mucho en volver a buscar las marcas de PR, que hab√≠amos abandonado para acercarnos a la plataforma de despegue, y atajamos por el bosque, por un carril descendente, que nos hizo encontrar el primer sendero de la ma√Īana, por el que regresamos al Castillo de Loarre, uno de las muchas joyas de una zona que nos ha gustado mucho, tanto en lo monta√Īero como en lo cultural, y a la que estoy seguro que volveremos pronto.

Un saludo a tod@s.


Castillo de Loarre, de obligada visita si est√°is por la zona o baj√°is de Pirineos. Esta fant√°stica fortaleza supone el punto de inicio de la excursi√≥n, aunque si quer√©is meterle m√°s kil√≥metros y desnivel tambi√©n se puede empezar desde el pueblo de Loarre.

De hecho, este sendero, el PR-HU 105 arranca desde allí. Tras cruzar los Planos del Castillo se introduce en este bosque, más o menos en este punto se puede decidir en que sentido hacer la circular.

Nos inclinamos por hacerla llev√°ndole la contraria a las agujas del reloj. El sendero se sumerge en un mar de boj.

El sendero sale de forma moment√°nea del bosque, y se nos quedan al descubierto estas vistas del Castillo de Loarre y la Hoya de Huesca, en la que distinguimos los embalses de la Nava y la Sotonera.

Pronto volvemos a introducirnos en este bosque pre-pirenaico, por los que siempre es una delicia caminar.

No tardan en hacerse patentes los efectos de la nevada del viernes por la noche y el s√°bado por la ma√Īana.

Bonitas estampas las que nos regaló esta nevada primaveral.

Tapiz blanco en el bosque, solo quebrantado por la trazada del sendero.

Tras unos metros de carril volvemos a enganchar sendero, perfectamente dibujado entre los erizones o cojines de monja.

Curioso el efecto de la nieve aposentada sobre el punzante matorral, y que sin embargo no llegó a cuajar sobre el sendero.

Enfilamos la arista o espinazo SE del Puchilibro.

No s√© si en la primera foto del reportaje, la del castillo, hab√≠ais advertido de la presencia del Moncayo. Durante toda la ma√Īana nos estuvo mostrando esta bonita estampa.

Loarre y su castillo, bonita perspectiva tomada durante el transcurso de la arista.

Por la larga arista, que no tiene dificultad alguna, con parte de la Sierra Caballera o de Loarre a nuestras espaldas.

Al subir a lo recto este tramo nos exigir√° el mayor esfuerzo de toda la ascensi√≥n, aunque ir√° suavizando a mayor altura ganada.

Vemos, mirando atr√°s, toda la longitud de la arista recorrida hasta ahora.

Y a√ļn queda un trecho hacia delante, aunque como veis con una pendiente m√°s llevadera.

Poco antes de alcanzar el hombro del Puchilibro empiezan a mostrarse las primeras cumbres pirenaicas...

...que resultan ser el macizo de Ordesa/Monte Perdido al completo. Con este anticipo visual nos morimos de ganas de llegar arriba.

Alcanzamos el hombro, e iniciamos el tramo definitivo, con pendiente muy llevadera y entre erizones, hasta la cumbre.

Vistazas hacia la Hoya de Huesca. Vemos tambi√©n el Plan de Lugas, por el que pasaremos m√°s tarde.

Alcanzamos la cima del Puchilibro/Pusilibro, a 1597 metros de altura. En el vértice encontraremos una caja con una libreta en la que poder plasmar nuestro paso por esta cima.

Vayamos sin más dilación con las espectaculares vistas de esta cima, irremediablemente la mirada se nos va hacia el Pirineo oscense, el cual dominamos totalmente. Toma general del sector occidental...

...y otra del central/oriental. Ahora desgranemos un poco las vistas.

Empezamos con esta toma de las fajas de Ordesa, con el Gabieto, Taillón, Dedo y Falsa Brecha, Punta Bazillac, Brecha de Rolando y Casco, sencillamente espectacular.

No nos movemos de Ordesa. Marbor√©, Cilindro, Monte Perdido, Pico de A√Īisclo/Soum de Ramond y Punta de las Olas.

Nos vamos un poco hacia el oeste. Sierra Tendenera.

Seguimos hacia occidente. Los dos emblemas monta√Īeros de la Jacetania, Pe√Īa Oroel y la sublime Collarada.

Nos desplazamos un pel√≠n al este. Seguimos viendo Pe√Īa Oroel, y detr√°s la Sierra de la Partacua, con Pe√Īa Telera a la cabeza.

Punta Ag√ľerri y Bisaur√≠n, con su inmensa pala SO.

Sector del Aspe, con el póker Llena de Bozo, Llena de la Garganta, Aspe y el Sombrero.

Pirineos m√°s occidentales, con algunas cimas como Pe√Īa Forca, Petretxema, Acherito o Mesa de los Tres Reyes/Hiru Erregeen Mahaia.

San Juan de la Pe√Īa y al fondo el Ori/Orhy.

Finalizamos el repaso pirenaico con el rey de la cordillera, el Aneto, en el centro de la imagen y reventando el zoom.
No nos olvidamos de las vistas hacia otras latitudes, sierras pre-pirenaicas, donde destaca entre todas el Tozal de Guara.

Y finalizamos el repaso visual con la cima que ten√≠amos prevista subir el s√°bado y que se nos queda pendiente, la Pe√Īa Gratal, que durante muchos a√Īos me pensaba que se trataba del Puchilibro.

De vuelta al hombro continuamos d√°ndole forma a la circular. Vemos ya la cresta occidental del Puchilibro.

En esta imagen se ve mejor perfilada, y en el repetidor inferior en el que desemboca.

Estamos de lleno en la cresta, primero la escoramos a un lado...

...pero luego ya iremos por su filo en todo momento.

Este tramo ali√Īa con un poco de aventura a la ruta.

Durante el recorrido por la cresta continuamos teniendo unas bonitas vistas de todo el Pirineo Occidental.

De momento el √ļnico objeto volador que vimos, en este caso totalmente identificado, una collalba gris ūüėŹ.

Un momento en el que la cresta se ensancha. Tras nosotros el Puchilibro adquiere la forma de cima que a√ļn no nos hab√≠a mostrado.

Tramo en el que la cresta se pone brava, y en el que Laia nos dio el susto.

Aunque con cuidado se puede destrepar lo m√°s aconsejable es seguir los hitos, los que no vimos en un principio y salvar el problema por la vertiente sur.

El paso en cuestión visto desde abajo.

M√°s objetos voladores, en este caso parapentes...

...con cuyo vuelo pudimos deleitarnos en el Plan de Lugas.

En dicha llanura está la plataforma en la que despegan. Eva y Laia atentas al próximo despegue.

Posicionarse, aprovechar la r√°faga de viento...

...hacerse con las riendas del parapente...

...y a sobrevolar los cielos de Loarre. Todo un espect√°culo.

Tras ver despegar a los parapentes y un tramo por el bosque regresamos al castillo, vemos sus mallos.

Castillo de Loarre, que tuvo una gran afluencia ese día, no es para menos, es un lugar digno de visitar.

Castillo de Loarre y el Pusilibro, desde las inmediaciones de Loarre. Decimos adi√≥s a la cima OVNI, en la que mira por donde si que fuimos abducidos, pero por sus maravillosas vistas.

12 comentarios:

  1. Al margen de la anécdota de el OVNI, que espectacular balcón con unas vistas de alucine, me la apunto para cuando vaya a visitar el castillo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una esta zona muy a tener en cuenta Salvador, un gran patrimonio hist√≥rico y un buen pu√Īado de espectaculares opciones senderistas. No lo dudes!!

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    Pues la primera noticia que tengo yo del tema OVNI en la zona ... Particularmente tanto la subida al Puchlibro como a la Virgen de la Pe√Īa o la vuelta a los Mallos de Ag√ľero merecen la pena, aunque est√° √ļltima es muy cortita.

    La subida al Puchilibro la hice con mi mujer el invierno pasado y nos gusto mucho, es un paseo bastante agradable, por bosque, sendero, con dos tramos de cresta, el primero sin ninguna dificultad y el segundo con un buen ambiente, aunque para mi lo mejor son las formidables vistas de 360¬ļ que ofrece.

    Ve que se os quedo pendiente la Pe√Īa Gratal, no se la idea que llevar√≠ais, pero a mi particularmente no es un monte de los imprescindibles, y por ejemplo el Peiro es mucho m√°s atractivo, aunque lo m√°s habitual por estos lares es trazar una circular subiendo al Peiro, Gratal y las Calmas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Pues yo soy muy cabez√≥n, debo tener algo de ma√Īo jeje, y desde el primer d√≠a que sub√≠ al valle de Tena, y antes de Monrepos vi la imponente Pe√Īa Gratal, que me pensaba que era el Puchilibro, me dije que alg√ļn d√≠a ten√≠a que subir all√≠ arriba, no pudo ser esta vez, pero seguro que a la pr√≥xima si jeje.
      Cierto que la circular a los Mallos de Ag√ľero es muy cortita, pero vi una opci√≥n m√°s larga que sub√≠a a Pe√Īa Com√ļn. Luego a la Ermita de la Virgen de la Pe√Īa subimos con la furgoneta hasta donde pudimos y luego ya llegamos a la ermita a pie, un sitio y un sendero espectacular, queda pendiente hacer la ruta desde Ani√©s. Y muchas cosas m√°s, ya que a parte de las recomendaciones que nos dieron en la hospeder√≠a, m√°s las que tu me vas dando, est√° claro que a esta zona del pre-Pirineo de Huesca volveremos m√°s veces, pues nos gust√≥ mucho.
      Sabía que las vistas desde el Puchilibro no nos defraudarían, pero lo que no esperaba es la variedad que ofrece, para lo corta que es, la ruta de ascensión, nos sorprendió muy gratamente.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Dani,

    Dices de mis rutas "ya que me viene de paso", pero tus "ya que estamos aprovechamos que volvemos y hacemos un plan B" se est√°n convirtiendo en todo un cl√°sico del blog.
    Que suerte poder disfrutar de esos senderos con un poco de nieve.
    Ese castillo me ha gustado mucho, voy a tener que mirar hacia atr√°s tu blog para encontrar la entrada donde nos lo describes.
    Que gozada poder caminar por esas crestas, y encima con el premio de poder ver todo el Pirineo nevado.
    Si es que no le seguís el ritmo a Laia, mira que quedaros atrás... la pobre seguro que fue a por vosotros para ayudaros a bajar... bromas a parte, menos mal que todo quedó solo en un susto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Es verdad, as√≠ a bote pronto me vienen Pe√Īa Oroel, Ori, Pe√Īa Foratata Occidental y este Puchulibro, cimas destacadas que siempre hemos subido la ma√Īana del mismo d√≠a que nos volv√≠amos a Betx√≠.
      El castillo lo visitamos en 2016, cuando volvíamos de la Ruta de las Golondrinas, pero no hice crónica, no suelo hacerlas de este tipo de cosas, de la visita, así que lo mejor será que vayas a verlo en directo jeje, y de paso subes al Puchilibro, valen mucho la pena las dos cosas el castillo y la cima.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani.

    Habría estado bien que hubieras retocado la foto de la cima y meter detrás vuestro un Objeto Volador No identificado, jejeje

    El Puchilibro me ha gustado, y de hecho la subida por la cresta me ha recordando en ciertos aspectos con esa caliza y el buje a la de la Mogorrita. Eso s√≠, lo mejor, toda la identificaci√≥n de las monta√Īas pirenaicas hasta arriba de nieve, y lo peor el susto de Laia.
    Loarre se merece una visita cuanto antes.

    Toni MS
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Ya está solucionado eso, échale un vistazo jejeje.

      Quitando del susto de Laia una fant√°stica ma√Īana de monte, con una ascensi√≥n muy variada: pinos, eriz√≥n, boj, cresta, un poco de nieve y un d√≠a despejado y sin viento para disfrutar de las maravillosas vistas de este Puchilibro.
      El castillo ya te digo yo que merece mucho la pena visitarlo, además la visita guiada es muy completa y detallada, que por cierto, a parte de rodarse alguna escena de El Reino de los Cielos, peliculón, parece ser que también estuvieron en el castillo los de Cuarto Milenio buscando fantasmas jeje, parece, entre eso y el OVNI del Puchilibro, que la zona está abonada al misterio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Hola, Dani! Buen final de fiesta antes de volver a casa. Quitando el susto de Laia, una ruta de lo m√°s atractiva. Adem√°s nos has repasado todas las cimas pirenaicas de este a oeste¡qu√© barbaridad! Por cierto, se echa de menos Penyagolosa (ja,ja,ja). As√≠ se aprovechan los d√≠as de fiesta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Con estas vistazas de la cordillera pirenaica nos desquitamos un poco de lo de Pe√Īa Oroel, otro excelente balc√≥n al Pirineo y que ascendimos el a√Īo pasado antes de volvernos para Betx√≠, en la que apenas pudimos identificar ninguna de las numerosas cimas pirenaicas que se divisan desde all√≠. ¿Te imaginas que hubi√©semos visto Penyagolosa desde el Puchilibro?, hubiese sido la leche jeje.
      El susto de Laia lo podemos contar ahora como una anécdota, pero en ese momento nos asustamos mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Dani...
    Otro curioso top√≥nimo monta√Īero y por lo visto ''base'' ovni...jejeje.
    Desde luego que la ruta se ve muy atractiva.Esa senda flanqueada de nieve,estaba muy chula,pero sin duda,las vistas desde arriba,brutales.Le has sacado todo lo mejor al zoom de tu c√°mara,para mostrarnos esas espectaculares monta√Īas pirenaicas,todas con su imponente manto blanco.
    Hubiera sido un puntazo,lo que te comenta Toni,de poner un ''Objeto Volador'' detr√°s vuestro en la cima...jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      √Čchale un vistazo de nuevo a la foto de cima que algo si que sale...

      Tuvimos suerte con día, ya que dos jornadas antes, en la ruta de Riglos, hubo un tramo en el que también habían unas vistas cojonudas del Pirineo, pero habían muchas nubes enganchadas en la cordillera. Por suerte en el Puchilibro la visión fue nítida, y además la nieve caída el sábado hizo que el "skyline" pirenaico luciese de un blanco mucho más esplendoroso.

      Un abrazo.

      Eliminar