7 de octubre de 2018

La Palma: Nacientes de Marcos y Cordero

Miércoles 12 de septiembre de 2018


Pido disculpas de antemano por los topicazos, pero durante las próximas cinco semanas va a ser una hora menos en el blog, y va a oler a plátano, queso asado, papas arrugás y mojo picón, pero es que hemos cumplido un sueño que llevábamos persiguiendo desde hace unos años y por fin hemos podido viajar a la Palma, la Isla Bonita, un auténtico paraíso a nivel natural y también excursionista, pues existen allí más de 1000 kilómetros de senderos homologados, así que teniendo programadas cinco jornadas para hacer rutas imaginareis que nos fue difícil elegir. Aunque una que no se podía quedar fuera del menú era la ruta de los Nacientes de Marcos y Cordero, quizás la más popular de toda la isla, la hicimos el primer día, empezando así a lo grande nuestro periplo rutero por la Palma. No nos defraudó, un sendero imposible junto a una ancestral y faraónica obra hidráulica y unos espectaculares bosques de laurisilva son las señas de identidad de esta fantástica ruta que os paso a narrar a continuación.






Siete días en la Palma e infinidad de curvosas carreteras para poner a prueba nuestro Opel Corsa (Rogelio) de alquiler y descubrir los máximos rincones posibles de la isla. Una de esas carreteras nos iba a llevar al parking del Centro de Interpretación de los Tilos, donde habíamos concertado cita con un taxista para que nos subiese hasta el Área Recreativa de la Casa del Monte e iniciar la marcha allí, ya que trazándola circular desde los Tilos la ruta se alarga considerablemente. Son 50 minutos de trayecto, por una pista que como la definiríamos...digamos que yo no me metería en ella, ni harto de Dorada y Tropical, con mi furgo, por suerte la simpática verborrea y el humor de Jose, el taxista, hizo que el trayecto se hiciese de lo más ameno, eso sí, no nos acabó de gustar que metiese once personas en su "Carolain", cuando tiene capacidad, y lo máximo permitido son nueve...

Cuando llegamos a la Casa del Monte nos percatamos de otra de las muchas peculiaridades de esta isla, la de lo cambiante que es y lo difícil que es atinar aquí con la meteo, pero de eso ya hablaremos en próximas entradas, hoy al empezar la ruta brillaba el sol, cuando toda la subida con el taxi había sido bajo la niebla, o sea, que estábamos por encima de las nubes. 

Encontramos varios paneles informativos allí, un par de ellos nos avisan que vamos a enfrentarnos a un sendero peligroso, solo apto para excursionistas con experiencia, hacen bien advertir, pues lo pueden pasar mal aquí las personas que padezcan vértigo o claustrofobia. Vértigo pues el sendero, colgado a media ladera  hasta llegar a los segundos nacientes, los de Cordero, discurre paralelo a un canal que se construyó a principios del siglo XX para canalizar el agua de las dos surgencias hasta los Sauces y San Andrés y que a día de hoy sigue en funcionamiento, y se asoma en numerosas ocasiones, y sin protección, a los impresionantes vacíos, camuflados sin embargo por la vegetación y espectaculares pinos canarios, hablaremos también de ellos en próximas entradas, que se desprenden hacia las profundidades del Barranco Rivero. Y claustrofobia por que en el transcurso de este tramo hay que atravesar 13 estrechos túneles, que van desde los 15 metros de longitud...hasta los 347!!, por lo que se hace obligatorio el uso de linterna o frontal, y recomendable el del casco, pues algunos de estos túneles, por fortuna los más cortos, hay que cruzarlos en cuclillas y no es difícil pegarse un coscorrón con el techo. Una fantástica experiencia ir atravesando estos túneles y entre uno y otro disfrutar de un paisaje excepcional, una primera toma de contacto con la naturaleza de la Palma inmejorable!!.

Mención especial merece el túnel nº12, el previo a los Nacientes de Marcos, no es por su longitud, 97 metros, sino por que el al estar tan cercano al los nacientes el agua inunda el sendero, por lo que hay que avanzar en cuclillas sobre la pared del canal, para más inri no para de llover agua del techo del túnel, por lo que es de lo más recomendable, así lo hicimos nosotros, llevar calzado de agua y chubasquero, un tramo muy aventurero, y por que no decirlo, muy divertido también.

Llegamos así a los Nacientes de Marcos, donde el agua brota de varios sitios, siendo el más espectacular una cascada semi-oculta por la exuberante vegetación que puebla la pared que cierra el circo. El sendero continúa aquí en breve pero fuerte ascenso, junto al que baja con fuerza el agua que viene acanalada de los Nacientes de Cordero, a los que llegamos tras volver a llanear el sendero y cruzar el decimotercero túnel. Estos nacientes son más modestos que los anteriores, pero también son muy bonitos y están en un entorno grandioso.


Nuestros primeros pasos en la Palma, junto al canal protagonista de la primera parte de la ruta.

Enseguida va a quedar patente que vamos a realizar una ruta muy rica en vegetación. Pronto quedamos sorprendidos con la forma y grandeza de estos pinos canarios.

Para esta ruta vamos a completar buena parte del PR 6.

Las nubes que hemos dejado abajo hacen amago de entrar en el Barranco Rivero, que muestra un bonito contrate sol/sombra en cada una de sus laderas.

Y así llegamos al primero de los trece túneles. Todos están señalizados, tanto en la boca de entrada como en la de salida, con su número y su longitud.

Eva, a la salida de uno de estos túneles.

Por un momento parecía que iba a formarse un mar de nubes en la cuenca del barranco, pero estas no llegaron a entrar del todo en él.

Salida del segundo túnel.

Anticipo de la vegetación que encontraremos ya con la ruta más avanzada.

Y llegamos al tercer túnel...347 metrazos subterráneos.

Ejem, mejor nos ahorramos los comentarios.

Este cuarto túnel hay que pasarlo en cuclillas, por suerte solo son 22 metros.

Como veis el sendero es bastante estrecho en algunos tramos, y pasa pegado a buenas caídas, requiere paso firme.

Poco a poco la vegetación va siendo más y más abundante.

Preciosos tramos de sendero.

Barranco Rivero, en el que no se atreven a entrar las nubes. El camino hecho hasta el momento, aunque parezca increíble, ha transcurrido por la parte que se ve sombreada.

Saliendo de otro túnel, en otra sección aérea. Recalcar que después de fuertes lluvias este sendero de los Nacientes permanece cerrado. De hecho existe la web de la Red de Senderos de la Palma en la que te puedes informar del estado de todos y cada uno de los senderos de la isla.

Y cada vez van siendo más abundantes los helechos, señal que nos estamos acercando a los Nacientes y hay más humedad.

Ante tal exuberancia vegetal...

...lo mejor es intentar fundirse en ella.

¿Os parecen grandes estos helechos?...pues ya veréis más adelante.

Ya vemos el circo de cabecera del Barranco Rivero, a primer golpe de vista no se ve, pero con el zoom acercamos...

...el Naciente de Marcos.

A él nos dirigimos, pasando por otro tramo con exposición.

Nuevo túnel, este con ventanas.

Desde una de ella volvemos a ver los Nacientes de Marcos.

Abrimos plano para ver como empequeñecen los Nacientes, y la marcada diagonal ascendente (hay dos excursionistas en ella) que nos espera tras ellos.

Vistazo atrás, hacia el túnel con ventanas, en el que aún está Eva.

Y llegamos al famoso túnel nº12, que atravesaremos ataviados con esta guisa.

Como veis el agua va tanto por la canal como por el sendero, por lo que hay que andar sobre la pared de la canal y agachados, con constante goteo cayendo desde el techo.

Este túnel también tiene ventanas, y permiten asomarte, con precaución al barranco, creando el efecto "estar detrás de una cascada".

Ya sin poncho/chubasquero posamos a la salida de este túnel. Espectacular entorno.

Naciente de Marcos.

Al quitarnos las mochilas para guardar los chubasqueros empezaron a salir lagartos tizones, gallotia galloti palmae, endemismo palmero por doquier. Más adelante comprobaríamos el por qué.

El sendero, hasta ahora llano, empieza a picar fuerte hacia arriba, pasando junto a más nacientes.

En este tramo tan inclinado hay tallados escalones y está asegurado con unas cadenas. Debido a la inclinación el agua canalizada desde los Nacientes de Cordero baja con mucha fuerza.

Ganamos altura, lo que nos permite observar mejor el espectacular entorno de los Nacientes de Marcos.

Hacemos una parada a comer, y se nos vuelven a acercar los lagartos, ya sabíamos la razón, tuvimos al menos una docena de ellos pendientes de nosotros, a ver lo que les caía, no hacían asco a nada los tíos, este incluso se relame. Uno, no pudimos captarlo con la cámara, incluso vino a mi mano a comer.

Tras la dura rampa viene un llaneo, y enseguida el último de los túneles.

Foto antes de salir de él.

No tardamos en llegar a las tres pequeñas cascadas que conforman los Nacientes de Cordero.

Hacemos uso de efecto fotográfico en uno de ellos.




Desde los segundos nacientes se inicia el prolongado descenso hasta los Tilos, y lo hacemos paralelos al Barranco de Cordero, que más abajo confluye con el Rivero y forma el profundo Barranco del Agua, que desemboca directamente en el Océano Atlántico, ya que no olvidemos que en la Palma, ni en ninguna isla canaria, existen ríos.

 No tardará en empezar el espectáculo de algo que ansiábamos ver por primera vez, los bosques de laurisilva por los que es tan famosa la Isla de la Palma, que alcanzarán su culmen, tras cruzar varias veces el barranco, en el tramo que iremos por dentro de él, donde lo que más nos impactará será el tamaño que alcanzan los helechos.

Un puente de madera nos saca del barranco y el sendero empieza alternar tramos de pinar con otros de laurislva, ganando finalmente esta última la partida. Al perder cota nos metemos de nuevo en la niebla, que no solo seguía ahí, sino que era más intensa. Ello nos iba a privar de las vistas de los Miradores de los Espejos y del Espigón Atravesado, pero le iba a dotar al ambiente un toque más místico. La mejor escenificación de ello llegó al cruzar un segundo puente de madera, con el excavado lecho del Barranco del Agua unos veinte metros bajo nuestros pies y un espectáculo de frondoso y espeso verde difícil de explicar con palabras.

Tras este puente el resto de la ruta transcurre por un plácido y ancho camino, y es cuando llega lo de los tilos, y no, no me estoy refiriendo al tilo, tilia platyphyllos, de la península, sino al til, octoea foetens, árbol exclusivo de los archipiélagos de Macaronesia (Azores, Madeira y Canarias), y al que la humedad que traen los vientos alisios a esta zona noreste de la isla les favorece para crecer altos y hermosos, dejando tan apenas entrar la luz del sol. Fue una gozada finalizar la ruta paseando por este fantástico bosque.

Un decimocuarto túnel nos dejaba en el punto donde teníamos a "Rogelio", en vez de montarnos en él alargamos un poco más la ruta yendo a pie hasta el Centro de Interpretación de los Tilos, (otra cosa que nos gustó de la isla es que los sitios de mayor atracción excursionista tienen todos su centro de visitantes o de interpretación), el cual visitamos a fondo, después, claro, de haber probado en el bar cercano el ñame con mojo que nos recomendó Jose el taxista, que acompañamos, of course, con unas frescas y ricas cervezas.

Un saludo a tod@s.



Empieza el descenso, bastante pronunciado al principio, hacia los Tilos, empieza la laurisilva.

Vistazo atrás hacia la pared en la que están los Nacientes de Cordero.

El bosque se va haciendo cada vez más frondoso, a medida que la bajada se va volviendo más progresiva.

Tras un tramo de buen sendero...

...toca andar ahora otro por el interior del barranco, crece la espectacularidad.

Fascinados, no es para menos.

¿Qué os había dicho antes del tamaño de los helechos?.

Gigantescos.

Entramos en la niebla, que no se movió de la zona en toda la jornada.

Qué gozada de senderos!!.

Una parada para abrazar a este enorme pino.

Y a partir de ahora el protagonismo total lo van a tener los tilos.

Con la niebla este bosque de laurisilva incluso adquiere tintes fantasmagóricos.

A pesar del bosque el sendero se sigue asomando a buenas caídas, en este caso al Barranco del Agua, poblado de gigantescos helechos.

Aunque la anterior imagen era fantasmagórica lo que nos va a regalar este bosque son escenas de cuento.

Tras las ramas de estos tilos se esconde un profundo barrancazo, poblado de laurisilva.

La jungla palmera.
Y llegamos a este puente, donde ya definitivamente se nos cayó la baba. Fijaos en la población de helechos de la derecha. Os pido disculpas por la mala calidad de algunas de las siguientes fotografías, pero la espesor del bosque y la poca luz que deja entrar, más la niebla creaban la sensación de ser última hora de la tarde, cuando en realidad eran alrededor de las dos.

El puente de madera cruza el profundo Barranco del Agua.

Ojala hubiésemos contado con algún figurante por ahí abajo para calibrar bien la profundidad del barranco y el tamaño de esos helechos.

Tras cruzar este puente enfilamos la pista que nos llevará definitivamente a los Tilos. La frondosidad no decrece.

La jungla palmera II.

Mágico.

Aquí si que podemos calibrar con Eva tanto el tamaño de los tilos como el de los helechos.

Sin lugar a duda uno de los mejores bosques por los que hemos caminado hasta la fecha.

Este bosque ponía un espectacular colofón a este gran estreno excursionista en la Palma.

Eva se funde con un gigantesco til.

Casi al final nos esperaba un último túnel. Despedimos así este reportaje.











14 comentarios:

  1. Hola Dani.

    Guuuaauu, espectacular es poco. Maldita sea, lo que nos perdimos Maru y yo. Sendas aéreas y vertiginosas, profundos barrancos selváticos, tuneles con ventanas colgados y agua corriendo por todos los lado.

    Y las fotos del final de la jungla con la niebla son una pasada....dan una sensación irreal de que van a salir elfos, trasgos y duendes. No me acuerdo si me dijiste si ibais mucha gente pero como en las fotos no se ve nadie parece mucho más mágico. Además, nosotros conocemos esa sensación al andar por el sendero del Cubo de la Galga que es como la parte final del este sendero de Marcos y Cordero.

    El individuo que sale con un chubasquero poncho no será un espécimen típico palmero?
    jajaja.

    Abrazos y Corderos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Efectivamente, se trata se trata de uno de los últimos ejemplares de homo maltalupulocebadensis, se dice que vive agazapado en los túneles y que solo aparece al paso de los excursionistas, para robarles la comida de las mochilas jajaja.

      Una pena que no pudieseis hacer esta ruta cuando estuvisteis en marzo, pues la fama que tiene es bien merecida, es la excusa perfecta que tenéis para volver a la Palma con unos que yo me sé jeje. Estuvo bien que en la parte más aérea tuviéramos sol y que luego en la sección boscosa hubiese niebla, pues como bien dices le dio un toque mágico...y ahora que lo dices de vez en cuando si que escuchábamos algunos ruidillos inquietantes entre la laurisilva...

      Respecto a lo de la gente, aunque no lo parezca por las fotos, si que estaba bastante concurrido el sendero, pero en ningún momento llegó a ser agobiante.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    Que barbaridad de recorrido! La verdad que tiene todos los ingredientes que yo busco en una ruta y encima con un endemismo de las islas como la laurisilva que con los helechos, forman una auténtica jungla.

    La verdad que salvo por las vistas en los dos miradores, la niebla está vez jugo a vuestro favor, ya que como bien dices cuando se mete en el bosque le da un toque tenebroso, que si os llega a salir algo o alguien de entre los árboles, salís por patas :)

    Lo único malo, es que al entrar tan poca luz, las fotografías no siempre salen todo lo bien que nos gustaría, así que la mejor forma es sacar varias para poder descartar.

    El ñame con mojo debía de estar bueno porque ni foto has puesto :) Estaré atento a las siguientes entradas.

    Salud y montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      La verdad es que es un recorrido que responde a las expectativas desde el minuto uno, empezando por ese profundo barranco, pasando por esos túneles y llegando a dos bonitos nacimientos de agua. El remate lo pone ese bosque de tiles y laurisilva, que como bien dices no hubiese tenido en mismo encanto si lo hubiésemos recorrido con el cielo despejado.

      Si que fue difícil atinar con las fotos en los tramos más frondosos y oscuros del bosque, por eso tiramos de ese recurso tan "profesional" que comentas jajaja.

      Yo cuando tengo comida y cerveza delante estoy a lo que estoy, y no me entretengo con nada, ni siquiera con las fotos jajaja.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Hola, Dani! Espectacular ruta (por cierto, este año no te puede quejar de vacaciones y además por zonas tan diferentes). Leyendo y viendo las fotos, por momentos me ha recordado los escenarios de Jurassi Parck. Fabulosa la vegetación y la espectacularidad de la ruta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Este año por las circunstancias he tenido libre los tres últimos meses del verano, he hemos intentado aprovecharlo al máximo dentro de las posibilidades económicas.

      Si que es cierto que escenarios como los bosques serían perfectos para rodar escenas de películas de ese tipo, pero es que la Palma en general es una isla de cine ;-).

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No conocemos la isla, aunque si hemos planteado en alguna ocasión acercarnos.
    Viendo el post y sobre todo vuestras caras de disfrute no podemos más que apuntarlo en la agenda con fosforito, porque se desprende un ambiente de naturaleza exuberante muy especial.
    Gracias por darnos a conocerlo más en detalle! UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tenéis ocasión de volar a la Palma, no lo dudéis!! yo desde luego os lo recomiendo. La naturaleza de la isla y sus montañas no nos dejaron indiferentes. Nosotros desde luego que volveremos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani,
    Veo que con la ruta de Nacientes y Cordero tuviste más suerte que en las cumbres que rodean la caldera. El bosque estaba realmente precioso! Nosotros hicimos esta ruta en dia soleado y si, pudimos ver el bosque tupido desde lo alto en el mirador, pero el recorrido por el interior del bosque está mucho más bonito asi, con ese ambiente brumoso y misterioso. La Palma tiene rutas muy especiales, con unos paisajes de gran belleza. Con razón la llaman "la isla bonita"
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria.

      Primero que nada gracias por comentar y bienvenida a Per Dalt i Per Baix ;-)

      Cierto, como le comentaba al amigo Toni, tuvimos una gran suerte que en la parte más abierta de los túneles y los Nacientes nos luciese un bonito sol, y que luego al bajar a la laurisiva estuviese esa niebla, que siempre le da un toque especial a cualquier bosque, aunque este no sea un bosque cualquiera.

      Con ocho días en la Palma nos bastaron para darnos cuenta de lo maravillosa que es esta isla...y también para saber que volveremos, pues se nos quedaron varias cositas en el tintero, entre ellas ese cresteo hasta el Roque de los Muchachos jeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Dani y Eva, un saludo. Me alegro mucho de que disfrutaran ustedes en esta caminata. Yo conozco esa zona, pero recuerdo que no la hicimos al completo. Hicimos sólo un tramo, de ida y vuelta. Luego otro día hicimos la ruta del bosque de Tilos... que también recuerdo que a los 2 o 4 meses de regresar, hubo un incendio en esa zona. Es impresionante el tamaño de los helechos... yo nunca los he visto tan grandes... parecen árboles, algunos.
    Imagino las condiciones de trabajo de las personas que construyeron esas acequias y me da pánico.
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran.

      No pudimos empezar de mejor manera posible nuestras caminatas por la Palma, este recorrido tiene bien ganada su fama. Personalmente creo que vale la pena gastarse los cuartos en el taxi y combinar los dos recorridos. Lo de la exuberancia vegetal del último tramo deja a uno sin palabras, tener así el primer contacto con la laurisilva y sus gigantescos helechos fue una pasada.
      Se lo comenté a Eva durante la excursión, que con lo inaccesible del lugar, y más en aquella época, debió ser horroroso, y también peligroso, trabajar en la construcción de ese canal y sus túneles. No he encontrado mucha información al respecto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani,

    Ya tenía yo ganas de leer las crónicas de La Palma tras haber recibido un adelanto de ellas no hace mucho.

    Me habías hablado maravillas de esta ruta, sus incontables túneles, sus cascadas, senderos impresionantes y vegetación espectacular, pero hasta no ver las fotos no he podido descubrir que tus palabras se quedaban cortas, que barbaridad de entorno, y como siempre pasa, en persona será aun más espectacular.

    Ya tenía ganas de ir a La Palma, pero es que ahora ya la tengo marcada como un lugar donde ir marcado a fuego, por lo que espero con ganas poder seguir leyendo las entradas e ir cogiendo ideas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Así es, todo el entorno de esta ruta, ya sea la zona de los túneles como el bosque de los Tiles no pueden reflejar su grandeza en un puñado de fotos, hay que estar allí, verlo, vivirlo y sentirlo.

      Ya os veo el año que viene el Prat embarcando para la Palma jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar