18 de febrero de 2017

Pico de Santa Bárbara de Pina (1404 m.), Ascensión Invernal

Miércoles 1 de febrero de 2017

Seguimos sacándole jugo a la nieve caída en la provincia y volveremos a subir, y por primera vez en modo invernal, a un viejo conocido y todo un clásico de las montañas castellonenses, aunque con claro sabor turolense, el Pico de Santa Bárbara de Pina o el Monte Pina a secas.


El Santa Bárbara de Pina, totalmente nevado, una semana justo antes de hacer esta ruta, visto desde la cima de la Rápita.



En la crónica de mi anterior visita al Pina emplazaba la próxima ascensión a esta montaña a cuando cayese una buena nevada, pues bien, cumplí con lo prometido, y en una soleada mañana de miércoles allí estábamos, en Pina de Montalgrao, Laia, Eva y un servidor dispuestos a repetir aquella primera ascensión de 2014. 

No voy a entrar mucho en los entresijos de la ruta por que la subida fue, quitando de alguna pequeña variación, casi calcada a la ya mencionada de 2014, y además esta vez ni siquiera hicimos la ruta circular, y por el mismo sitio que subimos, bajamos, por lo que si queréis más detalles del recorrido os remito a la crónica de aquella ascensión primaveral. Por contar algo a groso modo, pues decir que salimos de Pina de Montalgrao y seguimos unas pistas forestales hasta llegar al área recreativa de la Pimpollada, allí nos colocamos las raquetas y empezamos a remontar, intentando ser lo más fieles posible a las marcas de PR, las laderas meridionales del Monte Pina, atravesando el excelso pinar que hay en ellas, luego, al salir del mismo, sucesión de zetas con enormes vistas hasta la humanizada cumbre. Larga parada para el almuerzo y disfrute de las excelentes panorámicas y vuelta a Pina de Montalgrao, repito, por el mismo camino de subida. De nuevo en el pueblo, y a diferencia de la anterior visita, si que hicimos parada en el bar, estar en la terraza, disfrutando del sol de la tarde, oyendo el goteo del deshielo de la nieve de los tejados, mientras nos tomábamos una bravas, unos calamares y unas birras supuso un bonito broche a esta media jornada de montaña invernal en el Alto Palancia.

Quisiera resaltar que una de las razones por la que elegí subir el Pina en modo invernal fue por poder disfrutar con nieve del pobladísimo y limpio pinar que hay en la vertiente sur de este monte. Pues bien, al final volví con sensaciones encontradas, ya que por una parte si que estaba bonito tapizado de blanco, pero por otra el efecto negativo de la nevada, que son los árboles partidos por el peso de la nieve, estaba bien patente en este pinar. Por momentos aquello recordaba a un campo de batalla con numerosos soldados caídos en combate. Va a precisar de unos buenos trabajos forestales esta zona. Nosotros emplazamos la próxima visita al Monte Pina a una futura travesía o ruta de dos días, en la que la idea será pasar la noche en uno de los dos refugios que hay en su cima.

Un saludo a tod@s.


Dejamos atrás el pequeño núcleo urbano de Pina de Montalgrao...

...y nos encaminamos, por firme congelado, hacia el monte, al fondo podemos ver el objetivo de hoy...

...que vemos mejor en esta foto...

...y en esta, en la que ya podemos apreciar mejor las pinadas que pueblan su vertiente sur.

Ya con las raquetas puestas superamos el área recreativa de la Pimpollada y quedamos inmersos en dichos pinares, hoy con un tapiz de nieve.

En estas condiciones, y al ser un pinar tan limpio, se puede navegar por él al libre albedrío... 

...aunque nosotros nos intentamos ceñir al máximo a las señales de PR pintadas en los pinos, que se corresponden al PR-CV 62.

Si os fijáis, detrás de Eva se ven unos cuantos pinos rotos por el peso de la nieve.

Seguramente alguno de esos pinos rotos son de los que tenían las señales de PR, lo que hizo que varias veces, como en esta imagen, nos saliésemos del itinerario, aunque repito, eso no supone problema aquí.

Vean, vean, de lo que es capaz de causar el peso de la nieve.

Una vez sale del pinar el sendero es mucho más fácil de seguir, y encadena, entre jaras, una larga sucesión de zetas hasta la cima.

En una zona de predominio calizo, el rodeno vuelve a aflorar en esta Sierra de la Espina.

Hey!, mirad quién aparece por fin. La tía se emociona con la nieve, se pone a correr y no hay manera de sacarla en las fotos.

¿Qué hacemos?, ¿por qué paramos?, vamos!!.

Las vistas, en este tramo final de ascensión, son espectaculares...

...dominaremos todo la llanura de Barracas, así como la Sierra del Toro en su totalidad.

Últimos pasos antes de llegar a la cima.

Una cima de lo más poblada: merenderos, tres antenas, un vértice geodésico, dos refugios, una ermita, una torre de vigilancia, pluviómetro...La torre de vigilancia no es la misma que había hace tres años.

Nos subimos al vértice que corona esta cima, que ni por asomo es la segunda altura de la provincia, como mal indican wikipedia y otras muchas fuentes.

Y es que quizás ni se encuentre dentro de la lista de las diez más altas de la provincia. Eso sí, sus panorámicas están estarían entre las mejores en una hipotética lista de miradores provinciales. Si no mirad que balcón más privilegiado hacia tierras del norte.

¿Y que me decís de este que nos asoma hacia las tierras más altas del Alto Palancia?.

Detalle de uno de los refugios cimeros y de la Ermita de Santa Bárbara, semi-tapados por la nieve.

Volvemos a las vistas, Sierra de Javalambre, espectacular con su manto blanco.

Miramos ahora hacia el este, con las sierras de la Espina, Caudiel y Espadà.

Acercamos esta última, e identificamos algunas de sus cimas.

Desviamos la mirada ahora hacia el sur, donde aparece silueteada la Serra de la Calderona.

A la que también sometemos a una identificación de picos.

De nuevo hacia oriente no se nos escapa el Desert de les Palmes, con la Plana envuelta en brumas.

Y vamos ahora con los amplios horizontes que se nos abren al norte.

Desglosemos un poco las vistas hacia esta dirección, destaca Peñarroya, techo de Teruel, a donde subimos a principios de año.

Cazamos algunas cimas más de la Sierra de Gúdar.

Y una última mirada al norte con Penyagolosa ejerciendo su reinado sobre la comarca del Alto Mijares.

Llanura de Barracas y Sierra del Toro.

Y finalizamos el repaso a las vistas con esta captura de hoy una camuflada Pina de Montalgrao.

Bajando, en algunos tramos, la cantidad de pinos caídos convirtió la ruta en una auténtica carrera de obstáculos. Os aseguro que no es sencillo salvarlos con las raquetas puestas.

Por fin!!!, se estuvo quieta y le pude hacer una bonita foto con la nieve.

Bonita estampa invernal de los alrededores de Pina de Montalgrao.

Pina de Montalgrao, un bonita y tranquila población.

Puntua esta ruta

17 comentarios:

  1. Hola Dani:

    A Sandra y a mi, nos hubiera gustado hacer una ruta invernal, pero por culpa de no cuadranos los turnos, no pudimos disfrutar de la nieve como lo has hecho tú.

    Como siempre, el reportaje ha sido magnífico. Aunque muchas veces no se comente nada al respecto, yo valoro mucho que se detallen los nombres de las montañas que salen en la fotos o los parajes, así si veo algo que me interese, me pongo a buscarlo para poder hacer alguna ruta por la zona.

    Sin ir más lejos, hace poco colgaste un video en el Facebook, de un salto de agua estacional y desde entonces tengo pendiente hacer esa ruta, a ver cuando me decido y la hago.

    Saludos y fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eulogio y Sandra.

      Pues una pena que pudieseis aprovechar la nieve caída, puesto que ver nevar por esta zona cada día es más inusual.

      El otro día lo comentaba con un compañero, soy de los que cuando subo a un pico, por ejemplo, el Montí, por muchas veces que haya subido, siempre hago el ejercicio de identificación de todo lo que veo, por muchas veces que lo haya hecho, además, dependiendo de las condiciones del día, creo que siempre hay algún punto que se te escapa de la ocasión anterior, pues, ¿porque no aplicar esto a las fotografías del blog?, yo también valoro mucho este tipo de información en otros blogs y páginas.


      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Por lo bien que se ve en las fotografías, ha caído una importante nevada en la sierra, que va a venir muy bien a los acuíferos, para que no falte agua este verano en las fuentes... El panorama nevado transforma el ambiente de la sierra y le hace muy atrayente, para hacer una escapada, en buena compañía, por los pinares.
    Enhorabuena por este interesante artículo.
    Un saludo Dani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan. Sí, cayó una nevada y de las buenas, catalogada como histórica, sin ir más lejos, en Ares, un pueblo del interior norte de la provincia, un señor mayor nos comentó que no recordaban una igual desde el año 91, y eso que allí todos los inviernos suelen caer una o dos nevadas.
      Lo que ya es más inusual es ver nevar en las sierras más cercanas al mar, como es el caso de Espadán, sin ir más lejos, desde 2013 que no nevaba, aunque , y a tenor de los cinco pozos de nieve que hay repartidos por esta sierra, antaño las nevadas serían mucho más habituales que ahora.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Pues cuando caminabais por el pinar, parecía que la capa de nieve no era muy gruesa, pero viendo la foto del refugio que hay en la cima, menudo paquetón de nieve, a ver cuanto dura!

    Las vistas desde la cima, desde luego bien amplias, como siempre el Penyagolosa, no podía faltar, a esa cima, ya solo le hace falta un bar con una terraza, no se puede poner más edificios en tan poco espacio, jeje.

    Salud y Montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Pues ya te digo que dura poco la nieve por aquí, enseguida que hace dos o tres días buenos de sol se funde toda, y solo aguanta en las caras norte de algunos puntos concretos.

      Es que esta cima del Pina, al igual que el Penyagolosa se ve desde muchos puntos de la provincia, así que es normal que sean muchos puntos los que se ven desde allí arriba.

      Un saludo!!

      Eliminar
  4. Hola Dani.

    Ya estoy de vuelta. Como molan tus curradas con las cimas y sus nombres. Un artista es lo que eres. En cuanto a la ruta, por fin os veo con raquetas, aunque como bien dices lo de sortear pinos rotos con ellas debe ser un tostón bastante considerable. La torreta de la cima creo yo que la han cambiado para amoldarla a lo que dice la ley de seguridad en lo referente a este aspecto, pues antes solían ser una escalero verticla en un tubo y ahora como habrás visto, es una escalera que rodea la torreta alrededor siendo más segura. En Cuenca las están cambiando también.
    Como mola la nieve, me da a mí que ya no la vamos a ver.....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Frodo....digo Toni jajaja

      Fue una raquetada/carrera de obstáculos esta ascensión al Pina, sí, una lástima lo de los pinos, pero como me comentó un compañero del curro se trata de un aclarada natural del bosque, la cual incluso le es beneficiosa, aunque eso sí, sería conveniente realizar los trabajos forestales que comento en la entrada, con tal de retirar todos esos troncos y ramas.
      La torreta de antes era una de color verde, pero no de escalera vertical, te pongo el enlace a una foto de cuando subí en 2014 para que la veas:
      https://1.bp.blogspot.com/-TCwZuXvEH6g/U6nDSatvWTI/AAAAAAAAWOA/mv2mF3Wbdrs/s1600/DSC00351.JPG
      Supongo que estaría en mal estado y la sustituyeron.

      Sí, creo que será difícil que vuelva a nevar por aquí, al menos aproveché bien esas nevadas, con dos ascensiones invernales en Espadà y la raquetada a la Mola d'Ares, que por cierto, yo le echaría un vistazo ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ahora mismo voy a verla. Estoy esta semana poniendome al día, haciendo cosas y recados pendientes. Imaginate que jaleo de dos dias en casa llevo que aún no he descargado las fotos de NZ.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Dani! Bonita ruta aún más espectacular por la nieve que cubre esta emblemática cima. De acuerdo contigo en que desde su cima se contempla una de las panorámicas más espectaculares de la provincia. Un pena lo de los pinos, pero si la naturaleza lo dispone así, no podemos hacer nada. Eso sí, ahora a arreglar el desaguisado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, una cima en la que sentarse largo y tendido y disfrutar de las magníficas vistas de que es poseedora. Lo hice la primera vez que subí y lo hicimos esta, todo un deleite para los que disfrutamos con el ejercicio de identificación de cimas, pueblos y otros puntos desde las alturas ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani
    Esta ruta es muy chula, pero con nieve, aún lo es más, además pillasteis bastante.

    Ojala y en los próximos años tengamos la nieve que hemos tenido este año y podamos seguir disfrutando de ella y que un accesorio de los normales para salir fueran las raquetas.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala, Jose, que así como hasta ahora hemos tenido un ciclo de cinco años muy poco lluviosos, le siga uno ahora más abundante en lluvias y en nieves en invierno, ya no solo para poder ver así de bonitas estas montañas, sino también para que podamos subirlas con nieve.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡¡Hola Danipedia...jejeje!!
    Me vas a permitir que te diga que eres el ¡¡p... crack de referencias cimeras!!.Bueno aunque no me permitas,ya lo he dicho...jajaja.
    Fantástica invernal y una lastima esos ''guerreros caídos'',es lo que tiene la naturaleza cuando dice ''al ataque''.
    Vista la de Pablo,a apenas unos días ''palazo'' aun de nieve y ...¿donde estaban las raquetas de Laia?...jejeje.Bueno seguro que iba que se las pelaba delante vuestro...
    A la espera de ver la crónica de esa travesía de dos días pernoctando en el Pina,de la que tomaré buena nota...jejeje...Seguro que las vistas al amanecer serán brutales...
    ¡¡Ahhh!!...Ya sabia que se me olvidaba algo.Te lo pregunto por aquí,porque creo que es importante para tod@s...Me han comentado que se están poniendo algo ''estrictos'' en lo que se refiere a ir en grupo por la Sierra de Espadán y que ya hay que pedir permiso para ''andar por allí''...¿sabes algo al respecto?...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a lo de Espadán, es la primera noticia que tengo y me dejas un poco mosca, pero dudo mucho que se aplique eso, y más con el boom actual de salir a correr al monte, sin ir más lejos este finde creo que se celebraba allí un ultra, en el que habrán tomado parte cientos y cientos de corredores, no creo que se pongan estrictos en lo de ir en grupo y pasen por alto esto, no sería lógico, al menos bajo mi punto de vista.

      Respecto a esta ascensión, fue precisamente la crónica de Pablo la que me encendió la bombillita y acordarme que tenía pendiente subir el Pina en invernal. Respecto a la travesía, pues quizás este año no sea, pero es algo que si que quisiera hacer a corto plazo, y en época en la que aún sea necesario encender la chimenea del refugio jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Dani!!!

    Vaya tela el jugo que le estás sacando a la nieve.
    Que gozada poder caminar entre un pinar tan limpio por encima de la nieve.
    Lástima de los árboles caídos por la nieve, pero es que la nieve pesa mucho más de lo que parece, y los pinos por esos lares no están "diseñados" para aguantar tales nevadas.
    Ánimo y a seguir dándole caña a la nieve.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, aquí en Castellón poco jugo le podremos sacar ya, habrá que moverse a partir de ahora si queremos pisar nieve, por suerte ya queda poco para ello jeje.
      Es verdad, el arbolado de aquí no está adaptado a nevadas tan intensas, y es que esta última lo fue y mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar