11 de noviembre de 2018

Pica d'Estats (3143 m.), con Vivac y Cuatro Tresmiles Más

Sábado 22 y domingo 23 de septiembre de 2018

Por unas razones o por otras hay montañas que marcan, como la Pica d'Estats, en mi caso por que fue, allá por 2010, mi primer tresmil, pasando además en esta ascensión mi primera noche en el monte. Así que cuando David me propuso una escapada para volverla a ascender, y además haciendo vivac, no dudé en apuntarme, para así revivir las sensaciones y experiencias de hace ocho años, y por que no, experimentar nuevas. Vayamos con la crónica de lo que dio de sí este intenso fin de semana en los Pirineos Catalanes.






Nuestra aventura arranca el sábado desde el Pont de la Molinassa, al que se accede por un irregular camino de tierra (11 km./45 min.) desde la pequeña población de Àreu. Yo llegué allí el viernes a última hora de la tarde y pasé la noche en la furgoneta. David y Fer llegarían el sábado a mitad mañana directos desde Sabadell. Por delante dos soleadas jornadas para disfrutar a tope de la montaña. El plan para la primera de ellas subir hasta el Estany d'Estats, comer y montar las tiendas, y luego para "matar" la tarde subir a los dos 3000's más orientales del macizo, el Rodó de Canalbona y la Punta Gabarró. 

Con la casa a cuestas arrancamos siguiendo el GR-11 en dirección al Pla de Boet, aunque al llegar al Pont de Boet dejaremos el sendero trans-pirenaico para empezar a seguir, también marcado con marcas rojas y blancas, un sendero trans-fronterizo, compartido también por la travesía circular la Porta del Cel, que nos introducirá en la cuenca del Barranc d'Areste y en unos minutos nos hará alcanzar el Refugi de Vallferrera. Desde allí da inicio una fuerte subida hacia les Pales d'Areste, donde el sendero empieza a trazar una horizontal que nos hace pasar de la cuenca del Barranc d'Areste a la del Barranc de Sotllo, a cuya caudalosa vera empieza a bajar el sendero, con destrepe equipado con cadenas de por medio.


Subiendo al Refugi de Vallferrera, situado a 1905 metros de altitud.

Superado el refugio salimos del bosque y empezamos a gozar de las primeras vistas de la mañana. Coma de Biau, con el Pic de Gerri presidiendo.

Aquí tenéis, en plena transición de la cuenca del Barranc d'Areste al de Sotllo, a Fer, a quien tuve el inmenso placer de conocer ese finde, y que aparece por primera vez, y espero que no sea la última, en el blog. De fondo la Pica Roja, o al menos sus laderas más occidentales.

Entramos en la cuenca del Barranc de Sotllo, cuyas bravas aguas ya podemos ver y oír.

Toca bajar a su vera y empezamos a hacerlo con este paso equipado. Hace ocho años esta sección se pasaba a pelo. Foto by David.

La acción vista desde abajo.


Acompañando al Barranc de Sotllo retomamos la tendencia ascendente, que se hace más progresiva y escalonada, alternando tramos llanos con otros de subida más exigente. Uno de esos llaneos es cruzar los extensos Plans de Sotllo, tras los que viene la subida a la cubeta que alberga el Estany de Sotllo. En dicha subida nos cruzamos con un grupo de veteranos montañeros, que también llevan la casa a cuestas, al parar a charlar con ellos nos recomiendan que en vez de montar el campamento en el Estany d'Estats lo hagamos en el de Sotllo, ya que según ellos hay más espacio y se está más resguardado del viento. Decidimos hacer caso a la voz de la experiencia. No tardamos en plantarnos ante este bonito lago, que bordearemos completamente para acceder a su orilla norte, donde hay un extenso llano para establecerlo como campo base. Al llegar allí alquilamos dos parcelas al lado del torrente que viene de unos lagos superiores (Estanys de la Coma de Sotllo) para tener bien cerquita el suministro de agua para estas dos jornadas.


El Barranc de Sotllo y su cuenca empiezan a regalarnos preciosos paisajes desde el principio. Tanto si miramos atrás, con el Pic de Norís y el Monteixo...

...como si miramos hacia delante, la Pica hace acto de aparición. Hoy corría mucha más agua que en septiembre de 2010 y este paisaje estaba mucho más esplendoroso.

Alcanzamos los Plans de Sotllo...

...desde allí obtenemos esta bonita instantánea de las cascadas del barranco y la cima de la Pica d'Estats.

Buen marco este para hacernos David y yo una foto. Este 2018 nos hemos visto más que de costumbre, y eso es muy bueno.

Extensos, y muy verdes para ser septiembre, Plans de Sotllo, con el Pic de Gerri al fondo.

Vamos ahora con un poco de la fauna del lugar, pasaremos de la más diminuta, esta rana...

...a las enorme vacas, junto a las que tuvimos que pasar en este tramo de sendero.

A este ternero lo pillé buscando el almuerzo.

Dejamos atrás los Plans de Sotllo y empezamos a remontar hacia su Estany.

Tras esa subida encontramos otro pequeño llano, en el que también vemos que han colocado como una pasarela para evitar la sobre-erosión, pues esta ruta es muy frecuentada.

Y por fin llegamos al que será nuestro hotel esta noche...

...el Estany de Sotllo, con la Pica alzándose majestuosa detrás.

Bordeamos el Estany de Sotllo por su ribera occidental...

...hasta llegar al punto donde recibe las aguas del superior Estany d'Estats, ahí hay un buen llano para plantar las tiendas.

Nuestra habitación mirará hacia el Pic de Norís y el Monteixo.

Aquí plantaremos las tiendas, pero antes una paradita para comer y reposar. Foto by David.


Tras comer y dejar ya montadas las tiendas seguimos con la ejecución del plan para esta primera jornada. Más ligeros de carga subimos hasta el Estany d'Estats, allí dejamos la ruta principal a la Pica y empezamos a seguir los hitos que suben a la Conca Gelada, lugar de obligado paso para coronar estos dos 3000's más orientales. La tirada de hitos empieza remontando una pala pedregosa, para luego introducirse en una descompuesta canal por la que baja un pequeño arroyo, proveniente del diminuto Estany Gelat, junto al que pasamos y nos ofrece una pequeña tregua en la hasta ahora exigente subida, que se vuelve a poner bravucona, por un terreno roto y pedregoso, nada cómodo.
Alcanzamos así la la cresta de Canalbona en el Collet Fals, donde nos asomamos por primera vez a montañas galas. Evitamos la cresta por la vertiente catalana y acabamos llegando al Port de Riufred, bajo el que descansa el Estanyet de la Conca Gelada, desde allí empezamos a remontar la pedregosa ladera que desemboca en la airosa arista del Pic Rodó de Canalbona, primer 3000 del fin de semana y al final único del sábado, pues íbamos a renunciar a la Punta Gabarró.

No fue por lejanía, calculamos que nos hubiese costado media hora llegar allí, y luego ponle hora y media de bajada hasta las tiendas, teniendo en cuenta que eran un poco más de las cinco y empezaba a anochecer a las siete y media, matemáticamente era factible, pero no íbamos a arriesgar, sobre todo pensando en cualquier incidencia, estando la puesta del sol tan al acecho. Ya vendremos en otra ocasión a subir esta Punta Gabarró, no se va a mover del sitio.


Dejamos abajo el Estany de Sotllo.

Ganamos un nivel superior, en el que podemos ver ya los dos objetivos marcados para la tarde.

Nos plantamos frente a las aguas del Estany d'Estats, vemos en frente la marcada subida por la tartera hasta el Port de Sotllo...

...pero eso será la mañana siguiente, nosotros ahora tiramos en dirección contraria.

Vemos en esta imagen el Pic de Llats, el Pic de Pedres Blanques y el Coll de Baborte, hace ocho años pasamos por este último para llegar al Estany d'Estats, veníamos de pasar la noche en el Refugi de Baborte (Primitiva crónica en el blog aquí).

Empezamos a seguir la tirada de hitos que nos ha de encaminar hacia la cresta divisoria. El terreno está tieso y ganamos metros muy rápidamente.

El Estant d'Estats se ve ya muy pequeño. Tramo que discurre por una rota canal.

Por esa canal bajaba un arroyete, provenía del diminuto Estany Gelat, de aguas cristalinas.

Seguimos progresando por terreno roto, incómodo y empinado, dejamos atrás el pequeño estany, el Pic de Baborte nos enseña su bonito y puntiagudo porte...

...incluso empequeñece al mismísimo Aneto, que asoma al fondo.

Fer pone la directa hacia la cresta, el terreno es todo menos firme.

Alcanzamos la divisoria en el Collet Fals, tras el que podemos ver la doble cima de la Punta Gabarró.

Nos asomamos a valles y montes franceses.

Realizamos un flanqueo por vertiente catalana. Tras nosotros el Pic de Canalbona.

Las vistas a larga distancia empiezan a ser brutales. Descubrimos el Estany Fondo, que hasta ahora había permanecido escondido.

El flanqueo nos asoma a este estupendo balcón, en el que podemos ver el Pic de Sotllo, la Pica d'Estats y la doble cima de la Punta Gabarró, el Rodó de Canalbona se camufla entre las laderas de esta última. Tampoco nos pasa desapercibido el Estanyet de la Conca Gelada...

...este estany se encuentra a más de 2900 metros, lo que lo convierte en de mayor altitud de toda Catalunya.

Superamos el Port de Riufred y nos disponemos a afrontar la pedregosa pala final del Rodó de Canalbona.

Esta pala desemboca en una pequeña cresta que lleva hasta lo más alto del Rodó de Canalbona. Las vistas hacia la Pica y la Punta Gabarró son de primer orden. Foto by David.
La cresta tiene un buen patio hacia la vertiente francesa. Las vistas hacia Pirineos más orientales son espectaculares.

Pic Rodó de Canalbona 3005 metros. La de detrás, la Punta Gabarró, tendrá que esperar para otra ocasión, a la de más atrás, la Pica, le llegará su turno mañana. Foto by David.

Vistas hacia el norte, con el Étang de Canalbona. La sombra del pico delata el por qué del "Rodó".

Y entre las numerosas vistas a larga distancia destacamos esta del Macizo de la Maladeta, con el Aneto a la cabeza.


Intentando buscar un camino mejor por el que bajar al Estany Gelat nos metimos en uno peor. Luego si que clavamos la bajada hasta el Estany d'Estats y al Camping Estany de Sotllo, digo esto por que mientras nosotros habíamos estado haciendo el cabra por ahí habían montadas una quincena de tiendas a primera línea de lago, cuando al irnos solo estaban las nuestras. Con 1300 y pico positivos en las piernas llegamos con hambre, así que lo primero que hacemos es empezar a prepararnos la cena. Luego, bien abrigaditos, pequeña sobremesa bajo un cielo estrellado. Dicen los Foo Fighters en su último bombazo que el cielo es un vecindario, hoy lo era, constelaciones varias, alguna que otra estrella fugaz, algún que otro satélite y aviones, muchos aviones. Antes de que la luna mostrase su cara nosotros ya nos habíamos metido en las tiendas y en nuestros sacos de pluma, mañana nos esperaba una jornada aún más intensa.


Decimos adiós a esta bonita estampa de la Pica y la Punta Gabarró.

De camino de regreso a nuestro camping particular, en el que pronto el encargado de mantenimiento, Lorenzo, apagará la luz.

Con esta panorámica despediremos al día y recibiremos al siguiente. Buen estreno de tienda, ¿no os parece?.
Tirando de plumas, pues bajó la temperatura bastante, preparando la cena. Mirad la de tiendas que había plantadas.

Bona nit Pica, fins demà.


Temprano, un poco antes de que se levante el sol, toca diana, desayunamos, y por si "los mossos" desmontamos las tiendas y las medio escondemos junto a todo lo que no nos va ha hacer falta hoy y nos ponemos en marcha. El menú para hoy la Pica y el Sotllo, y sobre la marcha iremos viendo si añadir más cositas o no. Repetimos la misma operación de la tarde anterior y subimos de nuevo al Estany d'Estats, solo que esta vez seguiremos con la ruta principal. Esta supera las aguas del lago y sube a un pequeño llano, tras el que viene uno de los puntos claves de la ascensión a la Pica, la remontada de la pedrera que da acceso al Port de Sotllo. Son 400 metros de desnivel que se salvan en poca distancia, o sea que está tiesa de narices, lo suyo es poner la reductora y tirar chino chano para arriba.


Tras desayunar y desmontar las tiendas repetimos los pasos de la tarde anterior y volvemos a subir al Estany d'Estats. La Pica nos da los buenos días.

En este espectacular estany hoy tomamos el camino a la Pica, en la otra orilla vemos claramente la pedrera, el arroyo y la canal que remontamos ayer por la tarde para subir al Rodó de Canalbona.

Tras superar el estany divisamos ya el Port de Sotllo, 400 metros de desnivel nos separan de él. Si aún andábamos algo dormidos la pedrera que sube hasta allí nos acabará de despertar.

Empinada pedrera, imprescindible poner el modo "slow mountain" e ir haciendo paradas para disfrutar del paisaje, Foto by David.

La subida es "hors catégorie", no ofrece tregua.

Cierto que hace ocho años estaba en mejor forma que ahora, pero no la recordaba tan dura.

Eso sí, el entorno tiene tintes de alta montaña.

David, a una chapa...del Port de Sotllo.


Nos plantamos en el escabroso Port de Sotllo. Durante la subida al mismo habíamos estando barajando la opción, de una vez en el paso trans-fronterizo, subir a la Pica por la cresta del Verdaguer, opción que finalmente no llevamos a cabo. También hacemos consenso sobre si vamos primero a la Pica o al Pic de Sotllo. Si elegimos ir primero a la Pica al volver al Port seguramente lo hagamos sin ganas de subir más, y como a la Pica hay que ir si o si, elegimos subir al Sotllo primero. Bajamos unos metros a la vertiente francesa y antes de que el sendero se encuentre con una trepada nos desviamos a la izquierda para la localizar la traza que sube al Sotllo, que encontramos tras unos titubeos. El terreno es pedregoso e inestable a veces, pero mejora al llegar a un pequeño hombro, desde el que iniciamos una sencilla trepada por roca bastante compacta que nos acaba dejando en el extremo sur, y punto más alto de la cresta del Pic de Sotllo, 3000 más occidental del macizo y primera cima de la jornada.


Alcanzamos el Port de Sotllo, situado a 2893 metros de altitud, al no darle el sol todavía se nos muestra tenebroso.

Vemos a un grupo enfilarse hacia la cresta del Verdaguer, ruta a la Pica más directa que evita bajar a vertiente francesa.

Vemos aquí las agujas que defienden al collado por el oeste.

Mirada hacia el sur, por donde hemos subido...

...y hacia el norte, por donde continuaremos ahora.

Ya en la norte de la divisoria empezamos a remontar las pedregosas palas del Pic de Sotllo, en dirección a la más compacta cresta cimera.

Progresar por aquí exige un buen esfuerzo.

Por fin entramos en contacto con la roca, eso nos gusta más y hace que la parte final de la subida sea más entretenida.

Mis compis negociando el tramo final de arista hacia la cima del Sotllo.

Pic de Sotllo, 3073 metros. Me hacía mucha ilusión alcanzar esta cima, pues se quedó en el tintero en 2010.

No defraudan las vistas, impresionante panorámica hacia el Massís de Montcalm y sus tresmiles, con el propio Montcalm, el Verdaguer, la Pica, Gabarró y un tanto agazapado en el margen derecho de la foto el Rodó de Canalbona.

El Aneto y su séquito merecen otra foto en este reportaje.

"Estos son mis dominios, desde esta atalaya...

...hasta donde la vista alcanza, nada de lo que ves es mío" (Búnbury).

Dándole al zoom vemos un cacho del enorme Estany de Certascan, la puntiaguda mole del fondo es el colosal Mont Valier.

Mirada hacia otro emblema de las montañas catalanas, el Parc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici.

No menos emblemático es el conjunto Comalesbienes/Besiberris.


David me caza mientras disfruto en un pequeño momento de soledad de estos magníficos paisajes.


De vuelta al sendero principal seguimos por al norte de la divisoria, superada la trepada anteriormente mencionada nos asomamos a la Cometa d'Estats, zona esta de neveros perennes, el primero nos obliga a perder un buen puñado de metros que a la vuelta le sumarán desnivel positivo a la ruta, el segundo se puede evitar por una rimaya.
Superada esta sección retomamos el ascenso, que se pone bravo de nuevo en pos del Coll de Riufred, aunque no llegaremos a él, sino que antes de llegar a las lazadas que salvan su última cuesta nos desviaremos a la derecha, y subir hacia la Pica por un itinerario mucho más directo.
Llegamos así al collado que separa la Pica del Pic de Verdaguer, y aunque al principio me mostraba reacio, decido acompañar a David y a Fer a la cima del escudero noroccidental de la Pica. Tras este segundo 3000 bajamos de nuevo al collado y empezamos a encaramarnos hasta lo más alto de la siempre concurrida Pica d'Estats, y es que no olvidemos que estamos hablando de la montaña más alta de Catalunya. Pese a la gente no nos fue difícil encontrar un hueco donde sentarnos, comernos el bocata y saborear largo y tendido del momento.


Tras bajarnos del Sotllo retomamos la ruta a la Pica. Tras una pequeña trepada toca descender a la base de este nevero.

Estamos en la umbría Cometa d'Estats, y sus pequeños estanys.


Topamos con un segundo nevero, que evitamos por una rimaya.

Y sin más obstáculos helados nos enfilamos a afrontar la parte final de la ascensión. El Sotllo, imponente, supervisa nuestros movimientos.

Dejamos las lazadas que suben al Coll de Riufred y subimos hacia la Pica de forma más directa.

Ahí los tenemos, la Pica, el Verdaguer, y el collado que los separa, a tiro.

Vemos la que se nos quedó pendiente ayer, la doble Punta Gabarró, pese a su cercanía a la Pica la separa de ella una técnica cresta que no es aconsejable hacerla en sentido Pica-Gabarró.

Mis compis negociando las últimas zetas hasta el collado. Destaca detrás el Pic de Montcalm.

Collado intermedio entre Pica y Verdaguer...

...vamos primero a por este último.

Desde el collado no se tarda ni cinco minutos en llegar arriba. Pic de Verdaguer, 3133 metros. Foto by David.

Vistas hacia la cresta que sube al Verdaguer desde el Port de Sotllo, y un horizonte a rebosar de montañas.

Vemos los Estanys d'Estats y Sotllo, dos charquitos desde aquí arriba.

Y aquí la guinda del pastel, la Pica d'Estats a la que nos dirigimos ahora.

Bajamos al collado, el Verdaguer queda ya atrás.

El goteo constante de gente en la parte final de la subida...

...anticipa la aglomeración en la cresta cimera.

Felices con el objetivo del fin de semana conseguido. Pica d'Estats, 3143 metros, montaña culminante de Catalunya.

Mismos protagonistas, montañero y cima, entre medias ocho años y cuatro días, una veintena de tresmiles más...y muchísimas más  canas en mi pelo y barba jeje.

La cresta que une Gabarró con la Pica...

...y unas vistas espectaculares.

Para la vuelta si que pasamos por el Coll de Riufred, más que nada, y ya que venía casi de paso para coronar el montículo, por que no es más que eso, del Cap de la Coma de Riufred, recientemente admitido en el club de los tresmiles. En el collado desechamos, más que nada pensando en la larga vuelta, subir al Pic de Montcalm.
A partir de este punto si que podíamos decir que empezaba el descenso, aunque de forma relativa, pues entre medias nos aguardaba la subida nuevamente al Port de Sotllo, y desde el Estany de Sotllo, y de nuevo cargados como mulas, una continua sucesión de subes y bajas que hacen, todo el mundo coincide en ello, que el descenso de la Pica siempre se haga muy largo, y más cuando vas salivando por la cerveza que te vas a tomar en el Refugi de Vallferrera. Ya en el Pont de la Molinassa, y tras disfrutar de la pericia al helicóptero de un equipo de rescate, tocaba despedirse de David y Fer, que marchaban para Sabadell esa misma tarde, yo, por mi parte me quedaba en Àreu, en un camping de verdad. Tras una reconfortante ducha me fui al hotel del pueblo, donde devoré con voracidad, la de alguien que en dos días ha caminado casi 30 kilómetros con 2700 metros positivos, una excelente cena, para luego dormir como un lirón hasta arriba de Dormidina en la furgoneta. El día siguiente, montado en la nube en la que te dejan estas rutas, regresé a Betxí.

Un saludo a tod@s.


Bajamos, esta vez tomaremos el sendero que se dirige al Coll de Riufred, pero antes nos subiremos a esa pequeña elevación, que es el Cap de la Coma de Riufred.

Casi es más largo su nombre que su prominencia, pero cumple con los requisitos para estar en la lista de tresmiles. Su altura 3041 metros.

Resulta ser un buen mirador de la Pica d'Estats y el Verdaguer.

Y también del Montcalm, pico que le da nombre al macizo y 3000 más oriental de toda la cordillera. Hoy no subiremos a su cima, yo ya lo hice en 2010.

Y ahora sí, nos ponemos con el descenso definitivo, del cual no pondré muchas fotos. Cometa d'Estats, con un pico, el Guins d'Ase, que tiene muy buena pinta.

Destrepe antes de volver a subir al Port de Sotllo. Foto by David.

La pedrera del Port de Sotllo ahora en bajada.

El precioso Estany d'Estats.

El no menos bonito Estany de Sotllo.

Plans de Sotllo, en los que nos despedimos de la Pica.

Ya vemos el parking del Pont de la Molinassa, en el valle donde el Noguera de Vall Ferrera da sus primeros coletazos.

Tras tomarnos una más que merecida cerveza en el refu regresamos al punto de inicio, donde vimos maniobrar a este helicóptero de emergencias, no sabemos si era un rescate o un simple simulacro, pero alucinamos con la pericia del piloto y sus tripulantes.






18 comentarios:

  1. Hola Dani,

    Que gozada poder revivir nuestra aventura de mano de tus palabras y fotos.
    El fin de semana fue impresionante, la compañía genial, y el tiempo inmejorable.
    Que bien que se estaba en nuestro "camping" a 2500 metros de altura, eso si que era un cielo estrallado de verdad.
    A ver si podemos continuar con la racha de rutas juntos, que este año está siendo muy prolífico en este asepecto, además cuando la compañía es buena nunca se tiene suficiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Un paisaje espectacular alrededor de una montaña especial, dos días soleados del alba al ocaso y una compañía de lujo; nada podía salir mal ese fin de semana, además el no subir a la Punta Gabarró quiere decir que volveremos, espero que juntos, a la Pica, y si puede ser nuevamente con vivac mejor que mejor.
      Este año ya será más difícil que podamos coincidir, pero a ver si en el primer trimestre del 2019 quedamos y hacemos por sin juntos el Moncayo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani,
    Bienvenido a tierras Catalanas!!!
    Ya ves que la montaña no cambia, pero algunas cosas en ella si: las cadenas hace dos años,cuando yo subí, no estaban y la pasarela de madera tampoco (la empezaban a colocar).
    Pero lo que no cambia es la esencia que tiene el entorno de la Pica. Es una ruta muy bonita que la has sabido reflejar muy bien en tus fotos, para quien tenga dudas o no haya ido nunca, ahora se animará más.
    Y encima dormir en el lago!!...vamos, todo una gozada!!!

    Un abrazo,
    Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa.

      Es que con la de montañas guapas que tenéis, ¿como no visitaros de vez en cuando?.

      Sí, se ve que tanto las cadenas como las pasarelas son bastante recientes. Totalmente de acuerdo, el entorno de la Pica es magnífico, y más después de un año tan bueno de nieves como ha sido este 2018, que hizo que hubiese bastante más agua que en 2010, y estuviese todo mucho más bonito.

      Creo que habrá una tercera Pica, sin duda.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Madre mía qué de vistas desde allí arriba, con esos horizontes tan despejados y esos estanys abajo. Se ve que disfrutasteis de lo lindo los tres.

    Y vaya hotelazo....esas riberas verdes a pie de estany cristalino me vuelven loco!!

    Me gustaría verte el día de después comer y dormir, tú solo en ese camping, jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Esos hoteles no se encuentran ni en Booking ni ningún sitio por el estilo, ¿verdad?. Ya tenía ganas de volver a experimentar las sensaciones de pernoctar en el monte en tienda, la última vez había sido en el entorno de Monte Perdido, el de la Pica no le va a la zaga.

      Tuvimos mucha suerte con el tiempo, ya que nos permitió tomarnos la ruta con más calma, se disfruta el doble, y las vistas desde las cimas fueron alucinantes, disfrutamos un montón.

      Pues ya ves, entre el hambre que tenía y al estar solo y no hablar con nadie devoré la cena en un pis-pas, las camareras debieron flipar jajaja. Creo, si no recuerdo mal, que luego dormí 10 horas del tirón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Eso es lo que yo llamo un fin de semana bien aprovechado, sí señor.
    Enhorabuena Dani. Bonitas fotos y bien curradas descripciones de los ascensos.
    Y esas sensaciones de dormir bajo las estrellas y el homenaje a la vuelta son lo mejor de lo mejor.
    Los demás no sé yo ... pero la Pica la tengo en la butxaca para hacerla con mi hijo algún día - año de estos. Y eso que el macizo del Montcalm lo tuvimos bien a tiro hace un par de años en nuestro paso por la parte francesa de la HRP.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco.

      Pues sí, la Pica es merecedora de una visita, o de dos...o incluso tres. No solo es un 3000 y un techo provincial, es un emblema, y además poseedora de un entorno fantástico. Un gran plan hacerla en familia, y si es con vivac mejor que mejor, yo lo recomiendo. Hacerlo en cualquiera de los dos estanys es un puntazo, pero también lo es hacerlo en el refugio libre de Baborte, como hice yo en 2010. Otra opción muy atractiva, para un amante de las travesías como tu, es subirla en el marco de la Porta del Cel.
      No sé en que formato, pero volveré a subir a la Pica.

      Un abrazo Paco.

      Eliminar
  5. Vaya gozada rememorar esa nueva Pica, con David como anfitrión y su compañero.
    Seguro que pusiste en la balanza aquella primera vez y esta de ahora, que con más canas, jejeje, la disfrutaste como un niño. Y eso de decir que en 2010 estabas más en forma. Nada de nada, piensa que ahora has subido con el caparazón a la espalda y dos jordanas tresmileras.

    Buena crónica y bonitas fotos, que nos llevan a subir con vosotros.

    Salud y dormidina,jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Siempre es bonito rememorar ascensiones o rutas que ta han marcado. Estaría bien en unos años rememorar la ascensión al Collarada, por poner solo un ejemplo.
      Bueno, esas canas también significan más experiencia, a gestionar mejor el esfuerzo a pesar de no estar en el punto de forma deseado y sobre todo a saborear de otra manera, más intensamente que hace ocho años diría, las experiencias vividas.
      A ver si para el asalto a la cresta Gabarró formamos equipo Betxí/Montanejos/Sabadell.

      Salud y tortugas ninja!!

      Eliminar
  6. Un fin de semana por todo lo alto, ascendiendo a esas grandes cimas del Pirineo Catalán tan duras y a la vez tan hermosas. Los estanys de aguas cristalinas son una pasada, dormir a orillas de uno de ellos me parece un lujo de "6 estrellas", no está al alcance de cualquiera. Los que no tenemos condición física para afrontar un recorrido como el que propones, al menos podemos disfrutarlo a través de estas imágenes tan espectaculares.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria.

      Hacer noche en el monte siempre es especial, ya sea en refugio, tienda o a pelo, pero hacerlo junto a un lago es un plus, es una pasada que lo último que veas al acostarte y lo primero al levantarte sean esas cristalinas aguas de alta montaña, que cambian de color dependiendo del momento del día que las veas.
      La ascensión a la Pica en sí no es que sea excesivamente dura, lo que realmente de hace es larga, sobre todo el regreso, por eso lo mejor es partirla en dos jornadas, yo así lo he hecho las dos veces que la he subido.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Dani! Extraordinaria aventura de "finde" con un buen ramillete de tres miles en las piernas y un montón de bellos paisajes y cimas que retener en las retinas durante mucho tiempo, el suficiente hasta que vuelvas de nuevo a repetir ruta. Además, buenísima compañía y hotel situado excepcionalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Este David es un liante...jajajaja.

      No estuvo mal la ruta para cerrar el periplo pirenaico de este 2018 jejeje, ahora toca disfrutar de montañas más cercanas, de menos envergadura que estas pirenaicas, pero que nos brindan satisfacciones iguales e incluso a veces mayores.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola. Dani, tenia pendent fer una ullada al repor i avui ho he fet, molt bona ruta, amb un hotel de luxe- La Pica sempre es molt encisadora, de ben segur t'ha deixat el cuc per tornar-hi algun dia. Enhorabona.

    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel. La Pica és d'eixes muntanyes que et conquisten elles a tu, i no tu a elles. I tant que tornaré, al menys dues vegades, una per fer la cresta Gabarró que vas fer tu fa poc i ratllar el 3000 que ens va quedar pendent i també per fer l'altra cresta, la del Verdaguer. A bon segur que tornarem a fer nit als estanys.

      Salut!!!

      Eliminar
  9. Hola Dani...
    Sin duda que intensisimo finde en el pirineo catalán,en el que aunque el ''plato principal'' era la Pica d'Estats,los ''entrantes'' y los ''postres'',han sido realmente espectaculares...jejeje.
    La verdad es que no sabría que destacar,desde ese ''hotel privilegiado'' a orillas del Estany,esas pedreras o las imponentes vistas montañeras,en un autentico compendio montañero de tres miles.
    Todo un lujo montañero,sin duda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      La verdad es que ya tenía ganas de un finde de estos intensos, de esos que luego estás cuatro días con agujetas pero ocho hinchado de satisfacción jeje.

      Creo que esta, haciendo noche en el monte, es la mejor manera de disfrutar a tope de la Pica y su magnífico entorno, y más si quieres hacer algún otro 3000 más de los del entorno. Considero que para subir y bajar en el día, hay quien lo hace, es una ruta demasiado larga, sobre todo en la vuelta, y no se disfruta igual que si lo partes en dos días.

      Un abrazo.

      Eliminar