14 de enero de 2017

Alto del Hornillo (2001 m.) y Peñarroya (2028 m.) desde Valdelinares

Viernes 6 de enero de 2017

Damos comienzo al año yéndonos a Teruel y a la Sierra de Gúdar. Nuestro destino será Valdelinares, desde allí subiremos dos dosmiles, el Alto del Hornillo y el Peñarroya. A primera vista puede parecer que el único atractivo de estas dos montañas sea ese, que alcanzan los dosmil metros, pero no es así en mi opinión, el Hornillo, además de poseer unas panorámicas espectaculares tiene un paisaje estepario que nos sorprenderá, y más si lo pillamos nevado como lo pillamos nosotros, y del Peñarroya, pues no nos olvidemos que estamos hablando del techo de Teruel. Así que, abrigaros bien, que nos vamos a pasar el día de Reyes al pueblo más alto de España.






1692 metros, esa es la altura que convierte a Valdelinares en el municipio más elevado del estado, es uno de sus principales reclamos turísticos, junto a las pistas de esquí, y hay unas cuantas referencias a ello tanto en la entrada como dentro del pueblo. Dada esta circunstancia las temperaturas siempre son muy bajas en invierno, pero hoy estamos de suerte y el termómetro de la Plaza de la Iglesia, donde hemos aparcado y empezaremos a andar, "solo" marca 3 grados negativos, además la mayor parte del recorrido de hoy transcurrirá a campo abierto y el sol anticiclónico cumplirá con su función, por lo que gozaremos de una jornada agradable en la que no pasaremos frío.

Salimos de las calles del pueblo en busca de la Ermita de San Cristobal y el cementerio, allí enganchamos con un PR hacia la congelada Fuen del Cañuelo, empezamos a pisar nieve, aunque no será nunca de forma muy continuada, por lo que he acertado en dejar las raquetas en la furgoneta, si que he cargado con los crampones, aunque al final no será necesario hacer uso de ellos. El sendero se encarama hacia una franja rocosa que superamos fácilmente. Sobre ella se asienta un enorme, solitario y espectacular páramo totalmente cubierto de nieve sobre el que se levantan algunas pequeñas lomas, entre ellas el Alto del Hornillo, que distinguiremos fácilmente gracias a su enorme y curioso hito cimero, hacia él nos dirigiremos. Avanzamos atravesando grandes superficies de nieve y transitando anchos azagadores, así llegamos al Collado Frío, con su masía, a pies del Hornillo, desde allí seguiremos, rumbo E, la Cañada del Alto del Hornillo, hasta plantarnos ante el remate cimero, cuya rampa final apenas presentará batalla. No hace ni pizca de viento allí arriba, y el sol brilla en todo lo alto, vamos, que se está de lujo, así que nos sentamos media hora larga en ese enorme trono construido por el ICONA a finales de los 70, y mientras nos comemos un paquete de galletas de chocolate disfrutamos de las extensas y espectaculares vistas de las que es poseedor este Alto del Hornillo, escenificadas en las fotos y en el vídeo, pero por poner un par de ejemplos de lo extensas que son las vistas, pudimos ver, con total claridad, el Mont Caro en Tarragona...y el Puntal de la Font de Cabres en la Serra d'Espadà, una cima que apenas está a 10 kilómetros en línea recta del litoral mediterráneo.

Invertimos camino hasta el Collado Frío, cogemos ahora el camino que se dirige hacia el páramo de la Cruz del Prado, por el que cruza la carretera de Fortanete, hay más nieve acumulada en esta vertiente del Alto del Hornillo y sus laderas lucen hermosas. Sin necesidad de tener que tocar la carretera enganchamos el GR-8 rumbo S, dejando siempre el Barranco del Canónigo a nuestra derecha . Así iremos bajando de forma dócil hasta Valdelinares, pasando antes por lugares como la Fuen del Bolage, también congelada, o el Mas del Estudiante. La primera parte de esta ruta, la circular de subida al Hornillo nos había encantado. Nos esperaba ahora el Peñarroya.


Hemos dejado ya atrás Valdelinares y nos dirigimos hacia la Fuen del Cañuelo. Pasando junto a uno de los pocos árboles ¿un olmo? de los que veremos en esta primera parte de la ruta.

Vemos las ruinas de unos corrales, y detrás Valdelinares, con la Ermita de San Cristobal, junto a la que habíamos pasado hacía unos momentos.

Echamos un vistazo a lo que será la segunda parte de la ruta, con la cimas del Peñarroya, que es la que está cubierta de pinos, y el Morrón de Bolage, que es la que está pelada.

Cerca de la franja rocosa previa al páramo ya empieza a aparecer bastante nieve.

Y es que esta es zona de umbría, por eso aguanta tan bien la nieve.

Se progresa bien por ella, no hay espesor ni continuidad para raquetas, ni está dura como para poner crampones.

Un nuevo vistazo al valle, esta vez más amplio.

Nos queda remontar esto y alcanzaremos el páramo.

Más corrales en ruinas y una larguísima ceja de nieve.

Y alcanzamos el páramo, nos encaminamos hacia el Hornillo que es la loma que tenemos en frente.

El páramo está completamente cubierto de nieve, formando un paisaje estepario. Un momento, ¿qué es eso que se ve en medio?.

Es el Mas de Gómez, una masía a casi 2000 metros.

Avanzamos ahora por un azagador.

Hey!!, mirad quien asoma allá al fondo, es Penyagolosa, que también es generosa con nuestros vecinos de Teruel y se muestra así de bella.

Llegando al Collado Frío, donde vemos que también hay un caserío.

No viene el nombre en el mapa del IGN, pero seguro que se llamará Mas del Collado Frío, lo vemos con la punta occidental del Alto del Hornillo.

El paisaje es embelesador y el azul del cielo contribuye a ello, pero lo mejor de todo es la sensación de silencio y soledad que transmite andar por estos altiplanos.

Penyagolosa, desde el caserío del Collado Frío.

Enfilamos la Cañada del Alto del Hornillo hacia la cima, de la cual ya vemos su peculiar monolito cimero.

A por la última rampa, pisando mucha y buena nieve.

Y llegamos al Alto del Hornillo y su particular trono.

Alto del Hornillo, 2001 metros.

La "reina" Laia subida al trono y admirando este fantástico paisaje turolense.

Vistas: Como no, Penyagolosa, y a su derecha, la Golosilla.

Peñarroya y las ruinas del Corral de la Penilla.

Vistas hacia el NE, con el macizo de els Ports de Beseit.

Otro vistazo general hacia la zona del Penyagolosa.

¿El Cabezo de las Cruces a la derecha de la imagen?, de la que no tengo dudas es de la sierra siluetada al fondo, mi querida Espadà.

De vuelta al Collado Frío cogemos el camino a la Cruz del Prado, que es el llano nevado que tenemos en frente. A la derecha las dos cimas del Alto de la Nave.

Mucha nieve en la punta occidental del Hornillo.

Bonita estampa nevada de la cima del Bolage de Arriba, con las pistas de esquí de Valdelinares al fondo.

Preciosas estampas las que nos iba regalando la mañana de Reyes.

Ya por el GR-8 y sin pisar nieve pasaremos junto al Mas del Estudiante, que lo vemos aquí una vez superado.

Y ya por camino hormigonado nos vamos aproximando a Valdelinares.


No entraremos en las calles de Valdelinares, sino que seguiremos por el GR-8, ya que la idea que llevaba era de hacer una lineal de ida y vuelta a la cima del Peñarroya, remontando por el GR hasta el Collado de la Gitana y una vez allí, seguir el carril que lleva hasta prácticamente la misma cima. Pasamos junto a la Ermita de Nuestra Señora del Loreto y nos chupamos un aburrido kilómetro de la carretera que sube a las pistas de esquí, por fortuna el GR rompe a la izquierda, y ya por sendero se encarama en exigente subida hasta el collado que separa el Morrón de Bolage y otra cima rocosa que queda al SE, a partir de este punto se inician una serie de pequeños subes y bajas por las distintas ondulaciones del terreno, en el que muchas veces la nieve existente nos borrará el rastro del sendero o las marcas del GR, aunque eso no supone un gran problema, ya que el rumbo a seguir es muy evidente. Los más absolutos silencio y soledad con los que hasta el momento estábamos haciendo la ruta empezaban a quedar un tanto enturbiados por el jaleo de las pistas de esquí, y en las proximidades del Collado de la Gitana por el trasiego de los coches y gente disfrutando de la nieve, no me apetece pasar entre esas hordas de domingueros, así que decido saltarme el pasar por el collado y buscar la cima del Peñarroya un poco a nuestra bola, aunque eso nos cueste atravesar algunas zonas donde el paquete de nieve era considerable y nos hundíamos bastante, por fortuna acabamos saliendo al carril que sube hasta la cima, en el que el paso de vehículos había compactado y endurecido bastante la nieve, aunque en ningún momento hicieron falta los pinchos. Este tramo nos descubre uno de los tesoros de Gúdar, sus pinares, mucho más bonitos si hay nieve en ellos.

Casi en la cima dejamos de seguir el carril para finalizar la ascensión siguiendo un sendero, que más bien es una sucesión de hitos. Curiosamente en ese tramo nos cruzamos con los cuatro únicos excursionistas en toda la jornada, un solitario primero, y un trío después, vascos, para más señas. Entre tanto pino destaca una franja rocosa, que hace una digna, pero insuficiente defensa de la cima, unas pequeñas canales son sus puntos débiles, nosotros nos aprovechamos de una para subir y de otra para bajar. La cima del Peñarroya es un maremágnum de pinos, y la única manera de gozar de las vistas es subirse a lo más alto del elevadísimo vértice geodésico, el cual sostienen dos cuerpos de mampostería. Por prudencia nosotros solo nos subiremos al primer cuerpo, y desde allí las vistas del SE al NO son buenísimas, destacando enclaves como Penyagolosa, Sierra de Nogueruelas, Sierra del Toro, la nevada Sierra de Javalambre o Albarracín. Además allí también hay unos cuantos bancos y asientos de piedra, buscamos uno que le de el solecito y nos comemos el bocata allí, sobra decir que estuvimos en la gloria, no todos los días se puede presumir de comer en lo más alto de Teruel.

Para la vuelta hago de tripas corazón y decido pasar por el Collado de la Gitana, pasando entre esa marabunta construyendo muñecos, lanzándose en trineo o tirándose bolazos de nieve, no lo critico, tienen todo el derecho del mundo, y además yo con los años me estoy volviendo cada vez más antisocial. Lo que critico es la falta de civismo de alguna de esa gente, ya que un muy poco trozo me encontré por el suelo con bastantes envases de plástico y cosas por el estilo, incluso alguna lata de refresco, en fin, la misma historia de siempre...Como os había comentado llevaba intención de invertir todo el GR-8 hasta Valdelinares, pero al llegar al collado del Morrón del Bolage reparo en que lo atraviesa un carril, hago una consulta rápida al Orux y veo que siguiendo dicho carril rumbo SE y luego enlazando con otro carril llegaría igual a Valdelinares, así, y como no me hacía mucha gracia repetir el tramo de carretera, decido añadir esta pequeña improvisación a la ruta. Además visualmente iba a resultar un tramo de lo más atractivo, con el paso bajo una prolongada franja rocosa, y unas excelentes vistas de Valdelinares, también pasaríamos junto a dos masías, el Mas del Pino y la Masía de la Cueva, ubicada esta en un bonito collado. Desde este cogemos el carril definitivo a Valdelinares, que baja hasta el Barranco de las Ranas y hace una última remontada para entrar en las calles del pueblo, donde dábamos por finalizada esta ruta con la que estrenábamos el 2017. Un café largo en el bar de la plaza para afrontar con garantías las casi dos horas de coche y para Betxí!!, con la satisfacción de haber hecho una más que cundidora excursión por la Sierra de Gúdar.

Un saludo a tod@s.


Emprendemos la segunda parte de la ruta, no entramos en las calles de Valdelinares, el GR sigue un tramo por la carretera. Pasamos junto la Ermita de la Virgen del Loreto, construida en 1729.

Dejada atrás la carretera y remontando hacia el Collado de la Gitana obtenemos esta vista de Valdelinares.

Dejamos atrás un primer collado, con una atractiva cima rocosa.

Para llegar al Collado de la Gitana deberemos superar algunas ondulaciones del terreno.

Los inviernos son muy duros en esta zona, y si has tenido la mala fortuna de quedarte atrapado en la nieve, serás pasto para los buitres 😢

Al evitar pasar por el Collado de la Gitana nos encontraremos tramos de nieve virgen como este, con buenos espesores.

Collado de la Imagen, cruzado por varios carriles, ya vemos la cima del Peñarroya.

Franja rocosa a pies de la cima, con esos pinares tan típicos de la Sierra de Gúdar.

Tonalidades rojizas de los roquedos cercanos a la cima, ¿de ahí el topónimo de Peñarroya?.

Y aquí el vértice que convierte a Peñarroya en el techo de Teruel, por que si no esta cima estaría a la par con Javalambre, de hecho hay mucha gente que considera este último como techo provincial.

Yo por si las moscas ya he subido a los dos, a Javalambre, en la primera ruta de 2014, y hoy, en la primera de 2017 al Peñarroya, 2028 metros.

Tampoco faltan referencias al ICONA en la cima del Peñarroya.

Vamos con las vistas, Sierra del Monegro, en el que están las pistas de esquí, con Penyagolosa asomando tímidamente.

Montañas y valles turolenses, con Javalambre, con una capa de nieve.

El Pico de Santa Bárbara de Pina, en el Alto Palancia castellonense, en el centro de la imagen.

Y vistas hacia la zona de Alcalá de la Selva, al fondo Javalambre y mucho más al fondo Sierra de Albarracín, vistazas!!!

Pequeña canal por la que nos bajamos, tras haber comido, de la cima.

Nos dirigimos, ahora si, por un nevado carril, hacia el Collado de la Gitana, dejamos atrás el Peñarroya.

En las inmediaciones del Collado de la Gitana obtenemos esta bonita vista del Alto del Hornillo, en cuya cima habíamos estado unas horas antes.

Invirtiendo camino por el GR-8, disfrutando de la bonita luz de la tarde.

GR-8, 241 kilómetros entre el Refugi de Font Ferrera y Camarena de la Sierra.

Nos volvemos a fijar en el collado y cima rocosa de antes, ya que el devenir de la ruta tendrá un punto de inflexión al llegar allí.

Y es que empezaremos a circular por el carril que pasa bajo esos roquedos.

Pasaremos también por el Mas del Pino, lo vemos desde un lado...

...y desde otro, a su izquierda discurre el Barranco de la Gitana.

Haber elegido andar por este carril nos evitará tocar la carretera, y no solo eso, además obtendremos esta bonita vista de Valdelinares.

Además de ser el pueblo más alto de España también es un pueblo muy bonito.

Nos enfilamos a este collado, desde donde nos dejaremos caer por otro camino hasta Valdelinares. En el collado, y al abrigo de unos roquedos se halla la Masía de la Cueva.

Arbolado de ribera que delata nuestro paso por el Barranco de las Ranas. Valdelinares a una cuesta de distancia.

Iglesia Parroquial de la Virgen de las Nieves en Valdelinares.


Para finalizar he editado un pequeño vídeo con algunas de las tomas que grabé durante la jornada. Hoy la música corre a cargo de un icono de los 90, Kurt Cobain y Nirvana.



  • Longitud del recorrido: 24 kilómetros.
  • Cota mínima: 1624 metros (Barranco de las Ranas).
  • Cota máxima: 2028 metros (Cima del Peñarroya).
  • Desnivel acumulado: 860 metros, tanto positivos como negativos.

Primera parte del recorrido (Valdelinares-Alto del Hornillo), mapa: Instituto Geográfico Nacional.

Segunda parte del recorrido (Valdelinares-Peñarroya), mapa: Instituto Geográfico Nacional.



Puntua esta ruta

14 comentarios:

  1. Buen regalo de reyes y otro techo provincial, tendrás que animarte a ir a por todos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, poco a poco, pero sin proponernos el reto, iremos tachando los más cercanos: Caro, ¡Calderón! aunque me cueste jeje o Cabras/Atalaya, y luego ya iremos viendo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani,

    Esto si que es empezar bien el año, otro techo provincial más a la saca, y encima con una ruta preciosa y pisando nieve.
    No falla, es pillar los pinchos y no necesitarlos...
    El tema del incivismo de la gente es de traca, no puedo entender como pueden dejar tanta porquería, con lo poco que cuesta llevarte la basura que has generado.
    A ver si me puedo escapar por allí unos días ahora que se esperan nevadas y puedo hacer esta ruta.
    Ahora a seguir dándole caña a la montaña.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Muy satisfecho me dejó esta ruta por las alturas de Teruel, aunque es cierto que fui con la esperanza de encontrarme más nieve, pero mejor así, a lo mejor con más paquete no hubiese podido llegar a los dos objetivos marcados.
      Ya ves, lo bien que hubiesen venido los pinchos en Penyagolosa seis días antes y aquí les dimos un paseo en la mochila jejeje.
      Ahora es una época para las invernales en Piris, por el tema de los aludes y tal. Buena opción es si estás por Montanejos escaparte a Javalambre, donde parece que hay bastante nieve.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Pues si estabas en baja forma, por el trabajo, con estas dos últimas calcetinadas, te vas a poner en cuatro días como un toro.

    En general hay poca nieve, por todos los sitios, pero es que, siempre la temporada de nieve, empezaba a partir de reyes, pero con los negocios del esquí, si en diciembre no está a tope de nieve, ya están llorando.

    Ya veo que a pesar de las bajas temperaturas, os hizo un día muy bueno, sol, y sin viento, aunque sean bajas, se camina muy bien.

    En cuanto al cual, de los dos, es el más alto de la provincia de Teruel, yo creo que está muy claro, es que sea más alto de forma natural, sin añadir construcciones, porque menudo mausoleo que le han clavado en su cima.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      A ver si con un par de rutas más con desnivel y distancia las piernas van cogiendo tono otra vez jeje.
      Ahora parece que están cayendo buenos paquetes en Pirineos, a ver si nos llega algo a la Ibérica y podemos disfrutar de la nieve sin necesidad de tener que subir a Pirineos.
      Yo también soy de los que piensan de que la altura de una montaña debería medirse sin el consiguiente mojón, pero en el tema de Teruel ya lo tengo solucionado por si algún día me da por embarcarme en el reto de todos los techos provinciales, ya que ya tengo en el bolsillo Javalambre y Peñarroya ;-)

      Salud y nieve!!

      Eliminar
  4. Hola Dani.

    Que gustazo de día con ese solecito invernal y esas umbrías de nieve virgen. Nosotros al día siguiente de hacer la ruta del Vispal, fuimos a Valdelinares y nos dimos un paseo por el pueblo (recuerdo que sólo se podía aparcar en muy pocos sitios de la nieve congelada que había).
    Las pistas de esquí las evitamos a toda costa y nos fuimos a ver Gudar.

    Te entiendo perfectamente cuando dices lo de la sensación de silencio y soledad cuando andas por esas parameras, y además la nieve y esas masías recónditas contribuye a ello (el Mas de Gomez se lleva la palma, allí en la paramera a más de 2000 metros y rodeada de nieve, flipante)
    Este tipo de rutas invernales me encantan por esos pequeños detalles de dureza inhóspita, silencio y soledad que te vas encontrando como ese cadaver de vaco)
    Parece que nos hemos puesto de acuerdo pues yo he colgado otra ruta de nieve, aunque del año pasado. Acuerdate de las fotos ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      El Vispal, que recuerdos me vinieron cuando pasé junto al desvío y vi ese valle en el que está esa aldea.
      Yo quise evitar a toda costa pasar entre todos esos domingueros, por dos razones, primero por lo que he dicho, que cada vez soy más antisocial jeje, y luego por que empañaría lo que estaba siendo una ruta de lo más solitario, pero al final no tuve más remedio, y además de tener que mezclarme entre ellos tuve que pasar junto a la mierda que dejan :-(
      De la ruta sin duda me quedo con ese páramo nevado, y sobre todo con la situación de esas masías y corrales, en especial la de Gómez y la del Collado Frío, que el nombrecito ya habla por si solo. No están aisladas del todo, porque Valdelinares está ahí al lado, pero la sensación que daban era esa, de aislamiento, ya me imagino los inviernos allí cuando estarían habitadas todo el año, con la chimenea encendida 24/7.
      Ya te envié ayer las fotos, a ver si esta tarde o mañana te paso algunos detalles de la toponimia de la ruta, que según el mapa recién editado de la Serra d'Espadà hay algunos cambios con respecto a lo que te fui explicando y publiqué en mi entrada.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Magnifica sierra para comenzar el año Dani.
    Buena kilometrada te marcaste,con su buen desnivel y el día perfecto...Las imágenes por la parte del Hornillo espectaculares y la paz y la tranquilidad de caminar por allí con esa estampa invernal,brutal.Es curioso que esa parte con sus 2000 metros este tan ''pelada'',todo lo contrario que el Peñarroya.
    Recuerdo la subida al techo de Teruel a final de mayo,durante la travesía que hicimos de dos días,con un verde que enamoraba,en tu caso con un precioso manto blanco.La verdad es que las vistas desde allí arriba,con un día tan fantástico,son una pasada...
    Suelo seguir el tiempo que hace por la zona de Gudar y no veas Valdelinares mañana con -12º y sensación térmica de hasta -22º...¡¡Mare meua!!...jejeje

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantados vinimos con "tu" sierra Juane jeje, la ruta fue muy completa, pero si tuviera que destacar algo, pues eso, la soledad y aislamiento que se respira en el páramo nevado del Alto del Hornillo. Luego también me chocó la diferencia, estando a la misma altura, y tan cerca una de la otra, entre las dos cimas, de no haber ni un árbol en el Hornillo a esos magníficos pinares que pueblan la cima del Peñarroya, pero esos contrastes son los que hacen grandes a una sierra, y Gúdar, y tu lo sabes de sobre, lo es.
      Que haga frío, que es bueno, y a ver si viene acompañado de más nieve y podemos volver en breve a hacer una invernal por Gúdar!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Hola Dani! Estupendo regalo de reyes. Esta ruta por la sierra de Gúdar, con nieve y todo es estupenda para disfrutar de un día mágico como es el día de Reyes. Buena manera de disfrutar con una ruta tan magnífica como preciosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      En 2015 para Reyes nos regalamos una espectacular ruta en Penyagolosa, el año pasado fue una comida en el Barri del Carme en València, que tampoco estuvo nada mal, así que este año tocaba regalo montaraz de nuevo, y que mejor sitio que Gúdar y con algo de nieve. Ya veremos el año que viene que nos regalamos jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yeeee!!!

    Buena ruta enlazando los dos dosmiles de Gúdar. Ya veo que le vas cogiendo gusto a esto de la autofoto, jijiji. Respecto a la altura, yo en mi modesta opinión, como dicen algunos compañeros; donde se cote de manera natural.
    Y si así empiezas el año, como lo acabarás, jajaja salud, birras y mucha mountain. A y eso de antisocial, pues me suena a una canción de Anthrax, jeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Antisocial...Joey Belladona, Scott Ian, Charlie Benante...época dorada del trash metal, sí señor.
    La verdad es que llevo tres años seguidos empezando el año con rutas largas, Penyagolosa por Portellàs, el Turmell desde Vallibona ¿te suena?, y esta. Estuvo bien iniciar el curso con estos 2000's turolenses y esos paisajes parameros de la Sierra de Gúdar, también estuvo bien ese encuentro fugaz que tuvimos en la autovía jejeje, al final ambos viajes, el tuyo más lejano, resultaron fructíferos.
    Yo...también soy del club de Javalambre entonces jejeje.

    Salud y headbanging!!!

    ResponderEliminar