23 de julio de 2016

Montes Universales: Guadalaviar- Nacimiento del Río Guadalaviar - Mojón Blanco (1794 m.) - la Cebadilla (1838 m.)

Jueves 23 de junio de 2016

Solo había estado una vez en los Montes Universales, fue en invierno de 2013, ese día realizamos una ruta con raquetas en la que subimos a algunas cimas de esta sierra, entre ellas el Caimodorro, su punto más alto. Volvemos tres años y pico después y en periodo estival, para volver a perdernos por sus interminables pinares, en una ruta, partiendo desde Guadalaviar, en la que visitaremos el nacimiento del Río Guadalaviar y subiremos a las cimas del Mojón Blanco y la Cebadilla.






Acudo esta vez a la llamada de Javi, que es quien me propone esta escapada a Montes Universales, partimos hacia allí la tarde del miércoles, de camino Javi me sugiere dos rutas que ha planeado, una partiendo desde Noguera de Albarracín, que supondría caminar un par de horas a nuestra llegada allí, hacer vivac, y completar el recorrido el jueves, y la otra consistía en ir a Guadalaviar, buscar algún sitio para vivaquear y emplear todo la jornada siguiente en la ruta. Hacemos un pequeño consenso, cómo el verano había llegado para quedarse y se anunciaban días calurosos, y no nos seducía mucho cargar durante toda una jornada con el equipo de vivac, nos decantamos por la segunda opción.

Vayamos al miércoles pues, decir de antemano que vamos a hacer un recorrido que va a discurrir, exceptuando los tramos que andaremos por pistas y carriles, totalmente fuera de cualquier sendero, aunque eso, aquí en estos bosques tan limpios no es mucho problema, otra cosa es saber orientarse en ellos, no vengas aquí, si no conoces el terreno, sin un mapa, brújula o gps. Arrancamos a caminar en la Plaza Mayor de Guadalaviar, al lado del bar, donde hemos aparcado de forma estratégica la furgoneta para la vuelta jeje, salimos del pueblo y nos dirigimos (NO) por camino asfaltado hasta el área recreativa, refugio y fuente del Molino, donde habíamos vivaqueado por la noche, allí mismo arranca el bien señalizado camino que nos llevará hasta el manantial donde nace el Río Guadalaviar, que no pasará denominarse Turia hasta bien entrado en la provincia de València.

Remontaremos ahora un par de vaguadas para plantarnos en lo más alto de la extensa Muela de San Juan y sus interminables pinadas, la siguiente misión pasa por encontrar otra vaguada, ahora descendente, que nos enlace con una veredilla que viene en el mapa, que a su vez nos enlazará con el camino que une Checa y Orea, tras un pequeño titubeo por ese maremágnum de pinos, es la vaguada del Barranco de la Selvia la que nos lleva por buen puerto.
Ya por el camino principal ponemos rumbo SO, obviando los desvíos que nos saldrán a la izquierda (Guadalaviar) y derecha (Checa), seguiremos recto un buen trecho, toca ahora buscar la mejor manera de encaminarnos hacia la primera de las cimas del día, el Mojón Blanco, vemos que una buena referencia será seguir más o menos el curso del Arroyo de los Huecos, ya que este nace cerca de la cima, nos ponemos a ello, entre tanto pino, salir a las grandes extensiones de prado y de sabina rastrera de la Paridera de los Rojos, supondrá un cambio radical de paisaje, desde allí tendremos el primer contacto visual con el Mojón Blanco, por lo que a partir de ahora la manera de ir hacia allí será totalmente intuitiva.

Tras valiente subida alcanzamos la cima del Mojón Blanco, al SE  vemos como se extiende la cuerda, destacando la cima de la Cebadilla, hacia ella nos vamos, en un bonito discurrir entre los distintos pasillos que deja la sabina rastrera, en el collado previo, y tras la comida, seguiremos las trazas de un antiguo carril que nos dejará a pie de cima. Estas cimas, tanto el Mojón Blanco como la Cebadilla son las típicas cimas de esta zona de la Serranía de Cuenca/Montes Universales, repletas de pinos en sus laderas pero con cumbre despejada a causa de los vientos, así que tendremos unas vistas espectaculares y prácticamente similares desde ambas, abarcando mucha extensión de terreno, destacando cimas como la Mogorrita y San Felipe en la vecina Serranía, el Caimodorro y otras de Montes Universales y un montón de cimas y sierras que no supimos identificar.

La idea era seguir por la cuerda hasta llegar al collado del Portillo, donde tomaríamos una variante del GR 10 para regresar a Guadalaviar, pero la ruta se había alargado más de lo previsto y caía una chicharrina importante, así que llegados a un primer collado rompemos al E, por terreno jabalinero, en busca de los llanos circundantes a Guadalaviar, una vez en ellos llegar a Guadalaviar será cuestión de momentos, ahora había que contribuir con la economía local, y que mejor manera que hacerlo que tomando unas Turias y Calatravas fresquitas en el bar ;-)

Un saludo a tod@s.


Fuente y área recreativa del Molino, más o menos un kilómetro a las afueras de Guadalaviar, césped, agua, sombra, qué mejor sitio que este para pernoctar.

El refugio estaba cerrado y hay que pedir la llave al ayuntamiento, nos ahorraremos burocracias ;-) y haremos vivac, aquí tenéis a Javi montando el chiringuito.



Iglesia de Santiago el Mayor y Plaza Mayor de Guadalaviar, este será el punto de inicio y partida de la excursión de hoy.

Abandonamos Guadalaviar, por el camino que lleva a la Fuente del Molino, los cultivos dotan de diferentes tonalidades al valle. Ni una nube en el cielo, se presagia un día de lo más caluroso.

Desde la Fuente del Molino seguimos una pista, que sin perdida nos llevará al Nacimiento del Río Guadalaviar, este es el punto en el que empieza a surgir.

El paraje del nacimiento se encuentra rodeado por una cerca de madera y "malla conejera", se puede acceder al recinto por una puerta en su parte más baja. Allí tendremos unas bonitas vistas.
Rostro tallado en nacimiento, el Río Blanco (Wadi Al-biyad), recorre 280 kilómetros hasta su desembocadura, entre medias recogerá las aguas de los ríos Alfambra y Camarena, cambiará su nombre a Turia, regará las huertas valencianas y su paso por la capital será desviado antes de desembocar en el Mediterráneo.

Tras visitar el nacimiento seguiremos con la ruta, hay que buscar la manera de remontar Muela de San Juan.

Para ello nos aprovecharemos de las diferentes vaguadas que iremos encontrando, por esta, y en fuerte subida ganaremos la parte alta de la muela.

Ya en las altas extensiones de la muela no será fácil orientarse entre tanto pino, titubeando por allí encontraremos un par de simas, esta es una de ellas.

¿Qué os decía de los pinos?, interminables extensiones, capaces de desorientar hasta al más pintado, sobre todo en días de niebla.

Pero hoy nosotros teníamos un día despejadísimo y pudimos encontrar la vereda que nos llevaría a la pista principal.

Esta es la susodicha pista, de la cual recorrimos un buen trecho.

Nos desviamos, por el Arroyo de los Huecos, entre tanta uniformidad pinícola destaca este con cuatro troncos.

Salimos a la Paridera de los Rojos, donde cambia por completo el paisaje, gran páramo verde y lomas de sabina rastrera.

Entre esas lomas asoma la primera de las cimas a las que subiremos hoy, el Cerro del Mojón Blanco.

Vemos su zona cimera, despejada de arbolado, con un poco más de detalle.

Hala!, toca volver a subir.

Desde lejos parecía una subida dócil, pero este tramo final pone las pilas.

Cerro del Mojón Blanco, 1794 metros. 

Extensas vistas las de esta cima, al fondo distinguimos la silueta del Caimodorro, techo de estos Montes Universales.

Ya que estamos con los techos, vemos aquí en primera instancia el de la provincia de Cuenca, la Mogorrita, detrás aparece la Sierra Somera, con la Cruceta a la cabeza, creo distinguir también el Peñalba, en el cual estuvimos hace poco.

Seguimos mirando hacia los dominios de nuestro amigo Toni, Cerro San Felipe, al cual subimos la primavera del año pasado.

Giramos la vista al SO, vemos nuestro siguiente objetivo, el Cerro de la Cebadilla, tras él el Valdeminguesete.

Tras un breve descanso en la cima, continuamos, vamos a seguir la cuerda hasta la Cebadilla, enfrente nuestro la Mogorrita, apreciamos en la distancia otro de los "ochomiles" de Cuenca, el Collado Bajo.

Aprovechando los "senderos" entre las sabinas rastreras.

Y hasta el collado previo a la Cebadilla así será nuestro discurrir, entre sabinas rastreras, me encanta el toque que le dan al paisaje.

Un fósil, encontrado de camino a la Cebadilla.

Vaya!, si tenemos indicado el camino y todo ;-).
Foto (borrosa) de cima en el Cerro de la Cebadilla, 1838 metros.

Vistas desde lo alto de la Cebadilla, hacia un lado del cordal, por donde hemos venido, con el Cerro San Felipe en la lejanía.

Y el resto del cordal, que se extiende prácticamente hasta el nacimiento del Río Tajo, el cual discurre por el valle que vemos a la derecha de la imagen.

Desde la cima seguimos la cuerda, en un principio hasta el Portillo, que quedaría detrás de la cima del Valdeminguesete.

Dejamos atrás la cima de la Cebadilla.

Cima, que tiene una bonita figura desde esta perspectiva, que volvemos a ver aquí, habiendo avanzado un poco más por la cuerda.

Un pequeño tramo de cresta, camino del Portillo.

En una de estas vemos Guadalaviar, hace mucha calor, el agua de las cantimploras se nos ha calentado y el cuerpo nos pide cerveza, así que decidimos saltarnos el Portillo y tomar un atajo.
El atajo fue un pelín jabalinero, luego atravesando llanos y más zonas de sabina rastrera nos fuimos acercando a Guadalaviar.

Una bonita estampa rural para despedir el reportaje fotográfico de esta ruta.

  • Longitud del recorrido: 24,5 kilómetros.
  • Altura mínima: 1525 metros (Guadalaviar).
  • Altura máxima: 1839 metros (Cerro de la Cebadilla).
  • Desnivel positivo y negativo acumulado: Unos 800 metros.
  • Duración total del recorrido. 8 horas y 33 minutos.
  • Track de la excursión.

Puntua esta ruta

17 comentarios:

  1. Como siempre, muy detallada tu entrada Dani.

    Nosotros también nos estamos planteando hacer algo por Teruel, ya que la última ruta que hemos hecho (hace unos días) aunque estaba nublado, hizo mucha calor y lo que al principio tenía que ser casi un paseo, por culpa de la calor, se hizo un poco más dura.

    PD. Estás que no paras, al final España se te va a quedar pequeña, ja ja jaaaaaa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la verdad es que ahora en verano, y en esta zona que vivimos, apetece bien poco salir, y menos hacer rutas largas, yo lo que hago es salir por las tardes, cerca de casa (tener el monte tan cerca es una suerte), a partir de las siete y media/ocho y hacer algo cortito, hasta que dé de sí la luz, así mato el mono mientras no viajamos a lugares menos calurosos jeje, Teruel en estas fechas también es para pensárselo, aunque allí hay más posibilidades de encontrar alguna ruta en la que poder darse un refrescante chapuzón.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    Joeer casi 25 kilómetrazos, no está mal. Que buena sensación esa de recorrer esas impresionantes pinadas de pino albar y de la mejor sabina rastrera que se puede encontrar. El nac. del Gualaviar, al igual quel del Tajo, o el del Júcar al principio defraudan un poquito, al verlos que sale tan poquita agua pero esto es así por estos lares.
    Te tiene que dar cosa ver a la Mogorrita desde tantos lados y que no te haya llevado aún. Este septiembre para cuando volvaís, subimos fijo. Por lo demás, un poco de envidia, porque era entre semana, si no cojo el coche y el saco y me subo con vosotros ;-)

    Cerves y golondrinas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      No estuvo nada mal la ruta que planificó el amigo Javi, que siente verdadera pasión por estos montes, quizás le faltó que hubiese hecho un poco menos de calor, por pedir algo, y así haber podido completar toda la cuerda del Mojón Blanco y la Cebadilla hasta el Portillo, y regresar luego a Guadalaviar por ese GR hubiese sido un bonito broche.
      Sin duda lo que más me gustó de la ruta fueron esos pasajes de sabina restrera que dan ese toque tan pintoresco al paisaje, lo de los nacimientos ya se sabe, exceptuando del Río Mundo y algún otro más, todos los grandes ríos tienen nacimientos muy modestos, no hace mucho vimos un docu sobre el nacimiento del Nilo y es una cosa parecida al de este Guadalaviar, no hay mucha diferencia la verdad...
      He observado...¿lo llamáis Gualaviar en Cuenca?, ¿o es algo coloquial?

      Mogorrita y Hosquillo, un plan chachi para nuestra próxima visita ;-)

      Un abrazo, nos vemos en nada!!!

      Eliminar
    2. jajaja, parece ser qe la propia gente del pueblo le dice Gualaviar, como acortándolo.

      Eliminar
    3. Jajaja, o sea, que es todo para ahorrar saliva jajaja.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Y donde no hace calor?, jaja, En la zona de Teruel, baja un poquito la temperatura, pero es que ahora lo normal es pasar calor, lo único que se puede hacer en madrugar, y empezar a caminar pronto, eso, y buscar rutas con sombras, como está que va por media de ese espectacular pinar.

    Yo acabo de volver, de otra provincia, bien conocida por sus extensos pinares, y donde también nace un gran río ..., aunque su nacimiento también es modesto, vamos lo normal.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Jejeje, quien te va hablar a ti de calor, he?, viviendo en Zaragoza jejeje, yo lo que hago, como le he comentado al compañero es salir por las tardes, rutas cortitas, ya sea corriendo, o andando, a partir de las siete y media y exprimiendo al máximo la luz del sol, aquí en Castellón es eso o madrugar, la lástima que la zona a la que suelo ir, casi a diario, que tiene (tenía) grandes zonas de sombra se ha ido toda a la mierda con el puto incendio que de momento lleva arrasadas casi 1500 hectáreas en Espadán :-( todo por unos inconscientes a los que les dio por quemar rastrojos a las 3 de la tarde, con más de 30º y viento...

      A ver si adivino: provincia boscosa, gran río, nacimiento modesto, ¿hablamos del Tajo?, pues si es así esta ruta que os he narrado discurrió a escasos kms. de allí.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Pues fallaste Dani, jaja. Hablo de la provincia de Soria y el nacimiento del río Duero,la población de Vinuesa, es conocida como la "Corte de los Pinares".

      Lo del incendio en Espadán, lo acabo de ver hace un momento en el telediario, una lástima, al final por unas causas u otras, todos los veranos se acaban quemando los montes, pero vamos, es normal, QUEMAR LOS BOSQUES EN ESTE PAIS SALE MUY BARATO Y DA MUCHO BENEFICIO!!!

      Eliminar
    3. Vaya, menos mal que no me dio por apostarme nada jaja, cuando fuimos al Urbión teníamos previsto hacer la bajada por otro lado, y así ver el nacimiento, pero no encontramos la cima de la niebla que había, íbamos a encontrar el nacimiento, tenemos pendiente volver a esta sierra y disfrutarla conforme toca, en Vinuesa hicimos noche ese día.

      Si, lo de los incendios lo de siempre, los que han quemado una multa y como mucho algún día de carcel, y luego a recalificar terreno quemado...

      Un saludo.

      Eliminar
    4. Si Urbión y Moncayo son dos cimas donde las condiciones climatologías son bastante parecidas, y cuando la boina se pone, tarde en irse. A mi el otro día me paso igual que a ti, hasta los 1800 metros un sol de mil narices, y a partir de ahí, una niebla que no se veía nada a cincuenta metros.

      La cima la encontré, porque ya la había subido hace unos años, pero vamos hice el cordal, y tuve que tirar de gps, en cuanto perdí cota, otra vez sol, y un día fantástico.

      Eliminar
  4. ¡Hola Dani! Otra magnífica ruta con bellos paisajes que no dejan de hechizarnos al contemplarlos y cómo no, al patearlos en tan excelente compañía. Bonitos montes Universales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Mucho bueno por ver y patear tienen estos Montes Universales y la Sierra de Albarracín, a ver si van siendo más frecuentes nuestras visitas allí, que tampoco lo tenemos tan y tan lejos.

      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  5. Hola Dani!!!

    Vaya rutón que os pegasteis Javi y tu, y encima en plan javalinero, que le guta poco a Javi... jajaja
    Es una pasada lo despejados que están los bosques de monte bajo por esa zona.
    Vosotros si que sabéis aparcando la furgo al lado del bar...

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Si, en esos montes tan limpios no hay ningún problema en jabalinear, eso sí, como bien apunto en la crónica, no vayas sin mapas gps o sin saber orientarte porque te puedes perder, muy fácilmente, y literalmente.
      Donde nunca nos falla la orientación es camino del bar jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues nada Dani,lo dicho dos en una...jajaja
    Después de la ''parada'' en el Caimodorro,muy buena crónica del Guadalaviar.Esos bosques la verdad es que hechizan y como bien comentas,te puedes desorientar fácil.Ya comentamos la similitud entre la Serranía y Gudar y es que avanzar monte atraves le da un puntazo a cualquier ruta(siempre que se pueda...jejeje).La foto de sendas entre la sabina pinera,parece sacada de un ''parque temático''...jajaja.
    ¿La opción jabalinera buscando Guadalaviar?..¡¡La mejor!!....jejeje

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane, ya he visto que has viajado unos años atrás en el tiempo y visitado y comentado aquella ruta que hicimos en el Caimodorro jajaja. Tres años de una visita a otra, ya ves, con lo relativamente cerca que nos queda estos Montes Universales y Sierra de Albarracín, y también la Sierra de Gúdar, que la tengo poco pateada, como le decía a Emilio, a ver si a partir de ahora, lo de poder viajar el día de antes y dormir en la furgo ayuda, visitamos estas sierras turolenses con más frecuencia.

      Un abrazo.

      Eliminar