28 de enero de 2017

El Salt del Cavall y el Tossaló de Panolla (792 m.)

Sábado 14 de enero de 2017

Esta semana os voy a volver a mostrar el que en mi opinión es uno de los lugares más espectaculares de la provincia de Castelló, y que sin embargo no alcanza los niveles de popularidad que puedan tener otros enclaves provinciales, se trata del desfiladero del Salt del Cavall en Llucena. Las anteriores veces que lo habíamos visitado siempre habíamos rematado la circular por el oeste del barranco y la zona de les Calçades, lo que suponía chuparnos un largo tramo de carretera. Pues bien, hoy lo que buscábamos era una alternativa que nos evitase tocar asfalto, lo conseguimos, cerrando la circular por la zona este del barranco, y además con la recompensa añadida de haber coronado la cima del Tossaló de Panolla.






Aunque se encuentra dentro del término municipal de Llucena, el Salt del Cavall siempre se suele asociar a Araia, y a Araia será donde iremos a hacer esta ruta de hoy. Nos encanta venir a esta pedanía/aldea serrana por la tranquilidad y aislamiento que transmite, a mi la primera vez que vine aquí me dio la sensación de haber llegado, y hablando mal, a un lugar en el culo del mundo, cuando realmente lo tenemos a media hora de casa, y a diez kilómetros escasos de uno de los núcleos más contaminados de todo el País Valencià, l'Alcora, por lo que todavía choca más encontrarte a tan poca distancia de esa contaminación unos rincones de naturaleza tan salvaje como los que hay en los alrededores de Araia.

No obstante, las últimas veces que hemos venido aquí no hemos empezado desde las mismas calles de la aldea, sino que hemos apurado con el vehículo por el camino del despoblado Mas del Rogle hasta donde nos ha sido posible, que siempre ha sido donde suelen aparcar la gente que va a escalar a la zona de les Calçades. Hoy también haremos así. Fue bonito encontrarse allí con compañeros de cuando teníamos la sana costumbre de ir a escalar un día a la semana, a ver si este año retomamos en serio la escalada de una repajolera vez.

Ya a pie seguimos por el camino que nos ha traído hasta el parking. Este traza unas revueltas y baja al lecho del Barranc del Salt del Cavall, pero de momento todavía no entraremos en él. Lo cruzamos, y mediante otras revueltas volvemos a empezar a ganar cota de nuevo. Ahora, y avanzados unos centenares de metros, deberemos estar atentos a un hito que veremos a nuestra izquierda, y que nos señaliza el sendero, por el que ahora si, entraremos en el cauce.


Ahí los tenemos los dos objetivos del día, el marcado tajo en la montaña del Salt del Cavall y el Tossaló de Panolla.

Avanzamos en estos primeros compases por pista forestal, divisando en todo momento la entrada al desfiladero.

Un senderillo nos baja al cauce, al cual estoy accediendo yo.


Transitaremos ahora durante un buen tramo por el interior del barranco, nos esperan secciones en las que andaremos sobre los típicos guijarros de las ramblas, otras en las que lo que pisaremos será un firme calizo de moldeado fluvial, incluso en un par de veces tendremos que trepar entre grandes bloques, y todo ello envueltos de un asombroso desfiladero de altas y abruptas paredes, que lo disfrutaremos, como en todas las ocasiones que he estado aquí, en los más absolutos silencio y soledad, hoy solo fueron testigo de nuestro paso unas cabras, que observaban nuestro avance desde la protección que les otorgan las alturas. Es la quinta vez que visito este lugar, y me sigue sobrecogiendo como la primera vez, y lo seguirá haciendo las próximas veces que venga, sobre todo cuando se alcanza la parte más estrecha, donde en cada extremo hay dos espectaculares altísimas y lisas paredes y que según las leyendas San Jaime saltó con su caballo, huyendo de sus enemigos, y de ahí el topónimo. Incluso dicen que en una de las paredes se puede ver la huella de la herradura del caballo. La del caballo no sabemos, pero la huella que ha dejado a su paso por aquí este modesto y estacional barranco está bien patente y es espectacular. Un tesoro de sitio este Salt del Cavall, una joya a nivel provincial.


Ya por el barranco, mucha vegetación, no en vano hay una micro-reserva de flora, y blanca caliza excavada por las aguas.

Este barranco nace en las laderas del Cabezo Escoba y tributa sus intermitentes aguas al Embassament del Sitjar. Un poco más arriba del desfiladero tiene un tramo descendible en modalidad de barranquismo, y que vimos aquí en 2015.

Poco a poco nos vamos introduciendo en las fauces del desfiladero, antes nos aguarda trepar entre estos dos grandes bloques.

Eva en acción, en dicha trepada.

Vamos dejando atrás un paisaje asombroso.

Pero el que tenemos por delante lo es aún más.

Algunos de los "cantos rodaos" junto a los que pasaremos son de tamaño considerable, estos son diminutos en comparación a algunos que veríamos más adelante.

La primera vez que vinimos, en 2011, el paraje nos asombró, desde aquel día lo visitamos tres veces más, y hoy, casi seis años de la primera vez, en mi quinta visita, nos siguió asombrando.

Mirad, mirad lo que nos espera ahí delante.

Lo vemos con un poquito de zoom.

Y ponemos una vertical con Eva para que calibréis la grandeza del lugar.

Parece que estemos en un lugar de lo más recóndito, cuando en realidad hay núcleos urbanos tan grandes como l'Alcora u Onda a escasos 10 kilómetros.

No solo nos impresiona lo que tenemos delante, también lo que dejamos atrás.

Nos recreamos ahora con el caprichoso trabajo en la caliza que hace el agua en su intermitente paso por este barranco.

Además de disfrutar de un excelente paisaje resulta divertido ir buscando los mejores pasos entre estas pequeñas marmitas.

Muchas de ellas aún conservaban agua.

Otro vistazo atrás...

...antes de llegar a lo que es el Salt del Cavall propiamente dicho.

Señoras y señores, con ustedes el Salt del Cavall.

Espectaculares paredones.
Y este es el salto que dio el caballo super-sónico de San Jaime 😈.

Paredón de la vertiente del salto que da al pico del Pinar de Lliberato...

...y el que da a la vertiente del Tossaló de Panolla.


Hubo un día en que estas dos montañas serían una sola, hasta que el barranco las quebró como a una sandía. De nuevo la foto que encabeza este repor.

Poco a poco el cauce se va abriendo, pero por ello no pierde belleza el entorno, incluso pasaremos por el interior de un pequeño, bonito y bien labrado estrecho. Llegamos a un punto donde se nos cruza un camino, es donde empezaba la segunda parte de la ruta. En las anteriores ocasiones que habíamos venido habíamos seguido este camino hasta que se topaba con la carretera que va de Llucena a Argelita, luego andábamos un par de kilómetros por ella hasta encontrar el sendero de les Calçades por el que cerrábamos la circular. Hoy la idea era subir hasta el Coll de la Selleta, ver si era factible subir al Tossaló de Panolla y luego bajar por la otra vertiente del collado para regresar al punto de inicio bajando por el pequeño valle de un barranquete afluente del Salt del Cavall. Seguimos inicialmente el mencionado camino, pero lo abandonaremos cuando encontraremos el único ramal que nos saldrá a la derecha. Empezaba el tramo de I+D de la ruta, ya que aunque sabía que el camino subía hasta bastante arriba, no lo hacía hasta el collado. Durante nuestro trasegar por este camino obtendremos bonitas vistas de este típico paisaje de picachos y masías de esta zona a caballo entre l'Alcalatén y el Alto Mijares, y también pasaremos junto a las ruinas del Mas d'Eugenio. Llega un punto donde el camino muere y nos tocará buscarnos las habichuelas para continuar hasta el collado, por suerte Eva dio con una tenue trocha, que nuestra rastreadora Laia se encargó de seguir y que nos llevó con éxito, y casi sin pinchazos, hasta el collado.


Vamos a afrontar la segunda parte de la ruta, nos despedimos hasta la próxima del Salt del Cavall...


...aunque el barranco aún guarda secciones como esta.

Ya hemos salido del cauce, y por este camino empezamos a remontar hacia el Coll de la Selleta. No está mal el picacho que tenemos detrás, ¿verdad?, es la Roca del Morral.

Hacemos una breve parada para ver las ruinas del Mas d'Eugenio, tampoco tiene mala pinta la Picossa, que es el pico que aparece detrás.
Estas dos ruedas nos delatan que la masía tenía molino.

Dejamos el Mas y seguimos con la subida.

Muy buenas vistas. Los paisajes del Alto Mijares y l'Alcalatén se funden en esta zona.

El camino acaba, toca buscarse la vida para llegar al collado. Por increíble que parezca no nos pinchamos mucho...

...y es que nuestra rastreadora preferida nos llevó por el mejor camino. ¿Te acuerdas en la Hoz de Tragavivos Toni 😉?.
Cerca del collado encontramos otras ruinas, corresponden al Mas de Panolla.

En el collado, aparece, para nuestra sorpresa, un trazo de sendero muy bien definido, que parece tener continuidad hacia el Tossaló de Panolla. Así es. Por él nos encaramamos hacia la cima de esta montaña, pasando por un bosquecillo de pinos supervivientes de los incendios que tanto han azotado a estas montañas. Al sendero le van saliendo diferentes ramificaciones, que seguramente irán a las diferentes y profundas simas que hay en este monte, así que habrá que estar pendiente de no perder la traza principal, que se irá difuminando a medida que iremos alcanzando el lapiaz cimero, por el que navegaremos hasta alcanzar el punto más alto, culminado con un gran y encalado hito. Al final nos resultó más sencillo de lo esperado alcanzar esta cima, ya que esperábamos volver con algún rasguño o pinchazo. Con lo que si que volvimos fue con el recuerdo de unas grandísimas vistas, especialmente hacia las dos Planas y a todas las sierras cercanas al litoral (Espadà, Borriol, Desert de les Palmes, Balaguera, Irta...) aunque tampoco quedarán fuera de nuestro alcance algunos puntos y montañas más interiores como Penyagolosa, Culla, Altís, Tossal de la Nevera, Tossal d'Espaneguera o Santa Bárbara de Pina, e incluso algunos enclaves interprovinciales como el Montgó en el Golf de València o Javalambre en nuestra vecina Teruel.


Desde el Coll de la Selleta empezamos a remontar, por buen sendero, hacia el Tossaló de Panolla. En una zona muy devastada por los incendios fue toda una alegría encontrar este bosquecillo de supervivientes.

Casi llegando a la cima mirad quien aparece tras la Lloma de les Clapisses/Tossal del Perro, es Penyagolosa, con su fiel escudera la Golosilla.

Tossaló de Panolla, o Cabeço de Sant Just, 792 metros.

Vistas, la Plana Alta, con el Embassament del Sitjar, al fondo el Mediterráneo, y montañas como el Solaig (a sus pies, no se aprecia en la imagen, está Betxí, nuestro pueblo), la Muntanyeta de Sant Antoni y el Puntal del Calderer

Sierras de Cabanes, Balaguera, Borriol, el Tossal del Mollet (el de la horrible cantera), asoma detrás de todos ellos el Bartolo y sus antenas.

En lo más fondo del horizonte la Serra d'Espadà al completo, qué blanquitas están sus cimas más altas mientras escribo esto.

También está rebosante de nieve ahora, como más nos gusta verlo, todo el Massís de Penyagolosa.

Destacando sobre todos, el pico de Santa Bárbara de Pina, a la derecha de la foto Javalambre, que tiene ahora mucha más nieve que la que se aprecia en la imagen.

Vistas hacia el interior, distinguimos Culla, y el trío de "Tossals", Nevera, Orenga y Espaneguera.

Serra d'Irta, al fondo del todo, espectaculares vistas las de este Tossaló de Panolla, valió mucho la pena haber subido a su cima.


Tras pegar un bocado invertimos nuestros pasos hasta el Coll de la Selleta. Teníamos que bajar ahora por la vertiente contraria a la que habíamos subido, y al igual que en esta, un camino casi subía hasta el collado, y había que encontrar la forma de dar con él. El tramo de I+D fue más corto que el anterior, pero un pelín más complicado, ya que la trocha que empezamos a seguir moría en una caída insalvable, así que tuvimos que abrirnos paso entre las aliagas para encontrar otra trocha que ya nos hizo desembocar en el camino. Ya solo teníamos que seguirlo hasta enlazar con otro más principal, que es el mismo que habíamos tomado en Araia para llegar al punto de inicio, y que se dirige al Mas de Beltrán y a les Ferreries. Evidentemente lo seguimos en descenso, en el mismo sentido que desciende el barranquete que discurre por este coqueto valle y deleitándonos con lo abrupto de estas laderas orientales del Tossaló de Panolla, desde las que fuimos vigilados hasta por tres clanes distintos de cabras, y ya llegando al final, con unas bonitas perspectivas del Salt del Cavall. Al finalizar la ruta hicimos parada en Araia, que se preparaba para la "matxà" de Sant Antoni. Qué bien estuvimos en la terraza del bar, al solecito, tomándonos unas Alhambras, acompañadas de unas bravas y una "torraeta" de anchoas...como nos gusta venir a Araia!!!.

Un saludo a tod@s.


Abandonamos la cima, frente a nosotros la Lloma de les Clapisses/Tossal del Perro, cima a la que subimos a finales de 2015 en una interesante ruta que tuvo algunos puntos comunes con esta. Al fondo el emblema de las montañas valencianas...

...siempre omnipresente 💚.

Tras un punzante tramo de I+D, del que no hay fotos, encontramos el camino que nos hará bajar a este pequeño valle.

Otra pequeña masía nos vuelve a recordar el abandono que han sufrido casi todas las de esta contornada: Beltrán, Panolla, Eugenio, Savineta...

Empezamos a descender por el valle, entre las laderas del Tossaló de Panolla y Torremundo.

El resto de la ruta será ya por pista forestal, lo cual no le quitará ni una pizca de atractivo.

El mayor de ellos será ver las agrestes laderas orientales del Tossaló de Panolla, paraíso para las cabras.

A pesar de su modesta altura, bonito porte el de la montaña ascendida hoy...

...aunque el absoluto protagonista de la mañana fue el Salt del Cavall, que lo volvimos a ver, de esta manera, en los últimos compases de la ruta.

Lo acercamos con el zoom, es merecedor de ello.

¡Hasta la próxima!.

...minutos después, en Araia...

Tras la comida, a muy buen precio!!, vueltecita por Araia, que se preparaba para la "matxà" de Sant Antoni. Ermita de Sant Joaquin, cuyo reloj de sol marcaba la hora exacta que era en ese momento.
Despido el repor con un vídeo que edité y publiqué con motivo de nuestra segunda visita al Salt del Cavall, allá por 2012.


Salt del Cavall from Daniel Alcalá Almela on Vimeo.


  • Longitud del recorrido: 11,2 kilómetros.
  • Cota mínima: 375 metros (Cruce pista con Barranc Salt del Cavall).
  • Cota máxima: 792 metros (Cima del Tossaló de Panolla).
  • Desnivel acumulado: 575 metros, tanto positivos como negativos.

El recorrido sobre el mapa. Instituto Geográfico Nacional.

Gráfica. Esas subidas y bajadas tan bestias del principio corresponden a las rayadas que se pega mi GPS cuando entramos dentro de algún barranco.

Puntua esta ruta

16 comentarios:

  1. Hola Dani.

    Que si me acuerdo de Laia la rastreadora? Gracias a ella, el infierno del buje fue algo menor. Esa capacidad innata entre dos sendas y elegir la que es de verdad, es increible, y Laia la tiene.
    Como me gusta este Salt del Cavall, ya lo había visto otras veces en tu blog y me encanta. Recuerda a esos fondos de barrancos calizos alicantinos. Esas fotos con las marmitas con agua una pasada y la que se ve las dos paredes del desfiladero muy guapa.
    Debo ser un borrachin de los buenos, pues cuando he visto esas patatas bravas con esas alhambras he pegado un saltete de la silla del ordenador, aunque nada comparado con esos botes que pegas tú cuando te habras puesto a jugar con Laia y Senda mientras le echas la culpa a las rayadas del gps, jejeje ;-)

    Abrazos y Alhambras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, este tramo de pequeños pinos y aliagas no fue tan largo como el del boj de Tragavivos, pero muy meritorio lo de Laia, el otro día sin ir más lejos bajando con raquetas del Pico de Santa Bárbara bajaba exactamente por el rastro de huellas de subida, que en muchos puntos no se ceñían exclusivamente al sendero.
      Este Salt del Cavall es uno de los sitios que me haría ilusión que conocierais, por supuesto al acabar haríamos parada en el bar de Araia jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Aupa Dani:

    Como estará ahora ese barranco lleno de agua después de todas estas lluvias y nieves.
    Parece que este año llegan las borrascas alrevés, vienen por donde tienen que irse, será el cambio climático.
    Ahora escribiendo esto me pega el sol por la ventana, parece que estamos en verano, 20 grados para hoy. Habrá que sacar el pantalón corto!!!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, supongo que ahora con el deshielo y tal bajara rebosante de agua. Qué nutra bien nutrido al Sitjar, que andaba bien escaso de agua antes de estos dos episodios de lluvias.
      Aunque debe haber algún punto donde el agua de este barranco se filtre para volver a aparecer más abajo, ya que en la parte superior hay un tramo que se puede descender en modo barranquismo, y tiene agua casi todo el año, algo que no ocurre en este tramo del desfiladero.

      Aquí el pantalón corto aún ni por asomo jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Precioso recorrido, por el desfiladero del Salt del Cavall, que imagino que después de una buena tormenta, será posible encontrarlo con agua, en algunos puntos, ya que tiene algunos puntos bastante estrechos.

    Viendo las fotos, y la leyenda, me recuerdo al Salto de Roldán, menudos caballos que había antiguamente, se ve que los alimentaban con productos naturales y Red Bull, jeje.

    La subida al Tossaló de Panolla, fue una buena idea, mágnificas vistas desde su cima, como siempre esas vistas del mar, no tienen precio, a ver cuando nos deleitas con alguna ruta costera, que aunque no te gusta la playa, el mar lo tienes bien cerca.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Si, supongo que los días posteriores a las lluvias y nevadas de esta última semana bajaría con un bonito caudal este barranco. A ver si aprovechamos el deshielo para descender con agua alguno de estos barrancos de la zona, que estarán muy chulos ahora, aunque con el frío que esta haciendo estos días cualquiera se mete en el agua, por muy grueso que sea el neopreno jeje.

      El Salto de Roldán es el que está cerca de Huesca capital antes de la subida a Monrepos, ¿no?, es muy guapa esa zona, me llama mucho la atención cada vez que subimos a Piris, ¿alguna ruta recomendada alrededor de este salto?.
      Tengo alguna rutita costera publicada, en especial una en la Serra d'Irta, un recorrido por sus calas que nos gustó mucho. Y no es que no me gusté el mar, lo que no me gusta es conforme está de edificado, y de la manera que lo está, en esta zona, y tampoco me gusta como se masifica la costa, pero el mar gustarme me gusta, pero en soledad ;-)

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Si, las dos peñas que se ven desde la carretera, Peña Aman y Peña San Miguel. Siempre hubo un sendero que las unía, pero por falta de mantenimiento, se perdió, y era una locura ir por el.

      Hace un año lo limpiaron, y ahora se puede hacer en circular, son unos 20 km y 1000 d+, o más corto, haciendo una U, subiendo y bajando por el mismo sitio. Yo hice la larga, hace poco más de un mes, y salvo el tramo final que es pistero, el resto muy chulo, la subida a la Peña Aman, hay que salvar unas clavijas, que tienen su punto de dificultad, pero la Peña San Miguel se sube fácil, porque hay instalada una mini ferrata. http://carmar-zancadasligeras.blogspot.com.es/2017/01/vuelta-al-salto-de-roldan-con-ascenso.html (Esa es la entrada que hizo en su día mi amigo Carlos, yo para el año que viene, jaja)

      Y tu que practicas el barranquismo, lo puedes pasar por medio, por el barranco de las palometas https://davidmalabarista.blogspot.com.es/2016/11/barranco-de-las-palomeras-del-flumen.html

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Gracias Eduardo, le echo un vistazo a esos enlaces!!!

      Un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Hola Dani! Coincido contigo en la valoración de la belleza del barranco del Salto del Caballo. En este caso, le has dado una interesante solución a una circular con subida al tossaló de Panolla que dota a la ruta de un gran valor senderista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Precioso este paraje, ¿verdad? es de mis favoritos de la provincia. Pese a no haber ido, que llevaba idea de hacerlo, antes a inspeccionar los tramos digamos más conflictivos, que eran los de ascenso y descenso del collado, a circular salió redonda y como tenía planeado, y pudimos pasar por esos puntos sin ningún tipo de problema.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani,

    Precioso el ascenso por el barranco del Salt del Cavall.
    Como no puede ser de otra manera tus rutas siempre nos dejan un gran sabor de boca, y que vistas desde el Tossaló de Panolla, como siempre dices, no hace falta subir a una gran altura para disfrutar de unas impresionantes vistas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro de los lugares de la provincia que no puedes pasar por alto David. A este paso te tendrás que desdoblar o algo jajaja.
      La circular que había hecho siempre al Salt del Cavall estaba muy bien también, pero si carecía de algo era de vistas, esta alternativa de Panolla lo arregla y con creces, un estupendo mirador, sobre todo de la Plana y de las sierras litorales.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Dani.
    El barranco una autentica pasada.Recuerdo esa entrada mas aventurera que hicisteis mas arriba.El recorrido por dentro con ese paso por el Salt del Cavall,es para tomar nota...
    Al empezar la crónica me preguntaba a que se debía el nombre..y ''voila'' al poco nos das la explicación.Menudo salto ¿no?...jejeje.
    Las vistas desde el Tossaló de Panolla,imponentes a pesar de esos solo 792 metros...
    La parte I+D,pues eso,no sabes lo que te vas a encontrar,pero le dan el ''puntito'' aventurero a cualquier ruta...
    Por cierto lo del GPS,nos pasa a todos...jejeje...
    ¡¡Ah!!,el perfil de la ruta me recuerda a una montaña que le tengo ''algo'' de cariño...jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como le decía a Emilio, este recorrido lo tenía en mente desde que a finales de 2015 hicimos una ruta por esta zona, y sobre el mapa los puntos que había que estudiar eran la manera de subir y bajar del collado de la Selleta y así cambiar de valle. Tenía pensado en acercarme algún día haber si se podía pasar y luego ya hacer la ruta completa, pero al final fuimos a la aventura y sin inspección previa, y nos salió bien, muy bien, creo por que la ruta opino que no tiene desperdicio, y como le digo a David es mucho más panorámica que la que se suele hacer normalmente cuando se visita el Salt del Cavall.

      A ver si mañana me leo vuestra aventura invernal en Ademúz ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani!!. Regreso al mundo de blogger´s...( sin procesador en casa, durante mas de tres meses...),y solo con móvil, sinceramente, no disfrutaba igual las entradas de nadie.
    Se de tus andaduras por el Facebook, y algunas apunté en mi cabeza, como ésta,para leerlas en pantalla grande.
    Me parece muy interesante esta ruta, tiene belleza, y parece bastante solitaria.
    Hay que ver, tan cerca de poblaciones grandes como Onda, tenemos estos lugares tan bonitos.
    En Araia hay zona de escalada deportiva??! he estado indagando y viendo imágenes de este pueblito tan pequeño, ( 43 habitantes )...sector La Torre, creo, pero claro ...de grado 6, 7c...uffff..
    Seguro que lleva agua ahora el barranco..eso está bien, que siga la vida entre esos grandes roquedos.
    Felicidades, como de costumbre. Gran trabajo, y fotografías..
    Saludicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!!. Pues como ya te comenté en tu última entrada, bienvenida de nuevo!!!, se echaban de menos el buen aporte de tus comentarios en eeste blog ;-).
      Es muy chocante, que un lugar, tan espectacular como el Salt del Cavall, estando tan cerca de la "civilización" siga siendo tan relativamente desconocido, si lo comparamos, por ejemplo, como cualquier rincón de Espadán, en el ámbito excursionista provincial, ya te digo, lo he visitado cinco veces, más otra ruta que hice por los alrededores, y en ninguna de esas seis ocasiones me he cruzado con nadie, algo impensable en estos tiempos que corren. Siendo egoísta, lo prefiero así, que lugares como este sigan así, un tanto olvidados, que ya sabemos lo que pasa cuando un lugar se masifica demasiado.
      La zona de escalada de Araia, en los pocos años que lleva en funcionamiento se ha convertido en todo un referente para los amantes de esta modalidad, no he tenido la ocasión de acercarme a ella ni escalar allí, aunque viendo los grados que se manejan, complicadillo lo veo jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar