6 de junio de 2021

Ribesalbes - el Sitjar - Cova y Tossal del Negre

 Domingo 4 de abril de 2021

Al poco de hacer su entrada en la Plana Baixa el Río Mijares, Millars al entrar en esta comarca, es represado en el Embassament del Sitjar, que aunque su origen sea, evidentemente, artificial, no deja de ser uno de los parajes con más encanto del extremo noroccidental de la Plana Baixa, sobre todo cuando está al máximo de su capacidad. Pues bien, cuando en la decimocuarta etapa del GR-333 llegué a Ribesalbes caí en la cuenta de que todavía no había hecho ninguna ruta por el entorno de este embalse tan emblemático para los castellonenses. Aprovechando que a principios de abril se encontraba casi al máximo de capacidad, no tardé ni tres días en ponerle remedio. Poniendo "Sitjar" o "Ribesalbes" en Wikiloc no tardé en comprobar lo tremendamente popular que se ha vuelto el Sitjar de un tiempo a esta parte, y también la ruta que os voy a resumir, no es de extrañar, pues como comprobareis se trata de una ruta muy bonita y asequible, aunque esa creciente popularidad tiene sus cosas buenas pero también algunas malas.



Antes de comenzar con el resumen de la ruta me gustaría profundizar un poco sobre los pros y los contras asociados a que esta ruta se haya popularizado. Una de las cosas buenas es que Ribesalbes recibe una mayor afluencia de senderistas, lo cual es un incentivo para el turismo local, sin ir más lejos ese día, al terminar la ruta los tres bares de Ribesalbes estaban llenos o con las mesas reservadas, y eso está muy bien. En el polo opuesto encontramos que además de la popularización de esta ruta, el propio Sitjar, de un tiempo a esta parte recibe muchísima más afluencia de gente de lo que habitualmente ya recibía, ya sean senderistas, familias en plan dominguero, y especialmente campers y caravanas, y aquí viene lo malo, y es que durante el transcurso de la ruta, sobre todo cuando esta transcurría a orillas del embalse, fueron muchos los desperdicios que vimos tirados por el suelo: mascarillas(una nueva lacra basuril, por si no tuviera ya bastantes, para la naturaleza), envases, plásticos, latas, e incluso mierda(literal), y no poca. Hacía tiempo que no reflexionaba sobre el tema, pero ahora que muchísima gente ha tirado hacia el monte y la naturaleza como si no hubiese un mañana no está de más volver a incidir sobre ello. Vamos, que si vas de excursión lo que has llevado lleno en la mochila no te cuesta nada llevarlo vacío de vuelta a casa; si has ido a la orilla del embalse a beberte un lata de lo que sea, y al terminártela la has tirado al suelo, directamente eres un guarro, sin más; y si estás de picnic familiar, o acampado allí con tu furgo o caravana, y te da el apretón, una pequeña azada cuesta cuatro duros, y hacer un agujero para depositar allí el asunto y que no quede a la vista tampoco supone un gran esfuerzo. O nos concienciamos todos o lo que conseguiremos es que nos regulen, o peor aún, nos prohíban el acceso a parajes como este.

Y ahora ya, vamos con la ruta. Apuntar que recientemente se ha balizado este recorrido como SL Cova del Negre, y aunque nosotros hicimos alguna pequeña variación se podría decir que lo seguimos a rajatabla. Arrancamos en la avenida principal del pueblo y enseguida nos encaminamos hacia las orillas de la cola del embalse. Y es que la primera parte de la ruta transcurre a primera línea de agua y a distintos niveles, igual caminaremos a nivel del agua que lo haremos algunos metros más elevados, por lo que este primer tramo incluye algunas subidas y bajadas. A medida que iremos avanzando se nos irán mostrando diferentes perspectivas del rebosante embalse, cada una diferente de la anterior, y todas ellas preciosas, por lo que este tramo inicial exigirá más que nunca el modo "slow mountain", para sacarle el mejor partido visual y fotográfico al paisaje.

Para seguir disfrutando un poco más de este bello paisaje acuático de calmadas aguas abandonaremos momentáneamente el sendero balizado para alcanzar una pequeña península más o menos en la parte central del embalse, en la que hallaremos la tranquilidad necesaria para almorzar bien relajados, disfrutando del acuoso entorno.

Compases iniciales de la excursión. De inmediato tomamos contacto con la orilla del Sitjar, en lo que es su cola.

Enseguida comprobamos, que si no se encuentra al máximo de su capacidad, le faltará poco. Un gustazo verlo así.

Ganamos un poco de cota, la suficiente para ver así el embalse y algunas casas de Ribesalbes.

La sucesión de bonitas vistas al embalse será continua y variada.



Entramos en una de las secciones más bonitas de la ruta...

...y no solo por las sensacionales vistas...

...también por que el sendero trazará una horizontal...

...para después dirigirse a esta ladera. En la imagen se distingue el trazado del sendero.

Pero antes pasaremos por la Font de l'Arquet. Junto a la fuente encontramos un panel informativo que nos ilustra un poco acerca de los manantiales de agua como este.

Tras la fuente ya vemos el sendero encaramarse a la ladera que antes veíamos de frente.

Vamos ya por el sendero, que como veis pasa bastante pegado a los bordes.


Vemos ahora la ladera que habíamos recorrido antes.

Otro tramo que pasa bastante cerca del borde, por lo tanto no hay que confiarse.

Iniciamos ahora una bajada, tras la que en casi todo momento la ruta irá nivel del agua.

Decimos adiós a esta bonita sección de sendero.

Nos plantamos a ras de agua. En frente tenemos la Penya de Ramos.

Laia, atenta a todos los movimientos que se producían en el agua. Vosotros que opináis, ¿terminó bañándose o no?.

Divisamos ya la parte central del embalse, hacia la que nos dirigimos.


Qué fantásticas estampas nos estaba regalando el Sitjar.

Los que habéis dicho que se bañaba, acertasteis. Como le gusta el agua a este animalito, debe tener algún gen de nutria. Aunque luego cuando quiero ducharla con una manguera se esconde.

El camino se aleja un poco de la orilla, y pasa junto a las ruinas del Mas de Mílio. Al igual que en la Font de l'Arquet también encontramos un panel informativo sobre la historia y el uso general de las masías.

Volvemos a ras de agua, donde no nos pasan desapercibidos detalles como este...

...o reflejos pétreos como este.

Prolongaremos un poco más el tránsito a orillas del Sitjar abandonando el SL y siguiendo este boscoso sendero, en el que los pinos crecen recios. Se nota que no les falta el agua.


Turio y Peña Saganta, los dos protagonistas de las más recientes etapas del GR-333 no quisieron perderse la cita con el Sitjar. GR-333, del que por cierto hacíamos un "break" ese fin de semana y el siguiente.

Llegamos a este entrante despejado de arbolado. Al estar un poco alejado del sendero encontraremos la tranquilidad necesaria para almorzar relajados...

...y observar como otros disfrutaban de la mañana y del Sitjar de forma muy diferente a la nuestra.


Tras el almuerzo remontaremos hasta lo alto de una pequeña cota, y de ahí nos iremos en busca de la carretera, por la que retrocederemos hasta encontrar de nuevo el sendero balizado. Este empieza a subir hacia el Tossal del Negre, con parada intermedia en la Cova del Negre, que nos invitó a adentrarnos en ella, frontal en frente, a fisgar sus recovecos, aunque no quise incordiar demasiado a la familia de murciélagos que vive allí dentro y nos salimos enseguida.

Tras la cueva seguimos subiendo, con pequeña ferrata incluida, hasta llegar a unos cantiles, en los que obtendremos las mejores y más espectaculares vistas del embalse de toda la mañana. En este punto el SL seguía subiendo de forma más directa al Tossal, nosotros tomamos una variante en la que dimos un poco más de rodeo. En la cima del Tossal recuperamos las vistas del Sitjar, que se nos habían ocultado durante un buen rato, aunque lo gris del día nos privó de tener vistas hacia el interior castellonense, que se presumían buenas.

Del Tossal a Ribesalbes la ruta no tuvo mucha historia. Reseñar que al llegar a la Capella del Calvari descendimos las lazadas del Vía Crucis, y al llegar abajo del todo nos encontramos con la verja cerrada, por lo que nos tocó practicar la modalidad del salto de muro, era eso o retroceder un porrón de metros. Menos mal que no era muy alto, pero a la pobre Laia no le hizo mucha gracia. Tras un callejeo por Ribesalbes nos fuimos a por la cerveza de rigor, pero como os había comentado las terrazas estaban a tope, menos mal que el chico de uno de los bares tuvo a bien montarnos una mesa. Como agradecimiento no solo me tomé dos tercios, sino que nos quedamos allí a comer.

Dejamos las orillas del embalse, retomamos el pulso al SL y comienza la parte montañera de la ruta, y lo hace con la breve subida a la Cova del Negre.

Con unos cuantos metros ganados sobre el embalse ya se nos queda esta bonita vista.

Llegamos a la Cova del Negre. Allí encontramos otro panel, con información de la cueva, entre algunas cosas nos cuenta que se encontraron restos de la edad de Bronce, en la que seguramente la cueva se utilizaba como escondrijo.

Junto a la boca de entrada hay un pequeño rocódromo hecho con presas naturales.

Entremos a explorar la cueva.

El muro de la boca de entrada delata que a esta cavidad también se le dio un uso pastoril.






La cueva tiene bastantes recovecos, e incluso alguna gatera, pero por no incordiar a los murciélagos, si os fijáis bien veréis uno en la foto, no estuvimos mucho rato allí dentro.

Tras la cueva continúa la subida, y encontramos este paso equipado.

No supone mucha dificultad, y le pone un pequeño toque aventurero a la ruta, que supondrá todo un desafío para los más peques(vimos algunos grupos con niños en este tramo).

Llegamos a estos cantiles...

...

...en los que tendremos las mejores vistas del embalse de toda la excursión.

Me salto fotográficamente un cacho de la ruta y voy directo a la parte final de la subida al Tossal del Negre.


Mojón que señala el punto más alto del Tossal del Negre. Con sus modestísimos 288 metros, máxima altitud de la excursión.

Las vistas hacia el Sitjar también son muy buenas desde allí arriba.

Nos fijamos en algunas de las islas del embalse.

Tramo de la bajada del Tossal del Negre. Una vez terminó el sendero la ruta perdió bastante interés.

Me salto otro tramo fotográficamente, y os enseño la Capella del Calvari, ya prácticamente en Ribesalbes.

Y ya callejeando por Ribesalbes vimos el pequeño Aqüeducte del Barranc de Martí, construido en el siglo XIX y restaurado en 2007.

Y con esta foto del puente que permite entrar, o salir, de Ribesalbes despedimos el reportaje de esta sencilla y bonita ruta que tuvo al Sitjar como protagonista.

Saludos!!


6 comentarios:

  1. Hola Dani.

    Qué tendrán esas laminas de agua que nos atrapa la vista y la cámara, con esos reflejos y las vistas desde todos los puntos, a ras de agua o más altura, sea lago o embalse.

    Una gozada ver el embalse tan hasta arriba. La foto de ese tronco con ramas, me parecía un enorme ciervo zombie nadando por el agua, al igual que la nutria Laia.

    El toque final de la Cueva está muy chulo, aunque para finales, siempre los tuyos, sabiendo reconocer el favor y profesionalidad del camarero de turno, y sabiendo agradecer su gesto, decidiendo quedarte a comer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Tu y yo, y seguramente alguno más, tenemos un problema cuando hacemos rutas en las que hay lagos o embalses, y es que somos de dedo fácil y hacemos multitud de fotos, como bien dices buscando reflejos, detalles, perspectivas etc., y luego cuando llega la hora de hacer la criba para seleccionar las que poner en la entrada ya no hace falta que diga lo que pasa jajaja.
      La cueva me la esperaba más como un abrigo pastoril, pero tenía bastantes rincones para explorar, y como digo incluso alguna gatera, pero llegué a un punto que con el frontal molestaba a los murciélagos y nos salimos.
      Respecto al embalse da gusto verlo así de lleno, beneficios de la amiga, enemiga para otros, Filomena.
      Si tenemos la obligación de cuidar la montaña, también deberíamos tener como costumbre aportar nuestro granito de arena a la economía de los pueblos a los que vamos de ruta. Nos trataron tan bien que dos semanas después las birras tras finalizar el GR-333 también me las tomé allí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Dani,

    Tras explicarme la ruta el sábado, mientras nos pasábamos desvíos a diestro y siniestro, tenía muchas ganas de leer la crónica y ver las fotos.

    Lo del boom de la montaña, como dices, tiene la parte buena para los pueblos donde están las rutas, pero por desgracia siempre hay un grupo de descerebrados que solo saben que ensuciar y cargarse el entorno natural, una auténtica pena.

    Volviendo al tema, que maravilla de rincón para pasar el día, el SL una delicia, pero es que la variante con al subida al Tossal y la Cova del Negret, le dieron un punto extra a la ruta, que gran acierto por tu parte darle esta vuelta de tuerca a la ruta.

    Creo que me la apunto para hacerla algún día que estemos por la zona con Quim, que tengo ganas de hacer ese pequeño paso equipado con el peque a la espalda, aunque ya veremos la cara que pone su madre cuando se lo diga... jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      No te quejarás, jeje, primero te conté la ruta en persona y ahora aquí la tienes, bien redactadita y con sus fotos jajaja. La verdad es que es una ruta muy sencilla y bonita, ideal para hacer con peques, de hecho, y como comento en la crónica, vi bastantes familias haciéndola, sobre todo en la zona de la cueva, cuya pequeña ferrata supone todo un desafío para los más peques, y también para los padres que los llevan a cuestas ;-). Te recomiendo que os acerquéis a hacerla si andáis por Montanejos. La mejor época la primavera, ya que el Sitjar suele estar lleno tras las lluvias invernales y el entorno está muy verde. Espero que cuando vayáis todo este boom de salir al monte en masa se haya suavizado un poco, y si no que alguna gente se haya concienciado un poco más sobre el respeto al la naturaleza y encontréis el entorno más limpio de lo que lo encontramos nosotros.
      La Cova y el Tossal del Negre están dentro del recorrido del SL, lo que pasa es que yo para llegar a la cima di un pequeño rodeo, que no aportó mucho, pero que le puso algún kilometrillo más a la ruta jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Dani, una maravilla tío. Ahora que aprieta el calor, este tipo de recorridos es lo que interesa, porque te puedes refrescar como hace tu compañera peluda.
    Parece mentira que haya gente que no entienda nada de nada, y sigan tirando su basura en cualquier sitio, como si no hubiese un mañana. La verdad es que es lamentable. No hay educación, ni propósitos de verdadero disfrute del entorno. A esa gente le da igual todo... al final, lo que tu dices... acabarán por cerrar. He escuchado que en Ordesa van a prohibir el vivac... pues no se como vamos a ascender un Perdido, por ejemplo.
    Un abrazo, amigo. Este verano, tenemos pensado ir por Pirineos, que ya hace falta. ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran.

      Cuando vemos un embalse como este, o cualquier otro, a rebosar, es un claro indicador de que el invierno ha sido lluvioso, como debe de ser, y también la primavera. Al menos en esta zona. Ahora ya empiezan a apretar los calores, así que pronto tendremos que buscar sitios en los que ir a bañarnos, lo suyo será encontrar alguno que no se encuentre demasiado masificado, seguro que alguno encontraremos. Y es que vaya tela con la peregrinación en masa que está habiendo en el monte, sobre todo a los lugares más conocidos y accesibles, como Ordesa, aunque lo de allí nunca lo he entendido muy bien, regulan el vivac en las alturas, por lo de preservar el parque nacional, y sin embargo los fines de semana no pasa nada por llenar de gente la Pradera y la ruta a la Cola de Caballo. Volviendo al tema, todos tenemos derecho a salir al monte, aunque solo sea para posturear para las redes sociales (muy en boga ahora), pero también tenemos el derecho, la obligación, más bien, de cuidar y respetar el entorno. Mucha de esta gente que no respeta la naturaleza debería pasarse por tu blog y tomar ejemplo, y así de paso también se culturizarían musicalmente, pues ahora mismo, en estos tiempos de "regetones y autotune" también hace mucha falta.

      Resistiremos amigo Fran. Un abrazo.

      Eliminar