16 de agosto de 2011

Penyagolosa (1815 m.) Bajo la Luna


Domingo 14 de agosto de 2011


No sé las veces que habré subido a Penyagolosa (la primera vez fue con 18 años y completamente nevado), pero nunca lo había hecho al atardecer y ni mucho menos había visto anochecer desde su cumbre, además desde que puse en marcha este blog aún no había subido ni le había dedicado una entrada a Penyagolosa, cosa que se podía considerar como pecado.
Así que aprovechando que estábamos pasando este puente en Sant Joan de Penyagolosa, hemos hecho una ascensión vespertina a esta emblemática montaña, para desde su cima gozar de sus fabulosas vistas, un magnifico ocaso y el espectáculo de estar bajo la luna llena y un manto de estrellas.






Inicialmente la idea era de subir al pico en la noche del sábado, pero entre que por la mañana ya habíamos salido de ruta para ver la Cascada del Carbo (pronto publicaré la crónica) y que el tiempo no estaba muy claro, decidimos posponerlo para el domingo.
El domingo parecía que el "listillo" Murphy iba a actuar de nuevo, ya que el día estuvo bastante nublado, pero por suerte a las 19:00, hora en que teníamos prevista la salida el cielo se despejó por completo.
Salimos desde la zona de acampada libre de El Planàs, donde estábamos acampados desde el viernes, el de Penyagolosa es el único parque natural del País Valencià en el que se permite la acampada libre, y la verdad yo no lo permitiría ya que aparte de parecer una ciudad de tiendas de campaña y caravanas (me comentaron que incluso hay gente que se deja la caravana allí todo el año), la mayoría de la gente no respeta el entorno y aquello esta bastante sucio, sobre todo de papeles y plásticos, por no hablar de la "materia orgánica" que hay fuera del recinto (seis w.c. no son suficientes para tanta gente), en fin, una lástima...
Pero vamos al grano, los primeros metros los realizamos siguiendo el GR-7 en dirección al Ermitori de Sant Joan de Penyagolosa y que transcurre por un bonito bosque, metros antes de llegar allí encontramos el monolito que indica el comienzo de la ascensión y la pista que sube hasta la falda de Penyagolosa.


GR-7

Monolito de Penyagolosa

Camino de la cima
A los pocos metros unos carteles a nuestra derecha nos dan la bienvenida al formidable Barranc de la Pegunta y nos introducimos de llano en él.
Ya había estado anteriormente en este barranco, fue en invierno, estaba nevado y el agua que bajaba estaba congelada, una estampa realmente hermosa, pero subirlo en verano tampoco lo desmerece, además aquella vez desconocía que poseía una micro reserva de flora, ahora cada especie de árbol o planta tiene su propio panel con toda la información referente a él, lo dicho el barranco es riquísimo en vegetación  y en él podemos encontrar entre otras especies el pinos negrales, orquídeas, cerezos de santa lucía, muérdago, helechos, espinos, manzanos silvestres, tejos, serbales comunes, acebos, guillomos, arces, amén de otras especies que se me olvidan.


Barranc de la Pegunta

Cerezo de santa Lucía
Admirando unos pinos rojos

Font Nova

Font de la Pegunta

Arce

Acebo

Tejo

Saliendo del barranco


Abandonamos el barranco y llegamos a un lugar llamado el Corralico, lugar donde suelen empezar a subir Penyagolosa los domingueros, ya que hasta ahí se puede acceder en coche, por suerte nosotros al subir a estas horas no nos encontraremos con nadie, ya que os puedo asegurar que en domingo esto parece el metro en hora punta.


Aquí estamos, a los pies de Penyagolosa
Encontramos la senda, no muy dura pero si en constante ascenso que nos llevara a la cima y a medida que vamos ganando altura, mejores son las vistas, principalmente mirando hacia Teruel, somos testigos de excepción de como se va escondiendo el sol, como he dicho antes no había experimentado el ver estas vistas por la tarde, y la verdad valen mucho la pena, incluso son mejores para hacer buenas fotos.
Llegamos a un punto en que la vegetación escasea, estamos llegando a la cima.




Primeras rampas

Los Cingles de Marcén, privilegiados espectadores del atardecer



Dos panorámicas del ascenso

Xodos

Es inevitable caminar y no echar la vista atrás

Últimos metros de subida y últimos rayos del sol
Sobre las 21:00 horas alcanzamos los 1815 metros de la cima de Penyagolosa.
Penyagolosa no es la montaña más alta del País Valencià (ese honor le pertenece a el Cerro Calderón), pero si la más emblemática, ya que en mi modesta opinión no se pueden encontrar vistas mejores en todo el territorio valenciano, además su silueta, su canal, su...todo...la hacen una montaña mágica, en mi corazón Penyagolosa siempre será la más alta...y la más grande.
Llegamos allí justo en el momento en el que el sol esta dando sus últimos coletazos, un espectáculo que echa de espaldas, hacemos mil y una fotos y correteamos por allí como chiquillos hasta que empieza a anochecer que es cuando nos sentamos a cenar, no creo que nadie estuviera cenando más alto que nosotros en todo el País Valencià, entonces emerge la luna que se ha vestido con sus mejores galas para nosotros, empiezan a encenderse todas las luces allá abajo y hacen acto de aparición las primeras estrellas.
Disfrutar de todo este espectáculo con una birra en la mano, sencillamente no tiene precio.
Ya con la noche sobre nuestras cabezas, dos momentos: uno, el pico principal de Penyagolosa siluetado por la luna en la cima secundaria ¡¡¡espectacular!!! una lastima que no lo pudieran captar las cámaras, y dos, estar sentado sobre el vértice, escuchando solo el sonido del viento, viendo todas esa luces allí abajo y con esa luna....hubiera deseado que se parase el tiempo.


Penyagolosa 1815 m.s.n.m.

Cima occidental

Alberto, y detrás el vacío

Canal sur de Penyagolosa, apuntada en pendientes

El sol agoniza

Alberto y yo en el vértice

Paco, admirando las vistas con prismáticos
El Portellàs y el Tossal de Fraga

Empieza a anochecer...

...es hora de cenar, ese bocata nos supo a gloria



....y la luna

Qué se detenga el tiempo

Espectacular


Nos hubiéramos quedado allí arriba toda la noche, pero hace bastante fresco y es hora de bajar.
Empezamos a bajar y lo hacemos sin encender nuestros frontales, la luz de la luna es suficiente para iluminarnos, sobre todo en el primer tramo en el que no hay vegetación, luego ya en la zona más boscosa si que son necesarios.
Casi llegando al Corralico nos encontramos a una pareja que esta cenando y nos dicen que van a vivaquear en el pico para ver el amanecer desde allí, cosa que debe de ser un puntazo y que nosotros no tardaremos en probar, estamos charlando un rato y continuamos cada uno por nuestro camino.
El regreso lo haremos también por el Barranc de la Pegunta, que de noche es más espectacular si cabe, el sonido del silencio es lo único que escuchamos.






Tres momentos del descenso

Un sapo, con toda su familia a cuestas

El Barranc de la Pegunta, bajo la noche


Y de nuevo por el GR-7 regresamos de nuevo a la zona de acampada, donde damos por finalizada esta gratificante e irrepetible experiencia nocturna en nuestra queridísima Penyagolosa.


Os invito a ver el vídeo que he preparado y que resume un poco lo que fue esta ascensión:




Penyagolosa Bajo la luna from Daniel Alcala on Vimeo.


DATOS DE LA RUTA:


Longitud: 11 kilómetros
Altura mínima: 1220 metros
Altura máxima: 1815 metros
Desnivel acumulado: 654 metros, tanto positivos como negativos
Tiempo: 4 horas 59 minutos en total
Dificultad: baja







TRACK EN WIKILOC:



Puntua esta ruta

20 comentarios:

  1. Debe ser una gozada esperar la noche en la cumbre, y bajar con la luz de la luna, admirando el silencio y la majestad de tan bella montaña.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Magnifico fin de semana el que habéis pasado allí arriba en la cumbre de nuestra provincia. La ruta preciosa y emblemática, y ver el anochecer allí arriba debe ser fantástico y casi mágico con esa luna llena.
    Felicidades a los tres por esta experiencia.
    Eso sí este fin de semana la vamos a liar otra vez jejejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Impresionant... y lo mejor de todo accesible para cuando quieras!

    ResponderEliminar
  4. Ayvoy Dani:

    Está txulo eso de ir de noche al monte, para el verano de puta madre.
    Agurrak.

    ResponderEliminar
  5. Hola Dani
    Que guapo el Penyagolosa, yo creo que de lo mejorcito de nuestra querida Comunidad Valenciana...

    Tuviste más suerte con el tiempo que en la ruta nuestra del 15 de julio, nuestra idea era ver anochecer en la cima, hacer vivac allí mismo y ver amanecer y por la lluvia y la niebla nos toco cambiar un poco el plan, pero bueno así y todo fue espectacular y sobre todo para recordar...

    Te recomiendo que la próxima vez subas por la canal está muy chula...
    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  6. Hola Dani.
    Seguro que te vinieron a la memoria recuerdos de tus 18 añitos.... subiendo por ésos mismos caminos...
    ¡¡Espectaculares las fotos al atardecer!! bajar con la noche...
    ¡¡GENIAL!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Dani!
    Me das una envidia muy sana. Yo también tengo la deuda pendiente de volver al Peñagolosa. Creo que hace 20 años que estuve allí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Luis!!!

    Es una sensación increíble,la verdad,pero ¿sabes lo que más me gusto de todo? subir y estar en una montaña tan masificada solos y en el más absoluto silencio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Jose!!!

    Nos salio un finde redondo,ya publicaré la entrada de la ruta que hicimos a la cascada del Carbo,que estuvo muy guapa también.
    El Barranc de la Pegunta gana mucho por la tarde,y estar en la cima de Penyagolosa con esa luna,tu lo has dicho,es algo mágico.

    Tengo unas ganas locas de que sea el sábado,la verdad jejejeje...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pedro!!!

    Gracias por el comentario.

    Penyagolosa nunca defrauda,es una suerte que la tengamos tan cerca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Aupa Fernan!!!

    En verano siempre apetece hacer marchas nocturnas y si es con la luna llena mejor.

    Como ves ya han devuelto el vértice jajajaja...

    Agurrak.

    ResponderEliminar
  12. Hola Jose!!!

    Ya leí en su día tu crónica,una aventura fantástica!!!

    En nuestra larga lista de pendientes ya se encuentran ver el amanecer desde Penyagolosa y subir por esa canal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Toñi!!!

    Si que me vinieron recuerdos,si...y eso que ya han pasado 15 años,jo, que mayor me hago jejejejeje....

    El día se portó y nos permitió ver un bonito atardecer,luego ver anochecer y bajar con la luz de la luna...tu lo has dicho ¡¡genial!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Fernando!!!

    Pues ya va siendo hora de hacer una visita a este gigante jajajaja...

    A parte de la subida al atardecer y ver anochecer en la cima,el Barranc de la Pegunta es una pasada,supongo que ya lo conocerás,y si no te lo recomiendo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Dani.
    Ver anochecer tuvo que ser la leche,pero toda la ascensión,el barranco,sin ver a nadie,tambien vale lo suyo,eh?,jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Fosi!!!

    Ver caer la noche fue alucinante,y luego no encontrar a nadie durante la subida,sorprendente y gratificador,porque mira que el Penyagolosa es un pico hiper-masificado,esos domingueros....jejejejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Dani, hay que ver que noche mas bonita tuvisteis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola Dani.
    A ti te pasa con Penyagolosa como a mi con Peñalara, no se cuantas veces habré subido ya, sin embargo, todavía nunca he visto atardecer desde su cima, buena idea! tomo nota.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Hola Abi!!!

    Todo salio a pedir de boca,un autentico espectáculo ver atardecer desde tan emblemática cima.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Sherpa!!!

    Es que si un sitio nos gusta tanto,no veo el por que no repetir las veces que haga falta,ahora solo me falta ver amanecer desde Penyagolosa y subir por su canal.

    Espero crónica de Peñalara de noche jejejeje....

    Un saludo.

    ResponderEliminar