12 de noviembre de 2016

Camino Natural del Guadalaviar, San Blas (Teruel)

Miércoles 12 de octubre de 2016.


Día de la Pilarica...y tiramos para Aragón. Habíamos quedado ese día con Javi y Tere para hacer alguna ruta, pero las previsiones, que no se cumplieron, daban una jornada lluviosa, sobre todo por la tarde, así que una de dos, o posponíamos o nos buscábamos un plan no muy pretencioso. Al final Javi nos propuso irnos a San Blas a realizar este recorrido fluvial del Camino Natural del Guadalaviar, una ruta que sin necesidad de tener que madrugar demasiado la podíamos realizar sobradamente antes de mediodía, y en caso de que lloviese podríamos perfectamente ir con paraguas en mano. Así que hacia Teruel que nos fuimos a realizar este bonito y agradable paseo por el cañón que forma el Guadalaviar antes de entrar en Teruel y pasar a llamarse Turia. Una ruta apta para todos los públicos y edades.



Tras hacernos un pequeño lío llegamos al barrio turolense de San Blas, como la ruta de hoy tiene muy poco desnivel podemos permitirnos el lujo de entrar en el bar y zamparnos un cumplido almuerzo antes de empezar. Localizamos el punto de inicio de esta excursión al final de la avenida que cruza el casco urbano, justo antes del puente bajo el que pasa el Guadalaviar, veremos unas señales que lo indican, y un poco más adelante, junto a unas ruinas que corresponden a la Caseta del Moro, un panel informativo del recorrido que vamos a realizar y una pequeña explanada a modo de parking.

Empezamos caminando junto a una acequia de riego, en este primer tramo podremos ponernos morados de moras si vamos en la época adecuada. Realizamos el primero de los muchos vadeos que le haremos hoy al Guadalaviar y pasamos a caminar por su derecha orográfica, llegamos a una zona de pozas en la que hay un par de miradores, así continuamos hasta llegar al punto donde se inicia el tramo circular de este recorrido, elegimos hacer primero la parte panorámica de la ruta, una sucesión de lazadas nos elevan hasta la parte superior del cañón, por la que caminaremos, de forma llana, ahora un buen tramo, rodeados de enebros y sabinas y obteniendo unas buenas vistas de esta primera parte del desfiladero, así como de la parte más estrecha, por la que circularemos más tarde.
Otra sucesión de lazadas, nos vuelven a bajar al cauce del Guadalaviar, nos enfilaremos, en tramo de ida y vuelta, ahora hacia el Embalse del Arquillo, este tramo es muy bonito, además de vadear en varias ocasiones el río este se encajona entre altas paredes, y el otoño empieza a colorear el arbolado y la vegetación de ribera, la próxima vez vendremos más entrada esta estación. Así llegamos prácticamente hasta los pies de la presa del embalse, junto a unas vías de escalada, si queremos subir y darnos un paseo sobre la presa nos aguarda una subida que no es moco de pavo, eso sí, la recompensa visual es directamente proporcional al esfuerzo a realizar, bonitas vistas, tanto de la parte final del desfiladero (la primera orográficamente hablando) como del Embalse del Arquillo, primer represamiento de las aguas del Guadalaviar, así como de la bóveda que el chorro del aliviadero se está encargando de labrar.
Invertimos camino hasta la segunda sucesión de lazadas, las que nos habían servido para bajar de nuevo al cauce, desde este punto cerraremos la circular, entramos en el tramo más llamativo del recorrido, el de las pasarelas, que nos darán a conocer la parte más angosta de este desfiladero y también la antigua presa del Arquillo, justo en ese punto se puso a llover con cierta insistencia, duró poco, de hecho fue lo único que llovió esa jornada, por lo que pudimos irnos, tras finalizar la ruta, a comer a un parque de Teruel, y visitar la ciudad tranquilamente después, lo que se dice una jornada festiva muy bien aprovechada.

Un saludo a tod@s.


El Río Guadalaviar, protagonista de la mañana al principio del recorrido, en la otra orilla está la Fuente de las Señoritas, que no pudimos visitar al sernos imposible vadear el río en este punto.

Junto a la acequia de riego, amplios senderos y barandillas de madera, denominadores comunes del recorrido.

Las hojas de los chopos empezaban a besar y amarillear levemente el suelo.

Esta cascada proviene del desagüe de una piscifactoría cercana.

Pequeños remansos.

Aunque al principio el desfiladero es muy abierto los acantilados ya van tomando altura considerable.

Primer tramo de lazadas, en subida.

Lo que tenemos por delante.

Salvada esta subida nos aguarda un llaneo, sobre los cantiles, abajo vemos el sendero que se adentra en el desfiladero.

Y que conduce a la zona más estrecha, la de las pasarelas, por la que pasaremos a la vuelta.

Un vistazo atrás.

Más lazadas, esta vez en bajada.

Bajando, a retomar el sendero que va paralelo al río.

De nuevo junto al río, las paredes van aumentar de tamaño a partir de ahora.

Aunque en muchas ocasiones le quitarán el protagonismo la vegetación de ribera.

Vamos a encontrarnos con muchos rincones bonitos a partir de ahora.

Uno de los cuantos puentes que vadean el Guadalaviar en este tramo.

Señores, miren que preciosidad.

Bonito paso bajo un cortado, antes de volver a cambiar de orilla.

¿Qué estarán mirando estos tres? ;-)

Un cañoncete muy bien formado.

Por cierto, este año es la segunda visita que le hacemos al Guadalaviar, este verano, en una jornada muy calurosa hicimos una ruta, también con Javi, entre la que otras muchas cosas visitamos el nacimiento de este río.

Otro de los tramos más bonitos del recorrido.

Ya vemos la presa.

Empezamos a remontar para subir a él, vemos también el chorro del aliviadero.



La fuerza del agua ha formado como una bóveda y también unas cascadas. Todo artificial, pero bonito.

Embalse del Arquillo desde la presa.

El chorro desde arriba.

Unos cuantos chopos vestidos de otoño son los habitantes de esta península.

Tras la visita a la presa desandamos nuestros pasos, en busca del tramo de las pasarelas. Altas paredes de este desfiladero.


Un tramito de pasarelas...

...antes del más largo, que atraviesan la parte más estrecha del desfiladero. Vemos la antigua Presa del Arquillo.

Precioso, y que este río tenga una muerte tan fea en València...

Lo malo de este tramo es que se hace corto.

Pero seguro que hará las delicias de los más peques de la casa ;-)

Tras el tramo de las pasarelas el desfiladero se vuelve a abrir de forma brusca.

De vuelta al punto de inicio, Caseta del Moro, bajo la que pasa la acequia. Nos vamos a Teruel, a visitar el arte Mudéjar de su calles y monumentos, pero eso ya es otra historia.




Puntua esta ruta

20 comentarios:

  1. Hola Dani.

    A nosotros nos soprendió gratamente este recorrido, íbamos pensando más en los tramos más angostos, equipados con pasarelas, que al final resultaron bastante cortos, pero todo el sendero, paralelo al curso del río, nos pareció espectacular, y además no nos encontramos a mucha gente, cosa que nos extraño estando tan cerca de la ciudad.

    Habrá que volver el próximo otoño, que de este con las últimas lluvias, y el viento, poco habrá dejado en los árboles.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Como te comenté el día que colgaste tu crónica, también nos gustó la ruta, ruta de la cual, y que hasta que Javi no nos la propuso el día de antes, no había oído hablar nunca, y ya te digo, fue una bonita sorpresa. También esperaba, siendo día festivo, haberme encontrado con mogollón de gente, y no fue así, por lo que la disfrutamos más, a lo mejor si nos hubiésemos encontrado allí con una marabunta, el disfrute no hubiese sido igual.

      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Una altra ruta imprescindible per Teruel que ja pots borrar de les pendents. Per a fer amb xiquets és ideal.
    Gràcies per fer notar l'erosió del xorro del pantano, sí que és interessant vore com en pocs decennis s'ha menjat la roca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poc a poc, com el xorro del pantà ;-) anirem taxant totes eixes rutes imprescindibles.

      Eliminar
  3. Buenos días Dani,
    La primera impresión al ver las primeras fotos es como si estuvieses en el lejano Oeste. El perfil de las montañas me ha recordado a eso.
    Y la parte de los ríos, con la zona de pasarelas, se parece mucho a la ruta que hice en les Gorges de Carançà. Es impresionante pasar por zonas así!!!!
    Una ruta en la que habéis tenido de todo y seguro que disfrutasteis mucho.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa.

      Pues no era el lejano oeste, era el cercano Teruel, que ademas de existir nunca deja de sorprendernos . Recuerdo la crónica que hiciste de les Gorges de Carnaçà, este cañón del Guadalaviar es muy bonito, pero aquello es mucho más salvaje, espero poder visitarlas algún día.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani!!

    Se hace raro veros por una ruta "de paseo".
    Muy bonito el cañón que ha formado el río, por no hablar de que el sendero es precioso.
    Menos mal que no has puesto fotos del almuerzo ni la comida, que a estas horas ya hay hambre... jejeje

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      De vez en cuanto no viene mal hacer rutas de este tipo, más relajadas, que incluso te permiten almorzar y bien antes de empezar. Por ejemplo no me imagino ventilarme un pincho XXL de tortilla de patatas, con sus pimientos, beberme un tercio y luego ponerme a subir la pedrera del Puig Campana jajaja.
      Si alguna vez que estés en Montanejos, y te apetece dar un paseo bonito y relajado no dudes en acercarte a Teruel a hacer esta rutilla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchísimas gracias Juan Carlos, un placer verte de nuevo por aquí ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Dani.

    Javi y tú de paseo, seguro que vuestros gemelos extrañarían el camino andado. Como tú dices, esos almuerzacos sólo son permisibles cuando la ruta va a ser más ligera y contemplativa, que por otra parte es un maravilla. Si todos los paseos fueran así, habría muchos más paseantes.
    Muy bien hechas las cosas en Teruel al acondicionar todo este paseo hasta el embalse. A ver si en una de estas nos acercamos pues controlo más hasta Albarracín, y ya que hablo de esa zona a ver si no tardo en colgar la entrada del acueducto romano de Albarracin-Cella, también con el Guadalaviar como protagonista y con los cañones similares a los las bellas fotos de la entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace raro vernos en esta tesitura más relajada, ¿verdad?. Fue curioso lo del bar, cuando pasamos al llegar estaba cerrado, a los cinco minutos abrieron y ya tenía medio aforo, y no me extraña, por que menudo surtido tenían en la barra, nosotros pedimos un pinchito de tortilla y nos sacaron un cacho que no veas, y si llegamos a entrar cinco minutos más tarde y no tenemos sitio.
      Respecto a la ruta, nuestro vecino Teruel nunca deja de sorprendernos, igual podemos hacer allí rutas machaca piernas como la que hicimos en Castelvispal, que podemos dar paseos tan relajados como este, y todo con un denominador común, un paisaje siempre embelesador.
      Estaremos atentos a esa entrada, nosotros no sabes cuanto tiempo llevamos aplazando ir a pasar un finde a Albarracín, ahora con la furgo ya no hay excusa para alargarlo más que el año que viene jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani
    El caso es no quedarse en casa jajaja. Vaya partido que le sacaste a esa mañana festiva.

    Un sendero facilito pero con unas vistas increíbles y al final sin desplegar los paraguas jajaja.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      En casa que nos vean lo mínimo jejeje, si al final nos hubiese echado atrás esa lluvia que al final no cayó nos hubiésemos perdido esta bonita ruta por Teruel, que os recomiendo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Dani.
    Xe vaya cambio de esa escapada cañera a Pirineos y es también empinada ruta por Els Ports,a este ''paseo'' turolense...jajaja.Una agradable ruta por el Guadalaviar y que como comentas,cuando vas por lo mejor,se acaba y te quedas con ganas de mas.Hace un par de años en una escapada a Teruel,se nos quedo pendiente(hicimos Amanaderos y los Trancos),sigue en la agenda...jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambio radical jajaja, como ves todo nos va bien, da igual que sea un pico de, valga la redundancia, dosmil y pico que un paseo relajado al lado de un bonito río.
      Nosotros también tenemos mogollón de cosas pendientes en Teruel, como por ejemplo, como le decía a Toni, Albarracín, y como no, copiarte alguna de esas rutazas que habéis hecho por Gúdar jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Hola Dani! Tranquilo y bonito paseo, poco habitual en ti si tenemos en cuenta las rutas a las que nos tienes acostumbrados, más cañeras y movidas. Pero toda piedra hace montaña y esta ruta suma y sigue a las muchas que llevas ya a tus espaldas. En este caso, la buena compañía, acrecienta el valor de la ruta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, aquí siempre suelo mostrar rutas con más o menos desnivel y en las que si se sube alguna cima mejor, pero me llena igual hacer una ruta con desnivel y con cimas que una como esta, en la que caminas ralajado al lado de un río, acompañado por ese murmullo de las aguas, que como todo sonido de la naturaleza siempre es gratificante. Y luego si haces la ruta con buena compañía, pues mejor que mejor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Dani. Me ha encantado el repor de esta ruta. Se ve como tú dices adecuada para todos las personas y es muy variadita, perfecta para pasar una mañana de senderismo en familia por ejemplo. Y además en el mismo Teruel, con lo cual miel sobre hojuelas como dice el antiguo dicho. Los senderos fluviales tienen ese alma especial, el recogimiento de la profundidad de sus cañones, el serpenteo del camino junto al agua, el soniquete constante del río, qué chulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel, encantado de verte por aquí ;-), pues a ver si cogemos un domingo esta primavera y nos vamos a hacer este recorrido, Miguel Ángel junior seguro que se lo pasa en grande correteando por esas pasarelas, y su padre disfrutando de todos los matices de este bonito recorrido ;-), luego nos podemos ir a comer a la Plaza del Torico jeje.

      Eliminar