6 de enero de 2019

Pico del Remedio (1053 m.) desde Chelva

Domingo 23 de diciembre de 2018

Quince días. Eso fue lo que tardamos en volver a Chelva para subir al Pico del Remedio tras habernos quedado prendados de su silueta durante la ruta de Peña Cortada. Para nada nos decepcionó, es más, nos pareció una ascensión preciosa y muy completa, de esas en las que en todo momento estás viendo el objetivo, con un sendero de subida precioso y un tramo final realmente duro, que se ve recompensado con unas excelentes vistas. Con todo esto me atrevería a colocar esta ascensión al Pico del Remedio en el Top 10 de las mejores ascensiones a nivel provincial.






Nuestra ruta de hoy arranca junto a la vetusta plaza de toros de Chelva, la misma carretera que nos ha llevado hasta allí es la que seguimos ya a pie y rumbo norte, abandonándola de inmediato para desviarnos hacia el área recreativa de la Fuente de la Gitana, superada esta un poco de sendero por aquí y otro poco de carril por allá nos llevan hasta el antiguo camino de subida al santuario. Durante un largo tramo vamos a transitar por una delicia de sendero, que dibuja un bonito trazado en la ladera izquierda del Barranco del Remedio y cuya leve y sostenida pendiente nos permitirá disfrutar sin agobios del paisaje, sobre el que reina de forma omnipresente el Pico del Remedio.


Plaza de toros de Chelva, tras la que es bien visible el Pico del Remedio. Este es el punto de inicio de nuestra ruta de hoy.

Desde las inmediaciones de la Fuente de la Gitana ya no hay construcciones que se interpongan entre nosotros y el pico, y podemos disfrutar plenamente de su estampa.

Primer sendero del día, no nos es necesario ganar muchos metros para obtener una buena vista a nuestras espaldas.

Las vistas hacia delante inalterables, no me atrevería a asegurarlo pero creo que en ningún momento de la ascensión se pierde el contacto visual con el Pico del Remedio.

Estamos andando ya por el antiguo camino de subida al santuario, que sube suavemente por una ladera del Barranco del Remedio, no tardamos en encontrar el Descansador de la Virgen del Remedio.

Tras una breve parada en el descansador seguimos para arriba, vemos perfectamente dibujado el sendero en la ladera.

El sendero, bien apuntalado con su muro lateral aún conserva partes empedradas, y por los sacos de arena que fuimos viendo parece que va a ser sometido a una restauración.

Una gozada caminar por aquí.






Llegamos así al Santuario de Nuestra Señora del Remedio, donde hay bastante movimiento de gente, aún así parece ser que somos los únicos que nos hemos animado a subir hasta allí a pie. Como nos queda a mano nos acercamos al Mirador de los Refugios, presidido por una cruz, donde obtenemos unas extensas vistas del valle del Tuéjar y de montañas y sierras más meridionales y occidentales, así como la mejor estampa de la jornada del Pico del Remedio y su imponente y predominante espolón oriental.


Llegamos al Santuario de Nuestra Señora del Remedio, donde además del santuario podremos encontrar unos lavaderos, unas placas con información del lugar, merenderos, una hospedería y un bar.

Desde el santuario vale la pena desviarse unos metros de la ruta balizada y subir al Mirador de los Refugios, allí tendremos esta espectacular perspectiva del Pico del Remedio.

Allí también encontraremos esta cruz.

Y también estas fantásticas vistas de Chelva, las montañas más meridionales de la Serranía y algunas de la Hoya de Buñol.


La parada en la cruz nos sirve para coger fuerzas para afrontar la parte final y más exigente de la ascensión, es un tramo de sendero corto pero explosivo, además de descompuesto, que nos exigirá de un buen esfuerzo físico, incluso tendremos que apoyar las manos en una corta sección de placa tumbada.
Alcanzamos así la cima del Pico del Remedio, antes de ir al vértice que la corona nos subiremos a la torre musulmana (restaurada) levantada en el extremo más oriental del la cima y asomada a los bordes de la pared del espolón oriental, donde se obtienen las mejores y más aéreas vistas, vistas amplísimas en las que dominamos la práctica totalidad de la comarca de los Serranos, algo del Rincón de Ademuz, las siluetas de la Calderona, un cacho de la Serranía Baja conquense, las cumbres más altas del Alto Palancia castellonense y las lomas de la turolense Javalambre.


Desde el santuario afrontamos el tramo más exigente de la ascensión, senderillo con mucha piedra suelta y bastante oculto entre la vegetación.

El trabajo ocupa casi todo mi tiempo en estas fechas y me hace perder fondo físico, así que me lo tomaré con calma y haré las paradas que hagan falta.

Que haya perdido fondo no significa que haya pasado lo mismo con la vista, y en los roquedos cimeros veo a este ungulado, que también me ha visto a mi.

Tramo de placa con el que se remata la subida, en el que tendremos que hacer uso de las manos.

La cima del Pico del Remedio está muy humanizada, multitud de antenas, un puesto de vigilancia forestal y esta torre musulmana, a la que nos subiremos para disfrutar mejor de las vistas.

Desde lo alto de ella, y mirando hacia la zona del Mirador de los Refugios, queda constancia de lo vertical que es la parte final de la subida.

Vistas de vértigo.

Vistas hacia el este, lo primero que destaca es la línea rocosa del Murallón de las Acemas, la sierra de más a la derecha es la del Mas de Herrero, coronada por el Pico Castellano, y al fondo distinguimos el perfil de la Serra Calderona.

Miramos ahora hacia el oeste...

...donde distinguimos, a orillas del Turia suponemos, un banco de niebla...

...o dos gigantes gemelos de la Serranía Baja conquense, el Pico Ranera (izq.) y el Picarcho (der.).

Miramos ahora al norte, mucho que desgranar en esta foto.

En primer término el Cabezo de Alpuente, con la Sierra de Javalambre, moteada de nieve, detrás.


Hablando de Alpuente, vemos aquí su espectacular ubicación.

Y de Javalambre destacamos el Picón de Buitre, fácilmente reconocible por el observatorio astrofísico que corona su cima.

Miramos ahora hacia el sur, donde destaca, y de que manera, el Pico Ropé, el que asoma detrás si no me equivoco es el Pico del Tejo.

Nos vamos ahora a los límites entre Teruel y Castelló, con la cima de la Salada y su cuartel militar abandonado.

Vértice geodésico que marca los 1053 metros de altitud del Pico del Remedio.


Desde el vértice ponemos rumbo NO para iniciar una travesía por el cordal de los Altos de Mozul. La ruta tendrá interés mientras tendremos vistas, al ocultarse estas digamos que la excursión pega un bajón considerable, eso sí, casi todo el rato andaremos por sendero, cosa que siempre se agradece. Buenos tramos de sendero durante el tramo del cordal como cuando pondremos rumbo SE para volver a Chelva, con un buen número de repechos que le irán sumando desnivel positivo a la ruta, hasta completar los 700 y pico de que consta. Así acabamos recuperando la visión del absoluto y único protagonista de la ruta, el Pico del Remedio y bajo su vigilancia regresamos al punto donde unas horas habíamos iniciado esta ruta, bien diferenciada en dos tramos, excelente el de la ascensión y las vistas desde cumbre y más discreta en su segunda parte, también hay que apuntar que la ascensión se hace siguiendo las marcas de un PR y no hay pérdida posible, el tramo del cordal y el regreso a Chelva si que se hace por senderos sin marcar y con multitud de intersecciones, por lo que recomiendo, si no se conoce la zona, apoyarse de un track, nosotros nos llevamos con nosotros este de Emilio Vera.

Un saludo a tod@s.


Desde la cima continuaremos el cordal en dirección NO, por los denominados Altos de Mozul, durante este primer tramo de cuerda tendremos unas vistas sensacionales.

Collado que separa el Pico del Remedio de la primera de las cotas de Mozul. Desde allí vemos Chelva.

Al ocultarse las vistas la ruta pierde bastante interés, de este tramo destacaremos que pisamos largos tramos de sendero y el paso por este frondoso pinar.

Pasaremos también junto a algunas ruinas, estas tenían pinta de ser de una calera.

Y cuando llegaremos a la altura de este caseto recuperaremos la visión del Pico del Remedio y sus calizas meridionales.

En ellas, y vuelvo a comprobar que tengo muy bien la vista, logro distinguir estos antiguos abrigos pastoriles.

Y ya toda la bajada hasta Chelva...

...bien acompañados por el Pico del Remedio, una montaña preciosa.




10 comentarios:

  1. Bonito entorno, Dani. Aunque el tiempo está un poco seco, y eso no es nada bueno, no tenemos más remedio que aprovechar esos días para caminar un buen rato. Saludos, y buen año para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una zona con muchas posibilidades esta comarca de los Serranos, la tenemos cerca y poco pateada la tenemos, iremos descubriéndola poco a poco.
      Empezó muy lluvioso el otoño, pero de noviembre para acá ni una gota y ya se empieza a notar en el monte. A ver si con el nuevo año cambia esta tendencia tan seca.

      También mis mejores deseos para vosotros de cara a este recién estrenado año!!

      Eliminar
  2. Hola Dani.

    Que bonitas las vistas del Pico desde la ermita y esa circunferencia de vistas a su alrededor. El Gegant por una vez se ha ocultado, dándole protagonismo a otros picos, aunque si ampliáramos seguro que no estaría muy lejos...

    Hablando del Ropé que asoma en esa vista tan curiosa, hay ciertas fotos de cuando subes desde el pueblo que me recordaban a la subida al Ropé desde Chera. Y cuanto me llama el pueblo de Alpuente que ya he visto con anterioridad en alguna entrada de Paco Domingo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Pues ahora que lo dices si que guardan ciertas similitudes el Ropé y el Remedio, sobre todo por su prominencia, pero también por que ambas ascensiones las inicias desde un pueblo, y vas dejando atrás las zonas de cultivo para ir metiéndote poco a poco en el monte, y por supuesto por las excelentes vistas de las que son poseedores, y sin olvidarnos que ambos forman parte de la misma comarca.
      Pues mira, subía yo con la idea de que al llegar arriba veríamos Penyagolosa, pero esta vez no fue así. Así de caprichosa es la orografía valenciana, ya que desde esta cima, más relativamente cercana, no se ve Penyagolosa y sin embargo desde sierras alicantinas bastante al sur si que lo vislumbramos muchas veces.
      Y hablando de Penyagolosa y vistas, el penúltimo día del año pasado, que lo subimos, había tan buena visibilidad hacia el norte, que pudimos ver...los Pirineos!!!, fue emocionante, lástima que no llevé la cámara tocha, para haber intentado hacer un zoom más o menos decente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani,

    Que gozada poder recordar la ruta que hice con Emilio, precisamente del track que cogiste como guía.

    Como tú, me quedo con elmprecioso empedrado y la omnipresentenpresencia del Pico del Remedio, y como no de la ascensión final por ese tramo de placa.

    Estas rutas son las que nos hacen engancharnos al mudo del senderismo, bonitas sendas, rincones mágicos y vistas espectaculares.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Antes de contestar a tu comentario me he pasado por tu blog, pues no recordaba haber leído tu crónica de ascensión al Remedio, cuatro añitos hace de eso, como pasa el tiempo jeje.

      Sin duda lo mejor de la ruta está en su primera mitad, con las bonitas vistas del Pico, la senda de subida, tanto la cómoda como la dura y esas excelentes panorámicas cimeras, aunque el día que subisteis vosotros lo pillasteis bastante nuboso. Toda la razón, con todos esos ingredientes una excursión idónea para que neófitos se enganchen al senderismo, luego ya vendrán las embarcadas, los trochemoches y los berenjenales jajaja

      Un abrazo.


      Eliminar
  4. La de veces que he pisado los parajes de Chelva (GR-7, La ruta del Agua etc ...) y todavía no tengo en el currículum el Pico del Remedio. De este 2019 no pasa, ya te digo. Y más con lo que a mí me gustan las subiditas como esa. Buen reportaje Dani con preciosas fotetas bien descritas de la contornada. Para ser tu primer post del año no está pero que nada mal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco.

      Pues habrá que ponerle Remedio a eso...jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Yeeee, Dani!!

    Coloso donde los haya es te Remedio. Quizás para los castellonenses y Alicantinos, un tanto desconocido y olvidado. Pero para los fanáticos de las cimas, una de las imprescindibles; por vistas, por supremacía sobre su comarca, por su caída vertical hacia el este. En fin una montaña con carácter.

    Hace la tira que la subí, por ese sendero, (inicios con Tere), aunque posteriormente he vuelto a su cima en varias ocasiones escalando su fachada rocosa, (existen cuatro vías). Tiene la humillación de las antenas y de una pista que sube hasta ellas,véase; Pina, Aljub, Aitana... que le vamos hacer. Pero si nos quedamos con lo anterior,para mi es una de las imprescindibles de la Comunitat.


    Salut i a vore si fen algo junts ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Javi.

      Pues sí, habrá que ir pensando en hacer alguna rutilla juntos, que ya hace bastante tiempo de la última, y así ponernos al día.

      Guapo guapo este Remedio, ya me quedé con su impresionante y dominante estampa hace un porrón de años, cuando volvíamos de descender el Barranco de Bercolón, pero lo que pasa, nunca ves el momento de animarte a subirlo y al final como que te olvidas un poco de él. Al verlo este año, precisamente desde Peña María, y luego desde Peña Cortada fue el impulso que nos llevó a subirlo por fin, y ché, más vale tarde que nunca, que pasada de subida, con ese duro tramo final, y vaya vistazas. Si señor, todo un montañón, de los imprescindibles.

      Buena zona para los amantes de la montaña esta Serranía.

      Salud y rocanrol!!

      Eliminar