28 de junio de 2020

Serra d'Espadà: Penya Pastor (989 m.) - Finestra/Gurugú (1014 m.) - Cerro Gordo (938 m.)

Domingo 14 de junio de 2020

Volvemos a Espadà. Aunque ya habíamos hecho alguna pequeña incursión allí desde que nos dejaron movernos por la provincia, esta ruta que os voy a narrar iba a ser la primera oficial en la Serra d'Espadà tras el confinamiento. Para ello nos vinimos a Aín, mi pueblo favorito de la sierra, a hacer una de las muchas fórmulas cimeras que se pueden realizar desde allí. En esta ocasión nos decantamos por el combo Penya Pastor/Gurugú/Cerro Gordo, para así conocer dos sendas inéditas para nosotros, la directa subida a la Penya Pastor por les Rossetes, recuperada y popularizada por la Marató dels Dements, y la bajada del Cerro Gordo por el Barranc de l'Horteta. Entre medias sendas que ya hemos recorrido multitud de veces, y sobre todo la mejor esencia de nuestra sierra de cabecera.


Aín, con la Penya Pastor detrás y el Cerro Gordo a la izquierda.



Sin tener que internarnos mucho en el pueblo enseguida localizamos el sendero que sube a la depuradora de agua, allí enlazamos con la pista que sube hasta la carretera de Almedíjar, y que atraviesa un bonito alcornocal, en el que podremos saludar al que quizás sea el habitante más viejo de Aín.
Una vez en la carretera no nos cuesta mucho dar con la senda de les Rossetes. Esta subida tiene fama de dura y la verdad es que la tiene bien ganada. Si la comparamos, por ejemplo, con la cercana senda de subida habitual a la Penya Pastor, considerada una de las más duras de la zona, yo creo que esta lo es aún más. La subida, además de dureza nos ofrece variedad, y encontraremos esos tramos de sendero tan típicos de esta sierra, emboscados entre pino rodeno, alcornoque y frondosa vegetación, que se alternarán con otros más abiertos en el que el trazado discurre desnudo sobre el rodeno. También cruzaremos alguna que otra pedrera. Y hablando de pedreras, había leído en varias reseñas que el tramo final de la subida discurría por una, llegamos ante ella, pero hallamos un senderete, pegado a uno de sus laterales, que nos ahorró la penuria de tener que remontarla. Unas placas de rodeno suponen el remate final de la subida, están equipadas con unas maromas, el utilizarlas, dependerá del modo en que subamos, si lo hacemos en el plan desafío (contra el crono, contra tus propios limites...)tan de moda últimamente, seguramente tendremos que hacer uso de ellas, nosotros, con el modo Slow Mountain no las tuvimos ni que tocar.
Superado ese último obstáculo se alcanza de inmediato la cima de la Penya Pastor, cota más oriental de la cresta del macizo del Pic d'Espadà. Nos detenemos allí el rato justo para hacer unas fotos y recuperar el resuello para recorrer el corto y atrincherado tramo de cresta que nos separa de la siempre solitaria cima del Gurugú, que con sus 25 metros más de altura y su cumbre más despejada de arbolado nos brinda unas vistas más amplias que la Penya Pastor. Aquí arriba si que hicimos una más relajada pausa para el almuerzo.


Aín, visto desde el sendero que sube a la depuradora de agua.

Tomamos este camino hormigonado, que sube a la estrecha carretera de Almedíjar.

Este camino atraviesa un bonito alcornocal, en el que encontramos este magnífico ejemplar.

Nos ofrecemos voluntarios para calibrar el tamaño de esta majestuosa "surera".

Estamos ya en plena subida a la Penya Pastor. Aquí el sendero transcurre sobre el rodeno, bien marcado con puntos rojos e hitos.

Esta subida por les Rossetes reúne toda la esencia botánica de Espadà.

Aparecen otros vetustos alcornoques, no tanto como el visto al principio, pero de buen porte también.

Muy bonita esta sección de la subida.

Poco a poco van apareciendo las primeras pedreras, que se cruzan horizontalmente...

...desde una de ellas tenemos esta aérea vista de Aín.

Aquí, y aunque no se aprecie, hallamos el senderete que nos evitó tener que remontar la pedrera final. Toda una suerte, pues la verdad no me apetecía mucho esa mañana lo de remontar una pedrera.

Llegamos al remate final de la subida, el que está equipado con unas cuerdas.

El rodeno ofrece adherencia y buenos agarres, la cuerda otorga una ayuda extra.

Pero por muy buenos agarres que haya, no hay que confiarse, que la trepada es pindia.

Llegamos a lo más alto de la Penya Pastor, un buen mirador hacia las montañas del sector Veo/Tales/Onda/Artana.

También se goza de una bonita perspectiva del pequeño circo alrededor del Barranc de la Caritat.

Vemos los núcleos urbanos de Alcudia de Veo y Veo, y al fondo del todo Penyagolosa.

También es visible desde allí nuestro siguiente y cercano objetivo, la cima de la Finestra/Gurugú.

Ponemos rumbo allí, pasando por la mismísima línea de trincheras de la XYZ.

Resulta paradójico, encontrar estos restos de una guerra pasada, en mitad de una guerra actual.

Llegamos a la cima de la Finestra, más popularmente conocida como el Gurugú.

Desde allí vemos así la Penya Pastor...

...y la continuación del cordal hacia Poniente, con su punto culminante, el Pic d'Espadà.

Vemos de manera más completa el circo del Barranc de la Caritat, y algunas cimas como el Benialí, la Costera, el Alto de la Nevera, Puntal de l'Aljub o el Pico Bellota.

Mirada hacia el valle del Río Veo y un sinfín de sierras castellonenses.


Desde el Gurugú desandamos nuestros pasos hasta el colladete que separa esta cima de la Penya Pastor, allí enganchamos el sendero que baja hasta el Aljub del Tio Carregui. La primera parte de esta bajada tiene mucha pendiente y bastante piedra suelta, y uno de los primeros hostiazos fuertes que me di cuando empecé a salir al monte me lo pegué bajando por aquí, por eso que siempre bajo con mucho cuidado en esta senda. Llegamos al aljibe, allí, y después de que Laia se diese un buen baño enganchamos rumbo al Collado de la Ivola el sendero que sube al Pic d'Espadà por su vertiente sur. En la Ivola, y entre todas los opciones que se nos abren allí elegimos la única ascendente, que es la que se encarama, sin ningún tipo de descanso, hasta lo más alto del Cerro Gordo, donde vale la pena detenerse para disfrutar de las buenas vistas que nos ofrece.


Sección ya más moderada de la bajada (SL-CV-27), hacia el Aljub del Tio Carregui, con buenas vistas hacia la dupla Cullera/Refisión y el Pic d'Espadà.

Llegamos al Aljub. Ya estaba empezando a hacer calor y a Laia le vino de perlas el baño.

Cogemos el sendero (PR-CV-63.6), que baja al Collado de la Ivola. Vistas hacia el valle del fantástico Barranco de Almanzor o Rambla de Almedíjar.

Nuevo vistazo a la dupla formada por el Pico Cullera y el Pico Refisión...

...y también a la pareja Finestra/Penya Pastor.

Si miramos al frente ya podemos ver la Serra del Bovalar, con el Cerro Gordo, próximo objetivo, en el centro.

Seguimos con los vistazos, echamos otro a uno de mis favoritos, el Pic Benialí/Batalla.

Superado el Collado de Ivola nos ponemos con la subida al Cerro Gordo, que en su parte inicial traza unas pocas lazadas.

Esta subida la haremos siguiendo el PR-CV-63.6 y una de sus múltiples ramificaciones.

Salimos de la zona boscosa inicial de la subida, lo cual nos brinda esta bonita vista casi completa del macizo del Pic d'Espadà

Cima del Cerro Gordo. Mirada hacia el Alto Palancia. Aparecen poblaciones como Almedíjar y Segorbe.

Miramos de nuevo hacia el Barranc de la Caritat, Benialí, Puntal de l'Aljub etc.

Pero la mejor vista, bajo mi punto de ídem, desde el Cerro Gordo es esta hacia Almanzor, la Ivola, Cullera, Pic d'Espadà etc.


El Cerro Gordo pertenece a la Serra del Bovalar, cuya cuerda recorre totalmente el sendero que continúa desde la cima, lo cual nos brinda la posibilidad de prolongar la ruta todo lo que queramos, ya que todos los collados del cordal tienen bajada hacia el Barranc de la Caritat y por ende a Aín. Sin embargo nosotros nos apearemos a las primeras de cambio, en el primer collado, ya que desde él parte el sendero del Barranc de l'Horteta. 
Cuando este sendero encuentra el barranco nos muestra el típico barranco de Espadà, cauce cerrado, frondosa vegetación y alcornoques, pero llegamos a un punto en el que este se abre de forma brusca, y nos deja a la vista unas escarpadas laderas de rodeno. Un bonito espectáculo. Una elegante sección del sendero nos asoma a l'Arc de l'Horteta, ya cercano al Barranc de la Caritat, al que llegamos en pocos minutos. A partir de ahí ya nos sabemos el camino de memoria, GR-36, Font de la Caritat, Molí de Guinsa, Molí de l'Arc y Aín, me hubiese gustado finalizar la ruta con un callejeo por las blancas y bonitas calles de Aín, pero no pudo ser, cosas de la "nueva normalidad"...


En plena bajada del Cerro Gordo, con las cimas de la Peña Blanca (der.) y el Alto del Pinar (izq.), separadas por el Collado de Mosquera o la Falaguera.

Llegamos al collado a pies de la Peña Blanca, en el que abandonaremos el sendero principal y tomaremos el que baja al Barranc de l'Horteta.

Disfrutemos de las vistas, pues la bajada irá adquiriendo cada vez una tónica más boscosa.

Entramos de lleno en el Barranc de l'Horteta, que nos obsequia con esas estampas tan propias de los barrancos de Esapdà.

Qué ganas teníamos de volver a sentir la magia de estos rincones!!

De repente el cauce del barranco se abre, y nos deja a la vista unas agrestes laderas de rodeno.

Como os he comentado, no conocía esta bajada, y fue toda una sorpresa.

Bajé embobado con la visión de estas laderas.

La bajada tiene secciones de sendero realmente hermosas.

Frondosidad "made in Espadà", pero alto, ¿no observáis algo en la foto?...

...sí, es una cucada de acueducto, se trata de l'Arc de l'Horteta.

Otra preciosa sección de la bajada...

...que nos asoma de forma más aérea a l'Arc de l'Horteta.

El Cerro Gordo, visto un poco antes de enlazar con el Barranc de la Caritat.

Paralelos al Barranc de la Caritat, y por el GR-36, ponemos rumbo a Aín. Vemos así las ruinas del Castell d'Aín.

Pasamos junto al Molí de Guinsa...

...y también junto al Molí de l'Arc y bajo l'Arquet, construcción de 1891. Una de las estampas más clásicas de Aín.

Y con esta estampa de la blanca y preciosa Aín despedimos el reportaje de esta bonita ruta. Un saludo a tod@s y hasta la próxima!!!



4 comentarios:

  1. Hola Dani.

    En tu salsa!! Pura esencia espadanera son todos sus bellas montañas y tú y Laia subiendo y bajando un pico tras otro. Uno nunca se cansa de contemplar el rodeno tan vertical con ese verde surera/pino.

    Estoy contigo que ese barranco final con esas ladera de rodeno tan verticales es una preciosidad, y ese toque del acueducto también.

    Oye luego te comento que con un poco de suerte lo mismo te hacemos una visitilla rápida....a ver si podemos coincidir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dani,

    Que gozada volver a verte disfrutar por el patio de tu casa junto a Laia, como dice Toni, uno nunca se cansa de contemplar la orografía y la vegetación de Espadà, sobretodo los alcornoques.

    Impresionante donde se encuentra ese bonito acueducto, parece mentira no solo donde construían, sinó lo que construían con los medios que tenían.

    Que ganas de ver como en breve vuelven las entradas del bonito GR-333, que nos tienes en ascuas con ese gran proyecto que tienes en marcha.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dani:
    Un apunt només. Ja sé que en el mapa d'el Tossal retola com a Finestra o Gurugú el cim de més de mil metres veí de la Penya Pastor, però no és eixa la informació que em van donar a mi els veïns (majors) del poble una vegada que vaig estar recollint topònims. Segons ells el nom exacte és el Picaio, i té tot el sentit perquè ni és una penya ni un puntal sinó un pic arredonit. L'anomenar-lo Gurugú és en relació a la muntanya del mateix nom que domina Melilla i on va fer la mili un veí que tenia uns bancals quasi dalt i que quan pujava a treballar-los deia "me'n vaig al Gurugú" (el trasllat toponímic és el mateix que a la platja del Gurugú de Castelló doncs va ser una muntanya famosa a principis del segle XX en la guerra del Marroc).
    La Finestra és, si no me la van assenyalar mal, un tall en el crestall de penyes de rodeno que baixa de la Penya Pastor cap a Aín. Si alguna vegada el fas (és relativament fàcil) segurament l'identificaràs. Fa també de finestra guaitant cap a Aín.

    ResponderEliminar
  4. Bones Dani!

    Una ruta 100% serra d'Espadà després d'eixir d'un llarg confinament, no tenia dubte que triaries una ruta per la zona jejeje. Per cert, la sureda impressionant. Tinc que reconèixer que tan llegir per astí diferents itineraris sobre la serra d'Espadà, cada dia, tinc més ganes d'apropar-m'hi. Crec que serà un dels objectius del 2021! ;)

    Salut i muntanya!

    ResponderEliminar