25 de julio de 2021

Portell de Morella - Rambla de Sellumbres - Roca del Corb - Roca Roja

 Sábado 24 de abril de 2021

Finalizado el proyecto del GR-333, el cual había copado la práctica totalidad de las rutas desde que las retomé en febrero, ampliamos el abanico excursionista y nos vamos a lares un poco más lejanos. Nos vamos a la mágica comarca de els Ports y más en concreto hasta Portell. Allí realizaremos una excursión en la que descubriremos el paraje de la Rambla de Sellumbres, un sitio que superó con creces las ya de por si elevadas expectativas con las que fuimos hasta allí, y que solo se podría calificar con una palabra; espectacular.



Nuestra ruta da comienzo en las bonitas, solitarias y frías, a esas horas de la mañana, calles de Portell de Morella, o Portell a secas, como venía indicado en bastantes paneles de información turística y excursionista. En la crónica de hoy voy a saltarme un poco el guion y empezaré contándoos el principio y el final de la ruta, es decir, el tramo de aproximación a la Rambla de Sellumbres y el posterior regreso a Portell. Ambos trayectos, sobre todo el de vuelta, se realizan por caminos ancestrales, esos senderos que el hombre de antaño labró y empedró, adaptándolos a las vicisitudes orográficas, y que utilizaban para ir de unos pueblos a otros, o a las labranzas. Y relacionado con la labranza está todo el trabajo en piedra seca, en el que reside una buena parte del porcentaje de la magia de esta comarca, y del que podremos disfrutar durante estos dos tramos, y por tanto empaparnos de esa magia.

Pero la parte más espectacular y estelar de la ruta es la bajada a la Rambla, el tránsito por el interior de la misma, la remontada del Barranc de la Barcella y el impresionante y aéreo balcón calizo de la Roca Roja. La bajada hacia la rambla es la perfecta transición entre un terreno más alomado y otro ya más quebrado, en el que ya irán apareciendo los primeros paredones y formaciones calizas, paredones y formaciones con los que nos daremos un festín durante los cinco kilómetros que iremos rambla abajo, la mayor parte por su pedregoso lecho y otras veces por senderos y caminos que nos evitarán caminar por él. Reitero en lo de los paredones, pues habrá tramos que andaremos encajonados entre algunos que superan el centenar de metros y en los que el paisaje resultaba abrumador. Uno de los pensamientos constantes que tuve durante este tramo es que creía que ya conocía todos los paisajes espectaculares de la provincia, y esta Rambla de Sellumbres me dio un golpe de realidad, Castelló aún esconde muchos parajes de esta magnitud, y por suerte aún tengo que descubrir muchos de ellos. A nivel más íntimo os contaré que más de una lagrimilla se me escapó al estar disfrutando, y en soledad, de esta maravilla. El punto más álgido del tránsito por la rambla es la Roca del Corb, una bestialidad cóncava que tiene una repisa intermedia a la que, con cuidado, se puede acceder.

Para acceder a la rambla habíamos tenido que bajar, y ahora, para salir de ella tocaba subir. El Barranc de la Barcella es el lugar por donde se efectúa dicha subida. La remontada es dura, pero proporcionalmente bonita, ya que el sendero, de perfecto trazado, combina tramos de carrascal, otros de pedrera y nos deja a la vista caliza, mucha caliza. Cuando la subida dulcifica entramos de lleno en un delicioso bosque mixto. El tramo de carril que vino después no nos importó andarlo por que nos condujo a los abismos de la Penya Roja, un impresionante y vertiginoso mirador natural hacia la Rambla de Sellumbres, la cual vimos 200 y pico metros verticales más abajo, y un privilegiado lugar para disfrutar del majestuoso vuelo de los buitres.

Y no me enrollo más. Os dejo con el reportaje fotográfico, pero si de verdad queréis disfrutar de la grandeza del lugar os animo a realizar la ruta, pues lo que os he contado, por muy grandilocuente que haya sido, ni el porrón de fotos que vienen a continuación, le hacen verdadera justicia a la espectacularidad del paraje.

Empezamos la ruta junto al Castell de Portell de Morella, el cual visitamos, por fuera, un poco más a fondo a la vuelta, y del que encontraréis más información aquí.

Callejeamos un poco por Portell y encontramos l'Ermita de la Nostra Senyora de l'Esperança, junto a la que encontraremos un panel informativo de las diversas rutas que podemos hacer por la zona.

Dejamos, con esta bonita estampa, Portell y nos encaminamos hacia el monte. Apuntar que todo el recorrido que realizamos, que tiene 18 kilómetros de longitud y 500 metros de desnivel positivo acumulado, está totalmente balizado como GR, PR y SL. En este primer tramo seguimos las marcas del GR 331 y el PR-CV 332.

Enseguida queda de manifiesto el inmenso trabajo de piedra en seco de la zona.

Dejamos los caminos asfaltados y empezamos a caminar por anchos azagadores.

Este primer camino de monte baja al Barranc de la Font del Paso y remonta por la ladera opuesta. En este tramo el sendero está tallado sobre pura roca.

Pasamos junto a la Creu de les Artigues (no hay foto, pues no me salió ninguna decente) y empezamos a bajar hacia la Rambla. Algo nos llama la atención allá abajo.

Se trata del Pont de la Rambla, que tiene más de 800 años de antigüedad (+info aquí). Existía la posibilidad de haber bajado hasta él y haber entrado allí en la rambla...

...pero nos hubiésemos perdido un precioso tramo de sendero...

...que no iba a tardar en asomarnos a un atractivo circo rocoso.

He aquí dicho circo.

En uno de los extremos del circo enseguida nos llamó la atención este puente de roca, así como la "cara de Bélmez" que tiene al lado.

Os la acerco con el zoom, para que la veáis mejor dicho rostro. ¿Apreciáis los ojos, como mirando a su derecha, y la nariz?.
¿
Mediante unas lazadas muy chulas el sendero baja al lecho de la rambla. Estamos siguiendo ahora los PR-CV 408 y 423. Al contrario de lo que pueda parecer no fue demasiado incómodo caminar por este pedregoso cauce.

Vemos ahora el puente de roca desde una perspectiva diferente,

La cara parece que nos mira ahora a nosotros, y no de muy buen humor.

Y a partir de ahora a deleitarse, que nos espera un paisaje alucinante.

Miramos rambla arriba, por donde hubiésemos venido de haber bajado a ver el puente.

Intentaremos que nos se nos pase por alto ningún detalle rocoso.

Para salvar un meandro de la rambla el sendero sube hasta un portillo rocoso...

...que supone un paso muy montaraz.

Este es el portillo en si.

Volvemos a bajar a la rambla. A continuación os dejo con unas cuantas fotos, disfrutad del paisaje. La belleza ira in crescendo, ya estáis avisados.










Aparece ante nosotros la imponente Roca del Corb...

...que así de primeras da la sensación de que nos va a cortar el paso...

...pero en realidad es la vigilante de un nuevo meandro de la rambla. Si sois capaces de encontrar a Laia en la foto podréis calibrar la grandeza de la pared.

Aquí viene corriendo hacia mi, como queriendo decir "menudo lugar más chulo!!".

La roca tiene diversas oquedades...

...y también una repisa a la que parece que se puede acceder.

Efectivamente. Encontramos un punto en el que se puede subir a esta repisa sin excesiva dificultad. Eso si, una vez en ella nos tendremos que andar con ojo

En las oquedades vemos indicios de que se han encendido bastantes hogueras en ellas, lo cual denota que seguramente tuvieron una función pastoril

Desde esta repisa se aprecia mejor la concavidad de esta Roca del Corb. Ahí van unas cuantas fotos más de este espectacular enclave.




Volvemos a bajar a la rambla, nos despedimos de la Roca del Corb.

Nos seguimos deleitando con más detalles calizos, como esta cresta.

Dejamos momentáneamente de andar por la rambla y seguiremos este cómodo y boscoso carril. Los pinos nos oculatarán parcialmente las vistas, aunque no tardarán en aparecer ante nosotros nuevas maravillas pétreas.


Entramos en una sección de la ruta realmente majestuosa.

Estamos en el sector de la Penya de la Caldereta y la Roca Parda.

Mirad que preciosidad de portillo, con aguja incluida.

Totalmente empequeñecidos ante este entorno.

Roca Parda, en la que ya vimos sobrevolar algunos buitres.

Penya de la Caldereta.

Apabullante.

Primer contacto visual con la Roca Roja.

Impresionante. En cosa de una hora estaremos ahí arriba asomados...

...y viendo de mucho más cerca el vuelo de los buitres.

Pero aún quedaban cosas con las que deleitarnos en la rambla, como esta visión de la Roca Parda...

...o del portillo con aguja visto desde la vertiente contraria...

...o más caprichos calizos.

La Roca Roja, ya en toda su longitud y magnitud.

Toca salir de la rambla, para seguir únicamente, y hasta el final de la ruta, el PR-CV 408. De refilón vimos un cartel en la base de la roca de en frente...

...que resultó ser el punto de inicio de una ferrata, que actualmente se encuentra cerrada temporalmente. Esta está graduada como K2, en la misma pared, y un poco más a la izquierda hay un recorrido K6.

Y ahora si, dejamos definitivamente la rambla y nos ponemos con la exigente remontada al Barranc de la Barcella, en la que tampoco faltarán las esculturas calizas.

Los zig-zags del sendero entre el carrascal ayudan a suavizar la subida.

Atravesaremos pedreras.


Mirando atrás vemos la cuenca de este Barranc de la Barcella.

Tramos boscosos que también son una delicia.


Y tras salir del barranco y un empinado tramo de carril alcanzamos la parte superior de la Roca Roja, la visión de este meandro de la rambla, doscientos y pico metros más abajo, es impresionante.

No es lugar apto para personas con vértigo. Si no lo tenemos disfrutaremos de lo lindo, como demuestran las siguientes fotos.





Si os habéis fijado en las anteriores fotos había como una corta repisa en diagonal que de poder acceder a ella nos pondría unos metros por debajo del borde del precipicio. Logramos, sin dificultad, llegar allí, la recompensa visual fue brutal.

Podríamos haber apurado más la repisa, pero nos plantamos aquí. Nos conformamos con ver el espectáculo desde este punto.

Estupendo mirador del valle de la rambla, y de todo el recorrido realizado por su interior.

No nos hubiésemos ido de allí.

Pero había que continuar con la ruta, seguimos por un carril, que nos acabará sacando a la carretera a Cinctorres. El trabajo en piedra en seco vuelve a recobrar protagonismo.

Apenas tocaremos la carretera, enseguida engancharemos una gozada de sendero ancestral, que tiene tramos tan chulos como este.

Mirad que aprisco más chulo encontramos.

Curiosa nos pareció también esta piedra...

...que se ve mejor desde este ángulo.

Otra caseta de piedra seca.

Y de nuevo en Portell. Antes de marcharnos dimos un garbeo por el pueblo. Esta es su iglesia, dedicada a l'Assumpció de la Verge. Fue construida en el siglo XVIII, es de estilo barroco, aunque de planta románica y la fachada de corte neoclásico.

Vimos también un poco mejor los muros exteriores del Castell de Portell de Morella, que si habéis entrado en el enlace del principio habréis comprobado que tuvo mucha importancia en su día.




ANEXO: Como para volver a casa teníamos que pasar por el Puerto de las Cabrillas hicimos una parada allí para hacer una corta caminata de 500 metros, bajo un frío viento cortante y una ligera lluvia, para tachar el techo de esta comarca de els Ports, que al entrar una pequeña porción de la curva de nivel de la cota 1310 en la provincia de Castelló, convierte a este punto cercano a este puerto limítrofe en el más elevado de esta comarca. No deja de ser paradójico que una comarca como els Ports, con todo el potencial montañero que tiene (con montañas como el Turmell, el Folch, Tossal de Fustes o Tossal de la Nevera), y todas sus maravillas naturales, bien patentes en esta ruta de la Rambla de Sellumbres, tenga un techo tan desaliñado y con nulo interés excursionista, pero que se le va hacer, las delimitaciones geográficas son así de caprichosas. Por eso dejaremos el haber tachado este techo comarcal como una mera anécdota. Vamos, que lo que es ir expresamente para haberlo tachado, pues que como no es.

Puerto de las Cabrillas, paso de carretera entre Teruel y Castelló.

Medio kilómetro al este del puerto se alza este modesto hito, que indica los 1310 metros que convierten este punto en el más elevado de la comarca de els Ports.


Saludos!!

  • El track (de Rodamón) que llevé de base para hacer esta excursión.
  • Página web del ayuntamiento de Portell de Morella.


11 comentarios:

  1. Hola Dani.

    Por esta zona solo conozco algunos tramos de la provincia de Teruel como el Parrizal y las Rocas del Masmut. La verdad es que es una zona espectacular, que por muchas fotos que se hagan, es complicado captar la espectacularidad del paisaje.

    Creo recordar, que por la zona de Morella, ya recorriste una rambla, de este estilo, puede ser?. En cuento al recorrido, sin duda muy bonito, poder disfrutar de este paraje, haciendo honor al nombre del blog 😀.

    Espectacular sin duda esos paredones y todo el trabajo en piedra seca de la zona. Sabes si la rambla es transitable siempre o en momentos puntuales, puede correr agua?.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Creo que esta Rambla de Sellumbres no suele llevar agua, aunque igual en episodios de lluvias fuertes puede que tenga crecidas puntuales, pero no te lo sabría decir con total seguridad.

      Y respecto a las fotos así es, leyendo algunas reseñas de esta ruta en las imágenes ya se apreciaba la espectacularidad del paraje, pero ni por asomo logran plasmar la magnitud de cuando se está in-situ en el lugar. Lo dicho, una ruta que hay que hacer para poder apreciar de veras la grandeza del enclave.

      A las Rocas del Masmut querría haber ido esta primavera, pero seguía el dichoso cierre entre comunidades, y cuando lo quitaron enseguida vinieron las calores. A ver si cuando entre el otoño bien entrado me acerco a Peñarroya de Tastavins.

      Estoy pensando en lo que me comentas de la ruta por la zona de Morella con rambla, así de primeras creo que no, igual te confundes con algunas rutas que he hecho en Culla o Benassal, que si que recorrí buenos tramos del Riu Montlleó, que en buena parte del año es una rambla, pero tampoco me hagas caso que igual he hecho alguna ruta por Morella con rambla de por medio y no me acuerdo jaja.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Dani, un rutón de los que hacen afición. Esta ruta o casi calcada tuvimos ocasión de hacerla en una de las etapa de lo que bautizamos como GR-M allá por 2013. Este reportaje me hace revivir aquel día y repasar el recorrido y las fotos. ¡Vaya chulada ese meandro en herradura de la Rambla Sellumbres! Como le comenté aquel día a mis compis ... una de las mejores vistas de tot el pais. Nuestro particular HORSESHOE BEND (https://pacosubeybaja.blogspot.com/2019/11/postales-desde-eeuu-parte-3-canones-de.html).
    Un abrazote y feliz resto de verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente amigo Paco, una ruta ideal para quien esté empezando en esto del senderismo se enganche definitivamente. Sin ir más lejos, el otro día, un grupito de Betxí, un poco más mayores que yo, y que han empezado a salir al monte el verano pasado y que están siguiendo muchos tracks y rutas mías me dijeron que les recomendase alguna ruta por el interior, sin dudarlo les recomendé esta de la Rambla Sellumbres. Desde luego esa vista del meandro es espectacular, y pone la guinda a una ruta, a nivel paisajístico, sublime.
      Me he ido de cabeza a ver tus fotazas en esas maravillas de los Navajos ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Magnífica ruta Dani, jo he estat als dos extrems de la rambla però després de vore el teu reportatge crec que hauré d'anar a fer-la tota per dins perquè no té perdó de Déu no haver-ho fet encara.
    I per cert, si vols pujar a l'Alto de las Cabrillas en una ruta més interessant és l'excusa perfecta per a visitar les Alberedes del Portell i las Casas de San Juan de Cantavieja. Una raconada plena d'història.
    D'altra banda si consideres (com ho fan ells per història i geografia) que Vilafranca forma part de la comarca dels Ports, la muntanya més alta és el Tossal dels Montllats, la tercera més alta de la província de Castelló després de Penyagolosa i el Cabezo de la Cruz, i que si no has pujat no te defraudarà (jo te recomane pujar a l'hivern amb raquetes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi.

      Pitjor és lo meu, que encara no havia estat ni a Portell ni a la Rambla, i és que encara me queden molts paratges dels Ports, i també de la província, per descobrir.

      Prenc bona nota de les recomanacions, moltes gràcies ;-)

      Conec, i entenc, eixa vinculació històrica, geogràfica i també sentimental, de Vilafranca amb els Ports, però en el tema dels sostres comarcals he tirat de la oficialitat del doble llibre/guia de Ángel L. Ortiz i Miguel A. Navarro. Ells, per descobrir aquesta corba de nivell 1310 que entra des del terme de la Iglesuela al de Portell van tindre que recórrer a la cartografia 1:10.000 del ICV.
      El Tossal dels Montllats apareix al llibre com a sostre, oficial jeje, de l'Alt Maestrat, així que tinc que anar per collons, però no per que siga un sostre comarcal, sinó per que tots m'han parlat molt bé d'aquesta muntanya. El tema de completar la llista dels sostres comarcals valencians no és prioritari, ni crec que ho siga ni a mitjà ni llarg termini.

      Eliminar
  4. Hola Dani.

    Cuando he leído Els Ports y toda esa zona aledaña limítrofe entre Castellón y Tarragana me he ido de cabeza, pues lo que siempre he visto de ella me ha encandilado completamente.

    Y a tu crónica me remito. Me recuerda a ciertos tramos del Alto Tajo cuando es limítrofe entre Cuenca y Guadalajara, antes de que haya pueblos. Y, aunque las fotos no hacen la justicia suficiente, te entiendo perfectamente cuando nos cuentas que os sentíais empequeñecidos yendo por el interior de la rambla.

    Lo dicho, una maravilla!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Ya pueden haber cámaras fotográficas buenas en el mercado, que hay paisajes que ninguna de ellas es capaz de plasmar su magnitud. Esta Rambla de Sellumbres es uno de ellos. Con esta excursión di el pistoletazo de salida a una serie de rutas con una riqueza paisajística brutal, lo iréis comprobando en las próximas crónicas ;-)

      Veo que vuelves a confundir la comarca de els Ports, con el Parc Natural dels Ports (el Port) jeje, la primera es la más noroccidental de Castelló, y no limita con Tarragona sino con Teruel, y el segundo es totalmente tarraconense, y si que limita al sur con la castellonense Tinença y al oeste con la zona de Beceite y el Matarraña. Eso si, ambas son, a nivel natural, una pasada.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani...
    Bueno pues volvía a tu blog después de un tiempo y la verdad es que iba con la intención de comenzar por la ruta de Alpuente...jejeje y al ver esta entra en Els Ports,he hecho un "quiebro" para deleitarme con esta entrada Portell de Morella.
    Un autentico espectáculo visual el que nos has mostrado y que como también has comentado,en vivo y en directo es mas impresionante.La prueba visual de Laia al lado de esa Roca del Corb,da fe de la grandeza del lugar y no veas desde la Roja Roja que pasada,aunque mejor estar allí.
    ¿Y la curiosidad sobre esta ruta?,pues ha sido al ver las referencias en Wikiloc y ver la de Jesús(Anda con Tiocanya),resulta que en la entrada de su blog,le puse un comentario allá por 2014 y le comenté que nos pillaba un poquito lejos para hacerla...jajaja.
    No hace mucho estuvimos en Morella unos días para hacer dos rutas y sumar cuatro V.G. + de 1000.Previsto tengo volver en la misma linea y desde Morella acercarnos para hacer Garumba(ya hablamos de él),Turmell(de este también...jajaja) y Regatxol entre los V.G. que me faltan por esa parte dels Ports(que son unos cuantos más...jejeje) y por supuesto esta ruta queda anotada como ineludible(a 30 minutos).
    Igual en un rato me paso por la Bomba...jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      He tenido un mes de agosto de currar mucho y dormir poco, y he dedicado muy poco tiempo para los blogs, y ese poco tiempo lo he empleado casi exclusivamente en el mío. Aún así he visto de refilón (los vídeos de YouTube) que pasasteis unos días en Morella, y que hicisteis un par de rutas geodésicas jeje. Buena idea esa de planificar rutas en las que puedas tachar dos vértices.

      Esta ruta de la Rambla de Sellumbres y la Roca Roja es de las de ir allí y vivirlo en tu piel, como he comentado en la crónica, ni las fotos, por muchas que veas, ni las palabras, por muy buenas que sean, le hacen justicia al lugar. También he visto que no muy lejos de este recorrido tenéis un vértice, la Creu del Gelat o algo así, que está en la lista de +de1000. Igual encuentras la manera de intercalarlo en esta ruta.
      La Mola Garumba te recomiendo la ruta circular desde el Forcall, y la del Turmell te recomendaría la que hicimos Javi Nieto y yo hace unos años, partiendo de Vallibona, subiendo a la ermita de Santa Àgueda y recorriendo los casi 7 kilómetros de cordal hasta la cima del Turmell.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Dani,

    Por fin me digno a dar señales de vida bloguera de nuevo... si es que no tengo vergüenza... jajaja

    Que maravilla de entorno calizo que nos has mostrado, primero avanzando por el cauce y disfrutando de los paredones desde abajo, para después disfrutar de las vistas desde arriba, menudo disfrute para la vista!!!

    El tema de los techos comarcales tiene lo suyo, y como dices, ir expresamente para hacer este como que no. A mi me pasa lo mismo con los de Catalunya, hay algunos que a no ser que pases cerca tras volver de otra ruta como que no merecen la pena, pero bueno, ya tienes "tachado" uno más.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar