29 de agosto de 2021

Argelita - Peña de la Cueva de Pons - Senda de la Canaleta - Desfiladero del Río Villahermosa

 Sábado 15 de mayo de 2021

Seguimos con las rutas con un alto valor paisajístico, solo que esta vez no tuvimos que irnos muy lejos ni hacer un porrón de kilómetros de carretera. A poco más de media hora de casa tenemos Argelita. Allí, intercalando un tramo de sendero inédito para nosotros entre otros dos tramos que ya conocíamos le dimos forma a una excelente y matinal ruta circular, que tratándose de Argelita tuvo como protagonista central el Desfiladero del Río Villahermosa, una de las joyas naturales de esta comarca del Alto Mijares.



Abandonamos las calles de Argelita y bajamos al Villahermosa, allí nos esperaba un viejo conocido, bueno, no tan viejo, el GR-333, así que este primer tramo de la ruta lo teníamos bastante reciente, pero... sendero de herradura, bonitas vistas al Valle del Mijares... no nos importó repetir. 

Nuestro objetivo cimero de hoy, la Peña de la Cueva de Pons, de unos 670 metros de altitud, es bien visible desde el principio de la ruta, primero compartiendo protagonismo con el campanario de Argelita...

...y luego, una vez habremos salido de la población, con el Villahermosa.

Unos kilómetros más abajo el Villahermosa regala sus aguas al Mijares, con la Peña Saganta como testigo de excepción.

Pasamos a la otra vera del Villahermosa, viendo así las tres torres que hacen tan característica a Argelita.

Enganchamos el GR-333, o lo que es lo mismo, el Camino de la Leguna o de Llucena, que como veis conserva buenos tramos empedrados.

Además de por su trazado este sendero destaca también por sus vistas, en especial, y valle arriba, hacia la zona del desfiladero del Villahermosa...

...allí destacan la Muela del Buinegro, de la que vemos los restos de murallas de su castillo, y la Loma Sincabo.

También encontraremos pasos roqueros como este.

Panorámica que ilustra a groso modo como son las vistas que se tienen durante este primer tramo de subida.


Cuando hicimos esta etapa del GR llegamos a un punto en el que este se adhería a carretera de Llucena, y el sendero seguía roquedo arriba con una pinta excelente. Aquel día por las exigencias del guion nos quedamos con las ganas de seguirlo, así que se podría decir que el leitmotiv de venir a hacer esta ruta fue este.

No andaba equivocado y la continuidad del sendero fue muy atractiva, primero escarceando por esa zona rocosa y luego remontando de forma más suave y amable hasta la cima de la Peña de la Cueva de Pons.

La cima en si no tiene mucho atractivo, y además está coronada por unas antenas y un ruidoso generador, pero si bajamos unos pocos metros en su vertiente occidental seremos recompensados con unas vistas que, con la combinación valle del Villahermosa con Argelita, Desfiladero más Penyagolosa, resultaron impactantes y hermosas.

Dejamos que el GR se vaya con la carretera de Llucena e iniciamos el tramo inédito de ruta. Bonitas vistas al valle, con el Turio, Saganta y Espadilla. A propósito de esta carretera, qué espectáculo y qué etapón (ganado por Alejandro Valverde) ofreció el enlace de este puerto (Salt de Cavall) con el del Mas de la Costa en la Vuelta Ciclista a España de 2019.

Nuestro camino comparte rumbo, y prácticamente destino, con el puerto, pero nuestro trazado, por sendero, y triscando por las rocas, nos gusta más.

Podríamos catalogar nuestro particular puerto como de primera categoría, pero no por dureza, sino por paisaje...

...

...vistas...

...y como los ciclistas de la Vuelta también tuvimos espectadores, solo que los nuestros fueron menos escandalosos 😉.

Atractivo sector de la subida en la que el sendero llanea por esta terraza.

Un poco más adelante encontramos este aljibe, donde mi reina de la montaña se pudo refrescar.

Últimos compases de la subida a la Peña, con excelentes vistas al valle del Mijares y a Espadà.

Enlazamos con el camino que conduce hasta la cima, al fondo aparece la inconfundible silueta de Penyagolosa.

Las vistas que se tienen en este sector de la reina de las montañas valencianas son sublimes.

Pasamos junto al panel informativo de la recientemente inaugurada Vía Ferrata Pons, graduada como K4 y que será una buena excusa para volver por aquí.

Apenas nos detuvimos en la cima. Si que lo hicimos un poco más abajo, en este espectacular balcón hacia el Desfiladero. No conocíamos esta perspectiva del mismo y nos deleitamos, largo y tendido, como debe de ser, con ella.

Zoom hacia las inseparables Muela del Buinegro y Loma Sincabo.

Y como no...

También nos fijamos, además de en la verticalidad de la ladera, en este zigzagueante sendero, el cual recorreríamos en la parte final de la ruta.


Si miramos valle abajo las vistas también son muy buenas y verticales.

Bajamos hasta donde nos fue posible, para obtener diferentes perspectivas de Argelita y el valle, como esta...

...o como esta. Allá al fondo emerge el Pico de Santa Bárbara.


La ruta continúa por el ancho, cómodo y panorámico cordal hasta topar con el Barranco de la Buitrera. Allí enganchamos el Sendero de la Canaleta, que ya recorrimos en 2015 y que a día de hoy se encuentra mucho más trillado que en aquella ocasión. En mi modesta opinión se trata del camino de herradura más bonito de toda la provincia, tanto por trazado como por entorno. Lazada a lazada fuimos bajando, disfrutando del espectáculo calizo que nos ofrecía este sector del Desfiladero del Río Villahermosa.

Tras la larga parada en la cima, con almuerzo incluido, continuamos por el cordal. Como veis por ancho sendero y con excelentes vistas.

Penyagolosa parece querer ocultarse. A lo mejor nuestra giganta quisiera eso, pasar desapercibida durante un tiempo, tras el asedio que está sufriendo en este boom senderista post-pandémico.

Preciosas vistas desde el cordal, en el que se dibuja perfectamente el sendero, con la cima ascendida, Peña Saganta y el pico de la Rápita.

Llegamos al Barranco de la Buitrera, junto a él, y por el sendero de la Canaleta, bajaremos hasta el Villahermosa.

Empiezan a asomar la cara los imponentes paredones y proas del desfiladero. Abajo el el valle vemos Argelita.

Cuando vinimos hace seis años este sendero costaba de seguir, incluso nos llevamos algún pinchazo. Hoy en día ha cogido más popularidad y se encuentra totalmente definido.

Eso sí, las vistas no han variado ni un ápice, continúan siendo espectaculares.



Uno de los puntos estelares de este camino de la Canaleta es este paso entre dos rocas.

Así se ve una vez superado.

Y así se ve desde allí este gendarme que nos había vigilado la primera parte del descenso.

Este paso es la antesala de la parte más guapa de la bajada...

...con estos pasos pegados a la roca y con el comienzo de la sucesión de lazadas.



Este peñasco independizado de la pared ya nos impresionó en 2015...


...hoy lo volvió a hacer. Fue en él donde más buitreras vimos.

El resto de la bajada fue deleitarse con cada lazada y con las impresionantes vistas.



Ya vemos el Villahermosa, con la Muela del Buinegro en el  centro.

Volvemos a ver los restos de las murallas de su castillo.

En esta foto vemos el peñasco individual desde otra perspectiva, en la que se aprecian mejor las buitreras.


Acabamos llegando al vivaracho Villahermosa, que me exigió descalzarme para poder vadearlo. Inmediatamente después pasamos por la siempre curiosa Fuente de los Ignacios y de ahí salimos a la carretera de Ludiente, la cual nos ofrecía la manera más rápida y directa de volver a Argelita, pero no hubiese sido una manera digna de rematar una ruta tan bonita como esta, así que nada más pudimos abandonamos la carretera y tomamos otro sendero de herradura, esta vez ascendente, que nos enlazó con la ruta de subida al Castillo del Buey Negro, la cual aprovechamos nosotros para bajar hasta Argelita.

El Bar la Calma de Argelita es el típico bar en el que te puedes tomar unas cervezas, comerte un bocata o unas raciones y beberte un buen carajillete después de las rutas. Yo, con que un bar me ofrezca eso tras finalizar una excursión, tan feliz, y este, con su terraza con vistas a las tres torres de Argelita, volvió a cumplir a la perfección.

Río Villahermosa. Round two. Esta vez me tocó descalzarme para poder vadearlo.

Mientras se me secaban los pinreles hay quien no desaprovechó la ocasión de darse unos baños.

Fuente de los Ignacios, en la que el agua mana y está canalizada entre estos grandes bloques.

Hay allí un área recreativa, y unos algarrobos bien majos.

Salimos a la carretera de Ludiente. Con este ambiente no nos importó andar unos cientos de metros por ella.

Lo he dicho muchas veces. Este es uno de los tramos de carretera más bonitos de la provincia.

Tanto si la recorremos en coche, en moto, en bici, o como en nuestro caso, a pie, gozaremos de estas vistas. Se recomienda recorrerla, sea en la modalidad que sea, en modo slow.

Abandonamos la carretera y empezamos a seguir el serpenteante sendero que os había enseñado antes en las fotos de la cima. Nos presenta unas cuantas de sus credenciales...

...como las vistas de este remanso del Villahermosa bajo el puente de la carretera de Llucena...

...o esta panorámica de Argelita y la Peña Saganta...

...y también de la Peña de la Cueva de Pons y parte del cordal recorrido. Mereció la pena cascarse estos metros extra de desnivel.

Pero no se acaba el repaso visual de este sendero, también tendremos una privilegiada visión de la senda de la Canaleta.

Os acerco alguna de sus lazadas finales con el zoom.

Siguiendo ya, en bajada, el sendero que sube al Buey Negro, tanto el trazado del mismo como sus vistas son sensacionales.

Lástima que aparezca esa especie de pantera rosa pasada de peso y enturbie el panorama.

Nos vamos despidiendo del congosto...

...y también de la cima ascendida.

Con Argelita a la vista esta excelente ruta matinal tocaba a su fin.

Un bocata, unas aceitunas, un par de jarras y un carajillete de anís me esperaban en Argelita.


Un saludo a tod@s!!


Powered by Wikiloc

OTRAS RUTAS POR LA ZONA DEL DESFILADERO DEL RÍO VILLAHERMOSA:

9 comentarios:

  1. ¡Pantera Rosa! dice el tío... jaja, que arte tienes.
    Oye, es cierto que en modo lento, a ritmo de blues, es como mejor se disfruta de todo, y menos se lesiona uno... o una.
    Este entorno es privilegiado, y tenerlo a media hora de motor de tu casa, es fantástico. Nosotros tenemos sierras buenas, pero hay que conducir más del doble... que la verdad es que a veces resulta cansado... pero no nos queda otra.
    Ahora hay mucha gente hablando de descarbonizar, de no movernos en coche privado... y si, es buena idea, pero no siempre es factible... tampoco va a renunciar uno al disfrute de lo que más te llena, pues el ocio es igual de imprescindible que lo contrario: el negocio. Además, del ocio de unos, se alimenta el negocio de otros... como ese bar. Si no nos movemos, nada avanza, y tampoco puedes ir en bici a 110 kms de casa para después caminar... es inviable... necesitas varios días.
    El caso es que esta ruta es preciosa. Escarpes, agua, soledad... veo que fue en mayo... buena fecha para estos parajes.
    Muchas gracias por compartirla, Dani, y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran.

      En ese aspecto soy muy privilegiado de vivir en Betxí, pues tengo esta salvaje comarca del Alto Mijares, o los rodenos y alcornocales de Espadán a tiro de piedra, además de otros enclaves naturales de la provincia. Incluso puedo hacer rutas por montañas más modestas, no por ello menos atractivas, saliendo a pie de casa.
      La filosofía slow la deberíamos aplicar en todos los aspectos de la vida, no solo en la montaña, y huir de la inmediatez que en estos tiempos nos imponen las redes, los medios y esta sociedad consumista. En ese aspecto también deberíamos poner el modo free, pensar más por nosotros mismos y no estar tan influenciados como estamos por los medios y los cánones que nos intentan vender. Y luego esta el tema de ser honestos con nosotros mismos y tener la conciencia tranquila con ello. Con ello me refiero a que tanto tu como yo somos dos personas que nos preocupamos por el medio ambiente, ya hablamos una vez de que apenas hacemos consumo electrónico, compramos ecológico o de kilómetro 0, evitamos consumir cuanto menos plástico posible, tu recoges la basura que otros tiran en el campo, yo no consumo ni carne ni pescado... aún así no faltarán las voces y los dedos señaladores que nos dirán: "Si, tu muy ecologista pero bien que coges el coche para ir a la montaña, o para ir a trabajar". Yo ya dejé de hacer caso de esas voces hace tiempo, me hubiese vuelto loco si les hubiese seguido haciendo caso.
      En fin amigo Fran, un gustazo como siempre debatir de estos temas contigo. Espero que algún día lo podamos hacer en persona.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Pantera Rosa.

    Da igual que hayas recorrido esto ya, y que lo enseñes mil veces. Nunca cansan estos paisajes, y siempre se me cae un poco de baba viendo el desfiladeros desde todas las ópticas y esas sendas con lazadas. Y que el río lleve su agua y te toque vadear hace que todo el entorno sea perfecto para una rutaza de senderismo de las que dejan a uno satisfecho al 100%

    Esa foto a ras del empedrado mola, y más aún con la visión de gemelo injertado con cemento por dentro ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola EmpujaRulos jajaja.

      Mira que el Alto Mijares tiene enclaves chulos, pero casi afirmaría con rotundidad que este desfiladero del Villahermosa es mi paraje favorito de esta comarca. Si que es verdad que son unas cuantas las rutas que hecho por él, y cuando tenía moto la carretera que va por su interior era una de las que más me gustaba recorrer. Pero no hay color, muchísimo mejor, y se aprecia mejor su espectacularidad, en modo pedestre y slow ;-) Es uno de los lugares que más ilusión me hace enseñaros para cuando vengáis a hacer alguna ruta por aquí.

      Jajaja, cuando me preguntaron aquello de que si mis gemelos eran implantes ha sido una de las cosas más ingeniosas que he escuchado en mis rutas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Espectacular ruta!Quines fotos,Enhorabona!Hi haura que fer-la!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Portolés. No ho dubtes, cap a Argelita i a fer aquesta ruta!. No et decebrà.
      Gràcies per pasar pel blog i comentar.

      Eliminar
  4. Hola Dani, una muy similar aunque en sentido contrario desde la fuente de los Ignacios pudimos hacer allá por 2015 con los primeros calores del verano, lo que vino que ni pintado para darnos un chapuzón en el Villahermosa al final de la ruta. La tuya es más completa que la nuestra. El barranco y su subida es una chulada. Ese peñasco del Buitrero también nos llamó la atención, tanto que subimos hasta el cortado en plan I+D para intentar seguir la subida desde allí pero resultó imposible. Había un paso bastante arriesgado por la pared de la derecha y nos dimos media vuelta. Comparto tu cariño por esta zona del Alto Mijares porque es de lo más espectacular. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Me he ido directamente al archivo de tu blog a buscar vuestra subida por la Canaleta y es curioso, que además de haberla hecho también 2015 casi hicimos idéntico recorrido, aunque yo arriba lo estiré un poco más subiendo al Cabeço Blanc. Increíble, viendo las fotos de tu crónica, lo poco definido que estaba entonces ese sendero, y lo trillado que está ahora. Eso sí, nosotros la ruta la hicimos a finales de noviembre, y lo del bañito en el Villahermosa, como que no jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani,

    Que maravilla de ruta, esos senderos de herradura siempre es una delicia recorrerlos, por lo que no descarto "robarte" el track cuando esté por Montanejos... jejeje

    Si algún día que esté por la zona te animas podemos catar esa nueva ferrata...

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar